La música que oíamos en nuestra infancia (1962-1975)

No sería, muchas veces, la mejor música, pero era la más oída en las radios y transistores y en la naciente televisión en blanco y negro de aquellos años. Grandes éxitos, éxitos de verano, éxitos de discoteca, y de vez en cuando alguna buena canción que también llegaba a ser éxito. La música que escuchábamos entonces constituye la Banda Sonora Original de nuestras vidas, una banda sonora vinculada a muchos momentos felices y tal vez a alguno otro no tanto, música que oíamos en las fiestas del barrio, en los primeros días de agosto, o tal vez en alguna verbena de San Fermín, músicas que escuchamos en pubs, bares, salas de fiesta y discotecas, o en nuestras propias casas. Prepárense para adentrarse en el túnel del tiempo, recordando la música de aquellos años.

En aquellos primeros años 60, concretamente en 1962, no era extraño escuchar a Miguel Ríos, entonces Mike Ríos, o algún éxito de nuestra jovencísima Marisol como aquello de que “la vida era una tombola” o al Dúo Dinámico con sus inolvidables “Dime por que” o “Perdoname” “Esos ojitos negros”. Eran años de guateques donde la juventud se divertía como, cuando y donde podía, a pesar del gris y opresivo entorno que le había tocado vivir. Gilbert Becaud componía e interpretaba “Et maintenant” que popularizaría en nuestro país la cantante granadina Gelu, alcanzaba al nº 1 de las listas la canción de los hermanos Rigual “Cuando calienta el sol” y llegaban, allende de nuestras fronteras, éxitos de Elvis Presley, Paul Anka, el “Let me do” de Los Beatles o Lucho Gatica. Cliff Richards cantaba la inolvidable “The young ones” o Toni Renis “Desde cuando cuando cuando”, canciones como “The sinner men” o grupos como The Tokens y su “The lion sleeps tonight”. La música moderna se alternaba en las radios con la romántica (los boleros de Machin o alguna de Jorge Sepulveda como aquella de “Mirando al mar” ) o la más tradicional española que luego llamarían algunos “Camp” entre los que estaban viejas glorias de la copla como la Piquer o más modernas como Manolo Escobar y su “Porrompompero” y otras canciones como  “la de ese toro enamorado de la luna”. En aquellos primeros 60 comenzarían a instalarse las primeras emisoras FM, radioformulas con una programación enteramente musical. De fuera de nuestras fronteras nos llegaba  el “Hello Mary Lou” de Ricky Nelson o  la música orquestal de Ray Connif.
Eran años en los que triunfaban en nuestro país los cantantes y melodías francesas e italianas (Adriano Celentano, Gigliola Cinquetti, Salvatore Adamo y su “Cae la nieve” o su más conocida “Mis manos en tu cintura”, Rita Pavone y su “Cuore”),  Alan Barriere y su famosísima “Ma vie”, Francoise Hardy y “Touts les garcons et les filles” nº 1 en 1963, Silvie Vartan con “El ritmo de la lluvia“. Las cantantes francesas se nos aparecían en nuestra infancia como rubios ángeles cantarines, tan dulces ellas. En España seguía triunfando año tras año el  Dúo Dinámico. Los Beatles era un clamoroso fenómeno que traspasaba ya las fronteras de la música y se adentraba en el fenómeno sociológico, cosechando éxito tras éxito como el de “She loves you”  de este año 1963,  y convirtiéndose en un verdadero símbolo para toda una generación. En el cine se estrenaba “West Side Story” y su famosa “Maria, Maria”. En español se oían canciones que hoy como poco causarían cierto sonrojo como el “Di papa” de Jose Guardiola. Raimon cantaba por primera vez su famoso “Al vent” que se convertiría en todo un símbolo en los últimos años del tardo franquismo y primeros de la transición. De fuera nos llegaba la británica  Petula Clark con su “Chariot”, que yo recuerdo conoció una versión jocosa que empezaba diciendo “La piedra, la piedra, nos ha j… todo, sandías, melones y hasta melocotones…), (luego cantaría la tal Petula cantaría otra celebre canción llamada “Downtown“), también podíamos escuchar “The Little Eva” de “The Locomotion”, con una cantante de color, el italiano Nico Fidenco cantando aquello de que llegaba “Un granello di sabbie“. Melodías intemporales eran el “Blue Velvet” de Bobby Vinton o el “Siboney” interpretado por la voz aterciopelada de Connie Francis. En aquellos primeros años sesenta también escuchamos al grupo de Madagascar “The Surfs” con “Tu Seras mi baby” o a Gino Paoli con su inolvidable “Sapore di Sale”.
Seguimos. En 1964, Richards Anthony cantaba aquello “Ahora te puedes marchar”. Y en este mismo año irrumpía el grupo instrumental “Los Pekenikes” con  “Los cuatro muleros”, cuya melodía, ahora que la vuelvo  a escuchar era la misma  de aquel viejo canto republicano de “Puente de los franceses”, pues no en vano ese canto bélico estaba basado en la conocida copla popular de “Los muleros”, luego llegarían la inolvidable “Hilo de seda” y tantas otras. “The Animals” cantaba “The house of rising sun”, maravillosa canción traducida al castellano como “La casa del sol naciente”. Esta canción fue nº 1 en 1964 en EEUU e Inglaterra. Ha conocida muchas versiones y se ha traducido  a muchos idiomas pero la versión de “The animals” es, sin duda,  la mejor, con sus inolvidables acordes del órgano electrónico tan característico en la música de aquellos años.
Los Beatles triunfaban en todo el mundo con “Yesterday” mientras en España irrumpían con un estilo similar  “Los Brincos” (Flamenco, Borracho, Mejor…). A estos les seguirían otros como “Los Sirex” (La escoba), “Los Mustang” (Conocerte mejor) y otros muchos  que emularían el estilo y en algunos casos el éxito, al menos a nivel doméstico, de los británicos. En el ámbito más melódico también hacía su aparición una cantante que conocería un enorme éxito esos años, Maribel Llaudes, más conocida por  Karina. Su primer éxito: “Me lo dijo Perez”… que estaba en Mallorca. Sonaban todavía melodías como “La Yenka”, “La chica ye-ye” de Conchita Velasco, las canciones de Luis Aguilé, Manolo Escobar o  Los tres sudamericanos.
Eurovisión no era lo que es ahora, entonces era un autentico acontecimiento musical seguido por millones de europeos. Cada éxito de Eurovisión se convertía automaticamente en un nº 1 en las listas. Y en 1965 la francesa France Gall ganaba el certamen en Luxemburgo con “Pouppe de Cire, Pouppe de Son“. Este año Pino Donaggio nos arrullaba en aquella melodía lenta, lentísima (por lo del baile) “Yo que no vivo sin ti” y Tom Jones hacia bailar a la juventud de la época al ritmo de “Its no unusual“. También en 1965 Sonny y la versatil actriz y cantante Cher cantaban “I got you baby“, que muchos recordamos por ser la canción que Bill Murray, escuchaba, una y otra vez, cada vez que se despertaba, en la película “Atrapado en el tiempo”. De aquel año tan solo destacaría Jimmy Fontana y “El mundo” (nº 1), las melodías surferas, puro sonido de California, de los Beach Boys y el grupo “The Supremes”, un ramillete de cantantes negras que decían aquello de “Stop in the name of love”.
En 1966 otro grupo español pero que cantaba en ingles, Los Bravos, comandado por Mike Kennedy triunfaba y alcanzaba el nº 1 con “Black is Black”. Raphael decía aquello de “Yo soy aquel” y en la Navidad nos cantaba aquello de “El pequeño tambolirero”. Hasta una radionovela creo recordar llevó su canción como melodía. Los incombustibles Rolling Stones seguían triunfando  con su mítica “Satisfaction” (1965) mientras Los Beatles hacían los propio con el “Submarino amarillo” y “Michelle” , Los Brincos “Un sorbito de champan”. Este año fue un año muy bueno en melodías memorables, de esas que no se olvidan. Frank Sinatra nos deleitaba con “Strangers in the night” (Extraños en la noche) mientras su hija Nancy triunfaba con “These boots are made forwalking” y Simon and Garfunkel hacían lo propio con sus “Sonidos del Silencio” y dos años después con “Mr Robinson”. Ese año triunfarían las melodías románticas francesas como “Aline” de Christophe o “Capri c´est fini” de Herve Villard. También de este año son “Monday, Monday” de The Mamas and the Papas. Las BSO de algunas películas también se convertían en pequeños o grandes exitos como la BSO de “La Muerte tenía un precio”, “Un Hombre y una Mujer” o la de “Doctor Zhivago” (de Ennio Morricone, Francis Lai y Maurice Jarre, respectivamente).

En 1967 seguíamos escuchando los éxitos de los Beatles (“All you need is love”, “Sargento Peppers”), de los Beach Boys, también sonidos “motown” y de San Francisco, en años de revoluciones hippies y de las otras (poco faltaba para el mayo del 68). En España nos encontrábamos con grupos pop como “Los Brincos” (Lola), “Los Bravos” (Los chicos con las chicas y La moto, y en 1968 “Bring a little lovin”). Juan y Junior formaron este año un dúo, triunfando con “La caza” y al año siguiente con “Anduriña”. Antes habían formado parte de “Los Pekenikes” y “Los Brincos”. “Marionetas en la cuerda” de Sandie Shaw sería el tema ganador del Festival de Eurovisión de ese año y nº1 en las listas. Otras melodías famosas ese año fueron “La Felicidad” de Palito Ortega, “Con su blanca palidez” del grupo británico de rock Procol Harum, “Happy together” de The Turtles o “I´m a believer” de The Monkees o “Aranjuez, mon amour” interpretado por Richard Anthony.En 1968, Massiel ganaría Eurovisión con su “La, la, la” a pesar de que la favorita era “Congratulations” de Cliff Richards que finalmente quedaría en segundo lugar. Tom Jones interpretaba “Dalilah”, Los Beatles, “Hey Jude”, Los Canarios tocaban “Get on your knees”, Los Angeles “Mañana, Mañana”, Picnic o más bien Jeanette, solista del grupo “Callate niña”. Bee Gees, el grupo australiano que triunfaría sobre todo en los 70, cantaba su “Massachussets”, The Moddy Blues, su bellísima canción “Noches de blanco satén”, Patty Bravo “La bambola”, la prodigiosa voz de Aretha Franklin cantaba “I say a little pray” y Mary Hopkin nos hacía soñar con “Those were the days”, canción basada en la celebre melodía de origen ucraniano  cuyas estrofas  recordaríamos en castellano con aquel melancólico inicio de “Que tiempo tan feliz…”. En España, “Los Mismos” popularizarían su canción veraniega “El Puente”, posiblemente el mayor éxito de su carrera que hablaba de un imaginario puente entre Valencia y Mallorca, y Cristina y Los Stop harían lo propio con sus “Tres cosas hay en la vida… Salud, dinero y amor”, ¡cuantas veces la habré escuchado en mi casa de niño, tarareada por mi madre!.


A partir de 1969 recuerdo especialmente aquellas celebres canciones de verano, ¡que recuerdos más bonitos!, posiblemente porque las asociábamos a las vacaciones, los juegos (se jugaba en la calle) y las fiestas del barrio. Aun recuerdo como nuestros hermanos mayores emulaban  a los grupos cuyas pegadizas canciones nos repetían, una y otra vez, por las radios de nuestras casas. En 1969, Los Payos popularizaron “Maria Isabel”, en el nº 1 de las listas, Karina sus “Flechas del amor”, Formula V, su “Cuentame” y “Tengo tu amor”, Georgie Dann su “Kasatchok”, Henry Stephen su “Limón, su limonero”, Palito Ortega su “Chevecha”, Nuestro pequeño mundo “Oh, sinner man”. En Eurovisión, Salome ganaba el festival de Eurovisión empatando con Francia, Holanda y Reino Unido. Veinte años antes que Tino Casal versionara su “Eloise” la cantaba Barry Ryan, concretamente  este año. El éxito de los Beatles, este año fue “Obladi, Oblada” y un niño francés que respondía al nombre de Jean Jacques cantaba su celebre “Mama, Mama”. The Archies tocaban su “Sugar, Sugar” y Mike Kennedy “La lluvia”. Entre las lentas estaba “Alguien cantó” de Matt Monro y la inolvidable, ¿como fue posible que pasase la censura con aquel orgasmo casi en directo? de Jane Birkin y su “Je t´aime moi non plus”. Entre los grupos pop españoles este año cabe citar Lone Star y “Mi calle”. Y comenzaban a proliferar los llamados cantautores: Serrat (Golpe a Golpe), Aute, Andres do Barro  y Victor Manuel con “El abuelo Vitor”.

En 1970, hacía irrupción Los Diablos y su “Rayo de Sol” (nº 1), Simon y Garfunkel cantaban su “Puente sobre aguas turbulentas”, los Beatles su “Let it be”; Miguel Rios, el “Himno a la Alegría”. Comenzaban los ritmos discotequeros con melodías como “Shocking Blue” de Venus. Karina abría “El baul de los recuerdos”, el grupo de rock sinfónico Los Modulos cantaban “Todo tiene su fin”, Mochi nos decía aquello de “Mami panchita”  y fuera de nuestras fronteras los grupos británicos Christie y Mungo Jerry  tocaban respectivamente  su “Yellow river” y “In the summertime”. Al rock de los Rollings se unían otras bandas más heavys como Led Zeppelin y su “Whole lotta love”. Mientras tanto el flamenco se convertía en flamenco pop con interpretaciones de Rosa Morena (Echale guindas al pavo) y Dolores Vargas (Achilipú).

En 1971, Tony Ronald nos animaba con su esforzado “Help” (Ayudame, nº 1), seguía Karina esta vez con “En un mundo nuevo”, Los Diablos (“Fin de semana”) y formula V (“Ahora se que me quieres”). Se hacía oir una prometedora cantautora:  Mari Trini, fallecida no hace demasiados años, con sus “Amores” y una voz potente, la de Nino Bravo,  tempranamente cortada en un accidente de tráfico con su “Te quiero”. Danny Daniel nos cantaba su “Vals de las Mariposas” y la rumba catalana tenía en Peret y su “Borriquito” su máximo exponente. Otro grupo español que cantaba en inglés y de apariencia foranea era Pop Tops (si aquellos que quisieron tirar a la piscina de los Tres Reyes unos sanfermines, unos pamplonicas “de pro” (es un decir) por sus escasas indumentarias). Este año triunfaron con  el “Mamy Blue”.  Ese año oimos también a Santana y Jose Feliciano (Que será). Y de fuera nos llegaron melodías superpegadizas e inolvidables como “Chirpy, Chirpy, Cheep, Cheep” de The Middle of the Road. Tras la separación de los integrantes de los Beatles, en diciembre de 1970, sus integrantes reemprenderían su camino en solitario: Paul Mac Cartney, George Harrison y posteriormente John Lennon con su “Imagine” (1972). Lynn Anderson nos trajo su “Jardin de Rosas”. Este año sonaron las canciones de varias películas:  la canción principal  de la película “Love Story” interpretada por Andy Williams (con música de Francis Lai) y la canción “The wandering star” de la película “La leyenda de la ciudad sin nombre”, ésta interpretada por la voz aguardentosa de Lee Marvin.

En 1972, seguimos escuchando a los llamados cantautores: Serrat y Su “Mediterráneo”, Mari Trini y su “Yo no soy esa” a la que se sumaba Cecilia y su “Dama, dama” también como Nino Bravo (“Un beso y una flor”) prematuramente desaparecida en accidente de tráfico. Al panorama nacional se sumaban Miky y su “Chico de la armónica”, un primerizo Julio Iglesias y su “Canto a Galicia” , Camilo Sexto y su “Algo de mi” y la francesa Jeanette con su “Soy rebelde”. El verano nos traería las siempre refrescantes melodías de Formula V (“Vacaciones de verano” ) y Los diablos ( “Oh, oh, July”). También este año el cine nos traería melodías inolvidables: nada menos que la canción principal de la mítica “El Padrino·, interpretada por Andy Williams (Estoy sintiendo tu perfume embriagador) o la de “El Violinista en el tejado” interpretada por Topol (Si yo fuera rico). Pero si hubo una melodía tremdamente popular este año fue la “Palomitas de Maiz”, una melodía instrumental de sintetizador, una de las primeras que escuchábamos entonces. Fue compuesta por Gershon Kingsley en 1969 aunque fue Stan Free quien la grabó con el nombre de “Hot butter” en 1971 convirtiéndola en un gran éxito. Harry Nilson nos trajo una hermosa balada, “Without you”. Hubo otros cantantes como Cat Stevens, Neil Diamond o  Gilbert O´Sullivan que se dejaron también oir por las ondas radiofónicas. Pero este año hubo mucho más: “El soldadito” de la Pequeña Compañía, “I love you baby” de Tony Ronald y “When i am a kid” de Dennis Roussos.

En 1973 continúan, en buena parte, los cantantes y grupos españoles de años anteriores: Nino Bravo y su “Libre” y “América”, Camilo Sexto con su “Amar, amar”, Mari Trini, etc. Mocedades queda en segundo puesto  en Eurovisión con su “Eres tú”. Emilo José estrena su “Soledad”, banda sonora de otra radionovela de la radio en aquellos años. En el verano, Formula V triunfaba con su “Eva Maria” y Los Diablos con “Mi talismán”. El brasileño Roberto Carlos nos encandilaba con su bella melodía de “El gato que está triste y azul” y el grupo Santa Barbara decía aquello de “Le llamaban Charly”. De fuera nos llegaron melodías inolvidables como la de “Killing me softly” de Roberta Flack, las  canciones de Demis Roussos “Velvet mornings” (más conocida popularmente como el “triki, triki”), Lou Reed y su “Walking on the wild side”, Albert Hammond y “Nunca llueve en el sur de California”, Bobby Vinton y “Sealed with a kiss”, Elton John y la muy cañera Suzy Quatro con su “Can the can”. Y para acabar este año, citaré tan solo a Tony Orlando & Dawn con su inolvidable “Tie a Yellow Ribbon Round the Ole Oak Tree”.

En 1974, Mocedades cantaban “Tómame o déjame”, Danny Daniel “Por el amor de una mujer”, Roberto Carlos “La distancia” y Camilo Sexto “Ayúdame”. De los nuevos  cabe destacar a Patxi Andión con su “Uno, dos y tres” y Juan Bau, con “La estrella de David” y una tal Dalida cantaba aquello de “Gigi el amoroso”. Juan Pardo había dejado a Junior en 1969 y seguía con su carrera en solitario, este año “Conversaciones conmigo mismo”. Y Las Grecas  con un estilo de flamenco rock legaban al nº 1 cantando  aquello de “Te estoy amando locamente” mientras  Los Chichos cantaban aquello de “Ni más, ni menos” y Peret acudía a Eurovisión con “Canta y se feliz” quedando en un discretísimo lugar mientras ganaba Abba con “Waterloo”. En el verano, Los Diablos cantaban “Acalorado” y Formula V, “En la fiesta de Blas”, que en nuestra ciudad contaría a raíz de un encierro y posterior desalojo de la Catedral con una variante popular: “De la Santa Catedral todo el mundo salía con unas cuantas h…de más”. De fuera nos llegaba “Angie” de los Rollings, así como nuevas canciones de Elton John, Paul Mac Cartney y George Mc Rae con “Rock me baby”. Mike Oldfield estrenaba su “Tubular bell”.

Por último, llegamos a  1975. Este año fue un año pródigo en éxitos de solistas: Cecilia con su “Ramito de violetas”, Camilo Sexto y su “Melina”, la hija de Lola Flores, Lolita con “Amor”, Roberto Carlos “Un millón de amigos”, José Luis Perales “Y te vas”, Julio iglesias, “Manuela”, el italiano  Ricardo Cocciante, “Bella sin alma” (nº 1) y Manolo Otero, “Todo el tiempo del mundo”. Un desconocido José Augusto que nos recordaba a Roberto Carlos cantaba aquello de “Entre Candilejas”, todo un homenaje al universo chapliniano. Paco de Lucia hacía autenticas virguerías con la guitarra en aquella inolvidable pieza “Entre dos aguas”. El incombustible Georgie Dann cantaba ese verano “Bailemos el bimbó”. Desde fuera nos llegaba otro éxito discotequero, esta vez era Gloria Gaynor la que cantaba “Never can say goodbye”, George Baker cantaba “Una paloma blanca”, la canción era toda en inglés menos esa frase que era cantada en castellano, Morris Albert compuso su “Feelings” y Juan Carlos Calderon su pieza  instrumental “Bandolero”. Los Puntos sacaron su “Llorando por Granada”. Ese año triunfaba la película musical “Jesucristo Superstar” que en España interpretó en un musical de gran éxito Camilo Sexto en el papel de Jesucristo y Angela Carrasco en el de María Magdalena. A Eurovisión acudía el duo Sergio y Estibaliz con “Tu volverás”. Y en plan gamberrete, “Desmadre 75” cantaba, -es un decir-, aquello de “Saca el güisqui, cheli para el personal…”.

NOTA: Iré linkando poco a poco los nombres de las canciones que recuerdo de aquellos años con los mejores videos de éstas que pueda encontrar en Youtube. Y del mismo modo haré lo propio con las series y programas de televisión en su entrada correspondiente. La entrada a pesar de ser bastante extensa no está cerrada y es susceptible de cambios, ampliaciones y modificaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*