Historia y evolución del Cuerpo de Bomberos de Pamplona (1846-2010)

A primeros del siglo XX, los ayuntamientos de todos los pueblos, con más de 2.000 habitantes, tenían la obligación de disponer de un Cuerpo de Bomberos debidamente organizado. El origen del Cuerpo de Bomberos de Pamplona es un tanto especial. En 1846 se había fundado la Sociedad Mutua contra Incendios de Edificios de Pamplona. Aun no existía un Cuerpo de Bomberos organizado, por lo que poco tiempo después esta Sociedad propuso al Ayuntamiento la formación de un Cuerpo de Bomberos que estaría a su cargo, comprometiéndose, eso sí, el Ayuntamiento a su sostenimiento mediante una subvención de 6.000 pesetas anuales que, para gastos de jornales y adquisición y reposición de material, debería pagar la corporación municipal a la Sociedad Mutua. Desde entonces la subvención se pagó religiosamente, sin embargo a finales de 1920 la Sociedad denunció el contrato ya que la subvención de 6.000 pesetas resultaba a todas luces insuficiente para sostener un Cuerpo de Bomberos compuesto por 114 hombres que cobraban, por otra parte, un salario de miseria. 

En Enero de 1921 se formalizó un nuevo contrato con el Ayuntamiento por el cual, y por una subvención de 12.000 pesetas anuales,  se comprometía a sostener un Cuerpo de Bomberos compuesto por un Jefe, un Inspector de bombas, un practicante, un fontanero, cuatro jefes de brigada, seis cabos de brigada, dos cornetas y sesenta zapadores bomberos. Con la firma del convenio se acometieron importantes reformas en el Cuerpo, entre ellas la confección de nuevos uniformes que serían estrenados en los ejercicios generales de otoño de ese año (1921). En 1928, la Sociedad cuyo presidente era Serafín Huder, tenía una responsabilidad mutua social que ascendía a la muy respetable suma de 50 millones de las antiguas pesetas. Tenía asegurados unos 1.000 edificios y este número aumentaría con motivo de las edificaciones en el nuevo Ensanche y barrios extramurales de la ciudad.

El parque y las oficinas del Cuerpo de Bomberos estaban, entonces, en el nº 9 de la calle Eslava, tal y como vemos en las fotografías que ilustran la entrada, tanto la primera datada probablemente después de la guerra, entre 1940 y 1952,  como la segunda que,  por la antigüedad del vehículo, bien podría pertenecer a los años 20. Para 1928, el Cuerpo recibía ya una subvención de 15.000 pesetas anuales del Ayuntamiento. Según se decía en la prensa “el parque estaba admirablemente montado y recientemente había adquirido un magnífico autocamión para tranpsortar la motobomba, el material y el personal”. Contaba con cuatro jefes, ocho cabos, cinco cornetas, setenta bomberos y un avisador. El Cuerpo tenía, además un Montepio al que prestaban apoyo económico tanto el Ayuntamiento como la Sociedad de Socorros Mutuos. En 1958, el  Cuerpo de Bomberos dejaba de depender de la Sociedad Mutua pasando a depender del Ayuntamiento y se construía el Parque Municipal de Bomberos en la calle Aralar, detrás de la plaza de toros, dejando las viejas instalaciones del Casco Antiguo. 

En 1962 la Diputación Foral de Navarra, con el fin de suplir la falta de servicios municipales contra incendios en la comunidad, encomendaba un estudio para crear e implantar el Servicio Provincial de Incendios, dado que Pamplona era el único municipio que tenía un cuerpo de bomberos.  El parque municipal de Pamplona vería renovadas y completadas  sus instalaciones en los años 1978 y 1979. En 1985 el Servicio  Provincial de Incendios pasaría  a depender orgánicamente de la Dirección General de Protección y Seguridad Ciudadana, adscrita al Departamento de Interior y Administración Local. En 1990 se acometía la unificación de los dos servicios existentes entonces en la Comunidad Foral, el Servicio Provincial de Incendios y el Parque Municipal de Bomberos de  Pamplona,  aprobándose, el 20 de Diciembre de 1990, los Estatutos del Consorcio para el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Navarra. En julio de 2009 se iniciaban las obras de construcción del Parque Urbano de Bomberos en Trinitarios, y junto a él,  el Deposito de Sal y el nuevo Parque de Desinfección, con una inversión de más de 2 millones de euros. El nuevo edificio que sustituiría al de la calle Aralar, donde teóricamente se iba a construir el Centro Temático de los Sanfermines,  tenía como cometido garantizar la seguridad de los ciudadanos de Pamplona y de su entorno más próximo y  se acabaría en el año 2010. La sede del Parque Central de Bomberos de Navarra se encuentra en Cordovilla, junto  a la Avenida de Zaragoza.

Fotos: Archivo Fotográfico Cuerpo de Bomberos de Pamplona. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*