Mostrando entradas con la etiqueta Etiqueta: Pamplona 1963-64. Mostrar todas las entradas

Pamplona, año a año: 1963-1964

En febrero de 1963 se iniciaban las obras de ensanchamiento de la vía llamada de Pio XII, antigua carretera a Estella, obras  que continuarían a lo largo del año siguiente y que vemos en la fotografía de la derecha. Esta era hasta entonces  una pequeña carretera llena de arboles a ambos lados. El 3 de marzo se cerraba el Coliseo Olimpia. Como dije en la entrada de los cines, el Olimpia lo había construido la sociedad Euskalduna que daría paso más tarde,  en la gestión del local, a la Sociedad Anónima General de Espectáculos, SAIDE. El Coliseo Olimpia se había inaugurado cuarenta años antes, el 6 de julio de 1923. En el lugar se construiría el nuevo edificio que alberga hoy a los Multicines Carlos III. El cine Carlos III se terminó de construir en noviembre de 1964, obras que vemos en la foto de la izquierda  de 1963, de J. Lorda que encabeza esta entrada. El 16 de abril se inauguraba el Hotel de los Tres Reyes en los terrenos del Bosquecillo (en el párrafo siguiente vemos el palomar que había en este lugar antes de la construcción del hotel) y a finales de este año se comenzaba a construir el Hotel Maisonnave, que se acabaría en 1965. Este año comenzaba también  a urbanizarse el primer tramo de la avenida de Bayona (que vemos en una foto más tardía, en el siguiente párrafo). Y es que el  21 de mayo se aprobaba el proyecto de ordenación de la primera zona de Tercer Ensanche, área que se extendía  entre la zona de Abejeras y el margen izquierdo del Arga. En la Rochapea se inauguraba este año un dispensario en las Casas del Salvador. Se abría el Paseo de Ronda, si bien, algunos años más tarde,  se cerraría para volverse a abrir en 1980 y, de forma total, algunos años más tarde. Se conseguía un  record en el Seminario de Pamplona: en 1963 estudiaban en él, más de 1.000 seminaristas. En el medianil de la antigua Casa Seminario se pintaba un mural turístico con los edificios más significativos de la ciudad obra de Pedro Lozano Sotes que costó 42.000 pesetas, pagadas a partes iguales por el Ayuntamiento y la Caja Municipal.

Resulta chocante leer en la prensa  la noticia, el 14 de mayo, de la celebración, en San Sebastián, del día de las Provincias Hermanas. Entonces se hablaba con bastante naturalidad, incluso en medios navarristas,  del País Vasco Navarro. Y eso que estábamos en pleno franquismo. Asistieron al acto las primeras autoridades navarras. En septiembre se celebraba otra fiesta de hermandad, esta vez entre las dos navarras, la del Norte y la del Sur. El 3 de septiembre el viejo puente románico de la Magdalena quedaba como puente meramente ornamental o estético al pasar todo el tráfico por el nuevo puente de la Chantrea. Los alumnos de la Universidad de Navarra se trasladaban en octubre desde el Museo de Navarra y la Cámara de Comptos al nuevo Edificio Central, todavía en obras. En años posteriores se iría ampliando el campus de la Universidad. En octubre de 1966 se terminaba el edificio de Bibliotecas, en el año 1969 el de Ciencias y en 1978, el de Arquitectura.

En 1964, la Ciudadela pasaba de la Administración Militar a la municipal. En este año, la avenida de Zaragoza acababa en un solar, donde hoy está la sede central de Caja Rural. En el Casco Viejo se derruía una casa antigua que había junto a la Cámara de Comptos (véase entrada de la plaza de San Francisco). El 9 de agosto se aprobaba el plan general de ordenación urbana de La Rochapea. Se proyectaba ejecutar dicho plan en el plazo de cinco años y según él, el barrio podría llegar a tener 40.000 habitantes. Ahí es nada. Sólo se permitirían cuatro plantas de edificación. Se proyectaba una avenida de tráfico rápido que seguiría el trazado de la antigua vía del Plazaola, con 28 metros de anchura, 3,5 de aceras y 1 metro de anden central. Se prolongaría hacia el tercer Ensanche por un lado y hacia las la zona de las murallas de Tejería por otro. Tendrían que pasar unos 30 años para que realmente se aprobase el plan parcial que daría lugar al actual barrio que conocemos. Para ilustrar este tema, adjunto una foto del cruce de Cuatro Vientos de 1964.

En Febrero se hacía cargo de la alcaldía, Juan Miguel Arrieta que permanecerá en su puesto hasta enero de 1967. En marzo comenzaban a derribarse algunas edificaciones municipales (Escuela de Artes y Oficios y Alhondiga Municipal) en la plaza de la Argentina, como vemos en la foto de Galle, que continuarían el año siguiente. En su lugar se erigiría un edificio de 14 plantas. La última piedra se colocaría en 1967. También se eliminaría la farola ornamental que había en medio de la plaza, y que vemos en la foto adjunta del citado Galle, aunque este hecho se produciría en 1965. Este año se ampliaba y reformaba el edificio de Correos.

El 10 de abril se ponía en marcha el Plan de Promoción Industrial, impulsado por la Diputación Foral de la mano de Félix Huarte y Miguel Javier Urmeneta que había pasado del Ayuntamiento a Diputación. En agosto de 1964 se producía un enfrentamiento de bandas, cerca del Monumento a los Caidos. Participaron entre 100 y 200 jóvenes. Peleaban los del Tenis contra las bandas juveniles de la ciudad: Rockers, Cobos, Navajos, Lizasos, Cuervos y Aguiluchos. En agosto se inauguraba la residencia Virgen del Camino. También se inauguraba este año el cine Aitor, cine que cerraría sus puertas en 1985. Siguen creciendo las edificaciones en el campus universitario. En esta época fue cuando se instaló un kiosko entre los arboles, cerca del puente de San Pedro. Como ya señalaba en la entrada centrada en los movimientos sociales y sindicales, en el inicio de los años 60, incluso un poco antes, desde finales de los 50 se empezaron  a hacer oir en toda España y por supuesto en Navarra los primeros movimientos antifranquistas, tras el largo silencio de la postguerra y las aisladas acciones de los maquis. 

En octubre comenzaba el curso en el nuevo instituto laboral “Irabia” instalado provisionalmente en la avenida Marcelo Celayeta (en las antiguas escuelas de Carbonilla) donde estaba previsto permaneciese un par de años hasta terminar los locales definitivos en el barrio de la Chantrea. El primer curso se inauguró con 80 alumnos que cursarían la especialidad industrial minera. A finales de diciembre se inauguraba la piscina cubierta  de la Caja Municipal  y el gimnasio del Frente de Juventudes, ambos en la calle Sanguesa. El Ayuntamiento invitaba  a “industriales y comerciantes” de la ciudad a adornar calles y plazas con instalaciones luminosas y artísticas. El Consistorio correría con el coste del consumo eléctrico. El 21 de diciembre estallaba un artefacto explosivo contra el Monumento a los Caidos.

Fotos: la autoría aparece referenciada en el texto de la entrada. El resto de fotografías no referenciadas proceden de los libros de Jose Joaquín Arazuri, “Pamplona, calles y barrios”