El Rincón del Caballo Blanco y la calle del Redín (1961-2001)

El Rincón del Caballo Blanco es uno de esos lugares encantadores y entrañables que me retrotraen a mi más tierna infancia. Era y sigue siendo uno de mis rincones preferidos. Me imagino que no seré el único al que le suceda esto. De aquel Rincón me queda el recuerdo de una especie de palacete medieval que era como veía entonces al Mesón, la existencia en aquellos años sesenta de unos curiosos catalejos en la zona del Baluarte del Redín  que funcionaban solo si les echabas algunas monedas  y que nos permitían disfrutar de una   inmejorable panorámica  y donde atisbábamos ya no los ataques de las huestes enemigas pugnando por escalar las murallas sino la creciente evolución de unos barrios, allende las orillas del río,  todavía con grandes espacios verdes, como el viejo barrio de la Rochapea, el meandro de Aranzadi o el barrio de la Magdalena con  el monte San Cristobal, de fondo. ¡Lo que ha cambiado el panorama que se puede observar desde este mirador desde aquellos años!. Poco tiene que ver la última foto de la entrada, que data  del año   1999 o 2000, con la que se podría haber tomado desde este lugar 30 o 40  años antes. En los años 70 recuerdo también la existencia de un minizoo en los fosos de este Baluarte que tuvo una corta existencia.
El Mesón del Caballo Blanco, en la  foto superior, se construyó en el año 1961, en el lugar que antes ocupase un humilde cuerpo de guardia (que podemos ver en la foto adjunta,  que data del año 1954), y se construyó precisamente con los restos del palacio medieval de Aguerre (también llamado popularmente, en el siglo XX, como Casa del Orfeón) que había sido derruido unos años antes entre las calles Nueva y Ansoleaga  para erigir en su lugar el Hotel Maisonnave. Junto al Mesón del Caballo Blanco se encontraba y se encuentra parte de la Cruz del Mentidero situada originalmente en la calle Mercaderes. El Mesón, local de propiedad municipal, es por su privilegiada ubicación un establecimiento hostelero de gran éxito en los meses de verano, habiendo conocido a lo largo de su historia muy diversos inquilinos o concesionarios entre los que cabe destacar, por su naturaleza a los comerciantes del Casco Antiguo, a primeros de los 80 (Asociación Burgo de la Navarrería),  y a la Universidad de Zaragoza, de la que dependían las escuelas universitarias de  Pamplona hasta 1987, un poco después. De aquellos primeros años 60 data también la colocación de tres cañones, en el tramo entre el baluarte y el portal de Francia, como vestigio de una época pasada de batallas y defensas que ya no volvería. Los cañones sufrieron un gran abandono a lo largo de las siguientes décadas, hasta que finalmente dos de ellos se trasladarían al interior de la Ciudadela, cerca de su puerta de entrada.

Bajo el baluarte del Redin se pueden observar diferentes estructuras defensivas, el baluarte bajo de Guadalupe,  el revellín de los Reyes, y a la izquierda el Portal de Francia, el baluarte del Abrevador y el baluarte bajo el Pilar. Después de la Ciudadela en esta zona se encuentra  la estructura defensiva más completa de la ciudad histórica. Además del Mesón del Caballo Blanco y el Mirador  llama la atención en el lugar, dándole el oportuno tono pintoresquista, el pasadizo elevado sobre la calleja del Redín que se observa desde la explanada cercana  al Mesón en las dos primeras fotos. El pasadizo elevado permitía conectar el convento de las Siervas de María con las casas del otro lado de la calle sin tener que romper el voto de clausura. En la explanada cercana al Mesón durante décadas trabajaron  los cordeleros de la ciudad, el último de los cuales, Juan Angel Elizari  se jubiló en octubre de 1968, tras 40 años de dedicación al oficio. En la  foto adjunta, que data de 1965, vemos a los cordeleros en plena faena, con la fabrica de chocolates de Pedro Mayo, de la que hablaremos a continuación, situada en la calle del Redin, al fondo, a la izquierda.
.

En dirección al Portal de Francia por la calle del Redín podíamos ver a nuestra izquierda, los altos muros del  citado Convento de las Siervas de María, así como otros muros y edificaciones, tras los cuales estaban el antiguo Laboratorio Provincial, las traseras del convento de las Carmelitas Descalzas o  la antigua fabrica de chocolates Pedro Mayo. Nos detendremos un poco en esta histórica firma pamplonesa. En 1860 el joven de Ochagavía, Pedro Mayo Etulain comenzó a elaborar ceras y chocolates en el nº 10 de la calle Zapatería, siendo el verdadero impulsor y “alma mater” de la centenaria firma pamplonesa hasta su fallecimiento en el año 1913 y constituyendo uno de los principales industriales de la ciudad. Sus herederos tomaron el relevo y mantuvieron el prestigio de la marca trasladándose a finales de los años 20  a la calle Nueva y tras la guerra civil  a la calle del Redín, ampliando su producción a las pastas variadas y  turrones. Será en 1974, cuando se trasladan a Artica, cuando se centren exclusivamente en la fabricación de chocolate. La empresa comienza a atravesar graves dificultades y los Sucesores de Pedro Mayo se fusionan con la sociedad propietaria de Chocolates Orbea acuerdo que se mantuvo hasta 1990 año en que Orbea fue adquirida por Chocolates Asturianos y desmantelada poco después. En 1994, antiguos trabajadores impulsaron el proyecto Chocolates de Navarra que agrupa las marcas Pedro Mayo, Orbea y Leyre, en su sede de Aizoain. Al final de la calle del Redín se construyeron en los años 70 unas nuevas edificaciones que, la verdad sea dicha, desentonan bastante con el entorno monumental. En los bajos de este nuevo edificio hubo, en los años 70, una pequeña discoteca, el Xuberoa que quedó calcinada por un pavoroso incendio  allá por  el año 1980.Fotos Redin (1954) y cordeleros trabajando (1965) : J.J Arazuri, “Pamplona, calles y barrios” 

Una respuesta a “El Rincón del Caballo Blanco y la calle del Redín (1961-2001)”

  1. Apreciado Charlie, mi nombre es Santos Bregaña, biznieto del jardinero de pamplona, Sebastián Bregaña. Junto a Tomasa Elizalde vivían en una casa llamada "Canfranc en la Magdalena. Aparece en el palno de Cia de 1886. Me pregunto si por una casualidad no tendrás alguna fotografía de esta casa. Estaba exactamente donde están ahora las piscinas de Aranzadi que se construyeron en 1977. Un codial saludo y enhorabuena por tu blog. Santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *