Mostrando entradas con la etiqueta Mes: noviembre 2014. Mostrar todas las entradas

Por las calles de lo Viejo: desde San Gregorio a la Plaza del Castillo (1988-2008)

Comenzamos este nuevo recorrido por las calles San Gregorio y San Nicolás hasta desembocar en la plaza del Castillo. En la entrada dedicada a los bares ya revisamos algunos de ellos por lo que en esta entrada solo me centraré en los comercios que había en estas calles a finales de los 80 y comienzos de los 90. La calle San Gregorio pertenece a la antigua Población de San Nicolás y comienza en el cruce con la calle San Miguel para finalizar en la calle Ciudadela (antiguamente Chiquita de la parte de San Antón). En la época medieval se correspondía con la calle Torredondas o también Torre Redonda, por ubicarse aquí la única torre redonda de la muralla. Esta calle junto a la actual Ciudadela y San Miguel constituían el barrio de las Torredondas. El patrón del barrio era San Gregorio Magno. En el Siglo XVIII se cambio el nombre de la calle por el de San Gregorio. A finales de los 80 y dejando al margen a los establecimientos hosteleros que ya vimos en otra entrada, los escasos establecimientos comerciales que había en esta calle (que vemos en la foto de la derecha) eran los siguientes: en el lado izquierdo y tras la Vinoteca Murillo que hace esquina con San Miguel, la librería Auzolan abierta desde el año 1977, la Armería Leoz un poco más adelante y en el último tramo de la calle la Pescadería Ines. En su lado derecho estaba y está todavía Casa Garatea, la lechería Ulzama, la Carnicería Ameztoi, la Frutería Sotero, Muebles Jakar (que también contaba con un gran almacén y exposición en Marcelo Celayeta, frente a Matesa) y Carnicería Abinzano. Por cierto en el edificio donde estaba esta carnicería estuvo a primeros del siglo XX la primera fábrica de embutidos Mina. También en esta calle creo recordar que en los años 80 estaba Encurtidos Uruñuela aunque no me acuerdo exactamente del número en que se hallaba.
La calle San Nicolás comienza en la plaza del Castillo, desciende por las escalericas de San Nicolás (cuya antiguedad data de finales del XIX) hasta el cruce de Comedias y Pozoblanco para continuar hasta la calle San Miguel confundiéndose en el último tramo con la plaza de San Nicolás. Su primitivo nombre, en el siglo XV y aun antes, desde el siglo XII o XIII era el de Tecenderías de la Población y poco después el de Tornerías. En el siglo XVIII se le empieza a llamar San Nicolás si bien conviviendo hasta las primeras décadas del XIX con el de Tornerías. La plazuela de San Nicolás fue durante muchos siglos cementerio de la Población. Hasta 1808 en que comienzan las inhumaciones en el cementerio de San José en Berichitos los enterramientos se hacían dentro de la ciudad. La historia de la calle y la Población van unidas indisolublemente a la iglesia fortaleza de San Nicolás que data del siglo XII y que conoció crueles enfrentamientos con sus vecinos del Burgo de San Cernin. A finales de los 80 y comenzando por el inicio de la calle teníamos frente al bar restaurante Dom Lluis, a la derecha de la escalericas, la tienda de Deportes Arana. No hace demasiados años que se tiró el viejo edificio y se rehizo de nuevo. Al poco cerró Arana y su espacio fue ocupado durante algunos años por la tienda de moda joven Pavana. Dentro de poco albergará, al parecer, una cafetería restaurante de tres plantas. Acompañando esta entrada vemos dos fotografías de la calle, una reciente y otra de hace más de cincuenta años.

Siguiendo, a la izquierda de la calle estaba en aquellos años Tejidos Carreta, donde hoy está Heladería Larramendi, más adelante Calzados Marin que luego fue un Todo a 100 y hoy una tienda de alimentación regentada por una chica oriental, a continuación Foto Beta, que luego fue Foto Gold y hoy la Mandarra de la Ramos, la tienda de ropa Piccola, Bazar San Nicolás, una juguetería que hace unos años fue la tienda de ropa Konpota y próximamente albergará el nuevo bar Rio, le seguía Pescadería Cipriano (que aun permanece), la cuchillería Tellería, fundada en 1947 y que hoy se envuentra en la calle San Miguel, la Ferretería Marce, La Casa del Bacalao, Zintos (1989), Bazar Irigoyen, La Administración de Lotería nº 4, Joyeria Mateo, Calzados Iribarren, que luego fue Van Dos y hoy Choice Plata, Carnicería Iriarte ocupada luego por Natural Fashion y hoy por Los ibéricos de San Nicolás y cerrando este primer tramo de la calle antes de llegar a la plazuela que vemos en la foto, Mercería Beatriz, anteriormente estuvo aquí un establecimiento que se llamaba La Victoria. A la vuelta, en la plaza, permanece  desde hace cerca de 30 años Ortopedia Aquiles, donde en otros tiempos estuvo el establecimiento Calzados Aragón que vemos en la fotografía de la derecha.

Comenzando la calle por su lado derecho tenemos en primer lugar una de las fachadas de Zapatería Amorena, hoy casi 70 años más tarde a punto de echar el cierre, más adelante la peluquería Garciandía, luego El Cafetico y hoy una tienda de aceites, Lanas Begoña, Gretel, Garralda Mimbre, Congelados Nifrio (luego fue un Todo a 100 y proximamente un asador), Tejidos Araceli, Perfumería Larvier (desde marzo de 2004 Tea Shop), Calzados Iribarren, fundado en 1907, hoy regentado por la tercera generación, Bolsos Andueza, Joyería Rubio, fundada en 1942 (hoy Cafetería Elizalde), Zulategui, fundada en 1900 por Baldomero Zulategui, primero como administración de lotería y tabaco y luego sólo como administración de lotería. A comienzos de los años 50, en 1952, tras la muerte del fundador, su hija María Josefa Zulategui quedó al frente del local y lo convirtió en la lencería regentada todavía por sus hijas María Josefa y María Teresa Ibarra que mantienen con elegancia y distinción la apariencia de la tienda, una tienda con sabor, estilo, solera e historia. Tras Zulategui estaba Farmacia Castiella (hoy Farmacia Iragui) en el lugar, como farmacia, desde 1917 y la boutique de ropa Sagardía, regentado durante muchos años por Bakartxo Sarasa, tras cuyo cierre estuvo una tienda de Napar Bideak y actualmente Idoya Sevillano. Como curiosidad, en la fachada del edificio de Sagardia hay un bello reloj de sol que data del año 1770 y a su derecha un hermoso edificio modernista construido en 1899 por el arquitecto Manuel Martinez de Ubago, donde en tiempos estuvo Bidasoa Bi.

La plaza del Castillo, considerado el cuarto de estar de los pamploneses tiene una larga historia. No fue proyectado urbanísticamente lo que explica su forma irregular. Se trata del espacio que en el siglo XII se hallaba entre las murallas de la ciudad de la Navarrería y la Población de San Nicolás. En el siglo XIV se le conoció como plaza del Chapitel, luego plaza de armas del Castillo, por estar ubicado allí un castillo, cerca de las escalerillas hacia Estafeta. En el siglo XVI para diferenciarlo del castillo nuevo, construido fuera de la plaza, se le llama plaza del Castillo Viejo, aunque pronto se le llamará simplemente plaza del Castillo. Entre el siglo XIV y mediados del XIX (1843) todos los festejos taurinos se celebraron aquí. La casa de los toriles estaba en el actual nº 37. En el siglo XVII comienza la urbanización de la plaza que terminará un siglo más tarde. En la plaza se instaló en 1788 la fuente de la beneficiencia o abundancia, conocida popularmente como la Mari Blanca, trasladada en 1913 a la plaza de San Francisco y en 1927 a la Taconera y que fue obra de Paret, autor de otras famosas fuentes de la ciudad. En 1838 se derriba el convento de Carmelitas, erigido sobre el segundo castillo de la plaza, el castillo nuevo y en ese mismo solar comienzan las obras de la Casa del Crédito y del Palacio Foral. Este último obra de José de Nagusia se terminó en 1847. Hacia 1839 se abre la bajada a Estafeta. En 1840 se comienza a construir el Teatro Principal que se inaugura un año más tarde y que se derribará en 1931. En el párrafo anterior vemos una foto de la plaza con el Teatro Principal cerrando la plaza hacia Carlos III y la siguiente con el teatro derribado y la plaza abierta. En 1844 comienzan a proliferar los cafés por influencia vienesa. Hasta cinco llegó a haber en pocos años en la plaza. En 1859 se construye la casa nº 32, en donde estuvo muchos años el Dena Ona y luego el Bearin. 



En 1882 se construye  la llamada Casa Garbalena que hace el nº 43 y se instalan los porches. En 1884 se edifica la casa del Café Iruña, de la que vemos una preciosa fotografía de 1888. También vemos otra foto con el kiosko de la música delante del Iruña. En 1901 se instala la Vasconia en la casa que lleva su nombre. En 1909 se inaugura el Crédito Navarro que se cierra en 1972 y que se convierte en el Banco Central, hoy BSCH. En 1929 se realizan excavaciones para instalar los retretes que se inaugurarán en los sanfermines de ese año y que son de los pocos que sobreviven en la ciudad. La plaza recibió otros nombres además de la del Castillo, de la Constitución en 1820,1836 y 1874 y de la República en 1873 y 1931, recuperando en 1936 su nombre tradicional.  En el lugar donde estaba la Fuente de la Mari Blanca se decidió colocar en 1910 un quiosco, para la música, de  madera que desde 1943 se sustituyó por el actual de piedra.  En 1957 se instalaron bancos modernos, se pavimentó la plaza y se habilitaron plazas de aparcamiento. De esa época más o menos es la foto que nos acompaña en este párrafo, con la plaza levantada  y unos  pocos años más tarde, la foto del Txoko (de 1962).  La plaza ha sido protagonista de la historia de nuestra ciudad y escenario tanto festivo como reivindicativo y político de concentraciones del mas variado signo. En el año 2001 se construyó en su subsuelo un aparcamiento que fue objeto de una fuerte oposición, peatonalizándose su superficie y renovándose por completo su urbanización. Vemos a continuación dos fotos, una de 1999 y otra de 2001 con las obras en el subsuelo que se prolongaron por cerca de 3 años.

Repasemos los establecimientos comerciales existentes en esos años comenzando por la esquina de la plaza con el Paseo de Sarasate. En esta esquina estaba la Joyería Nacor (hasta este mes ocupada por el artesano del vidrio Agustín Aguirre), Viajes San Fermín, la Farmacia Lorca (hoy Ruiz Bacaicoa), Heladerías Navarras (hoy una agencia inmobiliaria), Librería Gómez, una de las librerías históricas de la ciudad, Foto Adam, Papelería y Estilográficas Antón, Boutique Hierba y Bodegas Solera (hoy la Heladeria-Turronería Plaza del Castillo). Pasadas las escalericas el Estanco de Cristina Viñes, la Joyería Astrain, fundada en 1850 (hoy Boutique Cristina Tollar), Peletería Rome (hasta hace poco la librería Me quiero vivir), la Librería Leoz, La Cafetería Delicias (hoy La Dolce Vita), El Secretariado Navarro y Trias (hoy su espacio lo ocupan la boutique Ella´s y la peluquería Takeshi. Anteriormente estuvo donde la peluquería otra tienda de Pavana y donde Ella´s una librería y papelería regentada por Jorge Nagore Frauca. Tras el BBVA y el café Iruña nos encontrábamos la joyería Helvetia y la tienda de paraguas y marroquinería Archanco. En la cara este de la plaza destacaban sobre todo, a finales de los 80, la tienda de monedas y numismática Colecciones Iruña,  regalos San Miguel, abierto desde 1950, hoy una lavandería, Anís Las Cadenas (Hijos de Pablo Esparza) y en la esquina del Casino Eslava, una tienda de barquillos. A continuación y para terminar podemos observar cinco fotos de la plaza correspondientes a los años 20-30, 50, 60, 70 y 2000 y que muestran la evolución de la plaza a lo largo del tiempo.

Fotos:Foto de San Nicolás (Años 50) Jesús Martinez Gorraiz. Foto de Calzados Aragon (1934) Galle, Teatro Principal (1931) AMP, Salida hacia Carlos III tras el derribo del Teatro (1932) Galle, Plaza del Castillo (1888) Robert Greuling, Plaza de Castillo (1905-1908) Vicente Isturiz, Plaza del Castillo (1958 y 1962) J.J. Arazuri en Pamplona, calles y barrios, Fotos panorámicas de la plaza del Castillo (Años 30 AMP y postales diversas de los años 50, 60, 70 y 2000).


Las primeras elecciones democráticas (1977-1979)



El 20 de noviembre de 1975 estaba estudiando 7º curso de EGB en el Cardenal Ilundain, cuando nos dijeron que había muerto Franco. Algunos se quedaron tan solo con la feliz noticia de que nos daban varios días de vacaciones. A pesar de mis 12 años recién cumplidos estaba al tanto de las cosas. Y es que la circunstancias ambientales, personales y familiares que había vivido me hacían ser consciente del tremendo cambio histórico que se avecinaba. En aquellos años que van de la muerte de Franco a 1981 vivimos unos intensos y agitados tiempos políticos y sociales en nuestras calles, en nuestra ciudad, en nuestras vidas. Nuestra sociedad se debatía entre la  reforma y  la ruptura ganando finalmente la primera fórmula. En la entrada “Conflictividad social y política en la Rochapea de los años 70” hablaba del ambiente de aquellos años. En esta entrada hablaré, sobre todo, de los procesos electorales que vivimos tras la muerte de Franco y hasta las primeras elecciones municipales forales de 1979, entre medias dos elecciones generales y dos referendums. El 15 de diciembre se votaba en referéndum la ley para la reforma política, aprobada anteriormente por las cortes franquistas que se hacían, de este modo, el “harakiri”. El 94% de los votos de los ciudadanos navarros fue favorable a la ley de reforma política. 

A la vuelta del año, el 15 de junio de 1977 se celebraban las primeras elecciones democráticas tras la guerra civil, después de más de cuarenta años de Dictadura. Estaba acabando la EGB y tras el verano comenzaría el bachillerato en Irubide. Recuerdo la avenida de Marcelo Celayeta empapelada de multicolores carteles, las fachadas, las marquesinas, camionetas con megáfonos que repetían machaconamente algún eslogan electoral y una invitación al voto a este o aquel partido. En Abril había sido legalizado el Partido Comunista. En el ambiente flotaba siempre el miedo, el temor a una vuelta atrás, el eterno ruido de sables que no desaparecería hasta principios de los 80. Eran tiempos de esperanzas e ilusiones, momentos en los que la asistencia a los mítines y manifestaciones era  considerable, en contraste con la desilusión y el desapego de estos últimos años. Sorprenderá a más de uno ver, en esta entrada, algunos nombres y siglas, una miríada de siglas, la mayoría de las cuales, hoy casi cuarenta años después han desaparecido.

En aquellas primeras elecciones democráticas obtuvieron representación en el congreso, por Navarra, la UCD (con Aizpun, Astrain y Pegenaute y  75.036 votos) y el PSOE (con Gabriel Urralburu y Julio García y 54.720 votos), con 3   y 2  diputados, respectivamente. Tras ellos la tercera fuerza fue UNAI (Unión Navarra de Izquierdas) que obtuvo 24.489 votos, candidatura electoral formada por independientes, Movimiento Comunista y Euskal Sozialistak, presentada en Pamplona en mayo de 1977, a la que se sumarían más tarde gente  procedente de la ORT. Miguel Ángel Muez fue candidato al Senado y Javier Erice, exalcalde de Pamplona, al Congreso. Luego estaban AFN (Alianza Foral Navarra), coaligado con Alianza Popular en Navarra con 21.900 votos (Recasens, Saralegui y Albito Viguria), la Unión Autonomista de Navarra, coalición formada por el Partido Nacionalista Vasco (PNV), Acción Nacionalista Vasca (ANV) y Partido Socialista Vasco (ESB), con Garaicoechea y Aldecoa y 18.079 votos, la Agrupación Electoral de los Trabajadores (AET) Candidatura de la Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT), con 13.195 votos, el Frente Navarro independiente con 10.606 votos (lo componían personas como Víctor Manuel Arbeloa al senado o Tomas Caballero, Jesús Malón o Miguel Javier Urmeneta al Congreso), el Equipo de la Democracia Cristiana (FDC-EDC) con 10.450 votos y Montejurra-Federalismo-Autogestión (MFA) con 8.451 votos. Adjunto a este párrafo aparecen panfletos de la UCD, el PSOE y La Unión Autonomista de Navarra. 

En el senado fueron elegidos tres senadores por la UCD (Del Burgo, Sarasa y Monge, con entre 58 y 76.000 votos) y uno por el Frente Autonómico (Manuel de Irujo con 55.761 votos). El Frente Autonómico fue una agrupación electoral formada por el PNV, el PSE-PSOE, en la que también participaron miembros de Euskal Sozialistak Elkartzeko Indarra (ESEI). Surgió como plataforma común de nacionalistas y socialistas vascos para defender en el proceso constituyente que se abría en España en 1977 la concesión de un estatuto de autonomía para el País Vasco y Navarra. El Frente Autonómico presentó candidaturas en Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra. En 1977 el PSOE era partidario de conceder un estatuto de autonomía común al País Vasco y Navarra, estando el PSOE de Navarra integrado dentro del PSE-PSOE. En 1982 el PSOE de Navarra abandonaría el PSE-PSOE y formaría una federación independiente dentro del PSOE, el Partido Socialista de Navarra. La ORT constituye un caso curioso por la enorme influencia que tuvo en el movimiento obrero de Pamplona a través del Sindicato Unitario a pesar de ser un partido comunista de tendencia prochina y orígenes cristianos. Estuvieron entre sus máximos dirigentes Javier Iturbe y José Miguel Ibarrola, candidatos a las elecciones en 1977 y 1979. Las dos primeras fotografías de la entrada plasman, en cierto modo su presencia en los mitines (mitin en el Pabellón Anaitasuna en 1979) y en la calle, mucho mayor que la que fue posteriormente su presencia electoral.

El 6 de diciembre de 1978, se aprobaba con un 75,7 % de los votos de los navarros la Constitución y unos meses más tarde el 1 de marzo de 1979 se celebraban, de nuevo, elecciones generales. Volvía a ganar la UCD con 83.302 votos, le seguía el PSOE con 55.399 votos e irrumpían nuevas fuerzas: UPN, con 28.248 votos (nacida en enero de 1979 con personas procedentes de la UCD pero disconformes con este partido por no coincidir con el tratamiento dado a Navarra en la Transitoria Cuarta de la Constitución) y Herri Batasuna con 22.425 votos (coalición política, surgida de la Mesa de Alsasua el 27 de abril de 1978, formada por los partidos ANV, ESB, HASI y LAIA, más algunas figuras independientes). Tras ellos estaban el PNV (21.305 votos), el Partido Carlista (19.522), UNAI (10.970) sin los componentes políticos de 1977 ya con la ORT como principal protagonista que se disolvería este mismo año, el PCE-EPK (con 5.619 votos) y MC-OIC y LCR. El 3 de abril de 1979 se celebraron por primera vez elecciones al Parlamento de Navarra y también a los ayuntamientos.  Para las elecciones al Parlamento se dividió a Navarra en siete distritos electorales: uno por cada merindad (Tudela, Estella, Olite y Sangüesa), y dos por la de Pamplona (Pamplona ciudad y Pamplona resto). 

Se eligieron un número de parlamentarios directamente proporcional al de electores que reunía cada una: 10 en Estella, 9 en Olite, 18 en Pamplona ciudad, 13 en Pamplona resto, 9 en Sangüesa y 11 en Tudela. Los cinco candidatos más votados en cada distrito y los dos con mayor respaldo en Tudela serían los nuevos diputados forales y los encargados de designar al nuevo presidente de la Diputación o Gobierno de Navarra. El Gobierno de Navarra que se formó tras estas elecciones estuvo formado por 7 diputados generales (4 de UCD, 1 del PSOE, 1 de HB y 1 de Amayur), presididos por Jaime Ignacio del Burgo (UCD), quien más tarde tras el caso FASA sería sustituido por Juan Manuel Arza. En la foto del anterior párrafo vemos a la naciente Diputación democrática. De izquierda a derecha y de arriba abajo, Jesús Bueno Asin, Pedro Sánchez de Muniain, Angel Lasunción y Angel Garcia de Dios, sentados Juan Manuel Arza, Jaime Ignacio del Burgo y Jesús Malón.

La distribución de escaños y votos a ese primer Parlamento de Navarra fue la siguiente: UCD obtuvo 20 escaños (y 68.040 votos), PSOE 15 (48.289), UPN 13 (40.764), HB 9 (28.244), Agrupaciones Electorales de Merindad 7 (17.282), Nacionalistas Vascos 3 (12.845), Partido Carlista 1 (12.165), Unión Navarra de Izquierdas 1 (7.419) y Agrupación Electoral Independientes Forales Navarros 1 (3.729). Hubo otros partidos y agrupaciones electorales que no lograron representación parlamentaria y que reunieron en su conjunto otros 15.100 votos. Las Agrupaciones Electorales de Merindad (Amaiur) compuestas por la Agrupación Electoral de Tierra Estella, Orhi Mendi de Sanguesa y Agrupación Popular de Olite estaban integradas por militantes de Herri Batasuna (HB), Euskadiko Ezkerra (EE), Euskadiko Mugimendu Komunista (EMK) e independientes de cada merindad. Fueron las elecciones en las que más partidos obtuvieron representación. En Pamplona las elecciones municipales dieron el triunfo a la UCD con 18.593 votos y 8 concejales, seguido muy e cerca por Herri Batasuna con 18.072 votos  y 7 concejales, el PSOE con 13.336 votos y 5 concejales, UPN con 11.877 votos  y 5 concejales y el  PNV con 4.919 votos y 2 concejales. Les seguían por este orden otros grupos, ya sin representación como ANIZ, UNAI, PC, PCE y Euskadiko Ezquerra. La sesión del pleno inaugural, el 19 de abril  fue tumultuosa. Al parecer el acuerdo inicial por el que HB apoyaría a Victor Manuel Arbeloa como presidente del Parlamento y el PSOE a Patxi Zabaleta como Alcalde de Pamplona se truncó y Julian Balduz fue elegido con los votos de su grupo y los de HB y PNV que no querían que la alcaldía recayese en la UCD. En las fotos que acompañan a este párrafo vemos la sesión constitutiva del Parlamento de Navarra, el 23 de abril de 1979 y la retirada de carteles por personal de limpieza tras las elecciones, en las escuelas de San Francisco.