Derribos en la avenida Marcelo Celayeta en el año 1996

A partir de 1986, el barrio de la Rochapea empezó a cambiar. Junto al  viejo campo y el barracón de camineros de la Diputación situado a orillas del antiguo camino del Plazaola se empezaron a construir las primeras viviendas sociales. Posteriormente, en 1989,  se construiría junto al parque de la iglesia otro bloque de viviendas que acababa con las antiguas cochiqueras de la calle Provincias y unos cuantos edificios más,  la calleja de los Cutos, la llamábamos los del Ave-María a la calle Provincias, por haber en esta calle a lo largo del pasado siglo una cochiquera, negocio  que en los últimos tiempos creo recordar se encargaban  los Ceniceros. 
En 1992 se derribaba el antiguo Cine Amaya. En el año 1993 y 1994 se construirían los nuevos puentes de Vergel y Oblatas, dejando el viejo puente de San Pedro como peatonal, y en torno a 1996 y  siguientes años se derribaría buena parte del lado izquierdo de la Avenida Marcelo Celayeta, desde Cuatro Vientos hasta Capuchinos. Posteriormente le llegaría la hora al cruce de Cuatro Vientos, con más derribos y un nuevo diseño del cruce.  En esta primera entrega repasaremos los derribos de Marcelo Celayeta más cercanos  al cruce de Cuatro Vientos. 
En la foto superior, aun podemos ver las viejas construcciones que había en el lado izquierdo de Marcelo Celayeta desde el antiguo edificio-almacen de IFA (se ve parte de su tapia en el extremo derecho de la foto), el  edificio donde en su planta baja había una carnicería y la tienda de las Hermanas Amezqueta, antes del siguiente edificio de viviendas y aunque no se vea en la foto había una carbonería, luego otro edificio de viviendas con planta baja y tres alturas, la entrada a las antiguas cuadras de los Goñi (que tampoco se ve) y en el extremo izquierdo de la foto, uno de los primeros edificios de la entrada de la Travesía del Ave María, donde en tiempos hubo una tienda de alimentación, que conocíamos como la tienda de la Ester y una barbería.
En la foto de la izquierda, vemos parte de ese tramo de la avenida de Marcelo Celayeta, totalmente derruido,  (en la foto posterior contemporánea comprobamos que aun se mantiene en pie la tienda de las Amezqueta y que ha desaparecido buena parte del resto). Tan sólo quedan en pie algunos edificios, no todos,  del comienzo de la Travesía del Ave María y en la zona de la avenida, la casa de la señora Baldo, (en el barrio, llamabamos  a las casas por alguno de sus propietarios o inquilinos más preeminentes). 

En sus bajos había un taller y otra tienda de ultramarinos. En la fecha en que se había tomado la foto, ya se había derribado, como se puede comprobar, el edificio anexo a la casa de la señora Baldo donde estaba la Casa Parroquial de la Iglesia del Salvador, que se había trasladado ya al nuevo edificio construido junto al parque, al lado de la iglesia, y que he citado al comienzo de este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *