Comercios centenarios: Lencería Medina

Undécima  entrega del serial de artículos sobre la historia de los comercios del Casco Antiguo  incluidos  dentro del ciclo “Comercios del Casco Antiguo, Comercios que dejan huella”. En esta ocasión hablaremos de  la larga historia de otro  negocio centenario familiar: la Lencería Medina, que el año pasado cumplió un siglo de vida. La lencería Medina es un comercio de trayectoria netamente familiar, al frente del cual han estado a lo largo de estos más de 100 años tres generaciones de la misma familia. Situada actualmente en el nº 5 de la calle Mayor, inicialmente en el nº 7,   fue fundada  el 20 de mayo de 1920 por Cristiano Medina  Ordorica. Cristiano era, además de comerciante,  músico, más concretamente violinista y fue uno de los impulsores, en los años 30, del relanzamiento de la Orquesta Santa Cecilia. Volviendo al negocio comercial, en las fichas catastrales municipales de junio de 1920  aparece  la sociedad  Medina y Compañía como titular de la actividad, e inicialmente como “comercio de camisería y ropa blanca” si bien enseguida introducirían otros productos como guantes, perfumes y medias, como señalaban  los anuncios de la época, así aparecía también en el membrete de sus cartas comerciales, donde se autotitulaban como “La Casa de las medias”.

El nombre de la sociedad, el “compañía” que acompañaba a su nombre,  tiene su explicación. Al parecer Cristiano había estado empleado, antes de abrir  la tienda, en otra mercería  de la calle Mayor, la Mercería  “El Carrete” abierta en 1882 en el nº 13 de la calle, pudiendo independizarse y montar su propia tienda gracias al apoyo económico  del dueño  de la citada tienda, D. Francisco Oyarzun. La inversión de terceras personas en negocios comerciales era una práctica bastante común y extendida en aquellos años del primer tercio del siglo XX. En 1932 Cristiano   compraba al doctor Serafín  Húder, médico y político republicano de la época,  el edificio donde se encontraba  la tienda.

Durante la época que regentó Cristiano la tienda era fundamentalmente una camisería y aparecía encuadrada  bajo el epígrafe de “venta de ropa hecha con géneros finos”,  aunque ofrecía también  paraguas, colonias y los típicos complementos de la camisería:  puños, cuellos, corbatas, cinturones, etc. En la época de la guerra civil  vendieron objetos como  gorras e insignias y guantes.  Además de Cristiano atendían la tienda dos hermanas y una sobrina, Dominica.  En 1957 se había incorporado  a la tienda Maribel Medina, hija de Cristiano que a finales de los 60 introduciría género de punto (lanas), jerseys, chaquetas, interiores de hombre, mujer y niño así como ropa de San Fermín de niño, sin olvidar otro tipo de complementos como boinas, paraguas, etc. Llegaron a contar con un buen número de mujeres que se encargaban de elaborar a mano o a máquina diferentes tipos de prendas: faldas, chaquetas etc  que se pedían por encargo. Pero la industrialización en el  proceso de confección de las prendas hizo que ese trabajo artesanal tuviese cada vez menos  futuro y con la siguiente generación se decidió terminar con esa línea de trabajo y producto.

En efecto,  en  1989 la tercera generación, personificada en Mirentxu García Medina, se incorporaba  a la tienda. Como nota destacable, cabe señalar que en  este negocio las incorporaciones de las nuevas  generaciones se han hecho en perfecta armonía y convivencia con la anterior. En esta nueva etapa Mirentxu  introdujo  la corsetería y la lencería así como la ropa de  baño e interiores de hombre y mujer. En el año 2002 ampliaron el espacio comercial con la bajera de al lado que hasta entonces ocupaba la tienda de alimentación y encurtidos “La Sevillana”, recuperando con la ampliación  la unidad estética del conjunto del edificio, con el típico escaparate tradicional en caja que integra el acceso al portal y que se ha mantenido casi igual a lo largo de estos cien años. Desde hace tres años se ha sumado al negocio su hermana Amaia.

Fotos, por orden de aparición: Nº 1: Foto de la Camisería Medina, Años 20-30, cedida por la familia García Medina para el ciclo de actividades: (exposición y artículos), “Comercios del Casco Antiguo, Comercios que dejan huella” , Nº 2: Carta comercial de Medina, la Casa de las medias, en los años 40 (la carta está datada en mayo de 1941), Nº 3: publicidad aparecida en las guías comerciales de la época (1921-1933), Nº 4: Fachada del edificio de calle Mayor 5-7. 1979. Foto Galle, Archivo Municipal de Pamplona, Nº 5:Fachada de Lencería Medina. 2014. Archivo Asociación Casco Antiguo de Pamplona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *