Mostrando entradas con la etiqueta Etiqueta: Casco Antiguo años 50. Mostrar todas las entradas

Imagenes del Ayer: Por el Casco Antiguo en la década de los 50

Esta es una entrada de contenido fundamentalmente gráfico, y como ya hiciera en su momento con el Irati a su paso por el Paseo de Sarasate, en esta ocasión aprovecho que han llegado  a mis manos varias foto-postales sobre el Casco Antiguo de Ediciones Arribas para ofreceros una pequeña panorámica de nuestro centro histórico en los años 50. En la primera foto, (foto de la izquierda que encabeza la entrada), vemos el Rincón de la Aduana, poco tiempo después de su inauguración en 1954. Quizás lo que más me llama la atención es la entrada de esa villavesa por la calle Nueva. Y es que en esos años, yo creo que hasta 1965, año en que se habilita la plaza de la Argentina como estación de autobuses urbanos, con un sistema netamente radial de líneas, las villavesas entraban en el Casco con bastante frecuencia. Hay comerciantes que me cuentan  que el autobús urbano pasaba también por la calle Mayor. O sea, que la entrada de la línea 14 por la calle Nueva, de hace unos cuantos años, no fue algo extraordinario y que, como todos recordaremos, la línea 6 atravesaba hasta la peatonalización del Casco,  de norte a sur éste subiendo por la calle Santo Domingo, Plaza del Ayuntamiento y Chapitela. De vez en cuando viene bien rebuscar entre la memoria fotográfica para recordar ciertas cosas.

En la segunda foto de Ruperez, (foto de la derecha que encabeza la entrada), vemos una imagen de un chupinazo de aquellos años, más exactamente de finales de los 40 o como mucho primeros 50, (no consta fecha en el original). Nadie diría, si nos atenemos a las instantáneas de esta misma plaza, algunos años después, que se trata de la plaza del Ayuntamiento el día 6 de julio, a las 12 del mediodía. Increíble el espacio que deja el gentío para las bandas de música, (hasta los primeros 70 había incluso bandas militares de música ), la gente no vestía de blanco y rojo y tampoco se veía a todo el mundo con el pañuelo rojo anudado al cuello. Me llama la atención también  ese señor subido sobre un vehículo aparcado en la plaza, seguramente para sacar alguna foto del feliz acontecimiento. En la tercera fotografía, (foto de la izquierda que acompaña este párrafo), vemos la farola ornamental que estuvo frente a Diputación entre junio de 1928 y agosto de 1958. Este año se trasladó hasta la plaza de la Argentina, donde permanecería de manera ininterrumpida hasta 1965. Posteriormente dormiría el sueño de los justos en el fondo de un almacén municipal hasta que, tras la construcción del aparcamiento subterráneo de la plaza del Vinculo, allá por el año 1995, se volvió a rescatar y colocar en el centro de la plaza. La cuarta foto, de García Garrabella, (foto de la derecha que acompaña este párrafo), nos muestra una tranquila panorámica de la Iglesia de San Lorenzo, probablemente un luminoso domingo por la mañana. El reloj de la iglesia marca la una y cinco del mediodía. Me llaman la atención algunos pequeños detalles, aparte del peinado de las mujeres y de la indumentaria propia de aquellos años, los adornos florales que rematan el final de la barandilla del Jardin de la Taconera así como el inicio de los jardines del Bosquecillo. No hay todavía ni rastro de la bancada  de piedra colocada frente a la iglesia, en la tradicional parada de la villavesa que bajaba a la Rocha. Tampoco hay rastro del famoso olmo de la Taconera, pues fue derribado en 1951.
En las siguientes fotografías observamos el día a día de dos calles de lo viejo, dos enclaves especialmente estratégicos: en primer lugar, el cruce de las calles San Nicolás con Pozoblanco y Comedias. Se puede reconocer, a la izquierda, el establecimiento de pequeños electrodomésticos Zapatería Amorena, abierto en 1948 en esa ubicación, luego un establecimiento que responde al nombre de Restaurante Yaben (un poco antes de donde está el Amostegui), más adelante la Ferretera Navarra y al fondo, tras el Pocico,  se divisa la zapatería de Felipe Cruz. Debía de ser un día de celebración, porque a lo largo del centro de la calle cuelgan algunas  banderas a modo de pendones. Curioso el tipismo del paisanaje, el cuenco o tal vez sea un vecino de otras zonas o pueblos de Navarra que ha venido en el autobús de linea a la capital, se cruza, en el paseo matutino, con el  pamplonés de toda la vida, bien trajeado, como se decía entonces,  vestido de domingo. En segundo lugar, vemos el tramo ancho de la calle Mercaderes, entonces calle Blanca de Navarra, con la oficina del Banco Español de Crédito en primer plano, y a la izquierda, en un primer piso,  un cartel que dice “Peluquería Micaela” y en dirección al Ayuntamiento, en la acera derecha se adivina un cartel que dice “Casa Unzu”. Un farol cuelga de lado a lado de la calle en combinación con unas farolas de época, recuperadas bastante recientemente en la plaza del Castillo y Paseo de Sarasate que asemejan el báculo de San Fermín.
Por último les dejo cuatro instantáneas de la plaza del Castillo, tomada desde diferentes perspectivas y correspondientes al período 1950-1955. La primera, (foto inferior izquierda), tomada desde la zona de Casa Baleztena, es de 1950 y no muestra demasiados detalles interesantes, los bancos exteriores no eran los que hemos conocido más tarde, blancos sobre bases de cemento, sino algo más rusticos. El kiosko hacía tan solo siete años que se había inaugurado, concretamente en 1943. La segunda foto (foto inferior derecha) tomada desde la zona del pasadizo de la Jacoba es de 1952 y sí que nos ofrece algunos detalles interesantes: los coches de la época, algún cartel luminoso sobre los tejados como el de Osborne colocado sobre el edificio, donde años más tarde se radicaría la Cervecería Tropicana, las farolas que he comentado líneas atrás y que se asemejan al báculo de San Fermin y una bonita perspectiva de la avenida Carlos III, con el Monumento a los Caídos al fondo. La tercera fotografía, (foto superior izquierda) tomada desde la zona del Hotel La Perla, nos muestra una plaza del Castillo con el suelo mojado, en una tarde lluviosa y los detalles de la farola y el cartel mencionados anteriormente mucho más claros y evidentes, en este caso. Por último, en la cuarta fotografía, (foto superior derecha) tomada desde algún balcón del edificio del actual “alkartexe”,  vemos la plaza del Castillo, a la tarde con bastante animación de gente. Llama la atención la existencia de una estructura de madera, colocada junto a los baños públicos, que tiene toda la apariencia de ser una taquilla para algún tipo de espectáculo que hubiese en ese momento en la ciudad, si bien no se acaba de distinguir bien de que se trata.
Fotos: Fotopostales de Ediciones Arribas. Autores varios: Garcia Garrabella y otros.