Publicidad en la prensa local en los años 60 y 70 (I)

Traigo de nuevo al blog, una nueva entrada sobre la publicidad, en esta ocasión la que aparecía en los periódicos locales que se editaban en Pamplona,  en los años 60 y primeros 70. Los originales fueron publicados en el diario “El pensamiento Navarro” editado en Pamplona entre el 17 de octubre de 1897 y el 13 de enero de 1981 y a cuya colección completa se puede acceder a través de la web del Archivo Municipal de Pamplona. Desde aqui mi más sincera felicitación por el ímprobo trabajo desarrollado  desde del Archivo (dirección y  trabajadores) para acercar a los pamploneses tanto el fondo fotográfico como el amplio fondo hemerográfico de nuestra ciudad.

En los primeros años 60 seguía habiendo en los anuncios publicitarios de prensa un claro dominio de la ilustración, del dibujo frente a la fotografía. Y es que la impresión de los periódicos tenía ciertas limitaciones por su propio desarrollo técnico. En los orígenes de la prensa escrita, cuando ni siquiera había maquinas de escribir en las redacciones, habia determinados operarios que se encargaban de colocar los tipos y de elaborar las planchas. Los periódicos se componían manualmente y  eran muy monótonos en su maquetación. Tan solo se podía jugar con la altura y anchura de las columnas y el tamaño de las fuentes además de la incorporación de  otros elementos tipográficos. Se medían las galeradas y se montaban las páginas en la platina  que era la bandeja donde se colocaba la página de plomo montada. En aquel entonces había en los talleres diferentes oficios: correctores, cajistas, grabadores e impresores, entre otros. Las redacciones andaban más bien escasos de medios tanto humanos como técnicos, los periodistas escribían las noticias con pluma, antes de que empezasen a utilizar las primeras máquinas de escribir.

En las primeras décadas del siglo XX comenzó   a crecer de forma paulatina la publicidad y la composición intentó hacerse un poco más amena y jerárquica en su distribución aunque como antes  se seguía jugando con el tamaño de los titulares, las tipografías de los textos, las orlas, filetes y corondeles. Las ilustraciones o grabados permitían descansar un poco la vista entre tanto texto. la composición manual sería sustituida por la composición mecánica. Las primeras linotipias llegaron a España en torno a 1915 lo que facilitó agilizar la composición del periódico. Quedaron en los talleres los cajistas que seguian componiendo los titulares y las planas y los linotipistas que manejaban las máquinas de impresión.  En 1978, como quien dice hace poco más de 40 años,  el Diario de Navarra pasó de la linotipia a la fotocomposición. A otros periódicos que pronto desaparecerían, como el Pensamiento Navarro (1981) no le dió tiempo a hacerlo. La composición tradicional daría lugar en la prensa  a la composición electrónica y  a la introducción  de los fotolitos. A partir de mediados de los 80, eran los periodistas desde sus terminales los que enviaban sus textos a fotocomponer.

Pero retrocedamos, nuevamente,  a principios del siglo XX. Todavía en los años 20 del pasado siglo, la fotografía era prácticamente inexistente en los periódicos. Hasta entonces  se insertaban ilustraciones o grabados como soporte de la publicidad. Poco a poco, y de vez en cuando, alguna fotografía se colaba en las portadas facilitadas generalmente por las agencias. Posteriormente los avances en la actividad fotográfica así como   su reproducción en los Talleres hará que su presencia sea  mayor dentro de los contenidos informativos y publicitarios, pero todavía con una presencia muy limitada.  Durante buena parte del siglo XIX los  textos e imagenes que se insertaban en los periódicos eran grabados en relieve. Primero sobre superficies planas y luego mediante un rodillo giratorio, precedente de las primeras rotativas que trabajaban con tipografía  a través de moldes fundidos (era lo que se llamaban “tejas”). Con la aparición del offset la impresión cambió sustancialmente, pues se utilizaba un rodillo de caucho.

La publicidad será en buena medida, y durante mucho tiempo, la que sustente los periódicos, además de ser un buen reflejo de la evolución de la sociedad y el desarrollo económico. Nos permitirá ver la evolución del consumo y nos dará una valiosa información de la sociedad y de la ciudad que dejamos atrás. La presente selección de anuncios no tiene carácter exhaustivo. Es tan solo  la primera entrega de una serie que tendrá hasta  cinco partes.

En esta primera entrega ofrezco ejemplos de anuncios de marcas y firmas locales como Unzu, Guibert, Zapatería Amorena, Numancia, Erro, Casa Inda, Ciga, Almacenes de Diego, Deportes Irabia, Restaurante Castillo de Javier, Optica Rouzaut, Arguileku, Oderiz, Electromésticos Ciaurriz, Roisa Electrodomésticos, Superser-Orbaiceta, Electrodomésticos Lorente, Confecciones Gallego, Aguas de Belascoain, Karry, Anis las Cadenas, champan Ezkaba, Gómez, Cine Olite, Tejidos Martín, Vinícola Navarra, Club Natación, Julián Echeverría, Muebles Rubio, Comercial Cuadrado, la caja de Ahorros de Navarra, la Caja Municipal de Pamplona, etc.

Como se puede comprobar,  y ya lo he dicho anteriormente, los anuncios que se publicaban estaban mayoritariamente llenos de ilustraciones, donde se destacaba algún elemento en su oferta: Almaciones Inda sus abrigos y en otro anuncio que también publico sus trincheras; Guibert felicitaba las Pascuas, recordando sus diferentes tiendas; Confecciones Gallego destacaba sus camisas Bastión; Erro presentaba su colección de hombre mujer de los años 63-64.  Había también marcas nacionales que tenían en Pamplona distribuidores o delegaciones:  así Alfa presentaba su enorme catalogo de máquinas y  Zapatería Amorena sus frigorificos Kelvinator.  También se anunciaban promociones de pisos y en aquellos años nos sonará a más de uno algunos nombres como los de Gurbindo, Ibañez, Eguaras, asi que no  sorprende demasiado ver  el anuncio de la última promoción de pisos de Nicolás Gurbindo. La publicidad de aquel tiempo era sobre todo una publicidad con un alto contenido informativo aunque a veces no faltaba la frase afortunada, el eslogan o lema publicitario que resumía las excelencias del producto, como “si no tiene una estufa superser está usted fresco” de Super Ser.

En las páginas de los periódicos también se anunciaban marcas o productos no necesariamente locales, sino  de consumo general como el Tulicrem  que podemos ver junto al párrafo anterior, que para muchos de nosotros  fue el antecedente de nuestro Pralin y Nocilla, los productos de Gallina Blanca, electrodomésticos como Lavis o consejos generales como el consumo de naranjas para mejorar nuestra salud. A medida que avanzaba la década de los 60 y especialmente en la primera mitad de los años 70 comenzaron a proliferar en las páginas de los periódicos los anuncios de las Cajas locales, la Caja de Ahorros de Navarra y la Caja Municipal de Pamplona, especialmente de la primera. La Caja de Ahorros de Navarra sorteaba pisos, discos musicales, radio casettes, tocadiscos, coches,  premios en metálico, incluso ofrecía la posibilidad a los más pequeños de ir al cine gratis. Se puede comprobar en los anuncios de abajo como a medida que van pasando  los años se va introduciendo, cada vez con más frecuencia,  la fotografía en los originales publicitarios.

A continuación ofrezco otra tanda de anuncios de marcas locales, con fotografías e ilustraciones,  algunas de esas marcas ya las he citado anteriormente, y son las siguientes: Anis las Cadenas, Agua de Belascoain, Champán Ezkaba… Como he señalado anteriormente cada vez con más frecuencia se sugiere más que se informa y comienzan a aparecer  incipientes lemas o esloganes  como  el “Lleva algo realmente bueno” de Anis Las Cadenas o el  “Autentico bienestar en su mesa” del Agua de Belascoain o  “Al gusto frances”, de Campán Ezcaba.

Con el desarrollo económico del país y de nuestra comunidad  iniciado con fuerza al comienzo  de los años 60, se incrementa el  consumo,  creciendo exponencialmente la venta de electrodomésticos: estufas, frigoríficos, televisores, etc. Incluso vemos con el paso del tiempo las mejoras tecnológicas siquiera estéticas de  algunos de estos aparatos: Agni, Superser, Westinghouse, Inter, Werner, Grundig, etc. Los hogares pudieron hacerse más fácilmente con aquellos artículos de consumo con el gran invento de aquellos años, la venta a plazos  tal y como vemos en el anuncio de Electrodométicos Lorente, ubicado en el 2º Ensanche de Pamplona.

 

La publicidad vendía todo tipo de productos, desde las gafas multifocales y de otro tipo de Optica Rouzaut, pasando por los libros de Editorial Goméz, las máquinas de escribir y calculadoras electrónicas de Julián Echeverría, los muebles de Rubio, los textiles de Tejidos Martín o la venta aniversario de Comercial Cuadrado. Aparte de,  lógicamente por su contenido, por la estética del anuncio y  la redacción de los textos, perfectamente podríamos datar,  con un mínimo margen de error,  la fecha de publicación de cada uno de esos anuncios pero los dejamos sin datar a propósito para que ustedes mismo lo puedan adivinar en un improvisado juego. En los siguientes anuncios también podemos recordar aquellos tiempos en los que muchos pamploneses acudían a bailar al Club Natación o descubrir cual fue la película con que se inauguraron los cines Olite, esta vez se lo decimos,  fue en el año 1962 con  “Viaje al fondo del Mar” del director  Irwin Allen, de la que poco después recuerdo que se haría una serie para la televisión.

Finalizo esta primera entrega de anuncios aparecidos en la prensa local con cuatro anuncios: dos de coches: de Seat y de Renault y dos de aquellos primeras cadenas y pequeños supermercados: Spar y Végé, ¿Se acuerdan? Spar, que era originaria de Holanda (Paises Bajos) abrió su primera tienda en España en el año 1959. Recuerdo que en mi barrio, cuando era muy pequeño,  había un Spar en la avenida Marcelo Celayeta. De Végé que era de origen italiano no me acuerdo tanto, por el hecho de haber tenido una tienda cerca de casa, que no me acuerdo que la hubiese, sino por su publicidad y sus campañas promocionales. Végé se integró luego en la centra de compras IFA, de la que si recuerdo había un almacen en mi barrio muy cerca de la antigua tienda de las Amezqueta. De estas primeras cadenas de distribución y de las tiendas de alimentación de antaño me ocuparé de forma monográfica en otra ocasión.

Nota: Anuncios aparecidos en El Pensamiento Navarro  entre los años 1960 y 1979. Hemeroteca Municipal. Ayuntamiento de Pamplona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *