Curiosidades: algunas viejas ordenanzas municipales: la limpieza del portal

El pasado año el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Pamplona actualizaba y agrupaba, en un solo texto, seis ordenanzas sanitarias que estaban en vigor desde 1976 y aun antes. Había más de 130 artículos totalmente en desuso  como el que prohibía varear lana en la entrada o en las escaleras de las viviendas. ¿quien tiene hoy un colchón de lana?. Yo si recuerdo un tiempo en que el colchón era de lana y había que varearla varias veces al año, pero lo hacíamos en casa, en una de las habitaciones. También había artículos referidos a la Policía Sanitaria Mortuoria, sustituida por la ordenanza del cementerio del año 2000, la limpieza viaria y de residuos que hoy dependen de Mancomunidad, referencias a taxis y villavesas, también hoy competencia de la Mancomunidad, normas de régimen interior de las comunidades de vecinos antes reguladas por el Ayuntamiento y hoy por normas de ámbito superior como la ley de propiedad horizontal, etc. 

Así, por ejemplo, el 27 de agosto de 1964 fue aprobada por el gobernador civil el artículo 27 de las ordenanzas de Higiene y Sanidad Municipales que se refería a la limpieza de los portales y escaleras de los edificios. Creo que era la Ordenanza nº 2, centrada casi exclusivamente en las viviendas. Según ese artículo de la ordenanza nº 2, todos los vecinos debían limpiar diariamente los tramos de la escalera de piso a piso que les correspondiese, además la entrada de cada casa la harían los usuarios de la misma  en turnos mensuales, los inquilinos establecerían asimismo el turno mensual de rotación para la limpieza del portal y si no hubiese acuerdo se haría siguiendo el orden de numeración de los pisos y las manos (izquierda y derecha) en que estuviese dividida la casa. Hoy la mayoría de las comunidades de vecinos han encargado esta tarea a empresas de limpieza. Sin embargo este asunto me trae a la memoria un recuerdo personal: aun recuerdo el cabreo monumental de mi madre, durante años, porque siempre había una vecina que nunca “hacía la escalera” y le tocaba hacerla a ella, en su lugar. Cosas del pasado. Cosas de otro tiempo. Resulta chocante, por otra parte, viéndolo con los ojos de nuestros días, que el Ayuntamiento indicase en uno de los capítulos de la ordenanza las horas de apertura y cierre de los portales según las estaciones, horarios vigentes, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *