Mostrando entradas con la etiqueta Etiqueta: Rochapea años 50. Mostrar todas las entradas

Imagenes del Ayer: Mirando hacia la Rocha desde la Muralla en la década de los 50

Nueva colección de fotografías de Ediciones Arribas y Luis Garcia Garrabella sobre Pamplona. En esta ocasión, les muestro unas bonitas panorámicas del barrio de la Rochapea, desde diferentes lugares de la Muralla y con diferentes perspectivas, todas ellas tomadas a lo largo de la primera mitad de la década de los 50. Empezaremos de oeste a este, por la perspectiva más occidental. En la primera fotografía se observa, con bastante nitidez, la recta de la avenida de Guipuzcoa, una avenida sin ningún vehículo circulando en ese momento. A la izquierda de la foto, lo que parece un transformador, por encima de él, la caja de la vía del Plazaola, que, como ya he recordado en otras ocasiones, en 1954 dejaría de funcionar. Junto a ella, parte de los edificios de una harinera y la estación de servicio de Discosa que por las diversas fotos de que dispongo, debió construirse a lo largo de la década de los 40. Los murales de la gasolinera, de Leocadio Muro, son precisamente de los años 50, de los años en que se tomaron estas fotografías. Pasada la Gasolinera estaba la fabrica de chocolates Orbea, inaugurada en 1952. A la nave que se vislumbraba desde el baluarte de Gonzaga, en la foto de Fidel Veramendi de 1920 (en la entrada referida al parque de la Taconera) se le unieron en décadas posteriores otras naves y construcciones. Tras de ellas el convento de las Oblatas, inaugurado en 1948 y al final, en el fondo de la foto, junto al puente de Santa Engracia, la fábrica Industrias del Caucho, erigida sobre la vieja Electra municipal. En la segunda fotografía, más virada hacia La Rocha, observamos la relativamente reciente plantación de arboles a la derecha de la avenida, el camino peatonal, por entre los arboles, a la altura del túnel subterraneo del Plazaola, por otra parte, tan familiar para mí, por las muchas veces que lo utilicé para subir a Pamplona y a su derecha, y si la comparamos con imagenes de décadas anteriores, unas cada vez más abigarradas construcciones en dos ejes claramente más desarrollados que el resto, uno en torno a la avenida de Marcelo Celayeta, con la torre de la iglesia del Salvador, descollando como un faro desde 1916, protagonista mudo de los muchos cambios que ha vivido el barrio y la ciudad desde entonces, y otro en torno a la calle Joaquín Beunza.
En la tercera foto se observa a la derecha la antigua calle Joaquín Beunza, en su primer tramo, el que va desde el puente de Santa Engracia hasta los invernaderos de Huici. Son más perceptibles que en la foto anterior la existencia de bloques de viviendas como los del Grupo Oscoz en Marcelo Celayeta. Por hacernos una idea de la antiguedad de algunas construcciones en la antigua Rochapea, en la calle en que nací, la Travesía del Ave María los edificios más nuevos (los que corresponden a los números 7,9,10 y 13) se construyeron entre 1957 y 1959, el nº 8 que estaba enfrente del antiguo campo de las escuelas del Ave-María y del actual colegio Patxi Larrainzar es de 1939 y con toda probabilidad las primeras casas de esta calle eran de 1900-1910. Existe entre los bloques de las casas de Oscoz (años 40) un bloque que data de 1915 y que es visible todavía (sigue en pie) muy cerca de la nueva calle Joaquín Beunza, cerca de Marcelo Celayeta. La 1ª Fase de la Cooperativa de viviendas El Salvador es de finales de los 50 (1957 o 58 aunque inaugurados un poco más tarde). Como se puede comprobar todavía no se había construido todo el gran bloque de casas entre el cruce de Beunza con Tirapu y los invernaderos de Semillas Huici. Sólo en la última foto de este bloque, la quinta, podemos ver la construcción de algunas viviendas algo más recientes a las que se sumaran a lo largo de los últimos 50 y primeros 60 el resto de viviendas del margen derecho de  Joaquín Beunza y a lo largo de los 70 las del margen izquierdo.

Por último las dos fotos que cierran esta entrada son panorámicas del río Arga y sus orillas, en la zona del puente de Curtidores. En la primera vemos a la izquierda los corralillos de Gas, las casas del Callejón de los Toros, la plaza del Arriasko, el edificio del actual Club de Remo, etc, algunos de esas construcciones hoy desaparecidas,  y a la derecha la Casa de Barquilleros y otras, junto a ella, bastante pintorescas,  también hoy,  y salvo la de Barquilleros, desaparecidas. En el extremo superior de la foto se divisa la muralla del Paseo de Ronda, con todas sus viejas casas, desde Descalzos hasta el Palacio de Capitanía. En la segunda de las fotos, el  objetivo de la cámara ha girado hacia la bajada al puente de Curtidores y vemos un mayor trozo de la muralla y del “skyline” del casco antiguo, desde el convento de los Carmelitas Descalzos hasta el palacio de Capitanía. En resumen, un curioso y bonito paseo visual, desde la muralla, hacia el pasado reciente de nuestra ciudad y en este caso, hacia el pasado reciente del barrio de la Rochapea.