Comercios del Viejo Pamplona: De Mártires de Cirauqui a San Antón (1908-1963)

Recupero una serie en la que hace mucho tiempo no había trabajado y es la de «Comercios del Viejo de Pamplona» pero en vez de gremios, como he hecho últimamente, volveré a  revisar los comercios por calles y siguiendo un criterio cronológico, esto desde principios de siglo hasta 1963. En esta ocasión le toca el turno a la calle San Antón. Aprovecharé también para hablar de los comercios de la plaza del Consejo. La calle San Antón fue llamada Mártires de Cirauqui entre 1873 y 1900 y de 1903 a 1936. No fue la primera ni la única calle que tuvo nombres relacionadas con la última guerra carlista, ahí están los casos de Héroes de Estella por Chapitela, General Moriones por Pozoblanco o Dos de Febrero por Comedias por citar unos ejemplos. Desde 1937 y por acuerdo de pleno municipal volvió   a recuperar el nombre de San Antón que había tenido antes de 1873. Como en otras ocasiones, nos situaremos en un imaginario día de diciembre 1908, en la esquina de la calle con la plaza del Consejo, empezando por los números pares. Como en otras entradas de la serie recordaré que los números más antiguos no tienen porque coincidir con los de años posteriores y mucho menos con los actuales pero intentaré, en la medida de lo posible dar siempre una referencia.

Me colocaré, en el lado derecho de la calle, empezando por los pares,  donde ahora hay una tienda de ropa llamada «Boutique Bukle» a punto de cerrar, en la esquina de San Antón con la plaza del Consejo. En los años 30 en el nº 2 de esta plaza  estaba Arizmendi y Compañía con  la pañería «La Innovación» (pañería, confección y novedades para señoras), años después, en los años 50  Sebastián Ferraz y Hnos abrirían Almacenes Ferraz en el nº 1 y 2 de la plaza con venta al por mayor y menor de tejidos, que también incluyo, por cercanía, dentro de este itinerario comercial de la calle San Antón. Ferraz tenía también un almacén-tienda en el nº 38 de la calle Mayor y otra segunda sucursal en el nº 6 de la calle Estella. Pues bien,  en 1908, en esa esquina de la plaza con la calle Mártires de Cirauqui había una tienda de sombreros  que arreglaba también máquinas de coser a nombre de Manuel Comes, actividad que continuará  a comienzos de los años 20, luego venía la carbonería primero de José Ansa y luego de Julián Itúrbide que seguirá  hasta los años 30.  Donde hoy se encuentra «Calza Perfect», aqui, en los años 50,  había un negocio de calefacciones a nombre de Aquilino Arteaga aunque por el anuncio de la entrada vemos que también tocaba otros ámbitos (campanas criadoras, comederos y bebederos) y en los 60 la agencia de viajes Ultramar Express. Dejando a un lado  la Casa Museo de Fermín Echauri en las siguientes bajeras había un par de tiendas de coloniales, -la de Armendáriz que en los años 20 ocupa la Viuda de Irujo y la de Fermín Subiza. El negocio de coloniales de Subiza lo cogería en los años 20 la Viuda de Galán, de la que hablaré después. La tienda de Irujo tuvo su importancia ya que ocupaba los números 8 y 10, donde estaban antiguamente los talleres de Cáritas  y en los años 30 además de coloniales se dedicaba también a los cafés tostados al por mayor y la fabricación de pastas alimenticias,  -como se ve en los dos anuncios publicitarios adjuntos a este párrafo-,   el blanqueo de cera, la venta de cerillas al por mayor, y las semillas. La fabrica de pastas para sopa se trasladaría años más tarde a una instalación en la avenida de Guipúzcoa.  En los años 50  el negocio estaba a nombre de Maravillas González Tablas. Este apellido y el de Irujo han aparecido en otras ocasiones vinculados a otros negocios comerciales de la ciudad. Junto a ella en los años 30 se ubicaba Ignacio Soria, instalador y vendedor de componentes de electricidad que continuaba en el lugar a mediados de los años 60.

A continuación del local de  la viuda de Irujo, al final de  los años 20, como he dicho,  se encontraba la tienda de Viuda de Galán con venta de aceite, coloniales, fábrica de chorizos y cafés tostados al por menor,  que continuará bajo la dirección de  Luis Galán en los años 50 y que en los 60 dará paso a la tienda de tejidos de Arsenio Fernández. A partir de ese momento creo que  hasta ahora que lo ocupa la franquicia de productos ecológicos y naturales «La ventana natural» el destino comercial fue el del equipamiento personal, ropa o calzado. Allí he conocido, desde los años 70 y 80,  las tiendas de Sayoa, de Miguel Ángel García Falces con su «impresionante» humanidad, «Machin» y «Paso Cómodo». Más adelante, en el nº 14, en esta misma década de los 20 estaba la carnicería de Anacleto Goñi, donde hoy está la perfumería y negocio de pelucas Pascual (este negocio de Feliciano Pascual surge, como droguería y perfumería,  después de la guerra). En el lugar donde hasta hace poco estuvo la joyería Mendihur estaba, en los años 50, el zapatero Cesareo Esparza, poco tiempo después Félix Mendivil ponía allí su negocio de bisutería. Al final de este primer tramo, antes de la belena de San Miguel, en 1908, estaba la barbería de Manuel Flor. En este número,  en los años 20 se instalaba Joaquín Arrastia con su carnicería que mantendría hasta los años 60, si bien en esta época tardía no la encontramos aquí sino en el nº 38. También tuvo otros despachos de carne en el nº 4 de Estafeta y el 51 de la calle Mayor. En los años 50, pasada la belena,  en el nº 20, donde luego estuvo la tienda de fotografía de Bozano estaba la tienda de comestibles y fabrica de chocolate, velas y bujías de Pedro Baquedano y junto a ella, en una tienda más chiquita, donde hoy está Guapas estaba la tienda de comestibles de Justo Maganto hasta los años 60. En estos años 60 la tienda de Baquedano aparecía no en el 20 sino  en el  30.

En el segundo tramo de la calle, en los años 20 y en el nº 24 Justo Jaso regentaba una tienda de frutas y verduras y en los años 30 Silvestre Larumbe una tienda de coloniales;  en 1908 en el nº 30 estaba la carnicería de Rosa Erro y en los 30  Bruno Arbilla hasta los años 50, luego la quesería de Victoriano Saralegui (con su Mantequería Baserri de la que hablaré más tarde),  y en los años 20-30, en el nº 32 la zapatería de Antón y Egaña, que continuaba en los 50 bajo el nombre de Vda de Miguel Antón;  en los años 60 su lugar lo ocuparía la pescadería de Miguel Gil;  luego en los años 30 en el nº 34 se instaló Juan Erroz con un taller de fontanería, sanitarios, hojalatería y lampistería que yo he visto abierto hasta hace cerca de 10 años y  un bar a nombre de Sofronio Borda que tenía también un taller de carpintería en el nº 4 de padre Calatayud (de ambos, erroz y Borda,  dejo un par de anuncios aquí al lado). Este negocio en los años 50 dio paso tras la guerra a Casa Torrubia, de Jovito Torrubia Pueyo, con platería, bisutería, relojería, quincallería y bazar; en 1908, en el nº 36 había un colegio, sin internos, de Genoveva Martínez, en el 38 la mercería de Macua y Górriz (en los años 30, que posteriormente será sólo de Emeteria Gorriz)) y en el nº 40, un poco antes de La Golosina, la posada o casa de viajeros de Lorenzo Tiberio. Tras la Golosina, en los años 30 y en el nº 44, había otra tienda de coloniales, ésta de Félix Corral y en los años 50 de Valerio Leache. En los años 60, su lugar es ocupado por Electricidad Osinaga, de José Mª Osinaga,  con venta e instalaciones de material eléctrico. Esta también le he conocido abierta hasta finales de siglo, al menos. Donde estaba «La Taberna de San Antón» a comienzos de los años 60, el bar era regentado por José María Areta. Posteriormente, en el nº 46,  venía la taberna, -vendía vinos por decalitros-, de Francisco Navarlaz,   que posteriormente veremos también en la calle San Nicolás, esto en 1908 porque, posteriormente,  en los años 30 y siguientes estuvo el latonero y reparador de todo tipos de instrumentos musicales, Eustaquio Fernández, del cual les también un anuncio.

En el nº 48, donde hoy se encuentra el restaurante «Anttonenea» se encontraba,  en los años 30, la casa de comida y taberna de Pedro Irurita y junto a él había un latonero y, en los años 50, ahí estaba el bar taberna o  figón de Juan Ayerra que, en los 60, regenta Fermín Viniegras, con mesa de futbolines incluída. A continuación estaba la posada de Silvestre Latiegui que, años más tarde, albergará en sus bajos, la guarnicionería de Feliciano Barasoain que continuaba en los años 30 y de la que adjunto un anuncio publicitario. En el edificio donde hoy está Baños Lecar, con pensión y restaurante,  estaba la fonda «La Bilbaína» de Cecilio Jaso, que continuará a lo largo de las siguientes décadas, bajo la dirección de Flor Jaso, y a continuación, donde estuvo Mendi Kirolak, la zapatería de Francisco Moya. Más adelante había otras carbonerías, la de Fermín Juango al que sustituye luego Bonifacio Aguado, Enrique Saraldi, y otros, y, en los últimos números de la calle, diversos negocios  relacionados con los abonos, la construcción y la agricultura. En los años 20, en el nº 66, encontrábamos la abacería de Nicolás Charroalde y al final de la calle, en el nº 72 había otra posada, la de Mariano Aznar. En los años 30, en los últimos números, entre el 64 y el 72  estaban  la carpintería mecánica de Santiago Navaz, la posada de Antonio Ciriza y el taller de tapicería  y ebanistería de Francisco Larumbe. En los años 50, entre los números 56, poco después de donde está Lecar y el nº 66 estaban la zapatería de Pilar Colas, con venta de calzado ordinario, la lechería de Amador Errasti, la peluquería y barbería de Manuel Amilo Carasusan, el carbonero Vicente Churrío, sustituido luego por Alfonso Echeverría,  y la tienda de comestibles de Antonio Ibero que continuaba en los 60. Muebles Andueza y Zozaya aparece en el nº 70 de San Antón, al menos desde los inicios de los años 60. En los primeros pisos abundaban, en aquellos años, las fondas o posadas, sastrerías y peluquerías de señora.

Pasamos al otro lado de la calle,  a su lado izquierdo, y revisamos quien fue ocupando los números impares, igualmente desde el año 1908 hasta 1963. En 1908, los primeros números de los que tenemos referencia empiezan en el nº 5 de la calle, -es mejor no comparar con la numeración actual ya que seguro que muchos  no casarían-. En el nº 5,  que luego uno de ellos será el nº 3, estaban la fabrica de vinos de Cleofé Sarasa y la fábrica de tocinos, jamones y chorizos de Artazcoz que continuará durante los años 20 y 30.  La fábrica de vinos pasará, en 1921, a manos de los hermanos Taberna (Patricio y Victoriano) que continuarían en el lugar hasta finales del siglo;   en la de tocinos y jamones Artazcoz yo me acuerdo, desde niño, que ahí estaba una de las tiendas de Charcutería Itarte y es que en los años 50 ya se encontraba en este local Juana Lacunza, Viuda de Itarte,  y luego su hijo Félix. En el nº 7, donde ahora hay un aparcamiento de bicicletas municipal,  estaba la hojalatería de Sabas Tornero, luego Sucesores de Tornero, desde principios de siglo hasta  bien avanzados los años 60. En los años 20, en el nº 1,  estaban la zapatería de Valeriana Garriz y hermanas, que vemos en la segunda  fotografía de esta entrada y la librería papelería de Emilio García Enciso que, posteriormente, se trasladaría al nº 14 de la avenida de San Ignacio. Más tarde en el tiempo,  en su lugar se ubicaría,  durante varias décadas, Casa Erviti que vendía máquinas de coser y cogía puntos  a las medias. Lo estuvo hasta diciembre de 1960 en que Marcial Martinez y su tio abrieron Almacenes Numancia, que permanece abierto en la actualidad. Cerca de Droguería López se encontraba la fábrica y tienda de chocolate de Ramón Yarnoz que trasladó luego a San Miguel, 2. En la esquina de San Antón y San Miguel había, en los años 30,   un zapatero de apellido Alvira. En los 50, en este lugar estaba Mercedes Astiz Oroquieta, con venta de calzado fino y, en los 60, Ricardo Galbete, con el mismo tipo de género.

En el nº 19 de la calle, donde hoy está panadería Arrasate, estaba a comienzos de siglo Veramendi y Vda de Echarri, herreros, almacenistas de hierros, fabricantes de camas, almacenistas de carbón que continúan en el lugar hasta 1937 que es cuando Ambrosio Arrasate Beunza funda la panadería- pastelería Arrasate, entonces era el nº 23. Hablaré un poquito de esta empresa. Fue en 1850 fue cuando Antonio Echarri, natural de Arruiz, se decidió a abrir un pequeño almacén de hierros en la calle San Antón.  En 1871, tras unos años  en solitario, formó sociedad con Juan Veramendi. Tras la muerte de su fundador se creó una nueva sociedad entre su viuda Antonia Erviti y Juan Veramendi, siendo designado como Gerente Pedro Echarri Erviti, hijo del fundador y Antonia Erviti. Posteriormente, agotado el tiempo de duración de la sociedad, fue Pedro Echarri quien adquirió completamente la propiedad del negocio y continuó con su gestión, tal  y como venía haciendo desde tiempo atrás. Tras su época de gestión fue su yerno Tomás Aldaz Mina quien se hizo  cargo de la empresa hasta el año 1971. Fue entonces cuando adoptaron su actual forma jurídica de Sociedad Anónima, con la razón de Aldaz Echarri S. A., tomando control la cuarta generación de una empresa netamente familiar. En 1997 la compañía abandonó el casco urbano, -yo recuerdo una nave de Aldaz Echarri en Marcelo Celayeta, antes de llegar a Matesa-,  y se trasladaron a tres naves industriales en el polígono Areta de Huarte.

Antes de Arrasate, en los años 30, se encontraba la alpargatería de Anastasio Velaz que continuó hasta los años 50. Donde hoy está la carnicería Javier (nº 27) estaba,  a principios de siglo,  la taberna de Martín Ucarré y en el supermercado actual (nº 29) otra tienda de tocinos, embutidos y jamones primero a nombre de José Agesta, luego de Leandro Fernández y en los años 30 una alpargatería de Sebastián Erviti,  junto a la tienda de coloniales de Facundo Setuain. En el primer piso,  la posada de Viuda de Sesma. Después de la guerra,  en el nº 29 se instaló la agencia de pompas fúnebres de Eugenio Azcona Rayo, quien junto a Joaquín Ortigosa (San Gregorio, 4), Angel Ardaiz (Jarauta, 62) y Regino Unzué (Zapatería, 58) fundaron,  a mediados de los años 70,    el Tanatorio Irache, -hubo un tiempo en que en la publicidad, recuerdo yo,  se citaban los nombres de las familias fundadoras: tanatorio de Ardáiz, Azcona, Ortigosa y Unzué-. El primer servicio que Tanatorios Irache realizó tuvo lugar el 2 de noviembre de 1976, tres días después de su inauguración. Se trataba del primer tanatorio de nuestra comunidad y el décimo que se construía en España. Fueron, por lo tanto, pioneros en su sector. Antes de la agencia funeraria en el nº 27 estaba la tienda de muebles de  Federico Azcona. En los años 60, en el mencionado  27 se hallaba la colchonería de Carlos Latasa

En los años 30, en el nº 31,  donde a finales de siglo o principios de este estuvo una tienda de zapatos para jóvenes: Good, estaba el cestero Francisco Iriarte y luego la tienda de  ultramarinos de Sabina Villanueva.  En los años 20, donde hoy  está la joyería-relojería Larrayoz,  teníamos la pescadería de Eulalia Jaunsaras y posteriormente una tienda de comestibles dirigida por Fructuoso Royo que permaneció hasta los años 60,  luego la carpintería de Florentino Daroca y un poco más adelante, en el nº  39, antes de Olleros, la posada de José Sesma. Por cierto antes de trasladarse al 33-35 Larrayoz estuvo en el otro lado de la calle, en el nº 34 desde el año 1952 o 53. En los primeros años 50 en el 37 estaba la lechería de Victoriano Saralegui, el mismo que, como he citado tenía una quesería en el otro lado de la calle. De estos pequeños negocios conocidos bajo el nombre de Baserri saldría lo que hoy conocemos como Goshua. Procedentes de Lizaso, en el valle de la Ulzama,  Victoriano y su esposa Lourdes Satustegui, que vemos en la fotografía adjunta, sacaron adelante la mantequería en el nº 28 y la lechería en el nº 37 de la calle San Antón, vendiendo todo tipo de productos lácteos: leche, mantequilla, quesos, etc. Empezaron a trabajar con los mejores establecimientos de  hostelería sobre todo a través de sus famosas y míticas cuajadas,  con su inconfundible recipiente de barro.  En los años 60 Baserri concentró su actividad en los números 28-30 de la calle y el local del nº 37 lo ocupó un negocio de encurtidos a nombre de Felicísimo Rey.

En los años 50 y 60  entre lo que hoy es Olleros y era la Cristalería For, hoy una tienda más del 365, se encontraban la panadería de Iribarren y Aznar, (Aznar, el de piensos Sanders tenía su molino de piensos en Echavacoiz, como vemos en el anuncio de la página), la mercería de Eustaquio Luna, luego de Ismael Sierra,  donde antes estuvo la carpintería mecánica de Azcona y la carbonería Viuda de Igoa. A continuación  venían el ebanista y vendedor de muebles Isidro Astiz y luego la pescadería de Félix Sarasibar Vidaurre. He citado a Cristalería For. Cristaleria For se fundó el 25 de febrero de 1955 e inició su actividad como fabricante de espejos en esta calle, trasladando su actividad productiva  a Landaben en el año 1970. En el año 2002  trasladaban también sus oficinas y su espacio de exposición a Landaben. Junto a For estaba el fontanero Rafael Erice.  A primeros de siglo, en el nº 55 trabajaba el ebanista y tapicero Félix Pérez, -más tarde una hojalatería-, la de Venancio Erice que sigue en los años 30 y a continuación, donde Kotonalia,  la abacería de Justa Eraña. Posteriormente donde la pescadería Lourdes estaba la guarnicionería de Lázaro Álvarez que permaneció en el lugar desde los años 30 hasta los 50 y 60. En el nº 65,  donde hoy hay un almacén logístico de Oraintxe,  estaba Balbina Martínez,  con su negocio de frutas y verduras. Al final de la calle, en los números 67 y 69, donde estuvo el bar Zuhaitza y, desde la segunda década de siglo, la Federación Católica Social de Navarra, germen de las cajas rurales, estuvieron la posada de la Viuda de Peralta, -que más tarde llevaría Ana Mina-, un negocio de pupilage de caballerías a cargo de Sotero Iribarren y la taberna de Domingo Ojer. En los años 50 , en este último tramo, donde ha habido siempre una galería de arte, la última creo que de Michel Menéndez, estaba la fábrica de calzado de goma de Benigno Turrillas y Jiménez, a continuación la fábrica de embutidos y tocinos de Isidoro Imizcoz, (luego Micaela Huarte) y la tienda de comestibles de Felisa Oses. Muy al final, antes de llegar a la farmacia de Ciudadela estaba la carpintería de Manuel Clemente. Hoy en día, muchos de esos locales siguen cerrados después de muchos años. Una pena.

Fotos por orden de aparición: Nº2: Calle de San Antón. Mayo de 1953. Foto J.J Arazuri. Pamplona, calles y barrios. Colección Arazuri. AMP. Nº 7: zapatería de Valeriana Gárriz y Hermanas. 1919. Pamplona, calles y barrios; Nº 13: pedregada en la calle de San Antón. 12 de julio de 1932. Foto Galle. Pamplona, calles y barrios. , Nº 14. Foto de la calle San Antón. 1997. Archivo Asociación Casco Antiguo, Nº 17: Foto de la calle San Antón. 1997. Archivo Asociación Casco Antiguo, Nº 18: Foto de Goshua. https://goshua.com/es/magazine/el-origen-de-goshua y Nº 21: foto de Cristalería For. http://www.cristalfor.com/empresa/

6 opiniones en “Comercios del Viejo Pamplona: De Mártires de Cirauqui a San Antón (1908-1963)”

  1. Estupendo trabajo, Charly. Bueno, por mi condición de trabajador en Bodegas Ibáñez, calle Estafeta, en este caso me pongo como «repartidor» (a partir de 1963), conocí a bastante gente en muchas calles y barrios de Iruña-Pamplona. De esta calle recuerdo a la familia DIEZ DE ULTZURRUN, médicos de prestigio en Pamplona. Su casa está un poco más adelante de panadería Arrasate, es distinguida, como un «palacete» y, continúan viviendo sus descendientes. El abuelo practicaba la homeopatía y trató a mi abuela Modesta Arregui (Garés-Puente) de algún problema. A José Mari Areta, lo conocí como tabernero en Calle de la Merced, cerquita de Taberna Andueza y, enfrente, más o menos, taberna «La Raspa». Conocí también Vinos Taberna y una carnicería…pero hubo una de apellido SETAS? Estoy confundido. Yo estaba en la mili, Bar de Oficiales y compraba las materias primas en una carnicería, por ahí, SETAS?. Conocí también a varios de mi cuadrilla , que serían a buen seguro, los clientes de todo este comercio: familia ELIZAGARAI, Lola, una de las hijas, trabajaba en Zariquiegui, Calle Mayor; familia MENDIBE, terminando ya la calle hacia Nabas de Tolosa; familia ARAIZTEGUI, creo que de Tudela, José Antonio, uno de sus hijos de mi cuadrilla. En su casa celebrábamos los famosos GUATEQUES de adolescencia-juventud. Junto a vinos Taberna, estuvo La Asociación Baskongada de los Amigos del Pais (Nabarra) , donde se celebraban, conferencias, clases de euskera, etc. Posiblemente, llevé el vino a otros domicilios y comercios pero la memoria, a veces, es como la niebla…no ves del todo claro. Pues nada, espero que otras personas que lean el Blog, aporten más información. Merece la pena…

    1. La carnicería de Regino Setas estuvo en el nº 4 de San Miguel, al lado de Droguería López y muy cerca de San Antón, según mis anotaciones. Antes de Setas y a lo largo de la historia estuvieron los carniceros Antonio Orus vendiendo tocinos, jamones y embutidos, a este le seguiría en los años 20 Pascasio Yoldi, con el mismo género, y en los años 50 su hijo Miguel Yoldi

  2. Por cierto: La ferretería ALDAZ-ETXARRI, no tuvo una sucursal en Calle Amaya cruce con Arrieta? Me parece «verla» al bajar desde Calle Leyre hacia Estafeta (mi familia vivimos muchos años en Leyre 12). No viene a cuento pero cuando salía de casa para «bajar» a Estafeta, yo veía todo eso: tienda de caramelos AMORÓS, caramelos LOS NAVARRICOS, BAR LARUMBE Y BAR LEYRE; CASA MAULEÓN , ultramarinos ABDÓN SAIZ, ELECTRICIDAD GORRICHO, FÁBRICA DE LOPEZ (calzados); HARINERA CALLE LEYRE, SOLCHAGA (somieres y eso?), ALDAZ ETXARRI ferretería?. Memoria, memoria y desmemoria…Bueno…estoy escaneando un montón de «mis» libros de asientos entre los años 1960-80. Viene nuestra clientela antigua. Saldrán cosas de SAN ANTÓN. En Almacenes Ferraz, trabajaba de contable, SIXTO IRAGI OSÉS, delegado de la asociación de Txistularis del Pais Vasco. Yo, como txistulari del grupo municipal de danzas, estaba dentro de esa asociación. Mi papel era el de su ayudante y, junto con otros amigos, velar por el desarrollo del txistu en Navarra. Visitaba a menudo Almacenes Ferraz…Por cierto, Sixto murió CENTENARIO.

    1. En efecto Antonio, tuvo una sucursal en Arrieta con Amaya tal y como aparece en el anuncio de la época que adjunto en la entrada. Gracias por los aportes en forma de recuerdos de aquella zona y aquella época

  3. Zorionak. Me alegro de que hayas retomado el blog, a mí me ha sido de gran utilidad, no este trabajo de la calle San Antón, donde yo viví, en el 44, sino por otros trabajos tuyos que me sirvieron para conocer cosas de la vieja Iruña, que desconocía. Änimo, segi aurrera.

  4. Bueno, recuerdos por todas partes. Comienzo por mi tía Aurelia Basterrika Arregui que con mi madre y abuela Modesta (viuda), se vienen a vivir a Iruña-Pamplona en plena guerra del 1936. Mi tía Aurelia, pronto, entró a trabajar en CALZADOS GALBETE. Creo que hacía esquina con Calle San Miguel y San Antón. Yo conocí a unas señoritas dependientas de aquel establecimiento. Mi tía pasó a trabajar en Bodegas Ibáñez, calle Estafeta 28. Otro recuerdo es, COLONIALES RODRIGUEZ, en calle Nueva (Plaza San Francisco), pero, creo que esto eran las traseras. La entrada principal sería por San Antón. A este comercio íbamos a comprar azúcar, en sacos de 60 Kg; al «por mayor». Veo ese motocarro de FOR, y me viene otro recuerdo: si no me equivoco, uno de los dueños sería un tal FILLAT. Un hijo suyo estudió en escolapios y éramos conocidos. Bueno, yo conducía un motocarro como ese pero de marca VESPACAR. Ágil, dinámico, resistente y veloz. Con él te podías dar vuelta a la «inversa» en cualquier calle. Mirabas…, y si no estaba el «japi», dabas vuelta y en dirección prohibida. A ganar tiempo aunque alguna multa ya «cayó». Otro amigo, Guillermo Sotés Oroz, de mi cuadrilla casó con otra de las Elizagarai, de San Antón. Se llama Guadalupe y vivieron donde taberna Areta. Guillermo es biznieto de Flores Logier, constructor de todos los CABEZUDOS de la comparsa de gigantes. Pues eso, ya no recordaba la cantidad de «movidas» que puede haber alrededor de la vida de «uno». Este blog, me DESPIERTA Y DESPEJA LA NIEBLA. Mi abuelo José María tenía la tienda de vinos en esquina San Miguel- Pza. San Francisco. Otra: DROGUERÍA LÓPEZ; mil viajes hice yo a comprar productos. Recuerdo perfectamente a aquellas hermanas y hermanos con sus batas grises. Los rostros con tez bastante blanca; no tomaban mucho el sol… ESO…

Responder a Antonio Ibáñez Basterrika Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *