Comercios centenarios: La Zapatillera

Hablar de La Zapatillera es mencionar uno de esos nombres que han formado y siguen formando parte de  la historia comercial del viejo Pamplona, afortunadamente todavía historia viva de nuestra ciudad. Las primeras referencias que encontramos sobre este comercio se remontan a comienzos del siglo XX, concretamente a 1901 pues es, en este año, cuando comienza a aparecer en las guías comerciales y   en las hojas catastrales del Ayuntamiento bajo el epígrafe de “comercio de compra y venta de calzado de 1ª categoría”,  a nombre de Manuel García Catalán en el nº 7 de la calle Mayor. Posteriormente la tienda se trasladaría al nº 17. Hay en aquellos años una carta de Manuel  García Catalán que pedía  a la Junta Catastral se le considerase “comerciante de calzado” y no “constructor del mismo” ya que, al parecer, el gremio de zapateros le había incluido como constructor o fabricante de calzado de 3ª, pero tal requerimiento fue desestimado, teniendo que pagar la correspondiente contribución por dicho  concepto hasta finales de 1908.

Tras Manuel García Catalán se encargaron,  en los siguientes años, de la tienda sus hijos José y Manuel García Catalán, conocido popularmente como “media oreja”. Manuel García Catalán y sus hijos aparecen regentando este centenario negocio  durante la mayor parte de la primera mitad del siglo XX. Entre principios de los años 60 (1963) y 1973  la Zapatillera pasó a ser gestionada por  Ricardo Manero, la tienda ya estaba ubicada para aquel entonces y aun antes, desde los años 50,   en el nº 17 de la calle Mayor;  Manero  mantendría abierta durante años, una tienda de  calzado en el nº 22 de  la calle San Saturnino, con el mismo nombre “La zapatillera”, que podemos ver en la foto sanferminera adjunta  y posteriormente otra en  el nº 12 de la calle Pozoblanco, esta última bajo el nombre de Calzados Mónaco y que desde finales del siglo regentarían sus hijos Javier y Marivi Manero hasta su cierre en el año 2016.

Tras Manero en 1973 se haría cargo del negocio Bonifacio Segura que había trabajado en la tienda con Ricardo. El negocio pasaría, posteriormente, a sus hijos Angel Mari y Marisol Segura, aunque será Marisol junto a su marido Carlos quien gestionaría la tienda centenaria hasta el año 2013, ya que su hermano Angel Mari  abriría otra tienda de calzado, casi enfrente de la de su hermana,  bajo el nombre de Calzados Yorkal. Actualmente, y desde el año 2013, regenta la tienda una persona que fue empleada del comercio durante más de una docena de años,  Carolina Aragón Razquin, “Carol”, tras la jubilación de sus anteriores dueños. Como en Ortega, Droguería López y tantos y tantos otros comercios centenarios del Casco Viejo, en La Zapatillera confluyen clientes de varias generaciones: abuelas, madres y nietos que valoran el buen producto, el producto artesanal, (son famosas en este ámbito sus abarcas y alpargatas cosidas una a una, a mano) y la atención cercana, personalizada, esa atención que no te ofrecen en otros espacios comerciales de la ciudad.

Fotos: Nº 1, 3 y 4: Archivo Municipal de Pamplona, convenientemente datadas y filiadas en la misma foto y Nº 2, 5 y 6: Asociación Casco Antiguo de Pamplona (2004 y 2014). Llamo la atención sobre el detalle del portal que vemos en la última foto. Durante bastantes años, muchos portales estaban integrados dentro del espacio del comercio y había que acceder a ellos entre escaparates como en este caso (ver foto nº 2). A lo largo de las últimas décadas los comercios perdieron espacio en beneficio de la creación de portales con entrada separada o segregada del ámbito comercial.

Una respuesta a “Comercios centenarios: La Zapatillera”

  1. Muy buenas Megusta Mucho la Tienda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *