Comercios del Viejo Pamplona: Joyería Xuan (1944-2021)

Hace unos meses, concretamente en febrero de este año cerraba otro establecimiento tradicional, clásico, de los de siempre del Casco Viejo, un establecimiento que llevaba camino de cumplir pronto los 80 años en su actual ubicación, regentada por su cuarta generación. Me refiero a la Joyería Xuan, situado en el nº 4 de la calle Comedias. El origen del negocio familiar se remonta a principios del siglo XX, cuando el bisabuelo, Simón Zaragüeta abría un negocio de relojería en el nº 1 de la calle San Saturnino, donde hoy se encuentra la Administración de Lotería y venta de regalos y souvenirs “El gallico”. Así  lo atestigua el anuario comercial Riera de 1901. Al bisabuelo Simón, le seguiría en el negocio su hijo, Juan Zaragüeta Rubio, que abrió otra relojería en el nº 1 de la calle García Castañón que estuvo abierta, al menos durante los  años 40 y 50, mientras Simón seguía con la tienda de San Saturnino. Inicialmente en esta saga familiar fueron  sobre todo relojeros, es así como aparecen en las diferentes guías comerciales publicadas a lo largo del pasado siglo, luego la joyería fue ganando terreno en la tienda de Comedias mientras  la de San Saturnino, hasta su cierre a principios de este siglo, siguió fundamentalmente como relojería.

En torno a 1944, Juan Zaragüeta Rubio abrió la tienda de Comedias, la relojería Xuan, de lo que da fé la foto de José Galle de esa misma época, si bien fuentes familiares retrasan la apertura de esta tienda algunos años, concretamente al año 1951. El nombre de Xuan se derivaba de su propio nombre, Xuan=Juan. En Xuan de Comedias, comenzaron como relojeros y vendedores de oro bajo. Posteriormente, la tienda  de la calle Comedias sería regentada por su hijo Juan Zaragüeta Sánchez, conocido de forma familiar como el “tato” Zaragueta,  y la de San Saturnino por el primo de este, Migueltxo.  Juan Zaragüeta Sánchez introdujo la joyería de más alta gama, perlas y piedras preciosas. Al comenzar la década de los 80, se realizó una importante reforma en la tienda. A comienzos de este siglo se introdujo progresivamente en el negocio su hijo Kakán que es quien lo ha conducido en solitario durante los últimos años hasta su cierre en el mes de febrero. Hoy en día la tienda se había especializado sobre todo más  que en la joyería tradicional en el diseño y en contar con piezas especiales, únicas. Al margen de la crisis estructural que arrastra el pequeño comercio local, desde hace ya demasiados años, y el impacto de la pandemia del COVID,  la razón última que ha provocado su cierre ha sido  el desorbitado alquiler que la propiedad quería aplicarle, cinco veces mayor que lo que estaba pagando hasta ahora por un local de apenas veintipico metros cuadrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *