Estampas de antaño: los calendarios de entonces (1963-2000)

Hubo un tiempo en que todo el mundo hacia calendarios: los había de bolsillo y también de pared. Respondía a esa eterna necesidad de controlar el tiempo , esos pequeños o grandes acontecimientos de nuestras vidas, esas fechas de carácter personal o doméstico: un cumpleaños, un examen, el inicio de las vacaciones, la fecha en que compraste la bombonas de gas, con el fin de comprobar en qué fecha deberías estar atento para volver a pedirla, o cuando entraba la luna (mi padre siempre decía que notaba el influjo de la luna en sus huesos o en el reúma). En mi casa, recuerdo, los calendarios ocupaban un lugar preeminente en las paredes de la cocina. Recuerdo sobre todo los calendarios de las cajas, de la Municipal y la de Navarra, con casi siempre bellas fotografías acordes con cada estación del año. Los calendarios formaban parte del ciclo de nuestra vida. Allá por Navidad, acabando el año, llegaba el nuevo calendario como el pórtico a un nuevo tiempo, ignoto, desconocido, pero repleto de ilusiones y esperanzas de lo que nos depararía la vida.
Hoy en día pareciera que la fiebre de los calendarios no es la que era y en efecto bien sea por su coste o por lo que sea no se hacen tantos calendarios pero entre la población creo que sigue habiendo cierto interés por ellos pues ahí tenemos para confirmarlo el clamoroso éxito del calendario municipal con sus increíbles colas en la plaza Consistorial. Los motivos de los calendarios de pared así como los de bolsillo eran enormemente variados: artísticos, deportivos, paisajísticos, etc. Los primeros que recuerdo eran bastante grandes y tenían un motivo único, bajo el cual estaban los meses (de uno en uno o a pares) con sus números bien marcados, el santo del día y el calendario lunar. Cortábamos las hojas del calendario, entonces, -cuando eramos niños o más jóvenes, el tiempo pareciera que corriera más despacio y veíamos pasar los meses, las estaciones y los primeros años de nuestras vidas-.

Junto a los calendarios de pared recuerdo especialmente los calendarios de taco, como los que encabezan la entrada; había una amplia variedad de ellos, entre ellos  estaban el de Myrga (con sus pasatiempos, crucigramas, jeroglificos, etc) pero estaba sobre todo  el calendario de taco del Corazón de Jesús. Lo vi algún año por casa y sobre todo lo veía en casa de los abuelos, cuando iba de vacaciones, (también me dice mi hermano que tenían el Zaragozano, aunque yo no lo recuerdo), al igual que veía también aquellos relojes de pared que  tanto me atrayeron siempre. Este almanaque debe tener al igual que el Calendario Zaragozano, más de un siglo de antiguedad. Era otra forma de ver pasar el tiempo, quizás con un transfondo más poético pues ¿Hay algo más ajustado a la fugacidad de nuestras vidas que ver arrancar día a día las hojas de un calendario de taco, una hoja por día? Estos tacos combinaban las informaciones de utilidad inmediata en el anverso (el día y el mes, datos astronómicos, fases de la luna, el santoral del da)   con otros temas de cultura y entretenimiento (frases  célebres, chistes, refranes y proverbios, poesías, temas devotos, curiosidades, ) en su reverso. Hoy tenemos calendarios en nuestros ordenadores, en nuestros móviles y en nuestras tablets, incluso podemos disponer de un calendario permanente que nos indicaría por ejemplo en que día de la semana caerá el 17 de julio de 2045 pero no es lo mismo, aquellos calendarios tenían otro sabor, ¿o es el recuerdo que lo empaña todo de ese halo de nostalgia?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *