Mostrando entradas con la etiqueta Mes: Diciembre 2014. Mostrar todas las entradas

El dinero en el viejo Pamplona y cuanto costaban las cosas en aquel entonces (1958-2008)



En este ir y venir del presente al pasado, y del pasado al presente, no podemos olvidarnos de algo tan prosaico y al mismo tiempo tan sustancial e inevitable en nuestras vidas cotidianas como el dinero, ese dinero que en pequeñas cantidades constituía nuestra paga, ese primer dinero que ganamos en nuestro primer trabajo, ese dinero con el que nuestros padres pagaron el piso en el que pasamos una buena parte de nuestras vidas, ese dinero con el que compraron aquellos primeros electrodomésticos, el coche, y tantas y tantas cosas. Haré un repaso desde aquellos lejanos años de los últimos 50 y primeros 60 hasta el año 2008, por acotar un periodo redondo de medio siglo. No quisiera saturarles con demasiadas cifras pero es inevitable darlas. Junto al artículo repasaré todas las monedas y billetes que conocimos en aquellos años, rescatando sus formas, diseños y colores. Si, veremos los colores de aquellas monedas y billetes rompiendo el tradicional blanco y negro de las fotografías de este blog de recuerdos.

A nuestras manos  de niños llegaban viejas monedas acuñadas en otros tiempos: monedas de 5, 10, 25 y 50 céntimos de peseta, céntimos que apenas tenían valor en aquellos años, pero el suficiente para la compra de nuestros pequeños juguetes y chuches en la Patxi, en Marcelo Celayeta.  Las monedas de menos valor apenas pesaban, como si su ligera aleación fuese pareja al valor de la moneda. Recuerdo sobre todo la moneda de 50 céntimos con aquel agujerico en medio, la eterna y rubia peseta, la moneda de dos pesetas, la moneda de 2,50, el duro, las 25 pesetas o las 50 pesetas, estas parecían toda una fortuna y se guardaban para compras mayores, más sustanciosas, algún libro, por ejemplo. El primer billete que recuerdo de aquel entonces era el de 100 pesetas, cuyos cuatro diseños que recuerdo (el de Goya (1946), Julio Romero de Torres (1953), Becquer (1965) y Falla (1970)  reflejo en esta entrada por orden cronológico (del de Goya alguno vi, aunque no demasiados). También había entonces una voluminosa moneda de 100 pesetas. 
Las primeras pagas de nuestra infancia, casi adolescencia, se nutrían de ese escueto billete de 100 pesetas. Posteriormente la paga subiría a 500 pts y en torno a 1980 ya llevábamos un billete de  1.000 pts en el bolsillo (225 pts nos costaba la entrada del Club Natación). De todos estos valores   dejo  también aquí los billetes correspondientes, con sus imagenes más conocidas:  en los billetes de 500 la del pintor Ignacio Zuloaga, (1954) y la de Jacinto Verdaguer, (1971) y en los de 1.000 pts, la de los Reyes Católicos (1957), San Isidoro (1965) y José de Echegaray (1971). En 1975 el billete de más valor era el de 1.000 pesetas, luego un año más tarde, en 1976  saldría el de 5.000 pesetas (cuyo billete también incluyo, con la imagen del rey Carlos III). Tras el franquismo, los billetes mayores (de 1.000 y 5.000 pts, con las imagenes, en el primer caso de Galdos y Pizarro y en el segundo del rey Juan Carlos y Cristobal Colón) se hicieron algo más pequeños que sus homólogos del pasado, probablemente para ir ajustando el  tamaño al valor facial, al aparecer algún otro de mayor cuantía como el billete de 10.000 pts (con la imagen del Juan Carlos). 

También en esa época apareció otro billete nuevo, este de 2.000 pts, rojo, con la imagen de Juan Ramón Jimenez y más tarde  con la imagen de Jose Celestino Mutis,  mientras nuevas monedas iban conviviendo y luego  sustituyendo a los billetes de menor valor: de 100 y 500 pts. Por cierto, recuerdo que a finales de los 70 había en circulación un billete de 500 pts, con la imagen de Rosalía de Castro. Hacia tiempo que habían desaparecido los céntimos, pero surgían nuevas monedas como la de 10 pesetas o la de 200, por cierto también recuerdo que hubo un billete de 200 pts de color rojo, con la imagen de Leopoldo Alas Clarin. Con el euro, surgieron los billetes de 100 euros (16.638 pts) y de 500 euros (83.193 pts) que se sumarían a los más pequeños de 5, 10, 20 y 50 euros que no reproduzco por su nulo interés, los tenemos todos en el bolsillo…aunque, dados los tiempos que corren, en pequeñas cantidades. 


Y después de repasar los diferentes billetes y monedas veamos que podíamos hacer con ellos analizando, en primer lugar, los salarios de aquellos años. Tras la guerra civil el país atravesó un largo y penoso proceso de empobrecimiento. No fue hasta los primeros años 60 en que se produjo el relanzamiento de la economía, tras un periodo de dura postguerra, cartillas de racionamiento, ostracismo en la política internacional y autarquía en lo económico. La renta per capita, entendida como capacidad adquisitiva, no recuperó, al menos en las ciudades, el nivel del año  1934 hasta 1960. En la década que va de 1936 a 1946 hubo una reducción  de los salarios reales de al menos el 25%, mientras la inflación en el período 1936-1942 llegaba al 274%. Por supuesto que los salarios crecieron en ese periodo (un 150%) pero fue mucho mayor el crecimiento de los precios. Para ponderar el peso de los salarios habría  que compararlo con el de los precios en ese período. 

En 1934, antes de la guerra, el sueldo medio estaba entre las 300 y las  500 pesetas al mes y los alimentos más necesarios costaban entonces: 1 kilo de pan, 0,65 pesetas; 1 kg de carbón, 0.25 pesetas; 1 kg de azúcar, 1,65 pesetas; 1 kg de patatas, 0,25 pesetas; 1 kg de arroz, 1 peseta; 1 litro de leche, 0,70 pesetas; 1 litro de aceite, 1,60 pesetas. En cuanto a la ropa: una camisa, 7,50 pesetas; un traje bueno, 150 pesetas aunque también se podía encontrar por menos, por unas 80 o 100 pts; un par de zapatos, 22 pesetas; un corte de pelo, 0,25 pesetas; un periódico, 0,10 pesetas, un reloj de pulsera 125 pts, un menú en un buen restaurante o una entrada al Teatro unas 2 pts, una bicicleta, unas 200 pts y un coche 4.500 pts.


En 1958, teníamos una inflación del 40% y un sueldo mensual era de unas 1000 pesetas al mes. Cinco años más tarde, en 1963 el salario mínimo era de 1.800 pesetas al mes. La inflación fue bajando y en 1965 era ya del 14% y el salario mínimo mensual de 2.500 pts mensuales. En 1969 el salario mensual era de 3.060 pts, en 1974 de 6.750 pts y en 1975-76 de  10.200 pts, aunque el salario medio era sensiblemente superior,   unas 20.000 pts, en 1978, el salario mínimo era de 18.000 pts y un sueldo medio llegaba casi a las 30.000, pts mientras que en 2008 el salario mínimo rondaba las 82.460 pts (unos 496 €) y el sueldo medio estaba en torno a los  1.500 euros al mes. Veamos, a continuación,  la evolución de los precios a lo largo de estos últimos 50 años, agrupando los capítulos de gasto en diferentes apartados. Comenzaremos  por 1958 y veremos algunas variaciones posteriores, con indicación del año o años:




Entretenimiento:
  • Una revista ilustrada como “La Actualidad Española”, costaba en 1958, 5 pts si bien en  1963-65 el precio de las revistas oscilaba entre las 8 pts de “Sábado Gráfico” y las 10 de “Triunfo”.
  • Un periódico costaba en 1958, 1,50 pts, en 1965,  2 pts, en 1971, 4  pts y  en 1974, 8 pts. (“El Caso” costaba algo menos, 6), en 1976, “El País” costaba 10 pts, en el año 2001: 150 pts y en 2008: 1 euro (166,36 pesetas).
  • Un tebeo  costaba 2,50 pts en 1958, en 1975, 5 pts y en 2008, 4 euros (664 pts).
  • Un libro de tapas duras y sobrecubierta costaba en 1975 en torno a las 500 pts, mientras que en  el  año 2000 ese mismo libro costaba 2.500 pesetas.
  • Una entrada de cine costaba en 1958, 2,50 pesetas, en 1971, entre 12 y 17, aunque en las grandes capitales podía llegar a 22 pts las salas de estreno y bajar a 11 las más baratas, en 1975-76, el precio de la entrada oscilaba entre las 60 y 100 pts, según capitales y en el año 2000 entre 700 y 900 pts, mientras que en el 2008 se situaba entre los 7 y los 9 euros (1.200-1.500 pts).


Viajar:
  • Un billete de tren a Madrid, costaba unas 400 pesetas en 1958, y unos 60 euros (10.000 pts) en 2008.


Comida:

  • Un litro de leche costaba en 1958: 4 pts, en 1975: 20,95 pts, en 2000: 98 pts y en 2008: 0,96 € (159,73 pts)
  • Un litro de aceite costaba en 1958: 16 pesetas, en 1975: 72 pts, en 2000: 375 pesetas, y en 2008: 3,29 € (547,40 pts)
  • Un kilo de patatas costaba en 1958, 2,20 pts,  en 1975, 7 pts, en 2000: 115 pts,  y en 2008: 0,80 € (133,10 pts)
  • La barra de pan costaba en 1958, 2,50 pts., en diciembre de 1971: 3,5 pts, en 1975:   9 pts,   en 2000: 50 pts y  en 2008: 0,88 €,146,41 pts
  • Un kilo de azúcar costaba en 1958: 11 pts,  en 1967, 10 pts, en 1975, 36,95 pts, en 2000, 145 pts y en 2008, 0,93 € (154,73 pts)
  • Un kilo de arroz costaba en 1958, 11 pts y en 2008, 1,10 € (183,02 pts)
  • En 1968, el lomo embuchado estaba a 300 pts el kilo, un precio absolutamente prohibitivo pero la merluza congelada estaba, sin embargo,  a 11 pesetas. En febrero de 1976, un estudio de la revista ‘Ciudadano’ calculaba que el presupuesto mínimo de una familia con dos hijos era de 634 pesetas al día (en 2008 era de casi 7.000), de las que 295 pts se dedicaban a alimentación, lo que suponía cerca de 108.000 pts al año. En el año 2008 superaba las 600.000 pts al año. El gasto medio anual en vivienda en este período ha pasado de 26.000 pts al año a casi 800.000 pts


Ropa:

  • Una camisa costaba en 1958, 150 pts, en 2008, 40 euros (6.655,44pts)
  • Unos vaqueros de hombre costaba en 1975, 3.500 pts, en 2000, 7.500 pts
  • Un par de zapatos costaba en 1958, 140 pts, en 2008, 60 euros (10.000 pts)
  • Un traje costaba en 1958 1.500 pts, en 2008, 250 euros (41.596 pts)





Otros servicios:
  • Un corte de pelo costaba en 1958, 8 pts, en 2008: entre 15 y 20 euros (2.500-3.500 pts)
  • Quince días de vacaciones en Marbella costaban en 1965 4.500 pts. Por poco más de 100.000 pts uno se daba la vuelta al mundo en 1975, en 2008 necesitaba un millón.
  • Una comida en un restaurante de postín costaba en 1975, 2.000 pts, en el año 2000, entre 12 y 14.000 pts
  • En 1958, la lotería daba un premio gordo de 3 millones de pesetas, en 1975 de 120 millones de pesetas, en 2008 de 3 millones de euros (casi 500 millones de pesetas)
  • La bajada de bandera de un taxi en 1975 era de 20 pesetas mientras que en el año  2001 estaba entre 150 y 180 pesetas


Electrodomésticos:

  • Una lavadora (de turbina) costaba, en 1958, entre 4 y 6.000 pts
  • Una nevera Philips de 2 puertas  costaba en 1965, 40.000 pts y la de una puerta entre 10 y 18.000 pts. A medida que crecía la demanda fueron bajando los precios: en 1976, un frigorífico costaba en torno a las 12.000 pesetas y una lavadora automática económica unas 15.000 pesetas
  • Un lavavajillas que en 1975 costaba unas 45.000 pts cuesta en el año 2000 unas 65.000 pts
  • Un televisor Marconi de 20 pulgadas  en 1963 costaba unas 20.000 pts,  (a mil pesetas la pulgada), en 1973, unas 25.000 pts, en 1975, un televisor de 12-14 pulgadas, 10.750 pts, en 2000, entre 25 y 27.000 pesetas
  • En 1973 una cámara de fotos costaba unas 3.500 pts y un tocadiscos, 6.388 pts.

Vehículos:

  • Una moto vespa costaba en 1958 entre 17 y 19.000 pesetas mientras que una moto similar  estaría en 2008 por encima de los 3.000 euros, (unas 500.000 pts)
  • Un coche, por ejemplo, un Seat 600, costaba en 1958 unas 65.000 pts (unos 15.000 euros al cambio actual). Luego, los coches bajaron de precio. En 1971 el precio de los coches oscilaba entre las 65 y las 120.000 pts: un Seat 600 costaba 65.000 pts, un Seat 850 75.900 pts y un Seat 124D, unas 115.000 pts, en 1972, un Renault 5 costaba unas 131.810 pts. En 1975 el precio de los coches había subido, situándose entre las 200 y las 300.000 pts: el automóvil más vendido ese año fue el Seat 127. Costaba más de 300.000 pts. el coche más barato del mercado en los años 70 era el Citroen 2 caballos que costaba 216.000 pts seguido del “Cuatro Latas, el Renault 4” que costaba 234.296 pts. Hoy un coche de gama media está entre el millón y medio y los dos millones de pesetas.

Vivienda:
  • No es  una percepción subjetiva sino un hecho constatable el enorme incremento del precio de la vivienda. En los últimos 27 años, esto es, de 1985 a 2012 el precio de la vivienda creció en España  una media de un 578,5%, osea se multiplicó por siete, tres veces el índice de inflación acumulado en ese período. Esa subida sería mayor si solo contamos hasta el año 2007, año de inicio de la crisis, pues el incremento fue casi de un 800% en ese período, más de cinco veces el índice de inflación acumulado en ese periodo. En 1998 era bastante común encontrarse un piso de 60 o 70 metros por apenas 10 millones de pesetas. Años más tarde ese piso valía el doble e incluso el triple. El periodo de mayor especulación inmobiliaria fue el comprendido entre los años 2002 a 2006. En Pamplona, en los últimos 25 años ha crecido el precio de la vivienda más de un 700%. 
  • Si nos vamos hacia atrás en el tiempo, un piso de 70-80 metros cuadrados en la Rochapea, podía costar en 1968 poco más de 200.000 pts, en 1978, ese piso costaba en torno a un millón, aunque también podían encontrarse en esa época pisos por algo menos 600 o 700.000 pesetas, en 1988, el piso costaba 4 millones, en 1998, 12 y en 2008, conozco algún caso de un piso en esa misma zona que se llegó a pagar 36. Hoy, seis años más tarde nadie te da más de 20 y eso si tienes suerte. En la calle Iturrama, en 1973-74 podía comprarse uno un piso de más de 100 metros cuadrados por apenas 3 millones de pesetas, 30 años más tarde ese mismo piso lo podías vender por 60. Fueron los años felices del pelotazo inmobiliario.

Pero hagamos un balance ¿Cuánto ha subido la vida en los últimos cuarenta años, exactamente desde que murió Franco?. Los precios se han multiplicado en este período por 15 de media en productos como el pan, el cine o los coches, mientras que la renta per capita disponible lo ha hecho solo por cinco. Es verdad que el salario mínimo es 30 veces mayor pero la percepción generalizada es que, tras la subida del euro, se han incrementado muchísimo los precios de las cosas mientras no han subido en igual medida nuestros salarios. 
Sobre este asunto del incremento del coste de la vida puede haber diferentes opiniones y sesudos debates. ¿Era más facil ahorrar antes que ahora?. Pues si tenías la fortuna de tener un buen sueldo tal vez si. Se vivía de forma, por lo general, mucho más austera (¿filosofía de vida o necesidad?), como he dicho en alguna entrada. ¿Está la vida más cara ahora que antes?. Pues depende.

Es evidente que por lo que se refiere a la vivienda, antes se podía pagar el piso en un plazo más o menos razonable de años de tu vida. Hoy en día necesitas vida y media para pagar la hipoteca. Es verdad que algunos bienes de consumo, fundamentalmente pequeños electrodomésticos, son relativamente accesibles si los comparamos con el pasado, pero esto se debe fundamentalmente al exponecial crecimiento de la demanda de los productos que facilita la bajada de precios de estos. La incorporación de nuevas partidas de gasto, sobre todo en el ámbito del entretenimiento (telefonía movil, internet, otros servicios de pago, etc,) que antes no existían, no contribuyen a llegar fácilmente a final de mes. No obstante, creo que el nivel de vida medio de la población ha mejorado (siempre y cuando no hayas tenido la desgracia de caer victima de la actual crisis). Repasando las partidas de gasto que aparecen en esta entrada, hay algunos gastos que se han abararatado comparativamente hablando y otras que son, por contra, mucho más gravosas. El debate, siempre polémico y multifacético está abierto. Que cada uno saque sus particulares conclusiones.



Pamplona año a año: 1985-1986

El año comenzó con una de las peores olas de frío del siglo XX, junto con la de 1956, tal y como aparece reflejado en la entrada sobre las olas de frio. Y nevó hasta en mayo. En el Ayuntamiento hubo un debate sobre la contratación de parados para limpiar las calles de la ciudad. Balduz recordaba que la limpieza era responsabilidad de vecinos y comerciantes. Al final, todo el mundo tuvo que apechugar: vecinos, comerciantes, parados contratados por el Gobierno de Navarra y empleados municipales para limpiar las calles de la ciudad durante esta ola de frío que se prolongó durante todo el mes de enero (llegó a nevar a primeros de mayo). Se empieza a preparar el primer carril bici de la ciudad. Será en Pio XII y estará terminado para el mes de mayo. Se anula judicialmente la contratación de la recogida selectiva de basuras que había sido adjudicada a Lorea. Según la Sala de lo Contencioso la firma  Hibaia debía ser la adjudicataria. Se duplica el presupuesto de las obras de la Avenida de la Baja Navarra. El Ayuntamiento atraviesa graves problemas de tesorería y tiene que concertar un crédito de más de 1.000 millones de pesetas. A lo largo de estos años los grupos conservadores del consistorio se oponen a que el Ayuntamiento atienda la demanda de enseñanza en euskera. A mediados de junio, la Mancomunidad compra la Casa Abaigar (que vemos en la fotografía adjunta) para convertirla en su sede, tras su rehabilitación. El 24 de abril entraba en vigor la Ley de Bases de Régimen Local, que recortaba las atribuciones de la Comisión Permanente en la que estaban todos los grupos, en proporción a su representatividad. De hecho la Comisión Permanente desaparece como tal y se convierte en Comisión de Gobierno. Crece el déficit municipal. Más de 200 millones sólo del año anterior, más de 800 en los últimos cuatro años, 500 según otras fuentes. En agosto, UPN hablaba de un déficit municipal  cercano a los 2.000 millones de pesetas. Después de 8 años, las grandes fuentes de la ciudad vuelven a echar agua. Se remozan los parques de la Taconera y la Media Luna.
Sale a concurso en mayo la adjudicación de las obras de la nueva ikastola municipal de Iturrama, Amayur que se inaugura en octubre del año siguiente. Se acuerda crear este mismo mes la Gerencia Municipal de Urbanismo, para desarrollar y gestionar lo dispuesto en el Plan General. El Gobierno aprobó su formación el 13 de noviembre. El Ayuntamiento consigue terminar, durante las fiestas, el Riau Riau con normalidad. Tras los sanfermines, Balduz anuncia la composición de la nueva Comisión de Gobierno. Estará integrada por cuatro miembros del PSN y uno de UPN. Este año se editó una Guía de Pamplona por un equipo coordinado por Mario Gaviria. En el verano estallaba la polémica sobre una actuación artística celebrada, en el marco de los Festivales de Navarra: las estatuas de la Justicia y la Prudencia fueron cubiertas por acelgas y lechugas por parte del artista catalán Vila Vendrell (como vemos en la fotografía) y se tendió ropa en la vía pública. Nacen las “Crónicas de Juventud”. En Agosto se abre un concurso de estudios para una nueva estación de Autobuses: se planteaba remodelar la existente o construir una nueva. Otro hecho importante tiene lugar este mes: se cambia la manera de limpiar la ciudad: la recogida de basuras se hará de noche, se potenciará la figura de barrendero de barrio, habrá baldeo de la calzada y limpieza vertical. La limpieza la harán empleados municipales y una  empresa externa:  FOCSA. Tras la restauración del edificio, el archivo Municipal se traslada del sótano de la Casa Consistorial al Seminario de San Juan, el traslado se completará en abril de 1986. Este año se fundan el actual Ateneo Navarro y la Asociación Casco Antiguo, principal impulsora de las mejoras del centro histórico en las últimas décadas.
El Ayuntamiento prevé comprar un edificio de los Carmelitas en la calle Descalzos para Escuela de Artesanía aunque finalmente se convertirá en sede del Area de Cultura. El 21 de septiembre, la policía municipal desalojaba del edificio de Zapatería, 40 a jóvenes de los colectivos Katakrack y Kokorrock. El 30 de septiembre se produce el mayor incendio conocido en el monte San Cristobal. El  Ayuntamiento organizó  cursos para jóvenes en paro, bajo el nombre de “Mueve tu paro” a lo largo de este año y el siguiente. En octubre se pusieron nombre a los diferentes parques construidos en los últimos tiempos en la ciudad: Biurdana, Ilargi Enea, Morea, Vuelta del Castillo, Huertas de Santo Domingo, Río Ega, Río Elorz, etc. En Noviembre se aprobaban los presupuestos para 1986, con un monto total de 9.659 millones de pesetas, nueve veces más que en el año 1976, año en que el presupuesto había sido de 1.250 millones de pesetas. Al final se triplica el coste final de la contrata de las obras de la avenida de la Baja Navarra pasando de 46 millones a 134 millones de pesetas. El 28 de noviembre, el Ayuntamiento acordaba vender al Gobierno de Navarra por 150 millones de pesetas el Palacio de Capitanía, que había comprado anteriormente, en un lote, al Ministerio de Defensa y que vemos en una foto aérea de Paisajes Españoles de esos años. A finales del año se produjo  un movimiento de las asociaciones de vecinos, de insumisión fiscal contra el ayuntamiento. Como consecuencia, el  Ayuntamiento recaudó 660 millones de pesetas, un 30% menos de lo habitual. 1985 acababa con un déficit municipal de 472 millones de pesetas.

Al comenzar 1986, el Ayuntamiento firmaba un convenio con el Gobierno de Navarra para rehabilitar el Casco Antiguo, con una aportación, por parte de éste,  de casi 1.000 millones de pesetas. Entre las acciones previstas estaban el rediseño de la plaza de la O, la apertura de la Belena de Descalzos, la urbanización de la plaza de Santa Ana, una nueva guardería municipal, la escuela artesanal en el edificio de Carmelitas en Descalzos y la segunda fase de las obras del Palacio Cruzat en la calle Mayor. El consistorio seguía con problemas para pagar las nóminas. Se solicitaron créditos por valor de 1.500 millones de pesetas. En la COTUP preocupaba el envejecimiento de los autobuses y el proceso de descapitalización de la empresa. El 3 de febrero se cerraba temporalmente el puente de Curtidores para realizar obras de mejora. Los vecinos de la Rochapea protestaron por el pésimo estado en que se encontraban las escaleras del camino del Plazaola  a la Avenida de Guipúzcoa.  Las obras del puente de Curtidores acabaron en junio, después de cuatro meses. La foto que se adjunta es del puente inmediatamente después de la reforma.

En febrero de 1986 se abrió el periodo de exposición publica del PEPRI del Casco Antiguo. El Ayuntamiento contrató a GEDESA para cobrar cerca de 560 millones de pesetas de deuda. La Comisión de Gobierno tramitó la liquidación de la inmobiliaria municipal Arrosadia. El Ayuntamiento se había gastado 270 millones de pesetas en urbanizar los terrenos del Plan Sur sin haberse construido una sola vivienda. El Ayuntamiento desechaba instalar la ORA a pesar de las conclusiones del estudio encargado hace dos años que aconsejaban su implantación. En Marzo desaparecía la oficina de atención al consumidor. Su responsable, Teresa Rivas denunciaba que el cierre se producía como consecuencia de represalias por algunas críticas contra el equipo de gobierno municipal. También en este mes se produjeron desavenencias entre el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra a propósito de la Gasolinera de Iturrama. El 14 de abril entraba en funcionamiento el nuevo lazareto municipal, cerca de la variante Oeste. Su última ubicación fue junto a los Corralillos de Gas. Se acordaba iniciar la segunda fase del acondicionamiento de la Vuelta del Castillo como parque, iniciada un año antes. Proseguía la urbanización de la avenida de Barañain, en su tramo lindante con los hospitales, así como otras calles del nuevo barrio de Mendebaldea. 

El Ayuntamiento comienza a privatizar determinados servicios como el del mantenimiento de sus edificios (sobre todo escuelas) y otros: vallas, alumbrado. El 24 de abril se aprobaba un gasto de 100 millones para comprar Industrias Gomariz y acondicionarlo como centro cívico de la Rocha. (La foto del edificio es de algunos años más tarde). Arrecian las críticas contra el equipo de gobierno, por la aprobación de la plantilla orgánica municipal y por el uso propagandístico del BIM y la emisora municipal que deja de emitir en mayo. Se aprueba el proyecto de la Granja Escuela de Aranzadi y de la Agencia para el desarrollo del autoempleo juvenil. En mayo se colocan las nuevas marquesinas de las villavesas. El 3 de julio, el Ayuntamiento compraba el Oscus por 33 millones de pesetas al Instituto Catequista Dolores Sopeña que acogerá desde octubre el conservatorio municipal Joaquín Maya hasta su traslado al Palacio Cruzat de la calle Mayor. Más tarde el Oscus albergará el centro cívico del Casco Viejo. En Julio se anunciaron los proyectos del nuevo parque de la Vaguada y del proyecto urbanístico de la plaza de Yamaguchi, diseñada por Oriol Bohigas en los antiguos terrenos de la fábrica Imenasa.

El Ayuntamiento anuncia un plan de inspección de algunos bares del Casco, por denuncias vecinales en contra de inseguridad y el trapicheo. El 28 de agosto comienza una profunda reforma del Mercado de Santo Domingo, con un coste de 608 millones de pesetas. Las obras (cuya excavación de la plaza de los Burgos vemos en la fotografía) duraron casi un año y los comerciantes  se instalaron en los bajos de la plaza de toros. De los 96 puestos existentes se trasladaron 86 a la plaza de Toros. A finales de octubre comenzaron con gran aceptación popular unos Encuentros sobre Brujología y Ciencias Ocultas, en la Ciudadela, organizadas por el Ayuntamiento. En Noviembre se inauguraron los polideportivos de Rochapea (que vemos en la foto de Dani Insausti), al tiempo que se urbanizaba la calle Carriquiri, y de Orvina y siguieron construyéndose los de Milagrosa, San Jorge y Azpilagaña. A finales de año se inaugura la nueva plaza llamada popularmente de los Chistus, oficialmente de la Paz. En Noviembre se aprobaron los presupuestos para 1987 con un monto total de 9.737 millones de pesetas.

Plazas y calles de ayer y hoy: La plaza del Vinculo (1969-1995)

La actual  plaza del Vinculo se llamó, oficialmente, Plaza de la Argentina  desde enero de 1949 hasta mayo de 1974, fecha en que el Ayuntamiento decidió cambiarlo por el nombre actual, en referencia al viejo caserón que antes de la construcción del edificio de Correos y Telegrafos, albergaba la harinadora y amasadora de pan para la ciudad. Pese a ello,  en la memoria popular, sobre todo de la gente más madura, salta  el nombre,  a veces,  de la plaza de la Argentina y su inevitable identificación con las paradas de las villavesas (cuya antigua apariencia vemos en la tercera de las fotos de la entrada). No en vano, aquellas paradas estuvieron en el lugar desde 1965, año en que se retiró la famosa farola ornamental,  hasta el año 1982, año  en que se cambió el sistema radial de los autobuses urbanos por uno circular. 

Otro de los cambios notables de la plaza se produjo cuando se derribó  la vieja casa de baños, en el año 1969 para construir un enorme edificio de 8 o 9 plantas, cuya proceso de  construcción vemos en la segunda fotografía de la entrada, de 1971. En el año 1995, con motivo de la urbanización de la plaza, tras la construcción de un parking subterráneo vecinal, se rescató la célebre farola ornamental, que se había retirado en 1965, después de siete años,  y que anteriormente, hasta 1958, había estado enfrente del edificio de Diputación, en el Paseo de Sarasate. También en 1965 se derribó el viejo edificio de la Alhondiga Municipal siendo sustituido el viejo caseron, en los años siguientes, por los actuales y modernos edificios  cuyas fachadas recaen en la plaza y las calles Estella y Yanguas y Miranda, como atestigua la primera foto de la entrada de 1969. Hoy, de aquella vieja Pamplona, solo quedan los edificios más cercanos al Paseo de Sarasate, los de la calle Alhondiga (antigua Casa de Socorro y edificios anexos)

Plazas y calles de ayer y hoy: La plaza de los Burgos (1953-1986)

Esta plaza céntrica del Casco Viejo a la vez que un poco  apartada y desangelada (parece paradójica esta calificación  pues está justo al lado del Ayuntamiento)  ha sufrido diversas transformaciones a lo largo de su corta historia. En 1953 se inauguró la nueva casa consistorial de la que un año y pico antes, apenas había quedado, de ella, en pie,  la fachada barroca. Entre 1953 y  1954 se derribaban las casas de la bajada de Carnicerías, que vemos en la foto de Arazuri de la derecha, encabezando esta entrada. En 1951, dos años antes, Julio Cia tomaba esa poco conocida fotografía de la izquierda, captando la instantánea desde esas mismas casas de la Bajada de Carnicerías. Desde esas casas se veía el huerto del Marqués de Echandía y, al fondo, el tejado de zinc del viejo Frontón de la Mañueta, derribado también en esa época, 1953-1954. A la derecha de la foto podemos ver  unas viejas casas de vecinos que serían sustituidas en 1957 por el actual nuevo edificio de viviendas,  la mayor parte del edificio ocupado por los Almacenes Unzu hasta su cierre en 2007. A la izquierda de la citada foto podemos ver el entonces viejo Mercado de Santo Domingo que sería reformado  en el año 1986 y que hace unos meses ha sufrido una nueva obra, precisamente en su ala más cercana a la plaza de los Burgos,  con la incorporación de un imponente café teatro-sala de conciertos. 



 En la foto de la izquierda de este párrafo, de Vicente Galbete, de 1965, vemos la plaza de los Burgos con el nuevo edificio de Casa Unzu y unos coches de la época. El Ayuntamiento le dió el nombre que ostenta, Plaza de los Burgos, en el pleno del 19 de diciembre de 1958, siendo pues una de las plazas más recientes del casco histórico. La última foto, la foto en color de la derecha,  refleja la disposición y apariencia de la plaza desde la reforma del Mercado de Santo Domingo en 1986 hasta ahora. Bajo su subsuelo hay un pequeño parking para uso de los comerciantes del Mercado y el actual frontón de la Mañueta.

Pamplona, año a año: 1983-1984


Comenzamos el año con la noticia de que en el Mercado de Ermitagaña se han quedado sin adjudicar las tiendas de la galería, la cafetería y el super, tal vez porque los precios de licitación eran demasiado altos. Para este año están previstas las obras de reforma de la avenida de Villava y de Pio XII asi como la primera fase de la urbanización de Mendebaldea. En estos años se fueron derribando viejas casas y talleres desperdigados a lo largo y ancho de Pio XII. El 1 de febrero se abre al público la Casa de Baños de la calle Eslava. Se expone al público con maquetas y videos el Plan General de Ordenación Urbana que será aprobado de forma definitiva al año siguiente. Se aprueban las tarifas de la COTUP, 23 pesetas el billete normal (25 en 1984), 30 el de dos viajes y 60 el de cuatro. El Ayuntamiento decide poner en marcha una oficina de atención al consumidor que abrirá el año siguiente y será dirigido por la periodista Teresa Rivas.  El Ayuntamiento compra en abril el Palacio de Cruzat, en la calle Mayor, por 8,8 millones de pesetas que se rehabilitará entre 1984 y 85 y que vemos en la foto de Alfredo Erroz.  El Tribunal Constitucional da la razón a Perez Balda que vuelve a ser concejal aunque por apenas unos días, hasta las nuevas elecciones municipales de 8 de mayo. El 15 de Junio, Marisol Elizari se constituye en la primera alcaldesa accidental de la historia de Pamplona, por ausencia temporal de su titular, Julian Balduz. El 22 de junio el Ayuntamiento compra Casa Luna para instalar allí la Oficina de Rehabilitación Urbana que vemos en la foto de Alfredo Erroz, al poco tiempo de su apertura allá por el año 1985. Continua sin abrirse el Paseo de Ronda.
En el curso 83-84 se abren dos nuevos colegios públicos: San Juan de la Cadena y La Granja, llamado luego Fernando Remacha y estaban previstos otros cuatro en San Jorge, Azpilagaña, Iturrama y Rochapea. Fallece el 24 de julio, pocos días después de terminados los sanfermines, el celebre músico Gurmensido Bravo, más conocido como el maestro Bravo. También muere este año el músico Luis Morondo, fundador de la Coral de Cámara de Pamplona. En aquel tiempo es tema de intenso debate tanto entre los grupos, como entre los trabajadores municipales el nombramiento de cargos de libre designación, en el Ayuntamiento. Comienza la construcción del nuevo lazareto canino municipal cerca de Azpilagaña y la Variante Oeste. Se presenta un plan de rehabilitación de las casas de San Pedro por un importe de 275 millones de pesetas. El presupuesto municipal previsto para este año es de 5.240 millones de pesetas aunque finalmente no se logran aprobar debiéndose prorrogar los existentes. Se van terminando algunas de las obras iniciadas el año anterior como la reforma del Frontón Lopez, el parque de Río Elorz, la pasarela junto al puente de San Jorge; en agosto, se recuperan para uso público los fosos de la Ciudadela. Comienzan los problemas en la Casas de Múgica, en San Jorge, que vemos al fondo y a la derecha en la foto de la avenida de San Jorge: los propietarios piden el desahucio de quienes los ocupan ya que ni el Ayuntamiento ni el MOPU han dado pasos orientados a su compra y posterior destino a vivienda social. Este año, 1983, desaparece la Vaguada totalmente que se había ido cubriendo de tierra desde 1981. Por aquí pasaba el Plazaola que continuaba luego por Sancho El Fuerte. Es derribado junto a Capuchinos el edificio Villaflor. El 29 de diciembre se produce una huelga general en solidaridad con Potasas.
El 26 de enero de 1984 se aprueba comprar, por 35 millones de pesetas, el edificio de Zapatería, 40 que vemos en una foto de aquellos años. Cien millones costó la compra y habilitación como oficinas municipales de Casa Seminario. Se encarga un estudio a la empresa INECO sobre las condiciones y necesidades de aparcamientos en el centro de Pamplona y que aludirá en sus conclusiones a la necesidad de instalar la ORA (su instalación se producirá 15 años después, en 1999). Los presupuestos municipales ascienden, este año,  a 6.785 millones de pesetas. En Febrero se  construyen las isletas del cruce de Conde Oliveto y Yanguas y Miranda. El 28 de febrero se decide el cierre definitivo del Matadero Municipal y se llega a un acuerdo con el matadero privado La Protectora. Pronto se habilitará un nuevo aparcamiento en superficie, junto a la Prisión Provincial. Se preven 9.177 millones de pesetas de gasto por el Ayuntamiento para el Plan Cuatrienal de Inversiones. Se cambian los diseños de las marquesinas de la ciudad. El concurso lo ganó el arquitecto Manuel Blasco. Según una sentencia del Tribunal Supremo el antiguo Hospital Militar es propiedad de los Dominicos y no del Ministerio de Defensa. El estado arrebató la propiedad a la orden religiosa con la Desamortización de Mendizabal, en 1836. En Marzo comienzan las protestas contra la construcción de la gasolinera de Esquiroz que sufre una paralización importante por parte del Gobierno de Navarra en su obra de construcción y cambios importantes en sus dimensiones y configuración final. El 7 de abril se inaugura el nuevo edificio de la Escuela de Idiomas en la calle Compañía. El Diario cambia de formato, el 8 de mayo, de asabanado  a tabloide. Una grave enfermedad, la grafiosis, procedente de Europa, afecta a la mayor parte de los 11.000 olmos de Pamplona, toda una catastrofe ecológica que acabará con casi todos ellos, algunos de ellos casi centenarios, . Se derruyen las viejas escuelas de San Juan que tenían más de 50 años de edad. Este año se producen conversaciones entre UPN, Coalición Popular y PNV de cara a formar un gobierno de coalición en Navarra y desbancar al PSN del Gobierno. Ello provocará la oposición de la militancia jeltzale en Navarra, su expulsión del partido y la creación de Eusko Alkartasuna. Urralburru será elegido presidente el día 4 de mayo. Continúan los asesinatos de ETA, el GAL, y se produce, a final de año, el famoso caso Zabalza.
Comienzan las negociaciones con la Saide para revertir el Gayarre al municipio. El proyecto no cuajaría hasta 1998. Se habla de gastarse 800.000 pesetas en alguna idea de pintura, escultura o cerámica para cubrir un muro de la plaza de los Fueros. Se convoca un concurso que gana Miguel Angel Elizondo con su mural “Continuidad en curvas”. Se habla de impulsar una segunda ikastola municipal ya que los alumnos de la existente se reparten en tres ubicaciones diferentes: Ansoain, La Meca y Fuerte Príncipe). El 1 de julio comienza a funcionar el Centro Municipal de la Mujer. En los sanfermines la corporación no logra salir el zaguán municipal en el Riau Riau. El 15 de agosto entra en funcionamiento el bonobús de la villavesa, un cartón de 10 viajes, como el que vemos en la fotografía adjunta. Los casi 1.500 millones de presupuestos para inversiones se irán este año a terminar la calle Iturrama, mejorar la avenida de la Baja Navarra y comprar bajeras en San Jorge. El 13 de septiembre se acuerda la creación de la empresa municipal Animsa. Se inaugura el comedor para ancianos de Reparadoras. Se adjudica al equipo Lorea la recogida selectiva de basuras. En septiembre se aprueban los proyectos de  construcción de los polideportivos de Rochapea, Ermitagaña, Orvina y Santa Maria La Real. En octubre se plantea ya un concurso de proyectos para construir un puente junto al viejo de San Pedro, el más antiguo de Pamplona. El concurso se resolverá en 1985. El 7 de noviembre el Ayuntamiento compra al Ministerio de Defensa, las Murallas, la Taconera, la cuesta de Larraina y el Palacio de Capitanía por 300 millones de pesetas. Se aprueban los presupuestos municipales para 1985: 8.743 millones de pesetas.

Plazas y calles de ayer y hoy: La plaza de los Fueros (1975)


Hace más de 40 años la confluencia entre la entonces carretera de Zaragoza, la Avenida de Galicia, la carretera de Circunvalación y Yanguas y Miranda tomó la imagen y disposición que hoy conocemos. En la fanpage de “Memorias” hemos visto algunas fotografías de la zona de mediados de los años 60. Aquí, en esta nueva sección de “Plazas y calles de ayer y hoy” veremos los cambios de algunas calles y plazas en el último medio siglo y como siempre  documentando su historia y evolución. Ya en 1965, el Ayuntamiento acordaba dar este nombre a esta confluencia, acuerdo que sería ratificado el 28 de mayo de 1974. El proyecto fue diseñado por el arquitecto Rafael Moneo y realizado por Construcciones Ciria entre el 15 de octubre de 1973 y el 14 de junio de 1975, fecha de su inauguración oficial. La plaza había quedado parcialmente abierta al tránsito en sanfermines de 1974 y en las navidades entraban en funcionamiento todos los carriles. El coste de la obra superó los cincuenta millones de pesetas de entonces. Las  fotos que acompañan este párrafo son sendas  fotografías aéreas  de Paisajes Españoles datada, la primera en septiembre de 1974, bien avanzadas las obras. La siguiente foto, también de Paisajes Españoles, nos muestra la plaza de los Fueros, con las obras ya finalizadas, en octubre de 1975.


Con posterioridad se ha demostrado como un lugar de encuentro ciudadano, especialmente en los sanfermines: festival de danzas, conciertos de música, etc. Durante muchos años tuvo su sede, en uno de los pasadizos, el que sale hacia la avenida de Galicia, la sala Runa, escenario de multitud de charlas, encuentros, etc en los años 80 y siguientes. De la plaza me queda el recuerdo de los veranos y las fiestas de la segunda mitad de los setenta y primeros ochenta, en la yerba que rodeaba todo el circulo de la plaza, nada menos que 8.500 metros cuadrados de zona verde. 5000 m2 ocupaba el adoquinado central. De esa época les dejo una pintoresca postal, la foto de la derecha, (fíjense bien en los coches que circulan en torno a la plaza). En 1983-84 se decoró con un mural uno de los lados de la plaza. Posteriormente, me da la sensación de que al margen de los conciertos en las fiestas, el resto del año la plaza se ha quedado un poco desangelada, triste y solitaria. La última foto, la de la izquierda, es de este siglo, con la nueva estación de autobuses subterránea y el edificio del gobierno central construido cerca de la central de Caja Rural de Navarra.

Pamplona, año a año: 1981-1982

El año 1981 estaría marcado políticamente por el intento de golpe de estado del 23 de febrero que provocó una gran conmoción en nuestra ciudad, al igual que en el resto del Estado. El 5 de marzo de 1981, el Pleno aprobaba el Plan de Acción Municipal con un monto de 1.500 millones de pesetas, en deuda pública, para acometer 25 proyectos de obras, entre ellos los siguientes: rehabilitación del edificio del Seminario de San Juan (que albergará luego el Archivo Municipal y que vemos en la fotografía adjunta), restauración el Mercado de Santo Domingo y del Frontón López en Iturrama, ampliación del complejo municipal de Aranzadi, habilitación del Paseo de Ronda, construcción del nuevo parque de las Huertas de Santo Domingo, parques de Orvina, Fuerte Príncipe, Río Ega y Río Elorz, instalación de los servicios de Sanidad Municipales en el edificio de Casa Seminario, acondicionamiento de la Vuelta del Castillo, construcción del parque de la Biurdana, etc. El plan se aprobaría, tras dos intentos infructuosos, al final del año. En abril se creaba la sociedad Comiruña para promover, ente otras cosas, mercados minoristas o remodelar los existentes. Gestionaría los mercados existentes durante todo este tiempo hasta que veinte años después, en algunos de ellos, comenzaron a asumir la gestión los propios comerciantes (concretamente en Ermitagaña y Santo Domingo). La inmobiliaria municipal Arrosadia se planteaba este año construir viviendas en Ermitagaña, en vez de en el Plan Sur. La inmobiliaria municipal se hallaba inmersa en una grave  crisis, incluso algunos grupos planteaban su desaparición, dado el pobre balance de sus dos años de vida. Para entonces ya se habían gastado más de 150 millones de pesetas en honorarios de arquitectos y urbanización de la zona del Plan Sur. El 22 de mayo, después de 74 años, se cerraba el Matadero Municipal, que tenía su sede en la calle San Roque junto a  la Carcel. Este año se ponía en marcha la famosa campaña de publicidad de las “papelimpias”. Se colocaron más de 3.000 en toda la ciudad. 

El 1 de junio se inauguraba la Sala Runa en los bajos del paso subterráneo de la plaza de los Fueros donde se celebrarían charlas y conferencias de todo tipo a lo largo de los años siguientes. El presupuesto municipal de 1981 era de 2.803 millones de pesetas. Las tarifas de la COTUP, -todavía el transporte no era comarcal-, aprobadas por el Ayuntamiento para este año, hablaban de 17 pesetas para el billete normal, 20 el de dos viajes y 40 el de cuatro. Se adjudican las obras de la nueva casa de baños de la calle Eslava por casi 20 millones de pesetas. La obra finalizaría en octubre de 1982. Elisa Chacartegui se convertía en la primera mujer en lanzar el chupinazo este año. Este año se daban los primeros pasos para impulsar y legalizar como centro no estatal de carácter municipal la Ikastola Municipal. El Ayuntamiento aconsejaba al Parlamento Foral que eligiese como sede el edificio de la Audiencia Provincial ya que se decía entonces que se construiría el nuevo Palacio de Justicia en el solar de Intendencia. 


Lo que son las cosas: primero iba a ir la Audiencia, luego la Biblioteca General y al final el uso sería para el Corte Inglés. Provisionalmente, el Ayuntamiento aconsejaba al Parlamento el traslado a Chinchilla, 7, donde años más tarde se trasladaría la Mancomunidad. El propietario  de Chinchilla, 7 quería derribar el edificio, pero el Ayuntamiento tenía interés en su conservación, a toda costa. El 8 de octubre se aprobaba la cesión a la empresa Mercasa de 1.400 m2 para construir un nuevo Mercado de Ermitagaña. En Noviembre, el Ayuntamiento negociaba con los propietarios del nuevo edificio construido en el solar de la antigua Casa Seminario para hacerse con su propiedad, a través de una permuta de terrenos en la avenida de  Pio XII. El 10 de diciembre, el pleno aprobaba con 16 votos contra 9 que no se colocase la ikurriña en el balcón municipal. La ikurriña había colgado de los balcones del Ayuntamiento, durante cinco años, desde Enero de 1977, como se puede ver en la última foto de la entrada correspondiente al año 1979. Rompió la disciplina de voto el concejal socialista Pérez Balda que acabaría siendo expulsado del partido a comienzos del año siguiente. Pérez Balda pertenecía a ese grupo de concejales llamados “sociales” del ayuntamiento predemocrático como Muez, Alegría, etc que aprovechando los resquicios del antiguo régimen lograron introducir las demandas populares en los plenos municipales. Se crea este año la llamada Unidad de Protección Ciudadana en Policía Municipal. Este año desaparecía “El Pensamiento Navarro” y la vieja revista “Pregón” fundada en 1943. Once años después, en 1991 se reeditaría con el título de Pregón Siglo XXI. También este año se iniciaban los Festivales de Navarra, inicialmente llamados Festivales de Olite y luego de Navarra.

El presupuesto municipal para  1982 fue de 3.471 millones de pesetas. El 10% de las papeleras colocadas en 1981, las conocidas como “papelimpias” habían sido arrancadas o quemadas. Se seguía adelante con el proyecto de construir el nuevo Palacio de Justicia en Intendencia. Se hablaba de que el edificio costaría al gobierno central unos 750 millones de pesetas. El edificio de la antigua Audiencia pasaría a titularidad municipal. En Marzo sendas mociones de HB y UCD estuvieron a punto de descabalgar a  Julián Balduz de la Alcaldía pero ninguna obtuvo los 14 votos necesarios. Y aunque lo hubiese obtenido la ley, por aquel entonces,  no le obligaba  a dimitir. Subieron las tarifas de la COTUP: 20 pts costaría el billete normal, 25 el de dos viajes y 50 el de 4. El 5 de mayo cambiaba por completo el sistema de recorridos de la COTUP, sustituyendo las líneas radiales por otras diametrales y circulares. Las paradas de las villavesas estaban hasta entonces en la plaza del Vinculo, antiguamente de la Argentina, como vemos en la foto del Archivo de La Montañesa.

Desde 1975 había descendido el número de viajeros en ocho millones de viajeros al año, de 31  a 23.  Se crearon los primeros carriles bus en la avenida de Carlos III, Avanida Baja Navarra y Avenida de Bayona, haciéndoles coincidir con la remodelación de los circuitos. La flota de autobuses urbanos era de 43 vehículos  que debían hacer 9 líneas o trayectos. En septiembre la COTUP esperaba perder 3 millones de viajeros más tras el cambio de las líneas. Los grupos de la derecha municipal solicitaban, entonces, se estudiase la construcción de aparcamientos en el centro de la ciudad, mientras HB y PSOE criticaban la iniciativa y proponían potenciar el transporte público y la peatonalización de las calles. Pese a ello, a finales de junio el Ayuntamiento aprobaba, en pleno, la construcción de aparcamientos bajo la plaza de Toros (con plazas de rotación) y Plaza de San Francisco, Conde de Rodezno (bajo el estanque) e Iturrama (bulevar). Tendrían que pasar un montón de años para que algunos de estos parkings viesen la luz.  En mayo aparecía un nuevo periódico en nuestra ciudad: “Navarra Hoy”. En agosto se destinaban 24 millones de pesetas a acondicionar los fosos  de la Ciudadela: para la restauración del frontón, la construcción de alguna pista polideportiva en los fosos y el encauzamiento de las aguas en estos. Salían a la calle los primeros policías de barrio. Este año se derribaba el edificio de la Estación del Empalme, situado a 100 metros de la avenida de Marcelo Celayeta. Era como un apeadero de barrio, con dos andenes y un edificio de baja y una altura. Era el punto de empalme de mercancias para la Estación de la Renfe y desde 1931 la unión con el Irati. Desaparecía así uno de los últimos vestigios en la ciudad del entrañable tren de vía estrecha. Aun quedaría otros como el puente del Plazaola. El último puente del Plazaola-Irati databa del 13 de junio de 1931, el anterior se lo llevaron las aguas el 27 de noviembre de 1930. En julio se derribaba un vestigio más del viejo San Juan: el chaflán de Pio XII y Vuelta del Castillo. Se remodelaron las plazas del Consejo y San Francisco. Este año la ciudad contaba con 6.000 farolas de vapor de sodio. Se inauguraba el nuevo edificio de la Jefatura Superior de Policía en la calle General Chinchilla, en el lugar donde estuviera el inmueble de Cervezas Cruz Azul y El Aguila, ésta con depósitos, como recordé en la entrada correspondiente en la calle Vergel, igualmente derribados hace muchos, muchos años. Aunque informo con detalle en las correspondientes entradas monográficas, este año fue recordado también por los terremotos de mayo y junio, los más intensos en décadas, cercanos o superando los 5º en la escala de Ritcher y las altísimas temperaturas alcanzadas en julio, en plenos sanfermines, el 6 de julio más de 41º a la sombra, 42º según algunas fuentes.

El 9 de septiembre se rechazaba en pleno la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana de Pamplona para lo que se necesitaba mayoría absoluta. Los grupos de la derecha municipal no lo consideraban necesario. Tras tres intentos, el 25 de noviembre se aprobaba el plan con los votos necesarios, gracias a algún voto transfuga (de Elisa Chacartegui y de Araujo de la UCD). Comienzan a ejecutarse los proyectos del plan de acción municipal (se adjudicaron las obras del frontón de López  por 16 millones, se expropiaba una finca de 3.000 m2 en Aranzadi para ampliar el complejo deportivo con más piscinas, pistas de tenis, se adjudicaban las obras y en algunos casos comenzaron las obras  de los parques previstos. Se inauguraba, en octubre,  el colegio Jose María Iribarren que incluía alumnos de la Educación  Permanente de Adultos. El Ayuntamiento instaba  a su Grupo de Danzas a cumplir el acuerdo municipal sobre banderas, iniciándose un largo proceso que finalizaría con su disolución. UPN, UCD y PSOE se ponían de acuerdo para aprobar la Ley del Amejoramiento del Fuero (LORAFNA). En el monte San Cristobal, en noviembre, se colocaba una gran estatua del Corazón de Jesús.  El 23 de noviembre se inauguraba el Mercado de Ermitagaña, cuyo acto de inauguración vemos en una de las fotos de esta entrada. Había en el Ayuntamiento proyectos  para crear mercados en otros barrios: Rochapea, Chantrea, Iturrama, ninguno de los cuales se llevaría, finalmente,  a la práctica. A finales de año se iniciaba la reforma del Cine Príncipe de Viana, convirtiéndolo en multicines, con tres nuevas salas.

Los vehiculos de aquellos años (1960-1980)

Con esta entrada sigo intentando completar, poco a poco, y a través de diferentes pinceladas el paisaje urbano de aquellos años de nuestra infancia y primera juventud en nuestra ciudad, Pamplona. Y los coches que circulaban en aquellos años por nuestras calles forman también parte de esos recuerdos personales, como esos coches que vemos circular en la postal “animada” de 1969, por la avenida de Guipúzcoa, junto al Portal Nuevo o en el cruce de Arrieta con Carlos III junto a la antigua sede de la Mutua de Pamplona, en la foto de Galle. 

A lo largo de esta época recuerdo haber visto en mi barrio algunos de los siguientes coches, todos los cuales aparecen retratados en esta entrada: el Seat 600 de toda la vida, símbolo e imagen de toda una época, era el utilitario que la gente humilde, con no demasiados recursos, se podía permitir, el Simca 1000, el Renault 4 o 4 L -o como le llamábamos nosotros entonces el 4 latas-, el Citroen 2 caballos con su enorme amortiguación, -cuantas veces, nos servía de balancin, para enfado de su propietario- y posteriormente el Citroen Dyane 6 (como decía la publicidad “para gente encantadora”). Había coches más antiguos como el Peugeot que encabeza esta entrada.

Mis tíos tenían un Renault 8, con el que de vez en cuando hacíamos alguna excursión (a Ulzama, Javier, etc), en compañía de mis padres, allá por los primeros años 70. Los taxis que circulaban en aquel tiempo por la ciudad, eran de color negro con una franja verde, el color de la bandera de Pamplona y, como en otras ciudades, eran en su mayoría Seat 1500. También en aquellos años podían verse por nuestras calles algunos Seat 850 y posteriormente el Seat 124 y su variante el 1430. Ah, y no quisiera olvidarme del aquel Renault Gordini. El Gordini era un coche francés que inicialmente estuvo vinculado al Simca aunque posteriormente la marca se la vendió su fundador a la Renault. Al Renault 8 le sustituiría como vehículo familiar el Renault 12 y luego el 15 y 17 y al Seat 124, el 127, 131,132 y 133.

Los primeros semáforos que se pusieron en nuestra ciudad se instalaron en 1956. En aquellos años, 50 y 60 y parte de los 70 no había tantos coches como ahora en Pamplona. Los coches que circulaban entonces eran, por lo general, bastante feos o vulgares, pequeños, achatados, y la mayoría bastante incómodos, nada que ver con los de ahora. Solo la gente con dinero poder y ganas de alardear de ello hacía ostentación, por ejemplo de su Dodge Dart, pero esos eran cuatro, literalmente. El Tiburón del Citroen y el Escarabajo de Volkswagen le daba un toque singular al propietario pues eran coches que asociábamos al extranjero, dada la enorme identificación que hacíamos de estos modelos con sus países de origen, Francia y Alemania. En nuestra calle, además de coches veíamos también un gran número de motos y de camionetas. De entre las motos, la más característica de aquellos años era la Vespa. Era el utilitario de dos ruedas que servía tanto para ir a trabajar como para ir el fin de semana con la novia, ella atrás, de paquete, como se decía entonces. 

Algunos jóvenes  se irían haciendo luego, probablemente con los ahorros de aquel  primer trabajo,  con alguna de aquellas ruidosas motos: Montesa o Bultaco, parecía que cuanto más ruido y más humo echasen por el tubo de escape mejor. Incluso alguno se atrevía a hacer, en las calles del barrio, alguna de aquellas temerarias cabriolas sobre la rueda trasera.  En cuanto a las camionetas, eran los tiempos de la DKW, la original alemana solo la llevaban los turistas, pues sobre todo, las que en mayor número vimos en nuestra infancia fueron  las DKW de Mercedes Benz, en diferentes modelos. Los camiones eran Pegaso o Barreiros. También en aquellos años podíamos ver lo que llamábamos motocarro, una especie de triciclo motorizado, osea un vehículo de tres ruedas cuya parte anterior derivaba de la parte mecánica de una motocicleta y la parte posterior era utilizado para la carga utilizándose como pequeño vehículo de reparto. Los únicos todoterrenos que se veían entonces eran los Land Rover Santana. No podemos estar hablando de coches y no referirnos a las grandes empresas automovilísticas que han fabricado sus coches en Pamplona: por orden cronológico, Authi, Seat y Volkswagen, porque de la factoría de Landaben salieron muchos de los modelos de automoviles que veríamos circular por nuestras calles en aquellos años. 

A mediados de los años 60 se comenzó a fabricar en Pamplona el mítico Mini Morris de la empresa Authi. Estaba radicada en el polígono de Landaben. Authi (Pamplona Automoviles de Turismo Hispano Ingleses) se fundó gracias a un acuerdo entre el marqués vallisoletano Eduardo Ruiz de Huidobro, propietario de la firma de motores y cambios “Nueva Montaña Quijano” y la BMC (British Motor Corporation). El primer Authi salió de la cadena de montaje el 30 de septiembre de 1966. Era un Morris 1000 que fue regalado a las Hermanitas de los Pobres. En la foto que aparece junto a este párrafo, vemos al obispo de Pamplona, Enrique Delgado Gómez, bendiciendo el primer vehículo de la planta. La empresa emplearía a final de aquel año a más de 1.000 personas. La fabricación calculada para el primer modelo -el Morris 1.000- era de 30.000 vehículos y, para principios de 1967, se esperaba alcanzar un ritmo de 2.500 coches por mes. En octubre de 1967 se presentó el segundo modelo, el MG 1100. En 1969 se montaría el primer Mini (que vemos en la foto) y luego otros modelos como el Austin 1300 o el Austin Victoria (1972), modelo diseñado completamente en España sin equivalente en el Reino Unido. 
En julio de 1969, British Leyland se hizo con el 50% de Authi. En 1970 hubo una huelga general y rumores o amenazas de cierre pero al final se llegó a un acuerdo. En 1971 se fabricaban diez modelos de Authi en Pamplona (5 de Mini, 2 de Morris, más el MG, el Cooper y Austin 1300). En 1973 British Leyland se hacía con casi todas las acciones, llegando a controlar el 98% del capital de la empresa. Authi sufría la crisis del petróleo y la competencia del resto de firmas automovilísticas. Hubo negociaciones con General Motors que no fructificaron. El 9 de octubre de 1974, un incendio destruyó el almacén general de la fábrica, ardiendo casi todos los componentes interiores de los coches: asientos, tapicerías, alfombras, gomas, etc y que también vemos reflejado en la foto de Agencias. El 12 de febrero de 1975, Authi presentaba suspensión de pagos. 

El 16 de febrero saltaba la noticia de la posible compra de Authi por SEAT. El 14 de mayo de 1975 salía el último coche Authi de la factoría de Landaben, nueve años después de su apertura. La planta se vendió a SEAT por 1.100 millones de pesetas. El 22 de enero de 1976 salia de la planta el primer Seat 124 fabricado en Pamplona. La SEAT se había fundado en 1950 por acuerdo entre el INI, Fiat y accionistas particulares. Posteriormente el capital pasaría a ser mayoritariamente privado. En 1977 trabajaban en Seat Landaben casi 1.800 trabajadores. Eran años de crisis, regulaciones de empleo y manifestaciones laborales que se extendieron a lo largo de los años siguientes. Se amplió la fábrica con una inversión de 15.000 millones de pesetas y se montó en la planta el Seat Lancia, sin desmerecer nada del que se montaba en Italia. En 1980 se comenzó a fabricar el Seat Panda, al que llamaban “coche de la crisis” por su reducido precio y que tuvo un gran éxito. En junio de 1981, la Fiat, italiana,  se desvinculaba de SEAT. 

En septiembre de 1982 se firmaba un acuerdo entre el INI y Volkswagen por la que se fabricarían 90.000 unidades del Polo-Derby en Landaben. Comenzaba así la irrupción de la multinacional alemana en la comunidad foral. El 29 de abril de 1983 salía el último Seat Panda de Landaben. Hubo ayudas forales e inversiones por más de 10.000 millones de pesetas para la nueva factoría. En junio de 1984 salían los primeros Polos de la planta.  A finales de 1985 se alcanzaron las 100.000 unidades producidas. En 1986, la multinacional alemana se hacía con el 75% de las acciones de SEAT que sería el 100% en 1990. 

En 1989 la fábrica de Pamplona tenía una plantilla de 2.500 trabajadores y pronto llegaría al millón de unidades fabricadas en apenas ocho años. En diciembre de 1993 se constituía la Fábrica Navarra de Automóviles, S.A., la nueva sociedad que gestionaría la factoría de Landaben, desvinculándose totalmente de SEAT a efectos productivos. En Mayo de 1994 se hacía con el 100% de las acciones de esta fábrica pasando a llamarse Volkswagen Navarra S.A. realizándose grandes inversiones a finales de la última década de siglo (parque de proveedores, naves de pintura, etc) y primera de éste. Más de la mitad de los Polos fabricados en el mundo se habían montado en Pamplona. Habría muchos más coches y modelos que enunciar a lo largo de este período pero la entrada no pretende ser completista. Es como he dicho, al principio, un pequeño esbozo o pincelada sobre los vehículos que podíamos ver en nuestras calles  en aquellos años, la mayoría  de los cuales quedan reflejados en estas líneas y fotos.

                 

Pamplona, año a año: 1979-1980

Si bien inicié en diciembre de 2014 esta serie que comenzaba a partir de este año 1979, reescribo las entradas de “Pamplona año a año”, tras la buena acogida de las entregas anteriores con más datos e información que la que tenían las entradas inicialmente.  El barrio de Iturrama seguía construyéndose y urbanizándose a buen ritmo, aunque buena parte del barrio ya estaba muy avanzado y prácticamente urbanizado. Este año se construía la calle Serafín Olave con una calzada de 16 metros y unas aceras de 4,5. Se siguieron derribando viejas casas en San Juan e Iturrama que interferían con el desarrollo de los nuevos viales.  En abril de 1979 se celebran las primeras elecciones democráticas al Ayuntamiento y Diputación Foral (ver entrada de “Las primeras elecciones democráticas”), donde tras una tumultuosa sesión resulta elegido como alcalde Julián Balduz.  El 14 de mayo se aprobaba la convocatoria de una subasta para la construcción de la plaza subterránea que salvaría el peligroso cruce de la avenida de San Jorge y la de Navarra (o variante Oeste). Su presupuesto inicial, 46 millones de pesetas, aunque finalmente se adjudicó por 43. Se inauguraría el 4 de octubre de 1980 y los vecinos la llamarían por la larga lucha vecinal desarrollada “plaza de la unidad popular”. El 29 de mayo de 1979 se cambiaba el nombre de la Avenida de Franco por el de la Baja Navarra, aunque estuvo a punto de llamarse Avenida de Ultrapuertos. Se comenzaba a hablar de adecentar la Vuelta del Castillo y en el Casco Viejo se acaba tirando el nº 5 de la calle Jarauta que hoy ocupa el actual Rincón de las Pellejerías. Era un uno de pocos exponentes de arquitectura civil del siglo XVI. se quiso comprar y restaurar en 1974 pero al final, como he dicho, se deribó. Este año y el siguiente hay grandes nevadas y el Arga se desborda con mayor o menor intensidad en varias ocasiones.

En Junio se estudiaban posibles ubicaciones para la nueva casa de baños en el Casco Viejo, la anterior, en la calle Calderería cerró en 1978. Al final, un año más tarde se opta por el cruce de Jarauta y Eslava. Su presupuesto: 22 millones de pesetas. El presupuesto ordinario del Ayuntamiento para este año era de 1.976 millones de pesetas. En Julio se establecieron los primeros contactos del Ayuntamiento con la empresa propietaria del Euskal Jai para su posible compra. La empresa pedía  38 millones de pesetas que rechazará el consistorio un año más tarde al considerarlo desproporcionado. Se preparaban nuevos desarrollos residenciales en La Milagrosa, cerca de 1.500 viviendas, que finalmente no salieron adelante y a final de año, en diciembre,   se adjudicaba la redacción del Plan General de Ordenación Urbana  al equipo dirigido por Carmelo Loperena. Se empezaba a hablar de construir aparcamientos subterráneos y de peatonalizar el Casco Viejo. El billete ordinario de la COTUP costaba 10 pesetas. Todavía no había salido el bonobús de cartón. Había, entonces, billetes de dos viajes y de cuatro a 12 y 22 pesetas respectivamente. Finalizaba la construcción de edificio de Caja Municipal en la avenida del Ejército iniciada a finales de 1976. A partir de diciembre aparecen los nuevos billetes de cine, con el nuevo sistema de control de taquillas. Se abren los cines Ekhiñe y Donibane, en Capuchinos y San Juan, respectivamente, germen de los futuros cines Golem.

En Enero de 1980 la empresa SAIDE que tenía derecho a explotar el Teatro Gayarre hasta el año 2003 pedía 25 millones de pesetas al Ayuntamiento en el caso de que este quisiera rescindir el contrato, deseo, al parecer, de la corporación que regía el municipio, en esas fechas. En Febrero de 1980 continuaron los cambios de nombres en las calles con la oposición de  la UCD y UPN:  el 12 de febrero, plaza de Merindades en vez de Plaza de Mola, plaza de Blanca de Navarra en vez de plaza del Alcazar y Castillo de Maya en vez de Mártires de la Patria. También, este mes, se firmaba el convenio con la ciudad japonesa de Yamaguchi. El 1 de marzo UPN presenta en el Ayuntamiento una petición de retirada de la ikurriña. EL PSOE se replantea su posición sobre el contencioso Navarra-Euskadi, cambiando radicalmente su postura respecto a lo mantenido hasta entonces a partir de 1981. Son los duros “años de plomo” en el que se incrementan los atentados de ETA (contra mandos policiales y del ejército, la Universidad de Navarra, el director del Diario de Navarra, Jose Javier Uranga, etc). Estalla el caso FASA-Del Burgo. Se retira la laureada del  escudo de Navarra. 

Este año se derriba una casa que había donde hoy está la tapia del primer tramo del Encierro, junto a las Huertas de Santo Domingo, se construyen los vestuarios y baños de Antoniutti, se incendia la discoteca Xuberoa, comienzan las reformas en la ciudad contra las barreras arquitectónicas y a mediados de año se abren los multicines Olite. En mayo Osasuna retornaba a 1ª división después de 17 años de vagar por los campos de 2ª y 3ª. En agosto se presentó un plan de reordenación del tráfico en el Casco, para evitar el tráfico de paso y dejar las plazas de parking para los vecinos. Se establecerían calles peatonales y de tráfico restringido así como tres circuitos por los que circular, sin embargo tuvieron que pasar muchos años para que alguno de estos proyectos saliesen finalmente adelante. Cierra la gasolinera de Jesús Unsain, abierta en la plaza de Mola en 1936. El 4 de octubre se inauguraba la nueva calle de La Rioja. También se inaugura el nuevo instituto de la Granja, al tiempo que se construyen los taludes de Larraina y la Granja. Costaron cerca de 150 millones de pesetas

Nuevas publicaciones periódicas en Pamplona en la epoca de la transición (1976-1982)


Segunda y última entrega sobre las publicaciones periódicas que podíamos ver en Pamplona en aquellos años, en esta entrada de la época de la transición democrática, con referencias también  a publicaciones aparecidas fuera de este período. En aquellos convulsos años desaparecieron, como hemos visto en la entrada anterior, algunas cabeceras en nuestra ciudad como “Arriba España” (1975) y “El Pensamiento Navarro” (1981), pero, por contra, aparecieron otras. Periódicos editados en el País Vasco como “Deia” y “Egin” abrieron delegaciones en la capital navarra con información local, provincial, cultural y deportiva de nuestra ciudad y nuestra comunidad. “Deia” tenía su delegación en el nº 57 de la calle Estafeta y “Egin” en el nº 2 de la calle Amaya. Habría que esperar algún año más, hasta 1982  para ver una nueva cabecera editada en Pamplona: “Navarra Hoy”. Adjunto alguna de sus primeras portadas.

“Deia” (en euskera “llamada”) junto con su empresa Editorial Iparraguirre fue impulsado por el PNV siendo el primer diario nacionalista vasco surgido tras la dictadura franquista. Su primer número salió el 8 de junio de 1977. Poco después, el 29 de septiembre de 1977  aparecía el rotativo “Egin” (en euskera “hacer”) de la mano de la sociedad Orain S.A vinculado a la izquierda abertzale y a Herri Batasuna, clausurado en 1998 por orden judicial, por presunta vinculación con ETA,  y aunque 11 años después las autoridades judiciales levantaron la suspensión ya no volvió a salir más, pues su espacio había sido ocupado por el periódico “Gara”, también con delegaciones en el Pais Vasco y Navarra.

“Navarra Hoy” salió a la calle, por primera vez,  el 23 de mayo de 1982 y pretendía tener un ideario  progresista y abierto  al vasquismo  frente a su competidor, el “Diario de Navarra”, conservador y de corte navarrista. Fue su primer director Alfonso Ventura que había dirigido anteriormente la “Hoja de Lunes de Bilbao” y “Deia”. Desde el comienzo su trayectoria estuvo plagada de problemas económicos. Su rotativa procedía del “Diario de Asturias” que había desaparecido poco antes. A Ventura le sustituyó un año más tarde José Antonio Montón y a éste, en 1986, Xabier Zabaleta que procedía de la primera época de “Egin”, antes de que en este rotativo se realizasen los primeros cambios de periodistas  por motivos ideológicos. Zabaleta  modernizaría el periódico y lo dirigiría  hasta 1990, año en que lo dirige, durante un breve período, Jose Arrieta al que sustituiría Juan Pedro Bator. En ese año la empresa se constituyó en una sociedad anónima laboral pero la situación económica no mejoró. En julio de 1993, Zeroa Multimedia se hacía con los activos de “Navarra Hoy” y ponía en marcha un nuevo proyecto que saldría a la luz el 8 de abril de 1994: “Diario de Noticias”, con la rotativa y la mayor parte de la plantilla del antiguo periódico, si bien en sus inicios contó, además, con el apoyo de algún conocido empresario de la construcción como Miguel Rico.  El rotativo cumple este año  su vigésimo aniversario. El periódico mantiene el carácter progresista y vasquista  de su predecesor, siendo su primer director Fernando Múgica al que sustituiría luego Manuel Bear y Pablo Muñoz. Mientras tanto “Deia” dejó de editarse en Navarra para convertirse en “Deia, Noticias de Bizkaia” y pasar a formar parte del Grupo Noticias del que forma parte “Diario de Noticias de Navarra” así como “Noticias de Guipuzcoa” y “Noticias de Alava”. En 2004 surgiría una nueva cabecera que apenas duró un año, “La Estafeta de Navarra”, del grupo del empresario burgalés Mendez Pozo, propietario entonces de algunas televisiones locales como Canal 6.

Además de estos periódicos surgieron, en esta época, otras publicaciones locales, algunas revistas, entre las que merece destacarse la revista “Punto y Hora de Euskal Herria”. “Punto y Hora” fue una revista semanal de temática política y orientación nacionalista. Nació como una sociedad de redactores (así reza en su primer editorial) y fue publicada por primera vez en Pamplona en abril de 1976, bajo la dirección de Mirentxu Purroy. Tenía su sede en la calle Cortes de Navarra. La revista sufrió algunos secuestros a  lo largo de su historia (que recuerde, al menos en 1981 y 1983)   y fue objeto de un atentado en octubre de 1977 reivindicado por la Triple A (Alianza Apostólica Anticomunista) que destruyó por completó la redacción de Pamplona. La editorial del siguiente número era toda una critica contra todo tipo de violencia, tanto contra el atentado recibido como censurando la actividad de ETA. Junto a este parrafo, adjunto la portada del número dedicado a los sucesos de Montejurra, donde murieron asesinados dos jovenes carlistas. En enero de 1979 se cancelaba temporalmente su publicación para reanudarse en abril de ese año esta vez editándose desde  San Sebastian, con una dirección mucho más cercana a los postulados de Herri Batasuna. La revista desapareció en  1990.

A lo largo de estos años se editaron algunas otras revistas aunque la mayoría  tuvo una efímera existencia.  En octubre de 1980 salió el semanario de información general “Chapitel”, editado por una sociedad cooperativa de periodistas y dirigida por Antonio Elizondo que más adelante, en 1990, impulsaría otro proyecto de revista que aun pervive: la revista mensual “Negocios en Navarra”, que hace cuatro años cumplió su vigésimo aniversario. Entre 1981 y 1982 la editorial Plazaola  editó la revista “Cuatro Vientos”, una de las primeras publicaciones gratuitas que pronto se especializó en moda y comenzó a cobrarse. Hubo alguna revista de marcada orientación navarrista que tuvo una corta vida, incluso algún intento de sacar una revista de cotilleos local, sin demasiado éxito. En el ámbito cultural destacan la edición de la revista de poesia “Rio Arga” (1976) y sobre todo de la revista “Pamiela”. La revista literaria “Pamiela” aparecía por primera vez en 1983. Surge en la librería Hauzolan de la calle San Gregorio, abierta al público en 1977. Con la cuarta revista se quiso hacer un homenaje a Pablo Antoñana y se publicó su libro “Pequeña Crónica”. Estaban tras la revista los escritores Txema Aranaz, Javier Eder, Victor Moreno, Santiago Echandi, Pello Lizarralde y Miguel Sánchez Ostiz. Se publicaron 15 números entre 1983 y 1993. De ahí surgiría el proyecto de la editorial del mismo nombre que ha editado cientos de títulos tanto en castellano como en euskera en los últimos 20 años. 

A finales de los 90 y primera decada del siglo surgirían diferentes gratuitos, primero independientes como “Barrios de Iruña” que luego serían absorbidos por grupos empresariales locales y estos a su vez por grupos nacionales: el grupo EGN que editaba “Barrios” por La Información S.A, “Vivir Pamplona” del mismo grupo (2004), se convertiría en 2006 en “ADN”, del grupo Planeta (desaparecido en 2011) y en 2009 en “Que Navarra” del grupo Recoletos. A los gratuitos se los llevaría por delante la terrible crisis económica que aun padecemos. Asimismo surgieron a finales del pasado siglo y principios de éste, en los barrios,  diferentes revistas como “Auzolan” (Txantrea), “Ezkaba “(Rochapea) o “Aldapa” (Casco Viejo). Está por hacer una historia exhaustiva de las publicaciones locales surgidas desde la transición hasta la fecha, por lo que esta entrada supone apenas una pincelada de la rica y heterogénea oferta editorial de esos años.

En el ámbito nacional cabe señalar la aparición en la época de la transición de rotativos como “El País” y el vespertino “Diario 16” (1976-2001) que se convertiría en matutino en 1980 de la mano de Pedro J. Ramirez, fundador posteriormente de “El Mundo” (1989): También cabe citar  revistas como “Interviu” (1976) que tuvo una gran repercusión por la mezcla de política y desnudos. Tras una larga represión, también por lo que se refiere al sexo, una oleada de revistas eróticas poblaban en aquellos primeros años de la transición los kioskos de nuestra ciudad. Aunque escasa la presencia de la prensa nacional en Pamplona fue significativamente mayor su difusión durante la transición que en el franquismo. En 1977 nacía la revista de humor  “El jueves” y en 1982 la revista “Tiempo”. Otros proyectos posteriores de nuevos periódicos salvo “La Razón” (1998) no tuvieron demasiada suerte: “El Sol” (1990-92), “El Independiente” (1989-91), o el sensacionalista “Claro” (1991). En aquellos años junto a “Triunfo” se editaban otras revistas políticas como las ácratas “Ajoblanco” (1974-80) y “El viejo Topo” (1976-1982) o la comunista “La calle”. En 1981 se publicaba el primer número de la revista de divulgación “Muy interesante”.  La prensa asistirá en las últimas décadas a una creciente concentración en potentes grupos multimedia como Vocento, Prisa, Unedisa, Zeta, etc, reduciendo sus tiradas que en décadas pasadas fueron enormes a causa de la creciente competencia de los nuevos medios digitales (con el nacimiento y auge de internet).