La calle Nazario Carriquiri en el año 1984

En esta foto de la calle Nazario Carriquiri de 1984 se comprueba, si se observa detenidamente, cuanto ha cambiado esta parte del barrio de la Rochapea en estas últimas décadas. La calle que recibió su nombre del celebre ganadero navarro, por un acuerdo del pleno del Ayuntamiento, el 25 de mayo de 1971, comenzaba en la Avenida de Guipúzcoa y terminaba en el Grupo de Viviendas El Salvador (2ª Fase),  en el punto en el que se iniciaba la Travesía de las Provincias, luego llamada Ciudad de Sueca. 
La calle Karrikirri estaba en 1984 todavía sin urbanizar. (Comenzaría su urbanización dos o tres años más tarde). A la izquierda, la fábrica de piensos Caceco, levantada  en el lugar casi 20 años antes, en 1966, sobre el antiguo campo del Gure Txokoa, detrás de ella un pequeño descampado, resto del antiguo campo, que seguíamos llamando el “Gure” y la tapia de lo que llamábamos el campo de la Diputación (solía estar lleno de gravilla y otros materiales para la reparación de las carreteras), cercado por una tapia, al final del cual había un barracón del Departamento de Obras. Este barracón sirvió durante algunos años (segunda mitad de los años 70) como local de actividades para la juventud. Tras de él hasta un par de años antes estuvo el viejo edificio de la Estación del Empalme. De dicha estación y siguiendo la línea de las casas de la derecha salía un ramal del Irati que enlazaba con la Estación del Norte. Pero eso fue treinta años antes.
A la derecha, en primer plano, la tapia de la carbonera de las antiguas escuelas,  tras el edificio de las aulas (de las chicas) del Ave María y más alla las nuevas escuelas construidas en el año 1977, después de derribar las viejas escuelas de principios de siglo. Pasadas estas, los números 7, 9 y 13 de la travesía del Ave María y al final, las casas de la 2ª fase del Salvador. Uno de los escasos viandantes que pasea por la calle, con un paraguas parece mirar, de soslayo, en este gris y lluvioso día de invierno,  al fotógrafo que está tomando la instantánea desde la tapia de la antigua Azucarera de Eugui.

Foto: Imagenes Rotxapea. (Revista Ezkaba)

Presentación

Bienvenido a este cuaderno de apuntes personal sobre el Pamplona del último medio siglo. A través de las diferentes entradas iré rememorando lugares y personas y también experiencias y recuerdos seguramente compartidos con algunos de mis convecinos. No se trata de una mirada nostálgica hacia esa Pamplona que iniciaba de forma acelerada su crecimiento y transformación,  aunque lo pudiera parecer. Soy de los que piensan que no siempre cualquier tiempo pasado fue mejor y que hay que mirar hacia delante. Pero la memoria histórica nos enseña lo que fuimos y eso nunca hay que olvidarlo. Adéntrense conmigo en este viaje hacia la Pamplona de los últimos 50 años.