Canciones infantiles de antaño (1893-1973)

ACTUALIZADA. Imagino que todos los niños, también los de ahora, tendrán sus canciones, muchas de ellas oídas o transmitidas por  la tele o en las series infantiles etc,  pero en esta entrada del blog voy a intentar recordar algunas de aquellas canciones infantiles de antaño, algunas las cantaban las chicas en sus juegos, otras están incrustados en mi memoria más lejana sin tener vinculado un recuerdo en concreto, algunas proceden de la tradición oral familiar, aunque por lo que he podido ver compartida con mucha gente, hay algunas que incluso se las oí a mis padres que las escucharon o cantaron, a su vez, de niños. En esta actualización he ido más lejos que en el artículo original, pues he revisado  las canciones infantiles de finales del siglo XIX y principios del XX, y me he dado cuenta de que al menos mis padres y mis abuelos compartieron las mismas canciones y que algunas de ellas llegaron incluso hasta los años de mi infancia (años 60 y primeros 70), no sabría decir hasta que época concretamente se cantaron pero imagino que no muchos más años; en el post señalo algunas de las que pudieron cantarse con la entrada de la televisión en nuestras casas.
Vinculado, no sé por qué,  a la escuela, seguramente esperando algún gran chaparrón, cantábamos aquello de “Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva, los pajaritos cantan, las nubes se levantan, que sí, que no, que caigan un chaparrón, con azucar y turrón, (a partir de esta estrofa la canción aceptaba diferentes variantes)”. Recuerdo  a las chicas cantar “El patio de mi casa es particular, cuando llueve se moja como los demás, agachate y vuélvete a agachar que las agachaditas no  saben bailar, h, i, j, k, l, m, n, a”, y la estrofa seguía con lo de “que si tu (vd) no me quieres (quiere) otro amante me querrá”. Esta era una canción de corro en la que las chicas giraban agarradas de la mano y se agachaban cuando la canción lo decía. También de corro era “El corroncho de la patata”, que terminaba con las niñas sentadas en el suelo. “El cocherito leré” era una canción que yo escuchaba  a las chicas de mi barrio cuando saltaban a la comba: “el cocherito leré, me dijo anoche leré que si quería leré montar en coche leré y yo le dije con gran salero leré, no quiero coche leré que me mareo leré”. Otra era  la del burro enfermo “A mi burro,  a mi burro le duele la cabeza, el médico le ha puesto una corbata negra”.
Una canción que acompañaba  a los juegos infantiles de antaño, a los que me refiero en otra entrada del blog,  era en “el burro” el de “A la una saltaba la mula, a las dos tiró la coz”. El “churro, media manga, manga entera” tuvo muchas variantes y/o precedentes como “Cazuelica, cazuelón” donde el juego básicamente  era el mismo. Había canciones que se cantaban en las excursiones, como “Un elefante se balanceaba en la tela de una araña”  o “Ahora que vamos despacio, vamos a contar mentiras, tralará, vamos a contar mentiras, por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas…”; otras que popularizaron los payasos de la tele, en el comienzo de los 70 eran “Hola Don Pepito, hola Don José, pasó usted por mi casa, por su casa yo pasé…”  el barquito chiquitito: “Había una vez un barquito chiquitito, que no sabía, que no podía navegar”, “En el auto de papa” o la del señor Don Gato “Estaba el señor Don Gato sentadito en su tejado marramiau, miau, miau, sentadito en su tejado”, aunque ésta era antigua. Las niñas cantaban, (era una canción de corro), también aquello de “Tengo una muñeca vestida de azul”,  que al igual que “el patio de mi casa” ya se cantaba a finales del XIX, aunque con variaciones en las letras (“tengo una muñeca vestida de azul, con zapato blanco forrado de tul”).  Por cierto alguna de estas canciones infantiles como la de “la muñeca vestida de azul” y la de “la vaca lechera” iban cambiando su letra o mejor dicho, íbamos cambiándole la letra,  a medida que nos hacíamos mayores y entrabamos en la adolescencia, con letras mucho más procaces. ¡Cosas de la edad!.
Bastante más antiguas, pues creo que se las oí recitar a mi madre era la de “Al pasar la barca” (canción para saltar a la comba) y que seguía “me dijo el barquero, las niñas bonitas no pagan dinero” y otra con resonancias de romance como la de la viudita del conde Laurel, también de corro, “Yo soy la viudita del conde Laurel que quiero casarme y no sé con quien..” o “Me casó mi madre chiquita y bonita…” canciones infantiles que hoy, como se puede ver, no saldrían muy bien paradas por el rol que se reservaba en aquel entonces a la mujer y que contraviene todos los principios actuales en pro de la igualdad de género. Por cierto me contaba mi madre que, en su infancia, en el pueblo, jugando a la comba cantaban una cancioncilla que comenzaba así “Puente de la Taconera, arboles junto al Castillo…”, Quien la diría que pasaría más de 50 años, hasta su fallecimiento, hace más de siete años, en esa ciudad de sus juegos infantiles. También y con mucha frecuencia cantaba aquella canción de “Quisiera ser tal alta como la luna, ay, ay, como la luna…y seguía “para ver los soldados de Cataluña” y me cantaba de pequeño sobre todo aquello de “Tengo, tengo, tengo tu no tienes nada, tengo tres ovejas en una cabaña…”  así como aquello de “Donde estás, en tabletas, que has comido, castañetas, que has bebido, agua de mayo, tente tu que yo me caigo”. También recuerdo una estrofa de una canción que me llamaba mucho la atención pues nos decía con sorna o ironía,  si nos mostrábamos renuentes al baño, de niños,  tu tienes que cantar aquello de “ni me lavo, ni me peino, ni me pongo la mantilla hasta que venga mi novio de la guerra de Melilla”. Algún lector del blog me recuerda en los comentarios la cancioncilla de “cantinerita”.
También creo recordar aquella cancioncilla que decía “Estaba una pastora, laran, laran, larito, estaba una pastora cuidando el rebañito….”. Aun más antigua era la  canción de “Mambrú se fue a la guerra” que se deriva de una canción burlesca francesa del siglo XVIII dedicada a John Churchill (1650-1722), duque de Marlborough (nombre que acabó degenerando,  transformándose en Mambrú). Esta canción ya aparece en el librito de 1893 de Robustiano Montalban donde recoge 60 canciones populares infantiles para piano. En este librito también aparecían “Al pasar la barca”, “Quisiera ser tan alta”, “Me caso mi madre”, “Cu, cu cantaba la rana”, “Estaba una pastora”. Había una canción que se cantaba para jugar a las prendas que se llamaba “Antón Pirulero” y decía así: “Antón, Antón pirulero, cada cual que atienda su juego y el que no lo atienda pagará una prenda, Antón…”, estaba también la de la gallinita ciega. Y como olvidarse de “donde están las llaves, matarile, rile, rile”.
Cuentos, dichos, rimas y retahílas como “Pinto, pinto gorgorito”, “Caracol, col, col”, “Cinco lobitos tiene la loba”, “Cu cu cantaba la rana”, “Este puso un huevo, en referencia a los dedos de la mano”, “El que se fue a Sevilla, perdió su silla”, “La flauta de Bartolo”,  o una muy larga que comenzaba diciendo “En la ciudad de Pamplona hay una plaza, en la plaza hay una esquina, en la esquina una casa….”. No son todas las canciones que había en aquel entonces, ni muchísimo menos, pero son algunas de las que recuerdo de aquella lejana época.

13 opiniones en “Canciones infantiles de antaño (1893-1973)”

  1. estarían bien letras completas, estoy haciendo una recopilación de 1920-1930 , con ayuda de los mayores del barrio

  2. Algún día, cuando tenga más tiempo libre…Gracias por la atención

  3. Excelente! Sinceramente no me acordaba de estas canciones, gracias por traerlas a mi mente otra vez.Excelente trabajo. No te miento si te digo que se me escapó un lagrimón. Muuuchas gracias.

  4. Había una canción que decía: mañana un domingo es, al monte iremos a jugar………..
    .Allá por los años sesenta la oí una vez y se me quedó esa frase.
    sería posible conseguir la canción entera ???
    gracias.

  5. Había una canción que decía orejas de elefante, narices de Pinocho… alguien se sabe el resto de la letra por favor…

  6. Qué recuerdos más entrañables, jugando en el paseo de Valencia o en los porches de san Nicolás cuando llovía….
    Te añado uno, el de “la Cantinerita”, que cantábamos las niñas en dos hileras, paseándose en medio una con las manos en jarras, hasta que terminaba la canción y cogía del brazo a otra para hacer el paseíllo…
    “Yo soy la Cantinerita, niña bonita del regimiento, que a todos mis soldados tengo contentos, del batallón…un día mis soldados, cuando me ven pasar, se cuadran, me saludan y empiezan a cantar: Cantinerita, niña bonita, si yo pudiera lograr tu amor, una semana, de buena gana, sin comer rancho estaría yo… mi padre es capitán, me enseña la instrucción y me da para comer lo que sobra del cuartel”…

  7. Yo tengo cuarenta años y también jugué y bailé con muchas de esas canciones. Me he dado cuenta de que algunas estaban un poco cambiadas. Por ejemplo, nosotros no decíamos “CANTINERITA, NIÑA BONITA”, Decíamos “MARINERITA, NIÑA BONITA”, aunque no tenía mucho sentido que la niña fuera marinera, claro. Yo aporto dos, que quizá También estén deterioradas. Una decía:

    1. “Aaaa la hoja hoja verde, a la hoja de laurel ¡DE LAUREL! Que me ha dicho mi señora, cuántas hijas tiene usted ¡TIENE USTED! A esta no la quiero, por fea y llorona, a esta me la llevo, por guapa y hermosa, parece una rosa, parece un clavel, parece la hija de doña Isabel. (En esta se hacía un paseillo y se pasaba por en medio, escogiendo a la hija de doña Isabel, que era la siguiente que debería hacer el paseíllo)

    2. “En la ca lle lle, veinticua tro tro, ha sucedi do do, un asesina to to: una vie ja ja, ha matado a un ga to to, con la pun ta ta, del zapa to to. Pobre vie ja ja, pobre ga to to, pobre pun ta ta, del zapa to to. (Y esta se jugaba chocando las palmas de las manos y cuando se repet´çian las silabas había que agacharse dos veces. Cad vez se hacía más rápido y quien fallaba perdía).

    Un saludo y gracias! Cris BCN

    • la de la hoja de laurel… la estaba encontrando super cambiada. Menos mal que hay alguien mas que se la sabe exactamente igual que yo. 🙂

  8. ¡Qué bueno! yo quiero hacer también mi aportación: El hombre de Cromañón, que comenzaba “El hombre de Cro, el hombre de ma, el hombre de ñón, el hombre de Cromañón, el hombre de Cromañón no está hecho de cartón, no está hecho de latón…” Y también recuerdo cantar: “Baixant de la font del gat una noia, una noia, baixant de la font del gat una noia i un soldat…” en auténtico catalán aunque solo un par de estrofas. También “Eram sam sam, eram sam sam…” que se hacía a voces y quedaba muy chula; o “Ratón que te pilla el gato…”

    Gracias por traernos buenos recuerdos. :))

  9. Voy a poner una, peor que políticamente incorrecta, pero que se cantaba de forma inocente , chocando las palmas unos con otro/as:
    Antón carabina na, mató a su mujer jer jer , la metió en un saco co, la llevó a moler ler ler
    El molinero dijo jo , esto no es harina na , esto es la mujer jer jer de Antón Carabina na

    Hoy día si nos oyeran cantar eso….

  10. A mí me dormían con una canción que nunca pude encontrar. (En medio de los escombros se han encontrado una niña, la vistieron de española y de nombre le pusieron María de la paloma) .no sé si alguien la conoce.

  11. Había una canción en donde se cantaba: “…el abuelo contrabajo…” y otros instrumentos más. Si alguien la conoce, que me diga cómo se titula y quién la cantaba. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *