Mostrando entradas con la etiqueta Etiqueta: Los coches. Mostrar todas las entradas

Los vehiculos de aquellos años (1960-1980)

Con esta entrada sigo intentando completar, poco a poco, y a través de diferentes pinceladas el paisaje urbano de aquellos años de nuestra infancia y primera juventud en nuestra ciudad, Pamplona. Y los coches que circulaban en aquellos años por nuestras calles forman también parte de esos recuerdos personales, como esos coches que vemos circular en la postal “animada” de 1969, por la avenida de Guipúzcoa, junto al Portal Nuevo o en el cruce de Arrieta con Carlos III junto a la antigua sede de la Mutua de Pamplona, en la foto de Galle. 

A lo largo de esta época recuerdo haber visto en mi barrio algunos de los siguientes coches, todos los cuales aparecen retratados en esta entrada: el Seat 600 de toda la vida, símbolo e imagen de toda una época, era el utilitario que la gente humilde, con no demasiados recursos, se podía permitir, el Simca 1000, el Renault 4 o 4 L -o como le llamábamos nosotros entonces el 4 latas-, el Citroen 2 caballos con su enorme amortiguación, -cuantas veces, nos servía de balancin, para enfado de su propietario- y posteriormente el Citroen Dyane 6 (como decía la publicidad “para gente encantadora”). Había coches más antiguos como el Peugeot que encabeza esta entrada.

Mis tíos tenían un Renault 8, con el que de vez en cuando hacíamos alguna excursión (a Ulzama, Javier, etc), en compañía de mis padres, allá por los primeros años 70. Los taxis que circulaban en aquel tiempo por la ciudad, eran de color negro con una franja verde, el color de la bandera de Pamplona y, como en otras ciudades, eran en su mayoría Seat 1500. También en aquellos años podían verse por nuestras calles algunos Seat 850 y posteriormente el Seat 124 y su variante el 1430. Ah, y no quisiera olvidarme del aquel Renault Gordini. El Gordini era un coche francés que inicialmente estuvo vinculado al Simca aunque posteriormente la marca se la vendió su fundador a la Renault. Al Renault 8 le sustituiría como vehículo familiar el Renault 12 y luego el 15 y 17 y al Seat 124, el 127, 131,132 y 133.

Los primeros semáforos que se pusieron en nuestra ciudad se instalaron en 1956. En aquellos años, 50 y 60 y parte de los 70 no había tantos coches como ahora en Pamplona. Los coches que circulaban entonces eran, por lo general, bastante feos o vulgares, pequeños, achatados, y la mayoría bastante incómodos, nada que ver con los de ahora. Solo la gente con dinero poder y ganas de alardear de ello hacía ostentación, por ejemplo de su Dodge Dart, pero esos eran cuatro, literalmente. El Tiburón del Citroen y el Escarabajo de Volkswagen le daba un toque singular al propietario pues eran coches que asociábamos al extranjero, dada la enorme identificación que hacíamos de estos modelos con sus países de origen, Francia y Alemania. En nuestra calle, además de coches veíamos también un gran número de motos y de camionetas. De entre las motos, la más característica de aquellos años era la Vespa. Era el utilitario de dos ruedas que servía tanto para ir a trabajar como para ir el fin de semana con la novia, ella atrás, de paquete, como se decía entonces. 

Algunos jóvenes  se irían haciendo luego, probablemente con los ahorros de aquel  primer trabajo,  con alguna de aquellas ruidosas motos: Montesa o Bultaco, parecía que cuanto más ruido y más humo echasen por el tubo de escape mejor. Incluso alguno se atrevía a hacer, en las calles del barrio, alguna de aquellas temerarias cabriolas sobre la rueda trasera.  En cuanto a las camionetas, eran los tiempos de la DKW, la original alemana solo la llevaban los turistas, pues sobre todo, las que en mayor número vimos en nuestra infancia fueron  las DKW de Mercedes Benz, en diferentes modelos. Los camiones eran Pegaso o Barreiros. También en aquellos años podíamos ver lo que llamábamos motocarro, una especie de triciclo motorizado, osea un vehículo de tres ruedas cuya parte anterior derivaba de la parte mecánica de una motocicleta y la parte posterior era utilizado para la carga utilizándose como pequeño vehículo de reparto. Los únicos todoterrenos que se veían entonces eran los Land Rover Santana. No podemos estar hablando de coches y no referirnos a las grandes empresas automovilísticas que han fabricado sus coches en Pamplona: por orden cronológico, Authi, Seat y Volkswagen, porque de la factoría de Landaben salieron muchos de los modelos de automoviles que veríamos circular por nuestras calles en aquellos años. 

A mediados de los años 60 se comenzó a fabricar en Pamplona el mítico Mini Morris de la empresa Authi. Estaba radicada en el polígono de Landaben. Authi (Pamplona Automoviles de Turismo Hispano Ingleses) se fundó gracias a un acuerdo entre el marqués vallisoletano Eduardo Ruiz de Huidobro, propietario de la firma de motores y cambios “Nueva Montaña Quijano” y la BMC (British Motor Corporation). El primer Authi salió de la cadena de montaje el 30 de septiembre de 1966. Era un Morris 1000 que fue regalado a las Hermanitas de los Pobres. En la foto que aparece junto a este párrafo, vemos al obispo de Pamplona, Enrique Delgado Gómez, bendiciendo el primer vehículo de la planta. La empresa emplearía a final de aquel año a más de 1.000 personas. La fabricación calculada para el primer modelo -el Morris 1.000- era de 30.000 vehículos y, para principios de 1967, se esperaba alcanzar un ritmo de 2.500 coches por mes. En octubre de 1967 se presentó el segundo modelo, el MG 1100. En 1969 se montaría el primer Mini (que vemos en la foto) y luego otros modelos como el Austin 1300 o el Austin Victoria (1972), modelo diseñado completamente en España sin equivalente en el Reino Unido. 
En julio de 1969, British Leyland se hizo con el 50% de Authi. En 1970 hubo una huelga general y rumores o amenazas de cierre pero al final se llegó a un acuerdo. En 1971 se fabricaban diez modelos de Authi en Pamplona (5 de Mini, 2 de Morris, más el MG, el Cooper y Austin 1300). En 1973 British Leyland se hacía con casi todas las acciones, llegando a controlar el 98% del capital de la empresa. Authi sufría la crisis del petróleo y la competencia del resto de firmas automovilísticas. Hubo negociaciones con General Motors que no fructificaron. El 9 de octubre de 1974, un incendio destruyó el almacén general de la fábrica, ardiendo casi todos los componentes interiores de los coches: asientos, tapicerías, alfombras, gomas, etc y que también vemos reflejado en la foto de Agencias. El 12 de febrero de 1975, Authi presentaba suspensión de pagos. 

El 16 de febrero saltaba la noticia de la posible compra de Authi por SEAT. El 14 de mayo de 1975 salía el último coche Authi de la factoría de Landaben, nueve años después de su apertura. La planta se vendió a SEAT por 1.100 millones de pesetas. El 22 de enero de 1976 salia de la planta el primer Seat 124 fabricado en Pamplona. La SEAT se había fundado en 1950 por acuerdo entre el INI, Fiat y accionistas particulares. Posteriormente el capital pasaría a ser mayoritariamente privado. En 1977 trabajaban en Seat Landaben casi 1.800 trabajadores. Eran años de crisis, regulaciones de empleo y manifestaciones laborales que se extendieron a lo largo de los años siguientes. Se amplió la fábrica con una inversión de 15.000 millones de pesetas y se montó en la planta el Seat Lancia, sin desmerecer nada del que se montaba en Italia. En 1980 se comenzó a fabricar el Seat Panda, al que llamaban “coche de la crisis” por su reducido precio y que tuvo un gran éxito. En junio de 1981, la Fiat, italiana,  se desvinculaba de SEAT. 

En septiembre de 1982 se firmaba un acuerdo entre el INI y Volkswagen por la que se fabricarían 90.000 unidades del Polo-Derby en Landaben. Comenzaba así la irrupción de la multinacional alemana en la comunidad foral. El 29 de abril de 1983 salía el último Seat Panda de Landaben. Hubo ayudas forales e inversiones por más de 10.000 millones de pesetas para la nueva factoría. En junio de 1984 salían los primeros Polos de la planta.  A finales de 1985 se alcanzaron las 100.000 unidades producidas. En 1986, la multinacional alemana se hacía con el 75% de las acciones de SEAT que sería el 100% en 1990. 

En 1989 la fábrica de Pamplona tenía una plantilla de 2.500 trabajadores y pronto llegaría al millón de unidades fabricadas en apenas ocho años. En diciembre de 1993 se constituía la Fábrica Navarra de Automóviles, S.A., la nueva sociedad que gestionaría la factoría de Landaben, desvinculándose totalmente de SEAT a efectos productivos. En Mayo de 1994 se hacía con el 100% de las acciones de esta fábrica pasando a llamarse Volkswagen Navarra S.A. realizándose grandes inversiones a finales de la última década de siglo (parque de proveedores, naves de pintura, etc) y primera de éste. Más de la mitad de los Polos fabricados en el mundo se habían montado en Pamplona. Habría muchos más coches y modelos que enunciar a lo largo de este período pero la entrada no pretende ser completista. Es como he dicho, al principio, un pequeño esbozo o pincelada sobre los vehículos que podíamos ver en nuestras calles  en aquellos años, la mayoría  de los cuales quedan reflejados en estas líneas y fotos.