Imagenes del ayer. Pamplona a vista de pájaro en los años 70 (1970-1979)

Cambiamos el blanco y negro de las entregas anteriores por el color en esta nueva entrega de “Pamplona a vista de pájaro” que nos muestra la Pamplona de los años 70, la mayoría de ellas son fotos aéreas de “Paisajes Españoles”. Les recomiendo vivamente que analicen estas fotografías, como he hecho yo, en una buena pantalla de ordenador o si lo hacen en otro dispositivo con el máximo grado de ampliación posible, y tal vez con una lupa para captar la infinidad de detalles que quizás a simple vista puedan pasar desapercibidos. Analizar con minuciosidad estas fotografías supone para los que hemos vivido en esa lejana época un verdadero viaje en el tiempo. Empezaré precisamente por las dos únicas fotos en blanco y negro del reportaje. A la izquierda, encabezando la entrada,  una foto aérea probablemente de finales de los 60 o principios de los 70, donde vemos el nacimiento del barrio de Iturrama. En la parte superior de la foto se observa la puerta de Socorro de la Ciudadela y las casas de Iturrama Nuevo, zona que ha permanecido, sin urbanizar durante muchas décadas hasta su reciente reordenación y construcción de viviendas, en estos momentos.  Todavía no se habían construido las casas donde se encuentra la Jefatura de Tráfico.  Si, en cambio los bloques de casas más cercanos a Fuente del Hierro en su cruce con la antigua carretera de Circunvalación, hoy Vuelta del Castillo. Se observa también el amplio local de planta baja anexo que ocupa hoy el Bingo Ciudad de Pamplona y los otros locales comerciales contiguos. Cruzando en diagonal, entonces era apenas un camino, la caja de la antigua vía del Plazaola, la que sería luego avenida de Sancho El Fuerte y en la parte inferior  lo que posteriormente sería la Avenida Pio XII, entonces carretera a Estella. En la foto de la derecha, de 1970 vemos la entonces carretera a Estella, cruzando en diagonal la fotografía, a la izquierda de la foto el convento de las Carmelitas Misioneras, junto al grupo de torres de la Cooperativa de viviendas Urbasa, debajo, junto a ellas, la futura avenida Sancho El Fuerte. En el cruce de ambas, donde hay una construcción antigua se erigiría la Torre Basoko.
Con mayor nivel de detalle y en color vemos, en las fotos que me anteceden las dos de 1974, esta zona de la ciudad tan diferente a como la conocemos actualmente, lo que se llamaba entonces el Tercer Ensanche, los nacientes barrios de   San Juan e Iturrama. En la primera de ellas, vemos nuevamente el convento de las Carmelitas Misioneras que se derribaría en 1977 para construir en su solar las viviendas de la Agrupación Roncesvalles, tras él, lo que posteriormente sería la Avenida de Barañain y más al fondo la Avenida de Bayona. En la segunda foto tomada en sentido contrario a la anterior, del norte hacia el sur, volvemos a ver la avenida Sancho El Fuerte, urbanizada en su segundo tramo, yo recuerdo una carrera de patines en su inauguración o en fechas muy próximas a su apertura que creo fue en 1973. Aun quedaban amplias zonas del barrio de San Juan e Iturrama sin construir. Para entonces, podemos comprobar que ya se habían erigido  las mencionadas casas de Tráfico, o los primeros edificios en el comienzo de la Avenida Pio XII.

En las fotos anteriores vemos, a la derecha una panorámica aérea de 1976 de buena parte del Ensanche, el Casco Antiguo, una parte de San Jorge y la Rochapea, un tanto diseminada en su estructura urbana tan diferente a la actual, que ha sufrido una enorme expansión urbanística en los últimos 30 años convirtiéndose en el primer barrio, por población, de Pamplona. Entonces los edificios de este barrio se concentraban en torno a unos pocos ejes:  Marcelo Celayeta, Joaquín Beunza, Errotazar, San Pedro. Más allá, entre la Rocha y el Monte San Cristobal no existía ciudad construida, sino amplios campos de cultivo. Hoy en día al norte de la Rochapea y de San Jorge se extienden los nuevos barrios de Buztintxuri y Nuevo Artica. A la izquierda podemos contemplar una desconocida panorámica de parte  de San Jorge y la Rochapea, la foto es nada menos que de 1972. De abajo hacia arriba, los depósitos de la CAMPSA, a su izquierda la fábrica de INABONOS, a su derecha las vías del tren y la Estación del Norte. Desde aquí hacia arriba todo ha cambiado, por completo desde entonces a hoy: de izquierda a derecha en la avenida de Guipúzcoa,  el viejo edificio de ladrillo rojo del Asilo de las Hermanitas de los Pobres y todas aquellas viejas casas al lado de una avenida llena de tráfico, al norte, las fábricas de Perfil de Frio y Talleres Iruña, muy al fondo la fábrica de las Sedas (Matesa) y junto a Cuatro Vientos la Azucarera de Carlos Eugui y la antigua fábrica de Múgica y Arellano.
En la foto adjunta de la izquierda,  de finales de los 70 o primeros 80, cortesía del rochapeano Oscar Beorlegui, se observa una bonita panorámica de lo que algunos llamábamos Rochapea Vieja, es decir la Rochapea que creció sobre uno de los ejes más antiguos del barrio y que vertebraron la antigua Rochapea, la calle Joaquín Beunza. Nada que ver con la actual, que en más de la mitad de su recorrido circula paralelamente a su antiguo recorrido. En esta foto se observan, en la parte inferior de la instantánea, junto al puente de Santa Engracia, parte de la Fábrica Industrias del Caucho y a su derecha el edificio de Villa Miranda, y siguiendo la calle desde el viejo puente, a la derecha, la Casa Ipiña, los antiguos talleres de Frenos Urra, los invernaderos de Huici, y las nuevas construcciones erigidas desde finales de los 50,  enfrente de ellos, y empezando de nuevo desde el viejo puente, en la parte izquierda de la calle, unas viejas casas de primeros de siglo,  la fábrica ICER, un poco más adelante la Casa Aldaz, el colegio de las Mercedarias para terminar con todos los bloques de casas construidas a lo largo de los años 60 y 70. En la foto no se ve pero allí, al fondo,  estuvieron hasta finales de siglo los viejo corralillos del Gas, la fabrica de Sancena, Casa Plácido y tantos y tantos nombres con historia. ¡Qué diferente al panorama actual!. Todavía no se había construido ni el puente de las Oblatas, ni la rotonda cercana al puente, ni la llena de tráfico calle Ochagavía, ni la calle Río Arga, al menos tal y como hoy la conocemos. Por último, en la última foto de la entrada, de 1972, podemos contemplar las dos fases de Orvina, la que se construyó junto al Centro Psiquiatrico San Francisco Javier o como vulgarmente lo conocemos el Manicomio,  y la que se construyó enfrente de la calle Miravalles, al este del núcleo histórico de la Chantrea. Aún quedaban lejos las expansiones urbanísticas de Ezkaba, Ansoain, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *