Mostrando entradas con la etiqueta Etiqueta: San Antón y San Miguel. Mostrar todas las entradas

Comercios del Viejo Pamplona: San Miguel (1908-1963)

Vuelvo con la serie “Comercios del viejo Pamplona”. En esta ocasión con una calle cortita, la calle San Miguel. Cualquier intento de casar la numeración antigua con la moderna parece imposible, como veremos, pues no hay apenas coincidencias, hay saltos de números en la actualidad, por ejemplo en el lado izquierdo pasamos del nº 7 al 13, probablemente imagino que por fusión o anexión de edificios de viviendas y en el lado derecho hay desajustes entre la numeración antigua y la moderna. Empezaremos por la belena de San Miguel donde aun permanece la Mercería Carmen que aun conserva el nº 2 de la calle como recuerdo de la antigua numeración, la tuvo hasta los años 20 y  donde está su única puerta de entrada aunque el comercio también ostenta el 75 de la calle Nueva, por lo que cabe pensar que pudo tener también entrada por esa otra calle. Antes de la mercería, a principios del siglo,  estuvo en su lugar la alpargatería de Esteban Erro que en los años 30 se trasladó al nº 13 de la calle. Posteriormente encontramos a Droguería López si bien,  a primeros de siglo, estaba enfrente, en el nº 3 de la calle bajo la dirección  de Alvaro López Gómez. La droguería se fundó en 1904 como botica y luego se convirtió en droguería, vendía, además,  aparatos fotográficos. Fue a mediados de los años 20 cuando pasó a su actual ubicación en el lado derecho de la calle, en el nº 2, numeración que compartía con la tienda de Ramón Yarnoz que vendía chocolates, azucares y ceras. En esos años 20  a Alvaro le sustituyó su hermano Emilio que estuvo al frente del negocio hasta su fallecimiento, y al que luego le seguiría su hijo Joaquín hasta 1985. En el nº 4 en donde después se puso López estuvo, a principios de siglo, la carnicería de Antonio Orus vendiendo tocinos, jamones y embutidos, a este le seguiría en los años 20 Pascasio Yoldi, con el mismo género, y en los años 50 Miguel Yoldi. A continuación  en el nº 6, donde hoy hay una agencia de viajes, estaba la abacería de Doroteo Barcelo que luego se trasladaría al nº 12.

Como he dicho en los años 20 se recupera la numeración actual, de tal forma que donde hoy está Cool en tiempos estuvo la mercería de las Hermanas Agurruza, negocio que permanecerá dentro de la familia Agurruza hasta al menos los años 60, primero bajo la titularidad de María (Años 30) y luego de Emiliana (Años 50), casi siempre con el mismo género: quincalla (lo que hoy se llamaría bisutería), mercería y paquetería, introduciendo perfumería desde los tiempos de María. En los años 30, en el nº 8, estaba la casa de la familia Arrieta, uno de sus miembros, Juan Manuel fue alcalde Pamplona; aquí,  en este edificio, tenía su sede social la fundición de Apolinar Arrieta. Aparece en las guías comerciales y licencias municipales como fabricante de bombas, fundiciones de hierro y otros metales, construcción de maquinaria industrial y venta de  maquinaria agrícola e industrial. En 1905, en el nº 10, encontrábamos la carnicería de Julio Rodríguez que mantiene el negocio hasta los años 50.  A continuación venía el negocio de venta de cereales al por mayor y por menor de Juana Gallego  que luego  sería ocupada por  la abacería de los Sucesores de Barceló y más tarde por la carnicería de Manuela Erdozain, que hoy es Carnicería Vizcay, con más de 60 años de historia pasando de padres a hijos, posteriormente  la ferretería de Marcelina Irigaray y, atravesando el cruce con San Gregorio,  la taberna y tienda de venta de vinos de Miguel Muniain, al que sustituye Aniceto Muniain ocupando los números 16 y 18, la tienda de venta de aceites al por mayor de Agapito Peralta  (luego Comercial Belo) en el nº 22,  donde hoy está  la pizzería Pulcinella,   y durante mucho tiempo, al menos desde los años 60 estuvo la tienda de bolsos de Manuel  Nagore.

Antes, donde yo recuerdo estuvo la tintorería La Elegante estuvo la zapatería de calzado fino de  Genadia Pascual Hermoso. La tienda de comestibles de Jesús Torrens que permanece todavía abierta en el nº 12 permanece en el lugar al menos desde los años 40. El último tramo de la calle San Miguel acababa en la bonita Casa Navasal, aunque no he detectado ningún número mas allá del 22, bueno, no es así, sorprendentemente en los años 60, solo en los años 60 descubro los números 36, 40 y 46, en los dos primeros había una churrería (de Margarita Eguillor) y  sendos bares de Damian Elizalde y José Guerra y una droguería de José Luis Casimiro y una tienda de ultramarinos de Juan María Zabalza. Me choca el salto e ignoro si esta numeración correspondía a la mencionada Casa Navasal derribada a finales de la década de los 60 o correspondían a algún número de la plazuela. ¿Alguien puede arrojar un poco de luz sobre esos establecimientos?.

Si empezamos la calle San Miguel por el lado izquierdo, del mismo modo y sorprendentemente,  a primeros de siglo,  encontramos la zapatería de Eusebio Aragón en el nº 1 de la calle San Miguel, sin embargo, por fotografías, que incluso han aparecido en este blog, sabemos que la zapatería de Eusebio Aragón estaba en la plazuela de San Nicolás, donde desde hace más de tres décadas se encuentra Ortopedia Aquiles.  En el nº 3 estaba como he dicho la droguería López así como la hojalatería de los hermanos Soria que vendían también material de electricidad. En el nº 1 desde la postguerra se encuentra el conocido comercio Colchonería Purroy que inicialmente fue una tienda de tejidos ampliando más tarde su negocio al de los colchones que es en el que finalmente se especializó. A continuación estaba el  ultramarinos de Manuel Lecumberri que en los años 20 se trocaría en venta de vinos y licores a cargo de Elías Goñi, y en los años 30 en la camisería y tienda de confecciones de Manuel Batllori, luego Viuda de Batllori (anteriormente había estado en la calle Zapatería) que a finales de los 40 pasa al otro lado, al nº 8, como Herederos de Manuel Batllori y en los 60 se transforma en Galerías Navarra S.A (bajo el epígrafe de bazar y tienda de venta de confección), en su anterior localización, en el nº 5,   se ubicó desde finales de los 40 la conocida Casa del Maestro (anteriormente ubicada en la calle Nueva), fundada por Nolasco Pérez Ilzarbe  al que sucedió en la titularidad su viuda y luego el matrimonio formado por su hijo Francisco Pérez  Ilzarbe y su esposa Julia Ruiz,  y en los números 7 y 9  estaba, a primeros de siglo, la fábrica de pastas para sopa de Antonio Gayarre, junto a su tienda de coloniales, que en los años 30 regenta Maravillas González y que en los años 50 se dedica  a la droguería al por mayor.

En los años 50 se ubica en el nº 11 con bazar, relojería, bisutería y quincallería José Mendivil Fernández, ahí he llegado a conocer en los años 80, Joyería Lyon, regentada por su hija Maria José, y es que José Mendivil fue el padre de una conocida familia de joyeros y relojeros pamploneses, como Francisco Mendivil (Berna) y Mari Jose Mendivil (Alexander y Mendihur). En los años 30, en el nº 13 hallamos la alpargatería de Esteban Erro y posteriormente la fábrica de chorizos de Mariano Goñi. En la calle han tenido su sede otros conocidos negocios como el de los Gallo (con peluquería, barbería), y sobre todo en las últimas décadas conocidos por el negocio de los callistas, peluquerías como las de Josefa Flor, Mari Carmen Luri, mercerías como la de Carmen Labiano, en el nº 13, sastrerías, perfumerías como la de Angel Santesteban (en los años 30) o tienda de calzado como la de Francisco Elvira, incluso la firma de perfumería Colomer tuvo representación aquí en los años 60.

Fotos por orden de aparición: C/San Miguel. Colección fotográfica de la Fundación Telefónica (1924-1934). C/San Miguel (1968). J.J. Arazuri. Pamplona, calles y barrios. Calzados Aragón. (1934). Galle.

    

Por las calles de lo viejo: San Antón y San Miguel (1968-2000)

La calle San Antón es una muy antigua rúa de nuestro Casco Viejo que comienza actualmente tras la plaza del Consejo y desemboca en la calle Ciudadela. Su origen se remonta, al menos, al siglo XIII. En ese tiempo había en la zona dos agrupaciones gremiales, la de los herreros que se situaron cerca de la actual calle San Miguel y la de los zapateros, en las cercanías de la Taconera. En el siglo XIV, los dos barrios gremiales se unieron en una sola calle bajo el nombre de calle de las Zapaterías y Ferrerías. En el siglo XVI la calle de la Salinería se convierte en calle de la Zapatería y la antigua calle de las Ferrerías comienza a denominarsele calle de las Zapaterías Viejas. Es en el siglo XVII, cuando tras la instalación del convento de san Antonio Abad en el final de la calle  pasa a llamarse calle de San Antón, denominación que se asienta en el siglo XVIII y desplaza a las anteriores. No obstante entre 1873 y 1900 y de 1903 a 1936 a la calle se le llamaría calle de los Mártires de Cirauqui. Desde 1937 y por acuerdo de pleno municipal vuelve  a recuperar el nombre de San Antón. 
Partiendo de  la plaza del Consejo, el primer comercio con el que nos encontrabámos a la izquierda, tras el Palacio de Guendulain era y es Almacenes Numancia, abierto por Marcial Martínez y su tío en diciembre de 1960 en un local de 180 m2 donde antes estuviera Casa Erviti. Antes habían estado en otras ubicaciones: en el nº 14 de la calle Sangüesa y luego en el nº 65 de la calle San Fermín.   En la tienda se vendían artículos de mercería, pijamas, calcetines y ropa de calle. Casi trece mil artículos de todo tipo. Desde la década de los 70 están al frente del negocio las dos hijas de Marcial, Inma y Pilar: en sus buenos tiempos llegaron a trabajar en la tienda más de cuarenta personas, reduciéndose en la década de los  90 a quince y en los primeros años del nuevo siglo son las hermanas Martinez las que llevan en solitario el negocio, eso sí, con la ayuda de su hijos. Más adelante estuvo durante muchos años, por lo menos hasta los primeros años del nuevo siglo una tienda de productos artesanales, Artesanía San Antón, dependiente de Caritas Diocesana,  luego una de las muchas carnicerías Itarte, donde hoy esta una tienda de Huerto Fresco y más adelante en la esquina de San Antón y San Miguel, Calzados Albete. 
Pasando a los pares, en el nº 2 de San Antón  (y 3 de la plaza del Consejo) estaba el histórico comercio Ferraz, que atisbamos en la derecha de la foto adjunta,  y que tenía tiendas en diversos lugares del Casco (p.ej en la Mayor)  y del  Ensanche. En los años 90 Ferraz cerró la mayoría de su tiendas, haciéndose cargo de ellas sus trabajadores que constituyeron sociedades laborales, como fue el caso de Devoré que ocupó uno de los locales de Ferraz en  la plaza de Consejo. Tras Ferraz nos encontrábamos con la sede hoy, entonces talleres ocupacionales de Caritas (yo recuerdo haber llevado alguna radio o pequeño electrodoméstico para que lo arreglasen en ese taller de reparaciones), luego una tienda de ropa de señora que se llamaba Sayoa, (recuerdo el enorme letrero en banderola que había en el edificio y también recuerdo a  su propietario, un señor ya mayor en los años 80 y de una humanidad desbordante, por su volumen y también su carácter afable, que se apellidaba Falces). En este mismo local se instaló años más tarde un tal Machín que dio nombre también a su tienda, hasta que a finales de los 90, Josefina Redin ubicó aquí su tienda  Paso Cómodo. Hoy se encuentra en este local la Herboristería San Antón. Más adelante estaba y siguen estando la tienda de pelucas y perfumería Pascual y la Joyería Mendihur.

Volviendo al lado izquierdo de la calle,  tras el cruce con San Miguel, encontrabámos la Droguería López. Droguería López se fundó en 1904 aunque no como droguería sino como botica, una botica que regentaba entonces el hermano de Emilio López y que estaba situada  en la calle San Miguel, en la acera  enfrente de su actual ubicación: Fue en los años 20 cuando la droguería paso a su actual local. Al fundador le sustituyó su hermano Emilio que estuvo al frente del negocio hasta su fallecimiento y posteriormente la regentó su hijo Joaquín hasta abril de 1985, año en que los trabajadores se quedaron con el negocio, haciendo, hace unos años, una reforma total que mantuvo su imagen histórica tradicional. Tras Droguería Lopez estaba Panadería Arrasate (en la foto siguiente a la izquierda de la foto), la Carnicería  Javier, de Javier Jimenez, abierta en 1985, aunque Javier ya llevaba para entonces más de 20 años en el oficio, sobre ésta  la peluquería Malu, a continuación el supermercado de San Antón, (antes estuvo allí la carpinteria Azcona, uno de los fundadores del Tanatorio Irache), una tienda de regalos (Regalos Pueblo) que más tarde dejaría paso a una tienda de zapatos para jóvenes, Good, la boutique Celia que luego ocuparía la tienda de tallas grandes Olleros, la Mercería Ismael ocupada luego por Frutería Carlos, Cristalería For que ya hace años trasladó sus oficinas y producción a Landaben, y otras pequeñas tiendas de fugaz existencia que apenas recuerdo. 

En el lado derecho, pasado el estrecho callejón  de san Miguel, con ese edificio un tanto abombado que parece querer caerse estaba, desde tiempo inmemorial, Foto Bozano que se jubiló hace cinco años, hoy una tienda de un chino, luego Boutique Joseba, hoy ocupada por una tienda del Paris 365, la Mercería La Rueca, Bazar Astrain (luego Mei), Alimentación Baserri, la Relojería Larrayoz, regentada actualmente por la segunda generación, fundada en 1953,  que en los años 90 pasaría al otro lado, casi enfrente, en el nº 33-35 y cuyo espacio ocuparía el estudio de Quiromasaje de Yolanda Goñi, la fontanería de Erroz, hoy una tienda de alimentación, Tejidos la Araña, en 1992 se abriría Bag Line, La Golosina, fundada en 1970,  que anteriormente estuviese en la calle San Lorenzo y en San Saturnino, junto al pasadizo de Francisco Seminario, Electricidad Osinaga, Baños Lecar, Arga (Allí se pondría luego Mendi Kirolak, hoy ocupado por Violeta), tejidos Sante, una boutique de ropa que se llamaba Tu moda, la primera tienda que montó, con poco más de 18 años, Javier Moral de Pavana (ahi mismo se puso más adelante una tienda de iluminación que  se llamaba Decoluz y posteriormente  se instaló allí Oraintxe), Droguería Viguera y por último Muebles Andueza y Zozaya, en el nº 70 de la calle. A diferencia de otras calles de lo viejo, esta es una calle que ha conocido una gran rotación y movilidad en los establecimientos comerciales a lo largo del tiempo, lo que hace más difícil su identificación. Al margen de los establecimientos comerciales había también algunos bares y tabernas: el 4×4, donde hoy está Taberna San Antón y algunos bares para jóvenes que aun permanecen.


Llamada en sus origines Belena de la Población (por lo de Población de San Nicolás), Belena de las Zapaterías y Belena de San Miguel hasta que en siglo XVIII toma su actual nombre de calle San Miguel. La historia de esta calle está muy unida a la del Hospital de San Miguel que a partir del siglo XVIII se convirtió en Casa Vicarial de San Nicolás y que estaría ubicada en el nº 14 de la calle. En 1891, la casa parroquial fue comprada por Martín Irigaray, fundador de la famosa Ferretería. La calle San Miguel comienza en la calle Nueva y termina en el Paseo de Sarasate y consta de tres tramos: el primero llamado Belena de San Miguel, entre Nueva y San Antón, con la Mercería Carmen, a su derecha como único establecimiento comercial de la calle con décadas de existencia a sus espaldas, (Textiles Blanco que tiene ventanales al lado izquierdo de esta calle tiene su entrada por Nueva y se inauguró en 1969); el segundo tramo va de San Antón a la plazuela de San Nicolás y el tercero llega hasta Sarasate y solo consta de números pares. 

En el segundo tramo, tan estrecho como el primero y con circulación rodada hasta su peatonalización, en la primera década del nuevo siglo, encontrábamos los siguientes establecimientos, a la derecha, la mentada Droguería Lopez, Carnicería Setas, más tarde, BBB Moda Joven, Too Much, y más recientemente Viajes Tornasol y Anavarra.com, más adelante hubo durante bastantes años una tienda de discos, Frudisk, cuya casa madre estaba en San Sebastian. Cuando cerró esta tienda se puso una perfumería de low cost llamada  Kwapas y actualmente la cuchillería Tellería. A continuación, en el nº 8 de la calle estaba Galerías Navarras, como podemos ver en la foto de 1968 de J.J  Arazuri, que encabeza esta entrada;  Posteriormente sus dueños,  los hermanos Benito y Tomás Glaria le cambiarían el nombre por Nuevas Galerías. Eran también propietarios de otro histórico comercio de la ciudad: Confecciones Chile, con grandes tiendas  en la calle Mercaderes, esquina con Mañueta  y en el Paseo de Sarasate. Foto Ama tenía su estudio en el 1º piso. Tras el cierre de Nuevas Galerías, el local permaneció varios años cerrado, hasta que en 2008  se instaló, tras una profunda reforma, Adolfo Dominguez, quien hace escasos meses cerró esta bonita tienda de tres plantas y más de 1000 m2 de superficie. Tras Nuevas Galerías estaba y están unos cuantos comercios históricos: Carnicería Vizcay, con más de 60 años de historia, Torrens y Ferretería Irigaray. Ferretería Irigaray inició su actividad en 1877, fundada por Ricardo Irigaray. Actualmente es regido por los hijos de José Ollo Gil que empezó a trabajar con la familia Irigaray en 1940 y a gestionar el negocio desde 1960, negocio  que ha conocido desde entonces  una importante expansión tanto en superficie de negocio como en nº de empleados, más de medio centenar.

En el tercer tramo y esta misma mano derecha estaba y está el centenario negocio de la Vinoteca Murillo, dos negocios hoy desaparecidos, Limpiezas  La Elegante, Bolsos Nagore, (ocupados hoy respectivamente por  un Ogiberri y  la pizzería Pulcinella), Calzados Venecia (de la familia Erviti, hoy Floristería Biarritz) y Optica Javier Alforja, estos dos negocios en el nuevo edificio que sustituyó a la antigua Casa Navasal a finales de los años 60. Volviendo al segundo tramo, en su parte izquierda encontrábamos en la esquina de San Miguel y San Antón, como ya he dicho Calzados Albete donde hoy está El Mercadillo de las Pastas, Colchonería Purroy, fundado por Emilio Purroy en 1939, inicialmente fue una tienda de tejidos, ampliando el negocio a la colchonería en los años 50, actualmente comparten la gestión la 2ª y 3ª generación, Pastelería Taberna, La Casa del Maestro, (hoy la tienda de la “chica de las lanas”), una oficina de la antigua Caja Navarra, Joyería Lyon (hoy Mercería San Miguel) y en la esquina la boutique de Bakartxo Sarasa “Sagardia”.

Fotos de San Miguel (1968) y San Antón (1953) de J.J. Arazuri, “Pamplona, calles y Barrios”.