La música que oíamos en nuestra juventud. 1ª parte. (1976-1983)

Había muerto Franco. Estábamos a punto de entrar en la adolescencia. La televisión, el cine y la música se contagiaban de estos nuevos aires de libertad. Con esta música, con estas canciones crecimos, bailamos suelto o agarrado en las discotecas, salas de fiesta y verbenas de las fiestas patronales de los pueblos y de los barrios. Con algunas de estas melodías nos enamoramos por primera vez. En fin esta sigue siendo la BSO original de nuestras vidas, al menos para los que nacimos en los primeros años de la década de los 60. Divido, por su extensión y número de canciones, esta segunda entrega de la “música de nuestra juventud” en dos partes. En esta primera parte repaso aquellas canciones que oímos y disfrutamos entre 1976 y 1983. En el año 1976, el italiano Sandro Giacobbe llegaba al nº 1 con aquella canción tan sugerente que empezaba diciendo “comí del fruto prohibido…”. Su nombre, “El jardín prohibido”. Pablo Abraira cantaba, por su parte, “O tu o nada”, Albert Hammond decía aquello de “Echame a mi la culpa” y Cecilia lograba el 2º puesto en el Festival de la OTI con  “Amor de medianoche”. Aunque del año 1974, la pelicula “Furtivos” popularizaría este año aquella melancólica canción  de Jeanette, “Por que te vas”. Miguel Gallardo cantaba “Hoy tengo ganas de ti”, Lorenzo Santamaría, “Para que no me olvides”, Marisol “Hablame del mar, marinero”, Camilo Sexto, “Jamás” y  Lolita “Amor, amor”. Con los aires de libertad que supuso el fin del franquismo a los ya conocidos Serrat, Aute, Victor Manuel, Raimon, se sumarían   grupos y cantautores como Rosa Leon con su “Al Alba” (que alude  a los últimos fusilamientos de 1975), Jarcha  y su “Libertad sin Ira” (casi un himno en la España de aquellos años iniciales de la transición y que se popularizó con las primeras elecciones democráticas del año 1977), Lluis Llach y su “L´Estac” (otro himno reivindicativo de aquellos años) y en nuestra tierra las canciones de Urko (“Maite”, “Guk euskaraz”), Fermin Valencia (lo escuché por primera vez en las fiestas de mi barrio), Oskorri, Mikel Laboa y tantos otros.



Fuera de nuestras fronteras Elton John y Kiki Dee cantaban “Don´t go breaking my heart”, Tina Charles la discotequera “I love to love”, y en la misma línea Silver Convention “Fly, Robin, Fly”.  También empezamos a oir canciones de grupos como Queen y Pink Floyd. En Eurovisión el grupo británico Brotherhood of Man ganaría con “Save your kisses for me”. Abba nos iría acompañando durante todos los años desde su exito en Eurovisión con “Waterloo”, con canciones que les convertirían en uno de los grupos musicales con más éxito popular desde los tiempos de Los Beatles. Este año con una bellísima canción, “Fernando”. De Italia, nos llegarían también melodías maravillosas para bailar  agarrados como “Sabato pommeringo” de Claudio Bagloni o “De amor ya no se muere” de Gianni Bella. Lenta, lentísima era también la melodía de la guitarra electrónica del gran maestro Carlos Santana, con su inolvidable  pieza instrumental “Europa”. En los bailes su melodía era la señal inequivoca de que empezaba aquello de ¿bailas?. ¿Lo recordáis?. Fueron  años también en los que triunfaron unas humorísticas canciones que hoy provocarían verguenza ajena  y que tendrían a Fernando Esteso y su “Ramona” y la Charanga del tio Honorio como sus más “cualificados” representantes. En esa misma línea humorística estaba Pepe da Rosa y su canción de los Cuatro detectives (“Que venga Banacek”), y en otro orden de cosas el  “Que pasa contigo tío”, de Los Golfos.


En 1977, se empezaría a escuchar con fuerza otro de los grupos más populares de aquellos años, sus pegadizas canciones sonaban en las discotecas de medio mundo, era Boney M que llegaba al nº 1 de las listas con su “Daddy Cool”, pero además también colocaría en aquel tiempo en destacados lugares su “Ma baker” o “Belfast”. Hace apenas tres años murió la voz masculina del grupo y verdadero alma del grupo, Bobby Farrell. Las canciones de Boney M y de Abba son parte fundamental  de esa banda sonora de nuestra añorada juventud. Un grupo llamado Hot Blood cantaba aquello de “Soul Drakula” y el duo formado, este año, por las bailarinas españolas, Maite Mateos y María Mendiola, conocidas como Baccara,  que tuvieron un gran éxito internacional estos años, cantaban  este año “Yes, sir i can boogie”. El éxito de este año de Abba sería “Dancing queen”. Jean Michel Jarre estrenaba su “Oxygene”. Desde fuera el grupo, Supertramp cantaba “Give a little bit”,  Chicago “If you leave now” (Si me dejas ahora), Eagles “Hotel California”, Al Stewart, “The year of the cat”, Peter Frampton “Show me the way”,  y Manhattan Transfer su “Cuentame”. El frances Laurent Voulzy nos trajo su recopilación de rock “Rockollection”.
Y en español escuchabamos a un jovencísimo Miguel Bose con “Linda”, Pablo Abraira con “Gavilán o paloma”, Camilo Sexto con “Mi buen amor” y en un estilo totalmente diferente a Rafaella Carra con su “Fiesta”.  Desde Italia, ¿como no?,  el grupo Collage nos ofrecía una canción muy recomendable para las parejas y enamorados: “Poco a poco me enamoré de ti”. Micky  acudía este año a Eurovisión con “Enseñame a cantar”. Allende los mares, desde la prerrevolucionaria Nicaragua  nos llegaba Carlos Mejia Godoy y los de Palacaguina, con “Son tus perjumes, mujer…” Julie Covington cantaba “No llores por mi Argentina”, que popularizaría luego, en castellano, Nacha Guevara y desde acá aunque con ese sabor a teología de la  liberación el “Credo” campesino de la actriz y cantante cubana afincada en España, Elza Baeza. Nacía el rock de los 70 con grupos como Tequila que en 1979 triunfaba con “Vamos a cantar un rock..en la plaza del pueblo”, Leño, Topo, Asfalto (“Capitán Trueno”), Coz. También en estos años nacía el llamado rock andaluz con grupos como Al Andalus, Medina Azahara, Triana, Alameda.

En 1978 los Bee Gees se hacían con el nº 1 con su famosísima canción “Stayin´Alive” que formaba parte de la BSO de  la película musical “Fiebre de sábado noche” con Tony Manero-John Travolta de protagonista, todo un gran éxito en aquellos años, éxito de una película musical y de su BSO  que tendría su continuación en el éxito de  la película “Grease” y de su BSO, con Olivia Newton John y nuevamente John Travolta de protagonista.  No pocos jovenes emularían los bailes e incluso las vestimentas de sus idolos en la pantalla, en la pista de baile de  la discoteca. Boney M cantaban “Rivers of Babylone” y “Gotta go home” y Baccara, “Sorry, I am a lady”. Desde fuera nos llegaba este año, además, “Love is in the air” de John Paul Young, “It´s a heartache” con la cascada e inconfundible voz de la galesa Bonnie Tyler y “Its this love” de Bob Marley. Como el año anterior hiciera Laurent Voulzly, este año sería Cafe Creme el encargado de hacer un revival de  música de los Beatles en “Unlimited citations”.

En español oíamos a Camilo Sexto, “Vivir asi es morir de amor”, Daniel Magal, “Cara de gitana”, Julio Iglesias “Soy un truhan”, Rocio Durcal, “Fue tan poco tu cariño para mi”, Miguel Bose “Ana” y Los Pecos “Esperanzas”. El trio musical Laredo homenajeaba la musica de la anterior década con “El último guateque” y versionaría al castellano el exito de Simon y Garfunkel, “The boxer” (El boxeador). Rafaella Carra nos invitaba a ir al sur “para hacer bien el amor”. Carlos Mejía cantaba otras canciones de su tierra centroamericana como “Flor de pino”, “Clodomiro” o “Quincho barrilete” y Los Amaya con ese estilo de rumba flamenca nos decían “Vete”. De Italia nos llegaban las canciones de Umberto Tozzi, “Te amo”, Fausto Leali, “Yo caminare”, Matia Bazar, “Solo tu”, Collage “Sol caliente”. El gran Carlos Santana nos deleitaría con otra inmortal pieza a su guitarra, “Flor de luna” y Richard Clayderman al piano con su “Balada para Adelina”.

En 1979 Abba llegaría al nº 1 con su “Chiquitita”. Tambien sería un gran éxito discotequero el “Born to be alive” de Patrick Hernandez, el “Y.M.C.A” de los Village People, el “The logical song” de Supertramp,  “Mirrors” de Sally Oldfield, Rod Steward con “Da ya think i´m sexy”, o el “Horay, horay” de Boney M, el “Heart of glass” del grupo de rock norteamericano Blondie con su gran e inconfundible solista femenina y  nuevamente el grupo británico  Bee Gees con su “Too much heaven”. Triunfaban las cantantes de color con sus potentes voces y canciones como la insuperable  Gloria Gaynor y su “Sobreviviré” (I will survive),  Anita Ward con “Ring my bell” o Amii Steward y su “Knock on wood”. También de color eran  los Gibson Brothers y su “Cuba” asi comno los Jackson Five, con “Blame it on the boogie”. Aun no había despuntado como el gran  el mito musical que fue  el desaparecido Michael Jackson que formaba parte, entonces, del grupo “Jackson five” con el resto de sus hermanos.

Desde Italia, Umberto Tozzi repetiría exitos con “Tu” o “Gloria” mientras en España le saldrían emuladores como Pedro Marin con “Que no” o Ivan, “Sin amor” sin olvidar al joven Miguel Bose con “Super Superman” o  los “Acordes” de los Pecos. En otro estilo, Victor Manuel cantaba aquello de “Solo pienso en tí”, mientras su esposa, Ana Belen hacía lo propio con “Agapimú” y Roberto Carlos con “Lady Laura”. Rocio Durcal triunfaba en las verbenas de barrios y pueblos con  rancheras como “Me gustas mucho”. Betty Missiego quedaba en un honroso segundo lugar, a punto estuvo de ganar, con “Su canción”, de no haber votado el jurado español a Israel con su “Halelujah”. Canciones que sonaron este año fueron, también,  la de las italianas hermanas Gocci que cantaban aquello de “Estoy bailando”, la verdad bailar, bailaban, pero cantar más bien poco o el “Rama, lama, Ding, Dong” de Rocky Sharpe and the Replays. El grupo español “Burning” cantaba “Que hace una chica como tu en un sitio como este”, titulo además de la película española del mismo nombre interpretada por Carmen Maura. Empezaba, como quien dice,  ya la movida madrileña. Una BSO se  colaba este año en la lista de éxitos, la de Superman.

Cambio de década, llegaron los años 80. En 1980 alcanzaba el nº 1 The Buggles con “El video mató a la estrella de la radio” (Video killed radio star), sonaba “El Muro” de Pink Floyd, “Xanadu” de Olivia Newton John, “o la Oli y la Elo” (por la Electric Light Orquestra) como decíamos nosotros entonces, “Mensaje en una botella” de The Police, “Woman in love” de Barbra Straisand, “Can´t stop the music” de Village People, Leif Garret encandilaba a las más jovenes con “Memorize your number”, Boney M homenajeaba al “Lute”, Abba daba gracias a la música, el menor de los Gibb (Andy) con esa voz típica suya cantaba “Desire”, se oía también el  “Funkytown” de Lipps inc, el “Whatever you want” de Status Quo, “My Sharona” de The Knack, el “Could you be loved” de Bob Marley, mientras Bob Dylan ponía nombre a los animales con “The man gave name to all the animals” y The Kiss cantaba a Shandi. También escuchabamos canciones de los Rollings y Supertramp o los primeros raps como el de Joe Battan o el de The Sugarhill (Rappers delight). La musica disco tendría a Viola Wills y su “Gonna get alone without you now” uno de su mayores éxitos, otro fue “The wanderer” de Donna Summer. Este año salió un grupo que parecía emular a Boney M aunque de escaso recorrido que popularizó  una canción que se llamaba “Sun of the Jamaica”. Se llamaba Goombay Dance Band y estaba formado por un chico blanco y dos chicas de color. Al año siguiente sonaría su otro gran éxito (no recuerdo más), “El Dorado”.

La música en español también alcanzaba los primeros puestos en las listas de éxitos,  con canciones melódicas como “Hey” de Julio Iglesias, “Perdoname” y “La culpa ha sido mia” de Camilo Sesto, “Un velero llamado Libertad” de Jose Luis Perales, “Como yo te amo” de Rocio Jurado, las canciones de Mari Trini o Victor Manuel (Quien puso más), Los Pecos (Hablame de ti), Antonio Flores (No dudaría), Miguel Bose (Don Diablo, Morir de amor). El francés Francis Cabrel cantaba aquello de “La quiero a morir”, Roberto Carlos “Mi querido, mi viejo, mi amigo”, Umberto Tozzi “Claridad”, Pedro Marin “Aire”, los italianos de New Trolls, emulando a los Bee Gees, con aquella voz de falsete  decían aquello de “Que idea, que locura la mía” y la Orquesta Plateria nos contaba la triste historia de Pedro Navaja. El pop-rock español se encontraba entonces en pleno auge con Miguel Rios (Santa Lucia), Radio Futura (Enamorado de la moda juvenil), los andaluces de Triana (Encuentro, Tu frialdad), Tequila (Dime que me quieres), Alaska y los Pegamoides (Horror en el supermercado), Zombies (Groenlandia) y  Coz (Más sexy, muchachita ponte tacón…).

En 1981, la Orquesta Mondragón, con Javier Gurruchaga al frente,  llegaba al nº 1 con “Caperucita Feroz” y aquello de “hola mi amor, soy yo tu lobo”. También de la Orquesta Mondragón sonaría este año “Bon Voyage”. Le acompañaban en los primeros puestos grupos y solistas que cantaban en español como Serrat (No hago otra cosa que pensar en tí), Julio Iglesias (De niña a mujer), Perales (Te quiero), Ana Belen (Que será), Victor Manuel (Ay amor), El Puma (Pavo Real), Paloma San Basilio (Juntos), Juan Pardo (No me hables), Miguel Bose (Marchate ya), Sabina (Pongamos que hablo de Madrid), Joan Baptista Humet (Clara), Jeanette (Corazón de poeta), un tal Jose Maria Bachelli con “Solo tu”,  Los Pecos (Y voló), Camilo Sesto (Amor, no me ignores), Mocedades (Desde que tu te has ido), Bertin Osborne (Amor mediterraneo) o el grupo pop Mecano con su primer sencillo. “Hoy no me puedo levantar”. Maria Jesus y su acordeon nos haría hacer un poco el ridiculo con aquel baile de los pajaritos que sería uno de los éxitos de aquellos sanfermines del 81. Entre los grupos y solistas de rock nacional este año estaban nuevamente Coz, con “Las chicas son guerreras”, Los secretos (Dejame), Leño (Maneras de vivir), Tequila (Salta), Tino Casal y su “Champu de huevo”, Miguel Rios (otro incombustible) y “Jugando a vivir” o Triana (Una noche de amor desesperada).
De fuera llegarían a los primeros puestos Pino D´Angio con “Ma quale idea”, se escucharía el “Just Like” de John Lennon, pocos meses después de su asesinato a manos de un presunto fan, un tal Chapman, se oía a Robert Palmer y su “John y Mary”, Kim Carnes y sus ojos de Bette Davis (Bette Davis Eyes), Abba y Su “Super trouble”, The Police (Do,do, da,da), Queen y Adam Lambert con “Another one bites the dust” o el recopilatorio de Stars on 45, con éxitos de los 60-70 muchos de los cuales repasamos en la entrada musical anterior, The Korgis y “Everybody´s got to learn sometime”, una preciosa balada o la inolvidable “What´s in a kiss” de Gilbert O´Sullivan. También este año oimos a la Orchestral Manoeuvres in the Dark (Maniobras orquestales en la oscuridad), más conocida por OMD y su “Enola gay”,  nombre del bombardero B-29 desde donde se lanzo la bomba atomica sobre Hiroshima, el “Hungry Heart” de Bruce Springsteen, Status Quo (Something about your baby) y a los incombustibles Rollings, el duo jamaicano Otawan y su “Hands up” (otro éxito disco). Carlos Santana nos ofrecía otro de sus memorables éxitos, esta vez “I love you too much”.
En 1982, Rocio Jurado llegaba al nº 1 con “Como una ola”. Junto a ella escuchamos también a Julio Iglesias (Me va, me va), Mocedades (Amor de hombre), Francisco (Latino), Juan Pardo (Bravo por la música), Ana Belen (Oh, balancé, balancé..), Mari Trini (Una estrella en mi jardin), Rocio Durcal (La gata bajo la lluvia), Jose Luis Perales (Por amor), Los Pecos (Que no lastimen a tu corazón). Manzanita reverdecía el exito de Cecilia “Un ramito de violetas” y  a Eurovisión acudía Lucia con “El”. De Italia aunque en castellano nos llegaba Richi e Povere con “Me enamoro de ti”, Claudia con “No sucedera más” (o piu en italiano), Albano y Romina Power (Felicidad). La Orquesta Mondragón decía aquello de “Besame tonta”  y Rafaella Carra se quejaba con “Que dolor”. En el pop más comercial Mecano triunfaba con varias canciones: “Maquillaje”, “Perdido en mi habitación” o “Me cole en una fiesta” (que recuerdos me traen sus canciones), Alaska y los Pegamoides con su “Bailando” y Azul y negro con “Me estoy volviendo loco”. Entre los grupos y solistas de rock encontrabamos a Miguel Rios con su “Bienvenidos” y “El blues del autobús”, Barón Rojo (Los rokeros va al infierno). En otro orden de cosas, estilos y músicas, Luis Cobos popularizaría algunas piezas de música clásica y moderna como el de “Las leandras”, este año, y la Topolino Radio Orquesta haría un ejercicio de revival, sacando del baul de los recuerdos una vieja canción de otros tiempos, “El tiroliro”. Del otro lado del charco (México) nos llegaba la impetuosa Yuri con su “Tu y yo” o “Este amor ya no se toca”. Luego vendrían otros éxitos suyos como el de “La maldita primavera”.

Desde fuera nos llegaban este año nuevamente los éxitos de Abba (One of us), Boney M (con una menos conocida pero igualmente pegadiza “Don´t kill the world”), OMD (con una inolvidable “Juana de Arco”), Alans Parson Proyect con “Eye in the sky”, Roxy Music con “More than this”, Supertramp (It´s raining again), Survivor (The eye of the tiger), Imagination  (Just an illusion), The human League con “Don´t you want me”, la música disco de Lime (Baby, we´re love tonight), los Street Boys (Some folks) y las canciones de los Rollings, Police y The Clash. La niña Nika Costa sorprendería con su precoz éxito “On my own”. Soft Cell fue un dúo británico de música de sintetizador cuyo “Tainted Love” los llevó a la fama este año al igual que Yazoo, con Vince Clarke al sintetizador y Alison Moyet de vocalista y su famosisima “Don´t go”. Una chica de color que cantaba bajo el nombre de Boys Town Gang nos ofrecía “Can´t take my eyes off youp”. Paul McCartney y Stevie Wonder hacia duo (Paul a la guitarra y Steve al piano)  y cantaban “Ebony and Ivory” y el grupo Queen hacía pareja  con David Bowie en “Under pressure”. Mikel Olfield estaría tras “Family Man” y Van Gelis crearía   la música de la BSO de la película “Carros de fuego”.

En 1983, último año que reviso en esta entrada, Irene Cara se alzaría con el nº 1 con su “What a feeling”, inolvidable canción de la BSO de la película “Flashdance” e interpretaría también  la canción sintonía de la serie de televisión “Fama”. También se alzaría con un puesto destacado en las listas  la canción “Maniac” de Michael Sambello, incluida en la BSO de la película antes mencionada. Tras “What´s feeling” en la lista de éxitos de ese año estuvieron otros exitos internacionales como el “Moonlight shadow” del gran músico británico Mike Oldfield, con la dulce voz de Maggie Reilly como solista, “Every breath you take” de The Police,  “Words” con aquella frase de “don´t come easy” interpretada  por F.R. David, “True” o “Gold” de Spandau Ballet, “Let´s dance” de David Bowie, las canciones de Police con Sting de vocalista, Pink Floyd, los Rolling Stones, Dire Straits, etc. Desde fuera nos llegaron también Culture Club con su “Karma camaleon” y “Do you really want tu hurt me”, Ryan Paris con “Dolce vita”, Rod Steward y su discotequera “Baby Jean”. Michael Jackson lograría uno de sus primeros grandes exitos con “Billie Jean” y Eddie Grant seguiría los pasos de Bob Marley y el reagge con “I don´t wanna dance”. Jackson haría duo con Paul McCarney en “This girl is mine”. Daryl Hall y John Oates interpretaron una bonita canción que tenía por titulo “Maneater”, Freez en una mezcla de estilos ofrecia “I.O.U”, Bonnie Tyler regresaba con “Total eclypse of the heart” y Donna Summer cantaba “She work hard for the money”, mientras Madness interpretaba “Our house”. Phil Collins nos ofrecía “You can hurry love” y el cantante italiano Gazebo (Paul Mazzolini) con su synth-pop cantaba “I like Chapin”. También synth-pop era el estilo de Eurithmics y su “Sweet Dreams”. La BSO de “Oficial y Caballero” también entró en el hit-parade gracias a la canción principal de la película, que fue interpretada por Joe Cocker y Jennifer Warnes, la canción se llamaba “Up were belong”.

Las canciones en español que triunfaron aquel año fueron: “Y como es él” de José Luis Perales, “Barco a Venus” de Mecano, “Embrujada” de Tino Casal, “Volveré” de Chiquetete, “Como un vagabundo” de Bertín Osborne, “La llamaban loca” de Mocedades, “Caballo de batalla” de Juan Pardo, “Cada loco con su tema” de Serrat, “Un paso adelante” de Emilio Jose y “Para decirte adios” de José Feliciano. Este año salió un grupo tecno de Ponferrada (León): se llamaba Luna y fue un grupo de un único éxito, “Mi verdad”. Tampoco tuvo demasiada suerte otro grupo tecno, Video, que popularizó su “La noche no es para mi”. Y es que quizás, en aquel tiempo, Mecano era demasiado Mecano. Righeira nos decía aquello de “Vamos a la playa”. Desde Italia, este año Ricchi e Povere cantaba “Mamma Maria”. En plan satírico, la Trinca cantaba aquella canción de “El barón de bidet” o “Las hermanas sister” y Azul y Negro proseguia con sus ritmos tecno-pop que a veces servían de presentación a las vueltas ciclistas, este año con “No tengo tiempo”. Por último, Alaska cambiaba de grupo, Dinarama, en vez del desaparecido Pegamoides, con “Perlas ensangrentadas” y Miguel Rios tocaba un “rock de una noche de verano”. Los viejos rockeros nunca mueren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *