Mostrando entradas con la etiqueta Etiqueta: Nueva-San Saturnino-Jarauta-San Lorenzo. Mostrar todas las entradas

Por las calles de lo viejo: Nueva, San Saturnino, Jarauta y San Lorenzo (1964-2004)

Después de bastantes entradas en que he desempolvado vivencias y recuerdos, canciones, hechos históricos, estadísticas climatológicas, volvemos al Casco Viejo, del cual nos quedan aún algunas calles por visitar. Vamos, en esta ocasión, a entrar por la calle Nueva y, tras recorrerla en toda su longitud, pasaremos también por las calles San Saturnino, Jarauta y San Lorenzo. La calle Nueva es la calle más larga del Viejo Pamplona y se extiende desde la calle San Saturnino hasta la calle Taconera. No pertenecía a ningún burgo. Desde la construcción del burgo de San Cernin en el siglo XII y luego el de San Nicolás, también llamado Nuevo Burgo y más tarde Población de San Nicolás,  y durante varios siglos, -hasta el siglo XVI-,  fue el foso que separaba ambos núcleos urbanos. Durante un largo tiempo aquel foso fue escenario de fricciones y disputas entre los dos burgos, y esto ocurrió hasta prácticamente el Privilegio de la Unión, en 1423,  y sobre todo fue un autentico estercolero, al que los vecinos arrojaban los desperdicios, la basura desde las casas próximas. Tendrían que pasar 114 años  hasta que en 1582 el entonces virrey de Navarra, marqués de Almazan,  ordenase derribar fosos y edificios y construir la calle Nueva, que se llamaría, a partir de entonces calle Nueva de Almazan.  En 1931 se cambió el nombre de calle Nueva por calle  de Don Higinio Mangado, un capitán de carabineros que luchó por la causa republicana y que murió en 1884, restableciéndose el nombre de calle Nueva en 1936, al poco de iniciada la guerra civil. Desde mediados del siglo XVI, el lugar donde hoy están las escuelas de San Francisco lo ocupó el viejo convento de los franciscanos. A mediados del XIX, en el lugar del convento se instaló el Almudí o Mercado de Granos.  Tras él estaban las escuelas municipales de dibujo, de niñas y de párvulos. En 1901 se derribaron estas dotaciones para erigir las escuelas municipales de San Francisco, obra del arquitecto Julián Arteaga.  En el nº 30 de la calle Nueva, muy cerca del final de la calle, estuvo la llamada  Casa de Baroja porque, al parecer,  el escritor guipuzcoano vivió en ella desde 1881 a 1886. La casa que se extendía hasta la calle San Francisco se derribó en agosto de 1974  y el edificio conserva en su parte reformada trasera, la que da a San Francisco,  una fachada noble de arcos ojivales y el escudo de los Cruzat. Adjunto una fotografía de la citada casa, datada en febrero de 1973 y cuyo autor es Rafael Bozano.


En esta calle, siguiendo el orden de los números podíamos encontrar hace 30 años los siguientes establecimientos: empezando por el lado izquierdo y en la esquina con la plaza consistorial, la antigua farmacia Alcalde fundada hace más de 150 años, regentada entre otros por  Jesús Pomares y  hoy por Laura Maeztu, luego casi  todo eran traseras de los edificios y comercios que daban a la calle Zapatería, como vemos en la foto adjunta, salvando algún pequeño taller hasta llegar a la plaza del Consejo en que, en las dos esquinas de esta plaza con Nueva, encontrábamos sendos locales del establecimiento Ferraz. Muy cerca del pasaje o belena de San Miguel hallábamos la tienda Telas El Peso, luego la entrada, desde 1969 a Textiles Blanco y, pasada la belena, una serie de pequeños locales: la antigua librería Abarzuza, la boutique Vicios y más adelante la asesoría Alfa. En este tramo, en los últimos años se han instalado varios establecimientos: una tienda de arreglos de ropa, Cosetodo, una tienda de guitarras eléctricas, El Infiernito Guitar Shop, una librería, Papyros, un pequeño estudio de arquitectura. A continuación había alguna trasera de locales de San Antón, el bar Malembe que en sus tiempos regentó un latinoamericano exiliado, chileno para más señas, y que hoy es un kebab, más traseras de locales de San Antón (de la Golosina, Lecar, Mendi Kirolak, Decoluz, etc) algunos bares de noche para gente joven como el Utopia y el Atxiki, estos ya avanzados los 90, para llegar hasta el final de la calle en la que recuerdo que estaba pasada la trasera de Decoluz (hoy Oraintxe), la galería de arte de Carlos Ciriza (hoy ocupado por el negocio del jugador de Osasuna Lacruz, Nainere) o la tienda de decoración textil Arqtex de Julián González que en el año 2002 se trasladaría a Paulino Caballero en el Ensanche, y donde hasta hace poco había una tienda de venta y reparación de instrumentos musicales: violines, chelos, etc. Pasado este local, en los bajos del antiguo consulado italiano encontramos el restaurante La Nuez.

 


Si volvemos al principio de la calle y seguimos esta vez por la izquierda encontrábamos  Almacenes Rocamador, ocupado luego por La Golosina y más tarde por una oficina bancaria de Caja Navarra, ahora Caixabank que se mantiene. A continuación sólo recuerdo en los últimos años, la agencia de viajes Libre Destino y recientemente, en su lugar, la tienda de diseño Fragment de Karlota Las Palas. Más adelante la tienda y taller de electricidad Aranai que lleva en el nº 8 de la calle desde 1982, una gran tienda de muebles de diseño de Andrés Las Palas que tuvo varias denominaciones y que luego fue sede de la empresa de espectáculos In Out, responsable de haber traído a Pamplona las estrellas más importantes de la música del ámbito nacional e internacional. A continuación había algún estudio de arquitectura y posteriormente, el hotel Maisonnave, del que ya hemos hablado en diferentes entradas y que aquí volvemos a mencionar. Fundado en 1883 en la calle Espoz y Mina, como fonda y coches de caballos, por Carlos Maisonnave y su esposa Francisca Echevarría, en 1945 pasaría a ser regentado por la familia Alemán, sus actuales propietarios, que erigieron en 1966 el actual edificio de la calle Nueva, sobre el solar que ocupase la Casa Escudero,  Casa del Orfeón o palacio medieval de Aguerre, que por todos esos nombres podemos referenciarla. Adjunto, junto a este párrafo,  una foto de la citada casa tomada desde la calle Ansoleaga. La casa fue derruida en 1958 y con las piedras y arcos apuntados y otros elementos arquitectónicos que se encontraron en el edificio, el Ayuntamiento erigió en 1961 el Mesón del Caballo Blanco. Pasado el hotel estaba entonces la carpintería Iruña, donde luego se instaló la tienda de indumentaria tradicional Nuevo Barroco, regentada por Jesús Pomares. Pasado este local hubo hace algún tiempo un centro de actividades de fugaz existencia, luego la Biblioteca General de Navarra, en el viejo edificio de La Agrícola, hoy una biblioteca de barrio, y pasadas las escuelas de San Franscisco, en donde estuvo la Casa de Baroja, Muebles Baztan, hoy sede del tribunal laboral,   para acabar en el Palacio del Marques de Vessolla junto al parking Rincón de la Aduana. Adjunto una fotografía de Galle, fechada en agosto de 1978, donde se puede observar la construcción del nuevo inmueble, que sustituyó a la Casa de Baroja y que albergo primero a Muebles Baztan y luego al Tribunal Laboral.

 


Volvamos nuestros pasos al comienzo de la calle y  dirijámonos esta vez hacia la otra parte del Burgo. La calle San Saturnino comienza a la altura de la plaza consistorial y termina en el inicio de la calle Mayor, junto al pocico de San Cernin. Hasta el siglo XIX se llamó calle de las Bolserías. Su origen data del siglo XVI, epoca en la que se rellenaron los fosos y murallas que separaban los burgos que había en el lugar. Su nombre  original procedía del agrupamiento de los guanteros y bolseros que había en la zona. A finales del siglo XIX, concretamente en 1890,  el ayuntamiento permitió el derribo de varias casas sobre cuyos terrenos se levantaron los edificios nº 2 de Nueva y 1 de San Saturnino, de gran presencia como se puede observar en la foto adjunta. El propietario de estos edificios era Francisco Seminario que costeó parte de los trabajos de ensanchamiento de la calle y que propuso en 1894 al consistorio el nuevo nombre de la calle, en honor al patrono de Pamplona, propuesta que fue aceptada por el ayuntamiento. La iglesia de San Cernin o San San Saturnino se construyó entre 1180 y 1200 por franceses afincados en esos terrenos. La iglesia actual se levantó entre 1277 y 1297, con una nave de 25 metros de altura. En el siglo XV se construyeron los claustros.  En el siglo XVIII se suprimió el almenado de su torres y para construir la capilla de la Virgen del Camino se derribo el claustro. En 1941 se derribó el nº2 de la calle  y cuatro años más tarde el nº4 para ensanchar la calle y el espacio que daba paso a la plaza Consistorial. En la foto de Cia, de la tercera década del siglo XX,  vemos a la derecha, los dos edificios citados que estrechaban el paso a la plaza consistorial.


En el nº 1 de San Saturnino y empezando desde el Pasaje de Francisco Seminario encontrábamos a finales de los 80, la tienda de calzado “La Infantil”,  una de las tiendas de calzado infantil más antiguas de España (casi 100 aÑOS), luego la corsetería Urdiain que cerró hace unos años y que ocupo una tienda de frutas y verduras y hoy una de chuches,  la tienda de bolsos, maletas y artículos de marroquinería Leder de Manolo Nagore, donde desde 2001 está la floristería Krabelin, Confecciones Maxi, luego Confecciones Goiba, y más tarde ocupada por diversos negocios (Orange, La Factoría de los Perfumes, etc), la Relojería Joyería Zaragueta, hoy ocupada por Echarte y, por último,  una de las primeras farmacias del viejo Pamplona, la Farmacia Sanchez Ostiz, fundada en 1845 que  ocupa, desde 1992, la parafarmacia del mismo nombre y que vemos en la foto que curiosamente ilustra este blog. En el lado derecho de la calle, junto a la antigua Casa Seminario, encontrábamos las Panadería Iruña que se mantiene, la boutique Hechizo, que luego fue Coqueta y hoy una perfumería de bajo coste,y junto a las escalerillas de San Saturnino, la Farmacia Sanchez Ostiz, que está en ese local desde 1930. En la fachada del edificio aparece dibujada la imagen de la diosa romana Diana, diosa de la caza, que pretende recordar probablemente  algún templo pagano que se alzaba en la zona precisamente frente al pocico de San Cernin, santo que bautizó en la fe cristiana a aquellos antiguos pamploneses. Junto a la farmacia estaba la tienda textil Bartos ocupada luego por Latina y en los últimos tiempos por Hunchha y hoy por Loops and Coffee. Más adelante estaba la Carnicería Leranoz, ocupada más tarde por la Pastelería Arrasate y en los últimos tiempos por el restaurante San Saturnino y hoy en día por el Bar Restaurante El Momento. A continuación estaba, estuvo,  durante muchas décadas la Librería  de Javier Echarte (promotor, entre otras cosas, de El Estruendo de Iruña) antes de que se trasladase al local de Zaragueta, la carnicería de Jesús Goñi, que continúa, la expendeduría nº4, El pocico, regentada por Alfonso Landivar y más adelante estuvo, entre 1963 y 1991, Calzados La Zapatillera (no confundir con la de la calle Mayor), antes de que los hijos de Ricardo Manero abriesen la zapatería en Pozoblanco, 12 con el nombre de Calzados Monaco. Tras la tienda de los Manero estuvo, en ese local, la tienda vaqueros Basic Jean y luego diversas tiendas de alimentación y bebidas. En las fotos adjuntas vemos una visión de los principales edificios de la calle y de sus comercios, en los años 70.

 

La calle Jarauta comienza en el mismo punto que la calle Mayor, en el pozo de San Cernin, al final de San Saturnino y termina en el nacimiento de la calle Santo Andia y Descalzos. La calle se llamó desde el siglo XVIII calle de las Pellejerías (anteriormente Peletería y Pelejería). Era el barrio de los pellejeros, aforradores y manguiteros. En los números 42 y 44 estaba la casa de Nuestra Señora Santa Ana, patrona del barrio, cuya hornacina vemos en la plaza (asi como la plaza misma), en un par de fotos de los párrafos siguientes. Durante siglos vivieron en esta calle y aledaños grandes mercaderes, comerciantes, notarios y familias ilustres, de los que queda como testimonio los arcos góticos de las bodegas de algunas casas palaciegas, sobre en todo en los números impares de la calle, sin embargo desde comienzos del XIX de aquellas familias apenas quedaba nadie y la población empezó a ser mayoritariamente modesta. Los vecinos y, sobre todo las vecinas jóvenes, comenzaban a estar molestas por el nombre de la calle, de forma que en 1886 solicitaron al Ayuntamiento lo cambiase por el de Santa Ana, sin resultado. No obstante en 1906 y atendiendo a las demandas vecinales el Ayuntamiento acordó sustitir el viejo y denigrante nombre de las Pellejerías (por el calificativo de pellejos y pellejas, todo un insulto especialmente para las mujeres) y darle a la calle el nombre de Joaquín Jarauta, magistrado y exalcalde de Pamplona en 1881. Hasta 1909 y 1923, respectivamente,  en esta calle, en la esquina de la calle con la plaza de Santa Ana  estuvieron  también el parque de desinfección y la perrera, en el lugar que después ocuparía el dispensario infantil municipal y posteriormente la Unidad de Barrio. Adjunto, junto a este párrafo, una foto de la calle, de 1964 en la que podemos observar una carrera pedestre atravesando la calzada.
Repasemos los establecimientos que había en la calle, en los años 80 del pasado siglo, o al menos los que yo recuerdo. Comenzando por el lado izquierdo desde San Saturnino y en las traseras del Palacio del Condestable estaba Muebles Rubio (recuerdo que mis padres compraron su dormitorio en 1966, en esta tienda), y cuya fotografia adjunta da fiel testimonio del mal estado en el que se encontraba el Palacio a finales del siglo pasado. A continuación estaba el llamado Rincón de la Pellejería. En ese espacio hubo unos años antes, a finales de los 70, un edificio que se encontraba en bastante mal estado y que, desgraciadamente,  acabó siendo derribado, (y digo desgraciadamente porque creo que  era el ejemplo de arquitectura civil, esto es de vecindario, más antiguo que se conservaba, databa del siglo XVI). En el párrafo anterior se adjunta una fotografía de José Luis Zuñiga datada en enero de 1977 de ese edificio. Más adelante estaba la tienda Antiguedades Jarauta, la carnicería Aznarez, Alimentación Mari Luz, Carnicería Munarriz (cuyo propietario se jubiló hace apenas un año), la tienda de discos Dientes Largos, la librería Papelería de Jesus Mari Miranda, la pastelería Gloria. En el lado derecho teníamos al principio de la calle,  Almacenes Lecar, donde desde el año 2001 está la sociedad gastronómica Napardi. El edificio albergó desde 1921 el Circulo Jaimista e iba a ser sede del diario El Pensamiento Navarro si bien con el paso del tiempo se adecuó para casa de vecinos. Posteriormente estuvo ocupado por la pollería Iriarte y como he dicho, tras él la fontanería Lecar de la calle San Antón que lo utilizó como almacén y exposición. Tras él había una tienda Aves y Caza Sacristán que años más tarde ocuparía  durante bastante tiempo la tienda de discos Indie Sound. En el nº 20 de la calle estaba la pescadería La Guipuzcoana. En el nº 36 a principios del XIX hubo una fábrica de cuerdas de guitarra y en los años que refiero un establecimiento que se llamaba Krak, un poco más adelante una frutería, Alimentación Jarauta, Lápidas Ardaiz, Gomi Tatto, Ukrania, Alimentación Juangaicoa. Hoy la mayoría de estos establecimientos y otros que no recuerdo bien han desaparecido. Entre los bares de ambos lados de la calle recuerdo (no sigo un orden concreto) el Bar Oreja, el Montón, Gallego, Goal, Urricelqui, Paris, Ongi Etorri, Deportivo, Jarauta, La Viña, el Viana, La Calle , El Pamplonica, el Bar Katu, Roncal, Giroa, El 84, Rocio, el aritza etc La mayoría de ellos siguen, más las peñas, Los del Bronce, Alegria de Iruña, La Jarana, Aldapa, La Unica,  San Fermin, Sanduzelai y alguna otra, que seguro que me dejo alguno… Sociedades, además del Napardi que se instala en la calle como he dicho en el 2001, estaban en los 80 las sociedades Gureleku, La Saeta, los Irunshemes, la sociedad gastronómica SGZ, etc.

 

Termino mi recorrido en la calle San Lorenzo, calle que arranca al final  de la calle Mayor y acaba junto a la de Jarauta y Descalzos. La población conocía esta calle como la Burullería pues en ella se concentraban los tejedores de paños. Su patrón era San Lorenzo cuya hornacina se conserva hoy en día. A partir de 1840 la calle cambia su nombre por el de San Lorenzo. Adjunto foto de los danzantes de San Lorenzo en el día de las fiestas de la calle, en agosto. De la cercana  iglesia cabe decir que se se empieza a construir en  el siglo XIII terminándose un siglo después. Tenía un torreón defensivo que accedía a la Taconera. En 1743 Juan Miguel de Goyeneta construye otra fachada que duró hasta 1901 en que se construye la actual, obra de Florencio de Ansoleaga y que se terminó el 6 de julio de 1903. La capilla de San Fermín empezó a construirse en 1696 y se inauguró el 7 de julio de 1717. El templete del santo se inaugura en 1819 y en 1975 con motivo de una reforma se le dota de un altar. Entre los establecimientos de la calle cabe recordar en el lado izquierdo el bar Kazuelicas,  la carnicería Bezunartea (luego Fulber y actualmente un locutorio, Dunia, creo), Autoservicio Jesusa, Bolsos Cebrian, abierta como guarnicionería desde 1909 y como tienda de bolsos, paraguas y otros productos de piel desde 1970, y más adelante el bar restaurante Erburu, el Oasis (antes Poliki), la tienda de antiguedades de Merche Muiño,  el Lanzale y al final de la calle el Askartza; en el otro lado el bar la Cepa, Droguería Venancia, la Pescadería Garayoa, el bar Piskolabis, Gotorleku, Alimentación Iruñako y la Bisutería Gooto Bazar.

Fotos de la Casa de Baroja de Rafael Bozano (1973), del final de la calle Nueva de Galle (1978), sin filiar (Casa del Orfeón)  (1932), de los números 2 y 4 de San Saturnino de  J. Cia (1933), de la carrera pedestre de Jarauta (1964), todas ellas aparecidas en Pamplona, Calles y Barrios asi como  de Jarauta nº 5 de Zuñiga (1977) y del Ayuntamiento de Pamplona (Plaza de Santa Ana)