Plazas y calles de ayer y hoy: Rincón de la Aduana (1896-2006)

Este rincón pamplonés, situado entre la calle Taconera, de la que formó parte durante más de un siglo, y la iglesia de San Lorenzo ha conocido numerosos cambios a lo largo de su historia, tal y como podremos ver en este artículo. Existen referencias de representaciones teatrales, al aire libre,   en el lugar,  hasta el siglo XVII, época en la que se construyó el primer teatro estable en la Casa de las Comedias, ubicado en la actual calle del mismo nombre. En el siglo XVII se llamaba a esta zona Traseras de San Fermín. La capilla al “santo moreno” se edificó entre los años 1696 y 1717,  sobre el claustro y cementerio de San Lorenzo. A primeros del siglo XIX se le llamó a la zona como Rincón de San Fermín. En 1853 el Ayuntamiento nombró como calle Taconera el tramo comprendido entre San Antón y la iglesia de San Lorenzo. A mediados del siglo XIX, donde está la trasera del convento de las Salesas,  había tres edificios, en uno de los cuales estaba la Delegación de Hacienda y la Aduana, tal y como podemos ver en la foto de la izquierda que encabeza esta entrada. La foto es de los años 1894-96 y en ella se ven tres edificaciones: el gran caserón de la Aduana, las traseras del Palacio de Armendariz y el Palacio de Vesolla,  antes de su restauración. En tiempos también estuvo allí el Gobierno Civil de Navarra. Por esa delegación y posteriormente por la Casa de Arbitrios Municipales ubicada en esta zona se empezó a llamar al lugar el Rincón de la Aduana. Esos tres edificios que he mencionado  se derribaron a comienzos del siglo XX para construir el convento de las Salesas. En 1890 los ediles del Ayuntamiento acordaron darle el nombre de calle de San Fermín a esta zona pero sin ningún éxito. De hecho el santo daría nombre, a partir de 1936, a una calle del 2º Ensanche. Aunque la gente la llamaba a la zona como ahora, Rincón de la Aduana, el lugar ostentó oficialmente el título de calle Taconera hasta el año 1974 en que se acordó darle carta de oficialidad en la denominación a lo que era ya una costumbre popular fuertemente asentada.
En 1900 se había instalado en el lugar un gran barracón municipal donde se ubicarían los Arbitrios Municipales (con las funciones de recaudación general y de reconocimiento de mercancías), (tal y como vemos en la bonita fotografía invernal  de ese mismo año y que encabeza la entrada por su lado derecho), barracón  que se convertiría más tarde en estación del Irati. En 1903 se trasladaba el Laboratorio Químico Municipal del Ayuntamiento a dicho barracón. En 1911, cuando se inauguró el ferrocarril del Irati, el Laboratorio dejó pasó a la Estación de este tren. Más de la mitad del barracón se destinó a almacén de mercancías y una pequeña parte a taquilla y sala de espera. De este uso, como estación del Irati,  podemos ver dos fotos: la foto de la izquierda, de 1912, al poco tiempo de la inauguración del tren  y  la de la derecha, de 1930. (Se observa algún pequeño retoque en edificio de la Estación). La estación del Irati se mantuvo en pieen el lugar,  hasta 1946, fecha en la que suprimieron los servicios del tranvía por las calles pamplonesas. Hace unos pocos años se suscitó el debate de su reinstauración pero el coste e instalación de un tranvía como el que tienen otras ciudades españolas era demasiado elevado.
Febrero de 1954 es la fecha en la que está datada la foto de la derecha de este párrafo. La foto es de Eusebio Mina y  en ella podemos ver  a un fotógrafo sacando una instantánea a unos “chortas” en el Rincón de la Aduana, unos jóvenes que seguramente estarían haciendo la mili en los cercanos cuarteles militares ubicados a pocos metros, en el centro de la ciudad. Tras de ellos, sin terminar,  la fuente luminosa que se trasladaría luego a la plaza del General Mola, hoy Plaza de las Merindades. El 8 de septiembre de 1954 se inauguraba en el lugar el Monumento a la Inmaculada Concepción, una estatua de la virgen sobre una alta columna, cuya imagen fue obra del escultor Manuel Alvarez Laviada, situada a su vez en lo alto de una escalinata. En uno de los cuatro lados del basamento de la columna, sobre lapidas de mármol blanco, aparecía el escudo de Pamplona y las Cinco Llagas, en los otros lados una inscripción conmemorativa de la inauguración y una leyenda del Papa Pio XII sobre la Virgen. En torno al Monumento recuerdo que  había una serie de floridos jardines, uno en cada lado de este pequeño parque o plaza rectangular, y unos bancos de madera, pintados de color blanco. El proyecto del Monumento fue obra de Luis Felipe de Gaztelu, arquitecto, como hemos visto en alguna otra entrada, de algunos edificios de Conde de Rodezno. La foto que acompaña este párrafo es del monumento a la Inmaculada poco tiempo después de la inauguración. Este Monumento estuvo en pie hasta el año 1997, año en que comenzaron las obras de construcción, en el lugar, de un parking subterráneo. Las fotos siguientes de la zona son en color, (algunas de ellas son postales), están datadas en  los años 70, y fueron tomadas desde diferentes perspectivas.

  

El 12 de diciembre de 1998 se inauguraba el nuevo parking del Rincón de la Aduana, con una urbanización de la superficie totalmente diferente a la anterior, condicionada por la infraestructura ubicada en el subsuelo. Se mantenía el Monumento a la Inmaculada, si bien escorado hacia la izquierda, con otro diseño de la zona y de los jardines, más tipo pradera que otra cosa. En la entrada  del parking se mantuvo un trozo de muralla del Burgo que se había descubierto durante las obras de construcción. En los jardines más cercanos a la Avenida de Guipuzcoa se erigió, tras su muerte en el año 2000, una estatua, a tamaño natural,  a nuestro querido Jose Javier Arazuri. Nunca ha estado tan justificado un homenaje como éste, de la ciudad a uno de sus vecinos que fue su gran cronista contemporáneo, al que tantos pamploneses debemos tanto, nada más y nada menos que la recuperación de nuestra memoria colectiva.

Fotos: las cinco primeras fotos pertenecen a los libros de José Joaquín Arazuri, “Pamplona, calles y barrios” y “Pamplona antaño”.

Una respuesta a “Plazas y calles de ayer y hoy: Rincón de la Aduana (1896-2006)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *