Mostrando entradas con la etiqueta Mes: marzo 2015. Mostrar todas las entradas

Imagenes del ayer: El Irati a su paso por el Paseo de Sarasate (1911-1922)

Esta es una entrada  de componente fundamentalmente fotográfico. En las siguientes imagenes vemos el Irati, tren provincial que se convertiría en un verdadero tranvía urbano a su paso por Pamplona durante unos 35 años, entre los años 1911 a 1946, año en que desaparecieron vías y catenarias de éste por las calles la ciudad. Para  1930 ya había desaparecido  la estación de pasajeros del Paseo de Sarasate trasladándose a la estación del  Rincón de la Aduana. En las siguientes fotografías vemos,  por orden de aparición, el tendido de las vías del Irati por  el Paseo en 1911. En esta primera foto, bastante poco conocida, por cierto,  se ve el Paseo, en toda su extensión, desde la esquina de Casa Alzugaray hasta el fondo, en su confluencia con plaza del Castillo.
En la segunda fotografía, de abril de 1911, vemos las pruebas de un tren mercancías en la estación de Sarasate, unos días antes de la inauguración de la línea. La línea se inauguró el día 23 de abril de 1911. Las tres siguientes fotografías de la estación de Sarasate son del período 1918-1922, (se puede ver en una de ellas el tradicional reloj de la estación) siendo especialmente hermosa por la composición y calidad de la imagen  la tercera. Y por último, y para acabar el reportaje, podemos disfrutar de una bellísima fotografía del año 1912, donde vemos al Irati  saliendo de la Plaza del Castillo. Su paso por la plaza se suspendió temporalmente durante un año, reanudándose en 1917 y manteniendo si itinerario hasta 1926, año en que se suprimieron definitivamente las vueltas del Irati por el cuarto de estar pamplonés. Este bonito tren, que nos  trae el recuerdo de la Pamplona de otros tiempos, dejaría de circular el 31 de diciembre de 1955. 
Fotos: J.J.Arazuri, “Pamplona, calles y barrios” y Postales Vda. de Rubio.

Plazas y calles de ayer y hoy: El Paseo de Sarasate (1891-1971)

Si en la entrada del blog denominada “El Paseo de Valencia” volcaba mis recuerdos personales sobre el lugar, en esta entrada, y siguiendo la características de la sección, repaso la evolución histórica y fotográfica de este popular y principal lugar de la ciudad de Pamplona entre finales del siglo XIX y los años 70 del siglo XX. Lamentablemente, en los últimos tiempos,  y contrariamente a la plaza del Castillo,  el Paseo de Sarasate no es ni la sombra de lo que fue. Hoy es un simple lugar de paso, zona de borde entre el Casco y el Ensanche,  que urge dinamizar y llenar de actividad,  tanto en sus aledaños como en su anden central. Pero volvamos la vista atrás. En tiempos de los burgos y hasta el siglo XIX el terreno del Paseo formaba parte de la llamada Taconera, cuyo significado, procede de una derivación euskérica que viene a significar “fuera de las puertas”. En efecto, estamos hablando de un terreno fuera de las murallas de los burgos de la vieja ciudad medieval, luego desde 1423 ciudad unificada, y más concretamente de su muralla sur, con sus torres y sus puertas: la Torre Redonda, la puerta de San Nicolás, la torre de los Triperos, (cerca de la calle Comedias) y suponemos que alguna otra torre secundaria. Posteriormente la muralla sur se ampliaría (en el siglo XVI) hasta la Ciudadela  e incorporaría el espacio de la Taconera.  La primera foto que ilustra esta entrada es de 1891 y en ella se puede ver la primera urbanización del Paseo, con un estanque frente al Palacio de Diputación (no se había construido el Monumento a los Fueros) y el final del Paseo, sin el edificio de la Audiencia aún, con la Ciudadela al fondo. La siguiente foto, de los primeros años 90 del XIX, nos ofrece una panorámica de la cara norte del paseo, con la iglesia de San Nicolás y sus soportales recien abiertos.
En el Paseo tuvo su sede, durante algunos años, hasta 1914, el Gobierno Civil, concretamente en la llamada Casa de Alzugaray, derribada en 1971 para erigir el horroroso edificio del Banco Atlántico. Antes estuvo, en ese lugar, el Cuartel de San Martín. A comienzos del siglo XVIII, entre las actuales calles Garcia Castañón y el Banco de España, estaba el gran caserón de la Meca, fundada un siglo antes para recoger a los mendigos y gente necesitada y que vemos en la foto de la izquierda, datada en 1923. En la trasera del caserón se construyó, posteriormente, un frontón con el fin de obtener recursos para la Casa de Misericordia, aunque la verdad su explotación no dió muchos beneficios. En 1924 la Meca se trasladó al Hospital de Barañain (Hospital de Navarra) y ocho años más tarde, en 1932, a su actual emplazamiento de la Vuelta del Castillo. A principios del siglo XVIII, y a excepción de la casa de la Meca, el resto de la zona era un prado de hierba con arboles, similar a la zona de la Vuelta del Castillo. Junto al edificio de la Meca, y hasta las proximidades de la basílica de San Ignacio, en este mismo siglo XVIII, se erigió la Casa de los Carros que incluía también un Mesón y que en el siglo XIX sería más conocido como Parador General, luego Fonda Otermin y a finales de siglo XIX Fonda Europa y que vemos en la foto de la derecha de principios de siglo, extraida del libro de Arazuri “Pamplona antaño”. 
En 1892  desapareció esta fonda, estableciéndose, en su lugar, un colegio de los Padres Escolapios, que se mantuvo en el lugar hasta 1931, año en que se trasladó a su actual ubicación de la calle Olite. Poco después se construyó, en su lugar, la sede del Banco Hispano Americano y de la Caja de Ahorros Municipal de Pamplona, tal y como vemos en la foto adjunta, de la derecha,  de 1933. Entre el Parador General y el caserón de la Meca se había construido, también, en el siglo XVIII, la llamada casa de los Pastores. En esa casa estuvo la primera casa de socorro de la ciudad hasta la inauguración de la que casi todos conocemos en la calle Alhondiga (1930) y cuyo solar salió  recientemente a subasta. En 1854 se inauguró en el Paseo la primera  Casa de Baños de la ciudad que estaría en servicio hasta 1922. El viejo edificio de dos plantas albergó otros usos en sus bajeras  hasta su demolición en 1969: una carrería, el primer Centro Gimnástico de Pamplona, un club de bicicletas, el Sporting Club Navarro (que vemos en la fotografía de la izquierda, de 1928), el Sindicato de Iniciativas y Turismo, etc. 
En aquellos años, la parte norte era, al margen de las oportunas reedificaciones bastante parecida  a la actual. Solo había una escalinata de cuatro peldaños, cerca de la calle Comedias. De esta parte del paseo cabe indicar muy pocas cosas sobre sus edificios: la Casa Baleztena fue construida en 1840 por el ganadero Nazario Carriquirri. En el nº 14 del Paseo hay una hornacina con las imagenes de San Jose y el Niño. Las casas nº 10 y 16 son recuerdos que nos quedan todavía del siglo XVIII. Los soportales de la iglesia de san Nicolás se construyeron, como ya he señalado, a partir de   1890. A mediados del siglo XIX no estaba construido el anden central del Paso, sino que en su lugar había una carretera flanqueada por olmos que llegaba hasta la Ciudadela. En el lado sur del Paseo, estaban los siguientes edificios: la antigua Alhóndiga Municipal, donde hoy está el Banco de España, la Fonda de Otermin, la casa de los Pastores, el caserón de la Meca,  la casa del Vinculo (o casa de los Hornos, donde se elaboraba el pan para la ciudad, hoy edificio de Correos y Telégrafos), y terminaba este lado en la Casa de Baños. Tras esta y en ese momento solo había una arboleda que se extendía hasta la ciudadela. Luego, a finales del siglo XIX, se construirían, en ese espacio, diferentes edificios   que formarían parte del Primer Ensanche, algunos de los cuales, los más centrales, fueron derribados a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. Quedan de aquella epoca los edificios de los extremos de la manzana. Podemos ver los edificios de este lado del Paseo en las instantáneas de Vicente Isturiz pertenecientes al período 1905-1910 y de Julio Cia de 1918, con el caserón del Vinculo, en primerísimo plano. 
En 1861 se colocaron bancos de piedra, en la zona central del Paseo, y en 1884 un túnel luminoso que se trasladaría luego  a la plaza del Castillo y un quiosco de música, trasladado temporalmente desde al Taconera. Pero es en 1885 cuando se produce la verdadera transformación del Paseo. Se sustituyó la vía central por dos calzadas laterales, se plantaron arboles, se colocaron dos estanques, uno en cada extremo del Paseo (el situado frente a Diputación, que vemos en la foto de la izquierda, de 1894, no duraría ni 10 años en el lugar pues  fue sustituido por el Monumento a los Fueros (en 1903) y sería trasladado a la Taconera, hoy está ubicado cerca del parque de Vistabella. El otro surtidor, que vemos en la foto de la derecha,  se inauguró en 1895 frente al nuevo edificio de la Audiencia). También se plantaron nuevos olmos, se colocaron macetas ornamentales, unas bonitas farolas, jardincillos, un urinario (bastante antiestético) y estatuas procedentes del Palacio Real de Madrid (fueron un regalo del Palacio, algunas de cuyas estatuas  se permutaron, posteriormente,  en 1972:  las estatuas de Fernando VI y Barbara de Braganza por las de Felipe III de Navarra y García Ramirez).  Los olmos plantados en 1885 aguantaron bien casi un siglo, hasta finales de los años 80 del siglo XX en que murieron por una fatal enfermedad. 
El Monumento a los Fueros financiado mediante suscripción popular fue una respuesta a los intentos centralistas del ministro de Hacienda, Gamazo, en lo que se denominó popularmente como la Gamazada, el único ejemplo verdaderamente unitario de defensa de los fueros del último siglo y medio en Navarra. La base del Monumento, que vemos en una postal de Rubio, cuenta con cinco escalinatas entre las cuales  penden unas cadenas que simbolizan el escudo de Navarra. Luego se erige un cuerpo de cinco metros de altura de base pentagonal reforzada en sus ángulos por gruesas columnas que simbolizan las cinco merindades. Sobre los capiteles de las cinco columnas cinco esculturas, simbolizando el Trabajo, la Paz, la Justicia, la Autonomía y la Historia. Hay cinco placas de bronce: tres en castellano y dos en euskera (una de ellas con una pretendida grafía ibérica, aunque según Arazuri más que ibérico parece una mezcla de ibero y tartessio). Sobre este cuerpo se asienta otro cuerpo también pentagonal de ocho metros con los escudos de Navarra y Pamplona enlazados, Tudela, Olite, Sanguesa y Estella; sobre ese cuerpo una columna, la fecha del monumento (1903) y coronando la columna la estatua en bronce de cinco metros y medio de altura y más de 3.000 kilos de una matrona (símbolo de Navarra) que lleva, en su mano derecha, una cadena rota y en su izquierda la ley Foral. A la derecha del párrafo vemos dos panorámicas del Paseo de 1901 y 1902, sin el Monumento y con este en contrucción (esta segunda de Anselmo Goñi), extraídas ambas del libro de Arazuri, “Pamplona Antaño”.
Desde 1885, año en que podemos afirmar que se configura urbanísticamente el Paseo como tal, muchos han sido, como hemos visto, los cambios que se producen tanto en él como en los edificios que lo rodean. En la parte sur, al  antiguo edificio del Banco de España, que vemos en la foto de 1922, le sucedió el actual edificio, en el año 1927, obra de Jose Yarnoz y Angel Astiz, cerrado desde 2011 (que vemos en la foto de Galle de los años 60) y que se reabrirá en breve con diversos servicios administrativos del Estado. En el solar de la Fonda Europa o Parador General, luego colegio de los Escolapios, y en los cercanos Casa de los Pastores y el caserón de la Meca, se construyeron en 1933, como ya he dicho,  los edificios del Banco Hispano Americano y la Caja de Ahorros Municipal de Pamplona. En 1918, parte del viejo caserón del Vinculo dejó paso a la nueva Oficina de Correos y Telegrafos. Luego venía la vieja Casa de Baños de 1854, derribada en octubre de 1969 y sustituida por un moderno y anodino edificio. En la parte norte, ya hemos citado, en otra entrada del blog como hitos más destacables el derribo de las llamadas Casa Navasal, en 1968 y de la Casa Alzugaray en 1971. 


Posteriormente,  a finales del siglo XX y primera década del XXI se han ido derribando otros viejos edificios de este lado del Paseo, sustituyendolos por otros nuevos, si bien con más acierto arquitectónico que en los casos anteriormente citados de Navasal y Alzugaray. En ambos extremos del Paseo se erigen los edificios de la Diputación y la Audiencia Provincial, el primero proyectado en 1840 por Jose de Nagusia, con un estilo neoclásico, acabado en 1851, con añadidos escultóricos posteriores en la fachada  de Fructuoso Orduna (1951), el segundo, el edificio de la Audiencia iniciado en 1892 y acabado en 1898. El edificio dejó de albergar el Palacio de Justicia en el año 1996 y en el 2002 se reabrió como sede del Parlamento de Navarra. La zona central del Paseo también ha sufrido numerosas transformaciones, la más importante de las cuales se produjo en 1956, año en que se reubicaron las estatuas, los bancos, jardines y se colocó el embaldosado que ha caracterizado al Paseo en los últimos 50 años y cuyas  obras vemos en la fotografía de la izquierda. En la foto de la derecha, de Zubieta y Retegui, vemos el traslado, en 1972, de algunas estatuas, fruto de la permuta realizada con el Palacio Real. A lo largo del tiempo habían ido desapareciendo del Paseo la estación del Irati (en 1930) y de sus vías (en 1946) y de la que hablo, con carácter monográfico,  en una entrada posterior, la farola ornamental colocada frente al edificio de Diputación (1958), que vemos en la foto adjunta de J.J.Arazuri de enero de 1953, o el surtidor frente a la Audiencia que vemos igualmente en la foto adjunta de los años 30-40. Hace unos pocos años se ha vuelto  a repavimentar el anden central y los jardines laterales se han amurallado con unos feos muretes de acero corten. Las siguientes fotos son, salvo la primera, que es de los años 30-40, de los años 60-70 del pasado siglo XX. 

Fotos: Autores y obras referenciadas en el texto de la entrada. Cuando no se cita se desconoce el autor. Fotos extraidas de los libros de J.J. Arazuri “Pamplona, antaño”, “Pamplona, calles y barrios” e “Historia, fotos y joyas de Pamplona”. Postales de L.Roisin.

Los concejales sociales del Ayuntamiento de Pamplona en los últimos años del franquismo

Faltan dos meses para que se celebren las décimas elecciones municipales democráticas, desde la muerte de Franco. Es un buen momento para echar la vista atrás y descubrir como en aquellos duros y grises años, un grupo de personas, con un alto grado de altruismo y de amor a su ciudad intentó, en unas muy difíciles condiciones, crear unos  espacios de libertad, transpariencia y participación muy diferentes  y superiores a los de la época, incluso si me apuran y en algunos casos a algunos de los momentos actuales. Tras la guerra civil y con el triunfo de Franco, el Ayuntamiento de Pamplona, como el de todos los ayuntamientos del país se pobló de personas adictas al régimen: en los primeros años sobre todo y fundamentalmente de falangistas, carlistas y afines al Movimiento Nacional, posteriormente y con el paso del tiempo, mucho tiempo después, en los años 60 llegarían los llamados concejales sociales y los concejales  independientes. 

Como hemos visto en la entrada “Orígenes católicos del movimiento obrero en la Pamplona de los años 60 y 70”, desde los años 50 surgieron en nuestra ciudad movimientos sociales críticos con el régimen, amparados por organizaciones católicas como la HOAC. La ley de bases del régimen local franquista databa del año 1945 y establecía que los concejales de los ayuntamientos debían ser designados por terceras partes del siguiente modo: por elección entre los vecinos, varones y cabezas de familia, era el llamado tercio familiar, por los organismos sindicales el tercio sindical y por diferentes entidades de entre una lista propuesta por el Gobernador Civil el tercio corporativo o de entidades. El familiar era pues el único en el que se podía votar por lo menos una pequeña parte de la población. A partir de los años 60 se empezaron a infiltrar en las estructuras del régimen, tanto en los ayuntamientos como en el sindicato vertical, personas procedentes de los movimientos obreros católicos. La HOAC impulsó una primera candidatura de concejales sociales al tercio familiar en el año 1963 con Echaniz, Eguiluz y Lebrón pero no tuvo éxito. Cayó derrotada frente a la candidatura de Huarte, Urmeneta y Sarasa. Tres años más tarde, en 1966, lo volverían a intentar con Muez, López Cristobal y Zufia que lograron salir elegidos. En 1967 era Alcalde de la ciudad, Angel Goicoechea, antes de el, entre 1964 y 1967 lo había sido Juan Miguel Arrieta y precediendo a Arrieta, Urmeneta (1958-1964). Los Alcaldes no eran elegidos entonces por los concejales sino nombrados, a dedo, por el Gobernador Civil. Urmeneta, una persona de poliédrica y, según como se vea, contradictoria trayectoria personal (militar, estuvo en la División Azul, de familia nacionalista, con una clara vocación social y de apoyo a todo tipo de causas… ) fue principal protagonista e impulsor de la Pamplona moderna, esa Pamplona que con algunas ampliaciones posteriores, fruto de un desarrollismo no siempre justificado, hemos heredado hoy en día. En la foto de familia que vemos a continuación, aparecen de izquierda a derecha y de arriba abajo, arriba, Urmeneta, Martínez Alegria, Muez, Etayo, Ibañez, Frommknecht, Morán, arruiz, San Martín, abajo, Echaniz, Saez, Velasco, Caballero, Erice, Rouzaut, Valimaña y Perez Balda.
En 1970, nueve de los 18 concejales procedían de los grupos sociales, a saber Muez, López Cristobal, Zufía, Auxilio Goñi, Echaniz, Saez, Eguiluz, Velasco y Caballero. Caballero había sido elegido por el tercio sindical, como presidente del Consejo de Trabajadores que era, cargos que mantendría hasta 1974. En 1973, la no asistencia a los funerales del Almirante Carrero Blanco, el día 22 de diciembre, en la Catedral de Pamplona les supuso a seis concejales sociales una suspensión de dos meses de su cargo por inductores de un delito  de alteración del público. Lo curioso, lo paradójico del caso es que esa alteración del orden del público no fue protagonizada en ningún caso por dichos concejales sino por un grupo de ultraderechistas que brazo en alto, cantando el Cara el Sol y con banderas españolas al viento acudieron a la plaza del Ayuntamiento, desde la Catedral, gritando “Concejales rojos, no”. Estos hechos provocarían algunos meses más tarde el cese del alcalde José Javier Viñes (1972-1974) por el entonces gobernador civil, Ruiz de Gordoa, por haberles dado una cariñosa bienvenida a los concejales represaliados. Viñes fue sustituido por José Arregi que permaneció como alcalde hasta febrero de 1976. En febrero de 1976 era elegido alcalde por sus compañeros, Francisco Javier Erice Cano. Erice fue el primer alcalde que no era elegido a dedo por el gobernador civil de turno, lo que originó una corriente de simpatía entre amplias capas de la población. Sin embargo y como se suele decir “poco duraría la alegría en casa del pobre”. En septiembre de ese año era destituido por el gobernador civil acusado de prevaricación y de coacción en la denegación de una licencia de obras, la de las Casas de Nuin, un bloque de viviendas de notable altura en la avenida de Villava, al otro lado de la Iglesia de los Capuchinos. “Erice, amigo, el pueblo está contigo” se oía en aquellos años en las espontáneas concentraciones que se formaban delante del Ayuntamiento. Eran años en los que de forma bastante frecuente se producían encierros por diferentes motivos en el ayuntamiento (laborales, políticos, etc). Eran años en los que la gente entraba con bastante libertad a los plenos y debatía en ellos. 

Tras Erice vendrían Velasco, Caballero, Frommknecht y Echániz. Nos centraremos en Tomás Caballero. Caballero fue alcalde accidental desde finales de 1976 hasta abril de 1977 en que se incorporó a la política presentándose a las elecciones generales dentro del Frente Navarro Independiente (ver entrada “Las primeras elecciones democráticas”). En su corto mandato sin embargo se produjeron simbólicas intervenciones. Siendo Caballero alcalde, Erice izó la ikurriña en el Ayuntamiento de Pamplona de manera oficial, en enero de 1977, bandera que se mantendría hasta diciembre de 1981. Delegó en él como una manera de honrarle y desagraviarle por el injusto tratamiento recibido meses atrás. En aquellos años, la ikurriña era más un símbolo o icono de lucha contra el franquismo y en favor de las libertades que la identificación con una opción nacionalista. Tras este hecho renunciaron al cargo varios concejales afectos al régimen. En la foto que acompaña este párrafo vemos a algunos concejales de la Corporación de aquellos años en un acto festivo, probablemente un acto religioso. Aquellos concejales sociales tomarían diferentes derroteros políticos: Caballero que había permitido con su gesto la colocación de la ikurriña en 1977, a pesar de no comulgar para nada con las ideas nacionalistas, sería paradójicamente asesinado por ETA, veinte años más tarde, en mayo de 1998. Erice se presentó, sin éxito, dentro de UNAI (Unión Navarra de Izquierdas) aunque finalmente recalaría en el PSOE (en su corriente más crítica), luego en Izquierda Unida (donde fue concejal del citado grupo en 1991) para volver nuevamente al PSOE. López Cristobal sería durante un tiempo concejal de HB. A Muez, infatigable critico, le veríamos años más tarde (2001) en primera línea contra las obras de la plaza del Castillo que el mismo junto a otros habían desechado construir 30 años antes. En aquellos años la ciudad seguía creciendo por su lado oeste (San Juan, Iturrama, etc), se creó una inmobiliaria municipal (1976), un loable intento de intervenir en el mercado inmobiliario pero que no acabó de despegar, por las mismas se pretendió impulsar el Plan Sur sin poder obtener resultados, se creó Mercairuña así como otras muchas cuestiones que deberían ser objeto de un estudio específico más pormenorizado.

Pamplona año a año: 1993-1994

El año 1993 comenzó con las negociaciones del Ayuntamiento para posibilitar la construcción del centro de salud de la Chantrea, en los terrenos del solar del antiguo cine del barrio, así  como las negociaciones con Oberena y la UDC Rochapea para ampliar sus instalaciones. En Septiembre, el Ayuntamiento cedía al Gobierno de Navarra  los terrenos para construir el centro de salud, pero el proceso no se culminaría hasta abril de 1994. Se reanudaron las obras en el puente de las Oblatas, tras las riadas de octubre y diciembre. El 20 de Enero se derribaba la antigua fábrica de levaduras situada junto al camino de la Biurdana, en la zona de Trinitarios. El 27 de enero se iniciaron las obras de urbanización de la 1ª fase de Echavacoiz Norte. Se abría el debate sobre la integración de Mendillorri en Pamplona. Las obras del puente del Vergel se ralentizaron por falta de fondos. Al final, los puentes  costarían más de lo estimado: 428 el de Oblatas y 559 el del Vergel (frente a los 348 y 502 iniciales). Las obras de la nueva estación de autobuses seguían sin acometerse, dado el elevado coste de estas: 3.500 millones de pesetas y la resistencia del Gobierno de Navarra a costearla. El Ayuntamiento pensaba en como facilitar el proyecto: lo haría a través de la explotación del parking, el cobro de tasas, la venta del solar de Intendencia y del edificio de la antigua estación para que promotores construyesen viviendas. El Ayuntamiento esperaba obtener por todo ello unos 5.000 millones de pts. El 15 de febrero comenzaron las obras del derribo de la antigua Copeleche. 

Seguía también paralizado el proyecto de la nueva Audiencia en los terrenos del antiguo Matadero. Sin embargo en marzo el alcalde Jaime anunciaba que la nueva Audiencia se comenzaría a construir en verano,  tras un nuevo acuerdo con el Ministerio de Justicia por el que recibiría 630 millones por el solar del Matadero y 1.100 por la actual Audiencia, que pagaría el Gobierno de Navarra y que se destinaría a sede del Parlamento de Navarra. Al final sería el Gobierno de Navarra el que comprase los terrenos del Matadero para construir el nuevo Palacio de Justicia y permutaría con el Ministerio esos terrenos para construir el Parlamento en el edificio de la actual Audiencia. Se seguía queriendo derribar Casa Marceliano. Príncipe de Viana plantea objeciones. El Monumento a los Caídos se transformaba en sala de arte, tras 20 años de inactividad. El 1 de abril muere en Pamplona Don Juan de Borbon, victima de un cáncer de laringe. El 4 de abril lo hace Maritxu Erlanz, que fue propietaria del Cafe Suizo de la plaza del Castillo. El 30 de abril se adjudicaba el parking de la plaza del Vinculo. En San Jorge continuaban los problemas con las casas de Múgica,  tema que seguirá dando que hablar en los próximos meses y años. En agosto se recogieron 100.000 kilos de basura de la zona más cercana a las viviendas. Los presupuestos municipales de 1993 ascendieron a 14.279 millones de pts.

El 25 de mayo se inauguraba la Escuela Taller de Rehabilitación en el edificio del Monasterio Viejo de San Pedro. En Pio XII seguían paralizadas, desde 1988, las obras de lo que pretendía ser el centro cívico. El 16 de julio comenzaba el derribo de Talleres Iruña. Se pretendía que el solar acogiese más de medio centenar de apartamentos tutelados y oficinas. Entre 1991 y 1993 se habían construido en la ciudad 3.927 plazas de aparcamiento, la mayoría vecinales aunque también algunas (sobre todo en el de la plaza de Toros) también con rotación. En Agosto se encargaba el proyecto del parking de Santo Domingo a los arquitectos Redón y Tena. En Octubre de este año, ojo, y estamos en 1993, ya se hablaba del vial que uniría el puente de Oblatas y la avenida de Navarra. Tendrían que pasar más de 15 años para que viese la luz. El 26 de octubre empezaba a emitir Pamplona TV cuatro horas de programación local, pero sólo un día. Las emisiones regulares comenzaron el 28 de febrero del año siguiente. Este año comenzó el hermanamiento de Pamplona con la ciudad alemana de Paderborn. 

El 16 de Noviembre, el PSOE pedía una modificación del Plan General que posibilitase construir viviendas en el solar de Intendencia y en la antigua estación de Autobuses. El 22 de noviembre se comenzaron  a derribar las naves industriales de Múgica y Arellano en el barrio de San Jorge. Este mes se presentó en el Ayuntamiento un curioso, porque fue visto y  no visto, proyecto de palacio de hielo y de los deportes que se  construiría en Mendebaldea, sobre una superficie de casi 70.000 m2 y con una inversión de 2.700 millones de pts. Del proyecto nunca más se supo. El 26 de Noviembre se inauguraba el Planetario de  Pamplona, el mayor de España con un coste de unos 1.000 millones de pts. Se renovaron los Cuarticos de San Martín de la calle Calderería, convertidos en 18 apartamentos para viudas. Se planteó un proyecto de reforma del Mercado del Ensanche, con parking incluido que no salió adelante por la oposición mayoritaria de los comerciantes del Mercado. Se producían unas grandes inundaciones en diciembre como queda reflejado en la correspondiente entrada del blog. Acaba la era Zabalza en Osasuna. Le sustituye Enrique Martín. Indurain gana el 3º Tour y el 2º Giro.

Los presupuestos de 1994 ascendieron a 17.330 millones de pesetas. Se aprobó definitivamente el plan de Alemanes (previsto inicialmente en 1966 y aprobado en 1991) con viviendas colectivas y unifamiliares. En Enero se inaugura el centro de Especialidades de Principe de Viana. En Febrero se planteó el derribo de las escuelas de Martin Azpilicueta de la calle Compañía,  con el fin de recuperar la plaza existente entre 1913 y 1953. Además en el solar se preveía construir el nuevo centro de salud del Casco Antiguo. Un grupo de comerciantes, concejales y arquitectos visitaron, a finales de febrero, la ciudad francesa de Angers para conocer experiencias de peatonalizaciones y de revitalización de cascos históricos, visita que quedó reflejada en la fotografía adjunta. Los comerciantes de la asociación de comerciantes “El Centro” escindida dos años antes de la del Casco Antiguo, pedían un aparcamiento en la plaza del Castillo y un mayor tránsito de autobuses públicos por el Casco Antiguo. En la foto de Mikel Goñi, de 1994, vemos el cruce de Zapatería y Pozoblanco, sin peatonalizar. En Diciembre más de 30 organizaciones empresariales y sociales demandaban el parking de la plaza del Castillo. La Asociación “El Centro” desaparecería seis años más tarde al ser sus socios nuevamente reabsorbidos por la Asociación Casco Antiguo.  En febrero desaparecía el rotativo Navarra Hoy, nacido 12 años atrás y en su lugar surge, en abril, el Diario de Noticias. El 8 de marzo se derribaba la que fue sede, durante muchos años, de Cruz Roja en la calle Leyre. En marzo, el Ayuntamiento cedía más de 15.000 m2 a la Agrupación Deportiva San Juan. En Marzo, IU y EA pedían se reconsiderase la decisión de instalar el Archivo General en Capitanía y no el Parlamento de Navarra. PSOE y UPN daban el tema por finiquitado. Obras de derribo y nueva construcción en San Antón, 51, San Gregorio 46-48 y Dormitalería, 26. Osasuna bajaba a 2ª división, tras 14 años en la máxima categoría. Acababa la era Ezcurra. El verano fue uno de los más secos y calurosos de los últimos años. La fábrica de Volkswagen se desgajaba de la SEAT. Este año morían Estanis Aranzadi o Adriana Beaumont, esposa de Felix Huarte. Los institutos de la plaza de la Cruz cumplian medio siglo. El Principe de Viana fue creado el 4 de octubre de 1939 en la antigua escuela de Magisterio, como centro femenino. El Ximenez de Rada en 1845. En 1984 ambos se convirtieron en mixtos y en 1985 se fusionaron en uno.

El 10 de junio se aprobaba la creación del parque de Yamaguchi. El 24 de junio se aprobaba un plan bienal de obras en el Casco Antiguo que ayudase a revitalizar comercialmente la zona, con un presupuesto de 250 millones de inversión de los cuales 150 los pondría el Gobierno y 100 el  Ayuntamiento. El 2 de agosto se conocía que había dos ofertas de empresas para construir la nueva estación de Autobuses: por un lado, Flores, Avanco, San Martín y Sana de Inversiones y por otro lado Brues-Laukale, con las condiciones marcadas por el Ayuntamiento (construcción de la nueva estación, construcción de pisos en Intendencia-Autobuses y a cambio 4.292 millones bien en metálico o en viviendas sociales o en ambas cosas. en principio  parecía más ventajosa la oferta de Laukale. El 26 de agosto se aprobaba un plan para construir viviendas, un centro comercial y un parque fluvial en la zona junto al río Sadar, en la entrada de Pamplona, por la Avenida de Zaragoza, ¿Les suena?. Veintiún años más tarde seguimos hablando de lo mismo, el parque ya está, faltan las viviendas y la indispensable “pastilla” comercial. 

Escandalos políticos en Pamplona: si en abril estallaba el caso Urralburu, implicado en las tramas de Roldán, el 5 de octubre, Juan Cruz Alli, presidente del Gobierno de Navarra, pedía la dimisión del alcalde y compañero de filas, Alfredo Jaime y de Eradio Ezpeleta por los rumores que circulaban, de presuntas irregularidades en la gestión urbanística municipal, aunque el pleno municipal apoyaba, el 28 de octubre,  con 22 votos a favor frente a 5, en contra,  al alcalde. Pascal, del PSOE sacaba la cara a Jaime frente a Alli acusándole de rencillas políticas personales contra Jaime. El 9 de noviembre se declaraba desierto el concurso de Autobuses. El 17 de noviembre Fernando Redón planteaba sustituir el adoquín del Casco Antiguo por la loseta. Comenzaba, así,  una nueva polémica ciudadana a cargo de este asunto. En la foto de 1996-97 vemos la calle Chapitela, toda ella enlosetada. Juan Cruz Alli acusaba de varios delitos a Jaime (indicios de prevaricación, falsedad en documento público, usurpación de atribuciones legislativas, irregularidades administrativas, etc) en relación con el caso de Talleres Iruña. A lo largo de noviembre creció la crisis política en UPN  a propósito de la guerra Alli-Jaime que culminaría con la salida de Alli del partido y  la fundación del CDN. El 28 de noviembre comenzaban a derribarse las escuelas de la calle Compañía. Este mes se trasladaban al rehabilitado edificio del antiguo Hospital Militar los funcionarios del departamento de Educación y Cultura.