Imagenes del ayer: Avenida de Marcelo Celayeta e inmediaciones (1950-1968)

Próximo a ser derribado el antiguo edificio de la Clínica Padre Menni, -que nosotros llamábamos la clínica de las Hermanas Hospitalarias-, derribo que cambiará radicalmente la apariencia de esta parte del barrio y que formaba parte de la vieja imagen de la avenida de Marcelo Celayeta, -no en vano este edificio data del año 1950-, recopilo en esta entrada algunas fotos que he encontrado en la fototeca del Archivo Municipal y que nos muestran algunos aspectos o imagenes sorprendentes, no muy conocidas de esta parte del barrio. No hay demasiada documentación gráfica, al menos yo no he encontrado casi ninguna fotografía directa de la avenida de Marcelo Celayeta en la primera mitad del siglo XX. Si que hay alguna foto panorámica, de Altadill,  de 1895, tomada desde la Muralla donde se vislumbra desde lejos, el entonces camino a Villava, flanqueado por una larga hilera de arboles de igual forma que se observa el Camino de los Enamorados casi en paralelo. También hay otra foto tomada desde el monte San Cristobal perteneciente al fondo documental de Leoncio Urabayen de la UPNA, datada en 1925-30,  donde comienzan a verse algunas construcciones a lo largo de la avenida, especialmente cerca del núcleo de Cuatro Vientos. Para saber algo más de aquella primera época, con carácter general,  podéis consultar mi  entrada del blog: “Barrios de Pamplona: La Rochapea a lo largo del siglo XX: 1ª parte (1900-1950)”, donde podréis ver, además,  algunas ortofotos del barrio del año 1929. Ilustra esta entrada sobre  la avenida de Marcelo Celayeta una foto de 1963 donde se observa, a la derecha, la inconfundible fachada de uno de los primeros cines de barrio de Pamplona: nuestro querido cine Amaya.

Para comenzar este reportaje gráfico, volveré a reproducir dos fotos que ya he publicado  en el blog y que me parecen dignas de comentar. En primer lugar, una foto de José Roldan de 1888, donde se observa el viejo puente medieval de Santa Engracia,   trás del cual se puede observar que no hay ninguna construcción  ni en el camino a Villava ni en el cercano Camino de los Enamorados.  Y es que echamos en falta la esbelta silueta de la torre de la iglesia de El Salvador, testigo de tantos hechos y cambios en la ciudad a lo largo del siglo XX. Tan solo podemos contemplar a la izquierda el antiguo molino de Mazon reconvertido en Electra Municipal y a la derecha la Casa de Cuatro Vientos, donde hasta el siglo XVI estuvo el matadero  de carnes de Pamplona. Y por otra parte  reproduzco una de las primera fotos de la iglesia del Salvador, del año  1916. La iglesia, como se puede ver, estaba sobre una elevación del terreno que calculo tendría entre un metro y metro y medio de altura y de la que actualmente todavía hay rastro en lo que es el murete que hay detrás de la parada del bus que hay actualmente en el lugar. Ese murete de piedra seguiría el linde de lo que es la calle Provincias e invadía  buena parte de lo que es hoy la avenida de Marcelo Celayeta. La avenida seguramente en esa primera mitad del siglo sería poco más que un camino sin urbanizar. Yo recuerdo, de niño, alla por 1969 o 70,  ver como se ganaba espacio para la avenida a costa de excavar en dicha elevación de terreno, retranqueando ese murete varios metros.

Esta entrada tendrá, a partir de ahora, tanto de recordatorio gráfico como, en algunos casos,  de recuerdo personal, de interés sobre todo para los rochapeanos de toda la vida, aquellos que se siguen acordando de la pequeña historia de su  barrio en los años 50 y 60. Junto a este párrafo podemos disfrutar de dos fotos que yo no había visto hasta ahora en ningún sitio. En la foto de la izquierda,  de los años 50, tomada desde la Avenida de Guipúzcoa, muy cerca del cruce,  podemos ver, de izquierda a derecha,  una especie de barracón, en cuyo sotano había una cochiquera que mencioné en la entrada del blog sobre “La calleja de los cutos”, actual calle Provincias, además de un bloque de viviendas de la calle,  construido seguramente una década antes, en torno a 1940 y  una construcción de planta baja, de forma semicircular, que no acierto a saber de que se trata, (¿sería el local del Auxilio Social al que se refería Josune Diez Etxezarreta en su interesantísimo comentario a la citada entrada?), No lo sé. Detrás de esa construcción había un transformador y de ahí como se puede ver salía el murete que he mencionado anteriormente, la avenida era mucho más estrecha que  la que conocimos posteriormente, con sus cuatro carriles de circulación,  y al otro lado de la avenida estaba la farmacia de Azqueta, cuyo edificio se derribó  a finales del siglo. En la foto de la derecha,  del cruce de Cuatro Vientos, del año 1961,  aun no está construido el nuevo edificio donde en sus bajos tuvo sede, durante muchos años, una oficina del Banco Popular y que aparece junto al siguiente párrafo; en su lugar se encuentra una finca cerrada con una tapia dentro de la cual se encuentra el mencionado barracón y se adivina una entrada a la citada finca desde la avenida. Aparece en primer plano de la foto, la famosa casa de Cuatro Vientos a la que he aludido en diversas entradas del blog, donde había diversos comercios,  entre ellos una tienda de alimentación y el conocido  bar Cuatro Vientos.

En la siguiente foto, datada en 1963,  el citado barracón ya ha sido sustituido por un nuevo edificio con fachada de ladrillo caravista, en la que aparece el rótulo de “Banco Popular Español” y la construcción de planta baja sirve, en estos años, de sede a lo que parece ser por el rótulo una oficina de la Caja de Ahorros de Navarra. La foto de la derecha refleja el cruce de Cuatro Vientos en el año 1963, con los edificios de la Azucarera de Eugui y la casa de Domingo Chiqui, Don Domingo Eugui, padre del  industrial D. Carlos Eugui y Barriola, detrás. Se ofrece además una panorámica de la avenida de Guipúzcoa, con una construcción de planta baja en la confluencia de Carriquirri con la citada avenida. Creo recordar que la citada Azucarera llegó a tener también a este lado de la avenida alguna otra dependencia.

Las siguientes fotos se centran en el  tramo de la Avenida de Marcelo Celayeta más cercano al cruce de Cuatro Vientos. La primera foto, la de la izquierda,  data de los años 50 y muestra a unos sorprendidos vecinos del barrio viendo pasar   una nutrida manada de caballos. Si observamos con atención entre las construcciones de planta baja, se puede leer el rótulo de “Librería Pachi”, a la que he aludido en diferentes ocasiones a lo largo de las entradas de este blog pues forman parte de mis más antiguos recuerdos personales y este blog empezó siendo precisamente eso, un cuaderno de apuntes personal, un diario de recuerdos sobre la Pamplona del último medio siglo. Llamábamos “la Pachi” a una señora mayor, de gafas gruesas,  que regentaba la librería, donde comprábamos los  libros, tebeos, revistas y chucherías, cuando eramos niños.

En realidad la mujer se llamaba Saturnina y era su marido el que se llamaba Pachi. Tras el derribo de esta especie de barracones,  a finales de los 60, la librería tuvo y sigue teniendo su sede en el nuevo edificio, hoy en día regentada por Puy. Recuerdo también que  antes de la jubilación de “la Pachi” llegó a atender la librería una sobrina suya. En estos locales  de planta baja había,  según mi hermano,  también una tienda de alimentación y un estanco. Entre estas construcciones y la casa de la Farmacia Azqueta estaba la pescadería de Fabiana Galar, que desaparecería del lugar en el año 1973, para dar lugar a un nuevo edificio y muy cerca estaba también  la carpintería mecánica de Garaicoechea, sí, de la familia del ex-lehendakari del Gobierno Vasco. Junto a este párrafo podemos ver dichas construcciones desde atrás, desde el camino de los Enamorados, muy cerca de la calle Abaurrea Alta, cuando estaban a punto de ser derribadas por la excavadora. En esas fotos ya se ve que se han empezado a construir los primeros edificios de la mencionada calle de Abaurrea Alta.

En las siguientes fotos nos trasladamos unos 200 metros más  arriba, concretamente a la zona de las casas del Salvador, construidas pocos años antes. Son  claramente perceptibles algunos cambios  en la avenida y los podemos ver  a lo largo de las diferentes fotos.  En un análisis  detallado vemos como en las primeras  fotos, las de la izquierda, la avenida está sin urbanizar, quedan arboles en la calzada, son abundantes los charcos, y hasta vemos a un rebaño de ovejas circulando como si nada, a pesar de que la vía empezaba a soportar una creciente circulación; en la segunda de las fotos, la de la derecha, de ese mismo año, 1963,  vemos que se están introduciendo algunas canalizaciones  en la confluencia  de Marcelo Celayeta con el antiguo camino del Pazaola. Al otro lado comenzaba la calle Bernardino Tirapu, en aquel entonces y durante casi 30 años apenas un camino embarrado cuando hacía mal tiempo y que se extendía hasta el puente del Plazaola sobre el río Arga. Se pondría este  nombre del insigne médico a la calle, un año más tarde,  en noviembre de 1964.

En la tercera foto de este tramo, de 1968, vemos  la avenida un poco más arreglada, con una renovada iluminación pública (se pueden ver las tradicionales farolas de pie que conocimos durante varias décadas) y, eso sí,  una intensa actividad comercial:  a la izquierda y en la esquina la tienda de género de punto que conoceríamos como  mercería Angelines, luego  la peluquería de Ganuza, un Spar, el bar La Senda, el Feliciano y en el otro lado la farmacia Oficialdegui y la Ferretería La Oriental entre otros establecimientos reconocibles. Por la Avenida circula en dirección a Villava una de aquellos antiguos autobuses urbanos, de color verde oscuro. En la cuarta foto que aparece, a la de la derecha,  se divisa en la pequeña plaza del Salvador diferentes establecimientos:  el antiguo bar Rodriguez, muchos   bares, como éste  llevaban en su rótulo en banderola la publicidad de Oderiz, otros de Fanta, algunas cosas no cambian, sólo las marcas. Donde hasta hace unos años estuvo el supermercado Caprabo había un taller: Fomento Agrícola Cortés, donde luego se ubicaría Aceros Asan. A su derecha, donde hoy está la frutería Ignacio  años más tarde se ubicaría una oficina de la Caja de Ahorros de Navarra.

Las siguientes fotos no son ni de Cuatro Vientos ni de la Avenida de Marcelo Celayeta sino de lugares cercanos que me ha parecido conveniente recordar y comentar. En primer lugar, a la izquierda, una foto de las escuelas del Ave María de los años 50. Las viejas escuelas manjonianas conocerían varias ampliaciones desde su nacimiento en el año 1916.  En 1935 la escuelas contaban ya con 11 aulas, 5 de niños y 5 de niñas y una mixta, la del párvulos, al frente de las cuales había 11 maestros más el maestro de música y la de corte y confección. Las chicas estaban en un edificio aparte,  cerca de la actual calle Carriquiri. Las escuelas estaban dirigidas por un patronato del que formaba parte también el Ayuntamiento, junto a la administración educativa, el arzobispado y la parroquia. Aun habría una segunda ampliación que tendría lugar a lo largo de los años 50. En 1957 la escuela se transformó en dos escuelas graduadas, una de niños y otra de niñas, con cuatro grados, de 1º a 4º de primaria más párvulos con tres secciones. En 1966 se convirtieron las escuelas en un centro público al crear la Escuela Graduada del Ave María con dirección y 11 unidades, cuatro de chicos y cuatro de chicas. La foto que adjunto corresponde a esa segunda ampliación de los años 50, la primera como he dicho se había producido veinte años antes. En la otra foto del párrafo, la de la derecha,  vemos el ramal del Irati que venía desde la zona del Manicomio Provincial en el año 1954 y empalmaba con el Plazaola, siguiendo las actuales calles Ximenez Rodriguez de Rada y Hermanos Noain.

En tercer lugar podemos ver una bonita foto área de la fábrica Perfil en frio. La fábrica se instaló en terreno de Santa Engracia en 1953. Contaba, en su accionariado, con Félix Huarte. Inicialmente y de la mano de Javier Vidal y José María Goyena había comenzado su actividad dentro de Imenasa hasta que se trasladó con apenas medio centenar de trabajadores a la Rochapea. La fábrica que  contaba hasta con una vía de tren que acercaba y sacaba  las bobinas de acero laminado al/desde el interior de la factoria se derribó en el año  2003. En dicha foto de 1965 se puede ver como todavía no se ha construido la fábrica de piensos Caceco, se construiría en 1966. Su construcción es uno de los primeros recuerdos conscientes que tengo de mi vida, cuando tenía apenas dos años y medio. El pequeño campo que quedaría entre la nueva fabrica de piensos y el depósito de los camineros de Diputación los seguiriamos llamando Gure, en honor al enorme campo del Gure Txokoa cuya foto aparecía en otra entrada del blog y que vuelvo a reproducir en esta (a la izquierda), en ella aparece la fábrica,  al fondo del campo de fútbol. En la foto son perceptibles los regachos que separaban algunos campos y que a menudo estaban llenos de tritones o cabezones y de otras pequeñas criaturas acuáticas y campestres.

Por último señalo como está hoy y como quedará esa parte de la avenida Marcelo Celayeta con el derribo de los antiguos edificios (clínica y capilla) de la Clinica Padre Menni en el plazo de uno o dos años. En octubre de este año  se iniciaron los derribos en las instalaciones, empezando  por la parte posterior,  la que da al Camino de los Enamorados. Seguramente será el signo de los tiempos pero cuando estan a punto de desaparecer algunos de esos edificios que hemos visto durante tantos años (en este caso más de 70), que parecen inmutables, me ha surgido la necesidad de buscar y  recuperar estas fotos,  de una zona tan  cercana y familiar para mí.

Fotos: salvo la dos últimas fotos, la primera de ellas es mía y la segunda es una recreación infográfica de la propia Clínica Padre Menni, el resto pertenecen al Archivo Municipal de Pamplona y están convenientemente datadas y  filiadas en la misma fotografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *