Mostrando entradas con la etiqueta Mes: septiembre 2015. Mostrar todas las entradas

Imagenes del Ayer: Estampas sanfermineras de los años 60



Inicio una serie de artículos sobre los sanfermines de otros tiempos. En esta primera entrada ofrezco unas pocas instantáneas de diversos momentos de la fiesta: chupinazo, riau-riau, procesión, peñas, fuegos, etc. En las siguientes entradas ofreceré un breve repaso, a través de las diferentes décadas, del acto más importante de las fiestas, que, para mí, actos religiosos aparte, es el encierro de los toros, el hecho, por otra parte, por el que esta ciudad se hizo, un día, internacionalmente famosa. Empiezo este reportaje fotográfico con  la foto del chupinazo que vemos en la postal que encabeza la entrada, (de Ediciones Dominguez), y que corresponde  al 6 de julio de 1966. Llama la atención la presencia de militares y policía armada en la plaza, con la banda de música municipal presta, tras el chupinazo, a interpretar una pieza. 
También, de ese mismo año, es la foto de una peña en la plaza del castillo. En la pancarta aparece perfectamente claro el año: 1963 y lo que parece que pudiera ser una suave critica municipal (los tiempos no estaban para demasiadas licencias ni reivindicaciones políticas) por lo que se puede entrever del dibujo de la pancarta. He incluido también, sirva como imagen comparativa, una foto de una peña en la misma plaza del Castillo, una década antes (la foto es probablemente de los años 50). También de ese mismo año, 1963,  es la postal de los fuegos artificiales en la plaza del Castillo. Como ya dije en la entrada correspondiente, hasta 1967, los fuegos se disparaban desde la plaza del Castillo, a las diez y media de la noche en vez de las once como ahora, como atestigua esta fotografía. En la foto podemos ver que se disparaban en el cuadrante situado entre el kiosko de la música, la avenida Carlos III y el palacio de Diputación.


Las siguientes fotografías, del Riau-Riau y la procesión no son de 1963 sino de seis años más tarde, concretamente de 1969. En la primera de ellas, en la foto de la derecha, vemos el Riau-Riau a su paso por una calle San Saturnino atestada de gente, con la Pamplonesa en medio de la muchedumbre. Parece y es una simple anécdota sobre el original que ha llegado a mis manos que una mano infantil se hubiese entretenido pintando algunas de las cabezas que aparecen en primer termino pero la foto sigue siendo tremendamente útil pues nos da abundante información sobre la época. En la parte izquierda de la foto podemos ver la antigua Casa Seminario sin derribar. Se demolería en 1976. Al fondo de la foto se divisa una tienda de géneros de punto que debe ser la de las Hermanas Oronoz y junto a ella otro local y la antigua farmacia Alcalde. En la parte derecha de la foto se divisa parte de la relojería Zaragueta, que estuvo abierta hasta los primeros años de este siglo. De una sirga en la calle cuelgan las banderas que colgaban tradicionalmente en esos años del franquismo, en las calles, en San Fermín, la de Navarra, España y Pamplona.

Las otras fotografías, las fotos de la izquierda (de Ediciones Dominguez) nos ofrecen sendas instantáneas de la procesión: la foto superior izquierda muestra al Santo llevado a andas desde la iglesia de San Lorenzo para encaminarse por el Rincón de la Aduana hasta la calle Taconera y San Antón e iniciar el recorrido de la procesión. La foto inferior izquierda es concretamente del día 7 de julio de 1969, con el Santo a su paso por la calle Mayor, superado el Palacio de Ezpeleta, y encaminándose de regreso hacia su capilla en la iglesia de San Lorenzo. Desde luego parece por ambas fotografías, en principio, un acto menos multitudinario y más despejado que la procesión de nuestros días. Compárese, sin embargo, con una foto de la procesión de San Fermín, por ese mismo punto, la calle Mayor,  de muchas décadas atrás, exactamente de las primeras décadas del pasado siglo XX. Las diferencias entre ambas fotografías son notables, como se puede comprobar.

Fotos: en los casos que ha sido posible referenciada en la entrada.

Plazas y calles de ayer y hoy: la plaza de Santa Ana (1953-2013)

Este rincón, arranca  de la calle Jarauta, aproximadamente en la mitad de su recorrido y,  tras una zona estrecha,  se ensancha en un espacio abierto que, más que una plaza al uso, es un espacio interior situado entre las traseras de la calle Mayor y de la Jarauta. Hasta 1908 la plaza se llamaba Plazuela del Mercado de Cerdos porque en ella, todos los sábados de la época de matanza, se celebraba el mercado porcino. Desde 1909 hasta 1923, antes de su traslado a la zona de la Media Luna, la Perrera o Prevención municipal estuvo ubicada en la esquina de la plazuela con Jarauta. Por eso en esa época se le llamó Plazuela o Rincón de la Corrección. La foto que encabeza la entrada, de J.J Arazuri, nos ofrece una bella y melancolica instantánea invernal de este rincón allá por enero del año 1953. En 1957 el padre Carmelo proponía en la prensa local  llamar a este rincón, plaza de Santa Ana. En 1959, el pleno municipal acordaba darle el nombre de Plaza de Santa Ana, en memoria de la patrona del antiguo barrio de las Pellejerías. Y es que uno de los elementos más destacados de la plaza lo constituye la basílica o capilla de Santa Ana. La capilla de Santa Ana estuvo durante mucho tiempo, al menos desde 1682, en el nº 42 de las Pellejerías, hasta su derrumbe en 1879. Se comenta que, posteriormente, la imagen de la santa estuvo durante muchos años en una casa del barrio. En 1963 se instaló una hornacina en una de las construcciones de la plaza con la imagen de la santa, una figura de madera policromada en la que aparece Santa Ana, la Virgen María y el Niño Jesús, protegida por un cristal, tal y como vemos en la segunda foto, ésta en color, que encabeza la entrada.

 La imagen fue retirada tras una serie de actos vandálicos en el año 1997 quedando almacenada en un edificio municipal hasta su restauración y regreso a su hornacina, una hornacina de gran tamaño,  en julio de 2013, tras la obras de repavimentación de  Jarauta y el acondicionamiento de la plaza. Junto a este párrafo vemos una foto de la plaza, con su aspecto actual. Hay noticias de fiestas en honor a Santa Ana desde el siglo pasado, si bien luego decayeron y desaparecieron, siendo recuperadas, de nuevo, en el año 1971. Este rincón tiene vocación de ser una gran  plaza pública, abierta durante el día y cerrada por la noche, así lo ha sido durante buena parte de su historia reciente, pero además se pretende que sea una gran plaza con acceso desde Eslava y el Rincón de la Pellejería, con un parking subterráneo y una zona de esparcimiento en su superficie. Desde hace muchos años, más de tres décadas (desde los tiempos del alcalde Julián Balduz), existen proyectos, (la famosa manzana piloto Mayor-Jarauta-Eslava), que pretenden eliminar las naves comerciales e industriales existentes que dividen este gran espacio interior. De hecho, en 1989 se derribaba la nave de la antigua fábrica de lejías El Tigre
Fotos referenciadas en el texto

Plazas y calles de ayer y hoy: La Plaza de la Virgen de la O (1899-2010)

Plazuela situada en las inmediaciones del antiguo portal de Santa Engracia, hoy Portal Nuevo, al final de las calles Santo Andia, por un lado, y Recoletas, por otro, entre los muros de los conventos de los Carmelitas Descalzos y de las Madres Recoletas. En los siglos XVI y XVII la plaza estaba ocupada por once casas y sus correspondientes huertas. A mediados del siglo XIX había en este lugar un Matadero de Cerdos, antes de que se construyese el Matadero Municipal de la calle San Roque en el año 1908. Con la construcción del Matadero Municipal, los diferentes mataderos dispersos por la ciudad se trasladaron a dicho matadero, junto a la cárcel. Con el derribo del antiguo matadero en este paraje es cuando podemos decir que se configura la plazuela tal y como la hemos conocido durante largos años. En el lugar hubo un abrevadero hasta enero de 1955, en la esquina de la plaza con la calle Recoletas. Pero quizás por lo que es más conocida esta plaza es por la ermita de la Virgen de la O o más apropiadamente de la Virgen María, Nuestra Señora de la Esperanza. La talla había dejado su huella también en el nombre de la calle contigua: Santo Andia (de “sanduandia” o santo grande). No olvidemos que la talla de estilo gótico mide nada menos que 1,78 metros de altura. Junto a este párrafo, encabezando la entrada, podemos contemplar dos fotografías, la primera del año 1934, con unos moceticos-as delante de la ermita, la segunda de Zubieta y Retegui, con una panorámica de la plaza de la O hacia 1940, también con unos chavales jugando en el lugar, ambas del libro de J.J. Arazuri, “Pamplona, calles y barrios”.
La devoción a esta virgen hunde sus raíces en el siglo XII o XIII,   de la mano de la llamada Cofradía de Labradores del Mercado de Pamplona, luego Cofradía de Languinobrari que fueron los que erigieron la ermita en honor a la Virgen. El lugar albergó también durante siglos un hospital para alivio de los pobres. No obstante, la ermita o basílica de la Virgen de la O, que hemos conocido muchos durante el siglo XX, fue construida en el siglo XVIII en terrenos que cedió el Ayuntamiento a los vecinos de Santo Andia y  a la cofradía de Languinobrari. Junto a este párrafo vemos, a la izquierda, arriba, la plaza y ermita de la Virgen de la O en 1962, y abajo la ermita en 1899, ambas fotografías aparecen en el libro de J.J. Arazuri, “Pamplona, calles y barrios” y a la derecha la capilla antes de su demolición. 

Y es que en 1987, el Ayuntamiento cambió de un modo bastante drástico y, en mi opinión absolutamente desafortunado, la apariencia de la plaza y la basílica. Para empezar derribó la vieja y modesta ermita que habíamos visto durante la mayor parte del siglo XX y construyó una fea torre, para albergar la imagen, sin ningún tipo de gusto ni personalidad. Además dotó a la plaza de una pérgola de pilares de hormigón y unos bancos de piedra. En el 2006 y dentro del proyecto de reurbanización de la zona se planteó reconstruir la antigua portada de la ermita, eliminando la torre y parte de la pérgola y los bancos de piedra, si bien en las obras del año 2010 no se acometieron por completo estas obras, ya que tan solo se eliminó la pérgola y una construcción de dudoso gusto pero no la torre, se pavimentó la plaza con losa y adoquín, se mejoró el saneamiento, el alumbrado y el arbolado y se eliminó el muro que escalonaba la plaza frente a la calle Recoletas, tal y como vemos en las siguientes fotografías en color de la página web del Ayuntamiento, con la plaza en obras y las obras terminadas.

Fotos referenciadas en el texto

Plazas y calles de ayer y hoy: La Plaza de la Cruz (1944-2014)

La plaza de la Cruz no fue designada oficialmente por el Ayuntamiento, como tal. Este espacio situado entre las calles Bergamín, Sanguesa, Navarro Villoslada y San Fermín, fue bautizada por el pueblo en el año 1941, al instalarse en dicho lugar un conjunto escultórico  con una cruz forjada en hierro acompañada  por una farolas de época, medio inclinadas y retorcidas, con claras influencias de Gaudí. El conjunto se realizó en 1932, por el maestro de forja, Constantino Manzana Llena, y estuvo ubicado, en primer lugar, en el jardín del Claustro de la Catedral hasta su traslado a este lugar. Con el paso de los años el conjunto sufrió algunos cambios, eliminándose las farolas y quedando tan solo la cruz de hierro sobre un estanque. En la foto que encabeza esta entrada, de J.Cia, vemos la plaza de la Cruz con los Institutos de Navarra recién inaugurados. La foto es de 1944. En las fotos del siguiente párrafo vemos una foto de unos años más tarde, probablemente de finales de los 40, sin datar ni filiar, y una postal en color del centro de la plaza en  los años 60.
La plaza es también conocida por la presencia, en este lugar, del primer Instituto de Segunda Enseñanza de Pamplona. El Instituto conoció otras ubicaciones hasta llegar aquí. Se fundó en noviembre de 1845, como consecuencia de la ley Moyano que obligaba a crear, al menos,  un instituto de segunda enseñanza en cada capital de provincia. El Instituto estuvo, en primer lugar, en Casa del Arcediano y luego en la actual sede del INAP, antiguas escuelas de Magisterio y Empresariales. En 1939, tras la guerra civil, la separación de sexos conllevó la división del instituto en dos centros: el masculino “Ximenez de Rada” y el femenino “Príncipe de Viana” que ocuparon, desde 1944, su actual emplazamiento en la plaza de la Cruz, bajo el rótulo de “Institutos de Navarra”. A partir de 1984 los dos institutos volvieron  a ser mixtos y desde 1995 se fusionaron bajo el nombre de IES Plaza de la Cruz. El edificio que ocupa una manzana completa entre las calles Bergamin, Sanguesa, San Fermín y Tafalla se construyó bajo proyecto de José Yarnoz y tiene una entrada principal con un porche lleno de arcadas y un pórtico hexastilo (seis columnas) de doble altura y dos entradas secundarias, la del antiguo Príncipe de Viana en la calle Bergamín y la del Ximenez de Rada en la calle Sanguesa. Las fachadas combinan la piedra y el ladrillo entre grandes ventanales. El patio del centro, que vemos en una foto más adelante, estaba dividido por una tapia que separaba  el alumnado masculino del femenino y que fue derribada a los pocos años de la muerte de Franco.
Así como yo en el año 1977 y tras mi paso consecutivo por el Ave Maria y Cardenal Ilundain recalé en Irubide, mi hermano al término de su estancia en las escuelas del Ave Maria, comenzó lo que entonces se llamaba el bachiller en el Ximenez de Rada. Estuvo en el Ximenez entre 1969 y 1976. De aquellos años recuerda algunos nombres como Salanueva (Matematicas), Uriarte (Geografía), Lampreave (Literatura), Montes (Latín), Ortiz (Química), Garcia Gainza (Filosofía), Asensio (Dibujo), Arrarás (Matemáticas), Mendiola (Ciencias Naturales), La Torre (Literatura), Jaurrieta (Francés), Ferrer (Dibujo), Olaso (Francés), Socorro López (Biología), Dallo (Religión), “El Domin” (Religión). El Director era entonces Alonso del Real. Y el bedel se llamaba Manolo. Eran tiempos del tardofranquismo en los que incluso había una asignatura que se llamaba “Formación del Espíritu Nacional”, tiempos en los que comenzaban los también primeros movimientos estudiantiles antifranquistas como los “Comités de Estudiantes de Navarra”. Cerca de los institutos se encontraba “la Servi”, la Servicial Vinicola donde acudían los estudiantes algo más mayores y que tenían algo de dinero para comprar un bocadillo, los demás se traían el bocadillo de casa. En sus inmediaciones estaba una de las cafeterías Delicias, una sala de juegos y otros establecimientos de los que tengo un lejano recuerdo. Junto  a este párrafo vemos el patio del instituto y un pasillo del centro hace apenas una década.
En la misma plaza, muy cerca de los institutos,  en el nº 19 de la calle Bergamín se encuentra la iglesia de San Miguel, iglesia de tres naves, con una fachada principal de corte clásico y un pórtico con un gran arco y dos torres cubiertas con chapiteles herrerianos. La iglesia fue obra también de José Yarnoz, en esta ocasión acompañado en la dirección del proyecto por Victor Eusa. La iglesia se construyó en el año 1950.  En la segunda foto que encabeza la entrada vemos la calle San Fermín  a finales de los 50 con la iglesia de San Miguel, en primer término. Junto a ella nos encontramos con el salón Mikael, del que ya hablé en la entrada de “Los cines del Viejo Pamplona” y que está a la izquierda de la parroquia, en los bajos del edificio del color ladrillo que vemos en la fotografía adjunta a este párrafo.  La plaza no ha sufrido, por otra parte, demasiados cambios desde su construcción, tan solo el mobiliario urbano (los bancos, las farolas), la pavimentación de la plaza y la instalación de un parque infantil en la zona más cercana a Navarro Villoslada. En la penúltima fotografía de esta entrada vemos la plaza de la Cruz hace unos años antes de los cambios en su mobiliario, concretamente con los bancos y las farolas antiguas.

Imagenes del Ayer: Mirando hacia la Rocha desde la Muralla en la década de los 50

Nueva colección de fotografías de Ediciones Arribas y Luis Garcia Garrabella sobre Pamplona. En esta ocasión, les muestro unas bonitas panorámicas del barrio de la Rochapea, desde diferentes lugares de la Muralla y con diferentes perspectivas, todas ellas tomadas a lo largo de la primera mitad de la década de los 50. Empezaremos de oeste a este, por la perspectiva más occidental. En la primera fotografía se observa, con bastante nitidez, la recta de la avenida de Guipuzcoa, una avenida sin ningún vehículo circulando en ese momento. A la izquierda de la foto, lo que parece un transformador, por encima de él, la caja de la vía del Plazaola, que, como ya he recordado en otras ocasiones, en 1954 dejaría de funcionar. Junto a ella, parte de los edificios de una harinera y la estación de servicio de Discosa que por las diversas fotos de que dispongo, debió construirse a lo largo de la década de los 40. Los murales de la gasolinera, de Leocadio Muro, son precisamente de los años 50, de los años en que se tomaron estas fotografías. Pasada la Gasolinera estaba la fabrica de chocolates Orbea, inaugurada en 1952. A la nave que se vislumbraba desde el baluarte de Gonzaga, en la foto de Fidel Veramendi de 1920 (en la entrada referida al parque de la Taconera) se le unieron en décadas posteriores otras naves y construcciones. Tras de ellas el convento de las Oblatas, inaugurado en 1948 y al final, en el fondo de la foto, junto al puente de Santa Engracia, la fábrica Industrias del Caucho, erigida sobre la vieja Electra municipal. En la segunda fotografía, más virada hacia La Rocha, observamos la relativamente reciente plantación de arboles a la derecha de la avenida, el camino peatonal, por entre los arboles, a la altura del túnel subterraneo del Plazaola, por otra parte, tan familiar para mí, por las muchas veces que lo utilicé para subir a Pamplona y a su derecha, y si la comparamos con imagenes de décadas anteriores, unas cada vez más abigarradas construcciones en dos ejes claramente más desarrollados que el resto, uno en torno a la avenida de Marcelo Celayeta, con la torre de la iglesia del Salvador, descollando como un faro desde 1916, protagonista mudo de los muchos cambios que ha vivido el barrio y la ciudad desde entonces, y otro en torno a la calle Joaquín Beunza.
En la tercera foto se observa a la derecha la antigua calle Joaquín Beunza, en su primer tramo, el que va desde el puente de Santa Engracia hasta los invernaderos de Huici. Son más perceptibles que en la foto anterior la existencia de bloques de viviendas como los del Grupo Oscoz en Marcelo Celayeta. Por hacernos una idea de la antiguedad de algunas construcciones en la antigua Rochapea, en la calle en que nací, la Travesía del Ave María los edificios más nuevos (los que corresponden a los números 7,9,10 y 13) se construyeron entre 1957 y 1959, el nº 8 que estaba enfrente del antiguo campo de las escuelas del Ave-María y del actual colegio Patxi Larrainzar es de 1939 y con toda probabilidad las primeras casas de esta calle eran de 1900-1910. Existe entre los bloques de las casas de Oscoz (años 40) un bloque que data de 1915 y que es visible todavía (sigue en pie) muy cerca de la nueva calle Joaquín Beunza, cerca de Marcelo Celayeta. La 1ª Fase de la Cooperativa de viviendas El Salvador es de finales de los 50 (1957 o 58 aunque inaugurados un poco más tarde). Como se puede comprobar todavía no se había construido todo el gran bloque de casas entre el cruce de Beunza con Tirapu y los invernaderos de Semillas Huici. Sólo en la última foto de este bloque, la quinta, podemos ver la construcción de algunas viviendas algo más recientes a las que se sumaran a lo largo de los últimos 50 y primeros 60 el resto de viviendas del margen derecho de  Joaquín Beunza y a lo largo de los 70 las del margen izquierdo.

Por último las dos fotos que cierran esta entrada son panorámicas del río Arga y sus orillas, en la zona del puente de Curtidores. En la primera vemos a la izquierda los corralillos de Gas, las casas del Callejón de los Toros, la plaza del Arriasko, el edificio del actual Club de Remo, etc, algunos de esas construcciones hoy desaparecidas,  y a la derecha la Casa de Barquilleros y otras, junto a ella, bastante pintorescas,  también hoy,  y salvo la de Barquilleros, desaparecidas. En el extremo superior de la foto se divisa la muralla del Paseo de Ronda, con todas sus viejas casas, desde Descalzos hasta el Palacio de Capitanía. En la segunda de las fotos, el  objetivo de la cámara ha girado hacia la bajada al puente de Curtidores y vemos un mayor trozo de la muralla y del “skyline” del casco antiguo, desde el convento de los Carmelitas Descalzos hasta el palacio de Capitanía. En resumen, un curioso y bonito paseo visual, desde la muralla, hacia el pasado reciente de nuestra ciudad y en este caso, hacia el pasado reciente del barrio de la Rochapea.

Imagenes del Ayer: la Chantrea en la década de los 50

En sentido estricto habría que decir que las siguientes fotos del barrio de la Chantrea, (que al igual que las series de fotos anteriores fueron publicadas por Ediciones Arribas) son, excepto la última, del período 1955-1960. La foto del puente de la Chantrea, que encabeza la  entrada, es de  ese mismo año, 1960, poco después de su inauguración. Llama la atención el escasísimo tráfico existente en una zona que hoy se destaca por todo lo contrario. Bonita composición la de esta foto, con las farolas típicas de la Pamplona de esos años, las torres de la catedral en lontananza, asomando sobre las murallas, entre los arboles, ocupando el centro de la imagen sobre el puente semivacio, apenas un motorista que circula en dirección al barrio, desde Pamplona (los de los barrios de abajo tenemos la manía de seguir diciendo aquello de “subir a Pamplona”).



En la segunda fotografía que encabeza la entrada puede observarse la calle Coronel Beorlegui, hoy Cuenca de Pamplona, con un numeroso grupo de vecinos, tal vez esperando la villavesa, -es un suponer-, un motociclista circulando por el lugar mientras un niño pasea cogido de la mano de su madre. La foto de esta calle y de buena parte del barrio tiene, sobre todo en esos tiempos, algo como de pueblo, a lo que por supuesto no es ajena la peculiar arquitectura de sus casas, de una y dos plantas, con detalles de las casas del norte de Navarra. 

La tercera fotografía nos muestra a una mujer, vestida y peinada como se vestían y peinaban las mujeres en aquellos años, andando tan tranquilamente por la mitad de la calle Marcos Goñi (actual calle de Berriosuso) cerca de su confluencia con Federico Mayo (actual calle de Berrioplano). La iglesia que se ve a sus espaldas es la iglesia de San Jose, construida en torno a 1952 como una dotación básica de la 1ª fase del barrio. La cuarta fotografía es de los primeros años 50, (1950-52) cuando se estaban construyendo las casas de la Chantrea, y ha sido extraída del blog “Evolución Barrios Pamplona”. En su primera fase, compuesta por 300 viviendas, y promovida por el Patronato Francisco Franco, la mano de obra la aportaron los que posteriormente serían sus inquilinos, quienes empezaron a tomar posesión de sus viviendas el 18 de julio de 1952. Las viviendas disponían de un pequeño huerto y una bajera destinada a gallinero.  El barrio tenía locales destinados al llamado Frente de Juventudes, la Casa Cunas (parecido a una guardería), comercios de alimentación en edificios en planta baja (pescadería carnicería,…), mercerías, la iglesia antes citada y su centro parroquial, la escuela de las Madres Salesianas, etc. En la última foto podemos ver la plaza de la Chantrea, en una soleada tarde y en el extremo inferior derecha de la imagen la calle María Auxiliadora.