La iglesia del Salvador (1914-1977)

La Iglesia del Salvador de la que hablamos en la entrada referida a las escuelas del Ave María  cumplirá muy pronto un siglo de vida. El 12 de abril de 1914, a las cuatro y media de la tarde se colocó la primera piedra de la iglesia,  y su inauguración se produjo el 2 de abril de 1916 conjuntamente con  la de las escuelas, cuya primera piedra se puso el 21 de marzo de 1915.  La iglesia, de estilo neogótico, fue construida por el arquitecto Angel Goicoechea, el mismo arquitecto que construyó la iglesia de Obanos y la basílica de Javier. Posteriormente, en 1945, el templo se amplió en su parte posterior y pila bautismal  tal y  como se observa si comparamos las  dos  fotografías de la presente entrada, una de las primeras décadas de vida del templo y la otra de la pasada década. (Vease el tercer ventanal añadido de  la iglesia asi como un tramo posterior, junto al frontal del templo  además de la construcción anexa de la pila bautismal en la fotografía más reciente) Ambas, iglesia y escuelas dependían, en el momento de su construcción,  del párroco de San Lorenzo, D. Marcelo Celayeta y esa dependencia se prolongó hasta el 8 de diciembre de 1937 en que se produjo la segregación de la iglesia del Salvador de la de San Lorenzo. Fue su primer párroco tras la segregación, D. Eusebio Balduz García, que había sido antes párroco de Valtierra. A Eusebio Balduz le siguieron Marcelo Larrainzar, tío del recordado escritor y sacerdote del barrio y de la iglesia (desde 1969 a 1991) Patxi Larrainzar, Felipe Jimenez (o Don Felipe como le llamábamos), Jose María Jimenez, que estuvo durante más de 30 años en la parroquia junto con Patxi, Alfonso Aizpun,  Abel Arrieta y finalmente Cesar González Purroy, quien dirige actualmente la parroquia, desde finales del pasado año 2014. 

Desde 1986, la iglesia es presidida por un retablo del S.XV procedente de Villamayor de Monjardin. Y desde 1992, en su parte lateral, por otro de Orbaiz. En el año 2008 el templo fue sometido a una profunda rehabilitación que costó más de 700.000 euros y que afectó a la cubierta, suelo,  etc. En abril de 2013 se inauguró el nuevo organo cedido unos meses antes por la iglesia anglicana de St. Judes de Plymouth, en Inglaterra. Se puede considerar por antiguedad la quinta parroquia de Pamplona tras las de San Cernin, San Nicolás, San Lorenzo y San Agustín. Ha presidido la vieja Rochapea, con su estilizada torre, desde los albores del siglo XX, como lo atestiguan las decenas de fotografías históricas que se conservan de nuestro barrio fotografiado desde la Muralla o desde sus inmediaciones. 

La iglesia ha sido centro fundamental de la vida del barrio durante buena parte de su reciente historia. Además de la estrecha relación con las escuelas del Ave-María hasta su adscripción a la red pública, la iglesia ha sido escenario de la historia íntima de miles de rochapeanos. Miles de bautizos, confirmaciones, bodas y funerales han llenado el casi siglo de vida de este templo. Y en los años 70 fue epicentro de la convulsa vida del barrio y la ciudad. Escenario de asambleas y encierros de trabajadores, desalojados en más de una ocasión por la policía, la Iglesia del Salvador fue paradigma en nuestra ciudad, tanto en el tardofranquismo como en la transición de un sector eclesial muy comprometido con causas sociales y políticas. 
Junto al templo, en su lado izquierdo, habría que recordar el centro parroquial o como lo llamábamos entonces los chicos del barrio, simplemente “El Centro” situado en el actual parque de Patxi Larrainzar, en los tiempos en los que era una hermosa arboleda, con algunos enormes arboles que parecían querer competir en altura con la torre de la iglesia. “El Centro”, ocupaba una especie de barracón o construcción de planta baja en el que recuerdo haber visto la televisión en tiempos en los que la mayoría  no la teníamos en nuestras casas. Allí veríamos series míticas como “Viaje al fondo del mar” o jugábamos al ajedrez, al parchis o a las damas. Posteriormente, en los años 70, en la arboleda se instalarían unos juegos infantiles. Desde la arboleda y en dirección a las antiguas aulas de las chicas, a la izquierda había junto a la iglesia unos locales que nosotros los llamábamos de los “scouts” y que en realidad servían de lugar de reunión para  una asociación juvenil vinculada a la parroquia. Junto a estas dependencias había una fuente y junto a ella la puerta lateral del Salón de Actos de las Escuelas del Ave María. 

En el lado derecho, como comenté en la entrada del blog centrada en las Escuelas había otra fuente, la puerta de la sacristia, enfrente un patio de gravilla y en dirección a la avenida un patio arbolado con plataneros.  Esto fue así hasta el verano de 1977. También recuerdo que  la parroquia utilizaba unos locales anexos a la oficina de Caja Municipal que había justo enfrente de la iglesia, en la avenida de Marcelo Celayeta, para impartir los cursillos y catequesis previas a la comunión o a la confirmación. La Casa Parroquial, como señalé en la entrada dedicada a los derribos de la avenida, se encontraba cerca de la Travesía del Ave María, en el espacio hoy ocupado por el Colegio Patxi Larrainzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *