Los Sanfermines del Viejo Pamplona: la Tómbola de Cáritas (1945-2015)

Forma parte de esa escenografía presanferminera desde hace nada menos que 70 años. Es antes del montaje del vallado del encierro el primer aviso de que ya falta menos. Pues bien esta parte de las fiestas también tiene su historia. Fue el 6 de julio de 1945 cuando el Secretariado de Caridad (que luego se llamaría Caritas Diocesana) organizó la primera tómbola, que fue inaugurada por el alcalde Daniel Nagore y otras autoridades tras la celebración del acto de las Vísperas de ese año. Bendijo la tómbola el vicario general de la diócesis, Luis Idoy Dominguez de Vidaurreta. Los boletos contenían premios directos, especiales, diarios y sorteos. Entre las personas que atendían la Tómbola  en aquellos primeros años, había muchas mujeres de Acción Católica que, portando cestas, vendían los boletos a lo largo del Paseo de Sarasate, tal y como vemos en la foto de 1948 que encabeza la entrada. El boleto costaba, entonces, 1 peseta y los regalos eran aportaciones altruistas  de comerciantes y particulares. Hoy el boleto cuesta 0,80 euros (132,80 pts) y todo lo que se entrega por la Tómbola está comprado a diferentes proveedores. El boleto especial que daba derecho a entrar en el sorteo del gran premio costaba un duro. En aquel primer año, 1945, fue un coche Citroen, con matrícula de San Sebastián. En sus primeras décadas se llegaron a sortear magníficos pisos, hoy impensables tras la desastrosa burbuja inmobiliaria que sufrimos en los últimos años. En 1946 se sorteó, por primera vez, un piso de 136 m2, en la avenida de Zaragoza. En 1948, no fue un piso, sino nada menos que un chalé en el paseo de la Media Luna. En 1962 los premios más importantes fueron media docena de Seat 600. Veinte años más tarde, en 1985 lo serían la media docena viajes a Canarias y los cuatro Peugeot 205 que se sortearon. 
Al principio había muchos más premios de sorteo. Con el paso de los años se introdujeron muchos más premios directos porque la gente quiere llevarse siempre algo, aunque sea una simple caja de galletas o una bolsa de caramelos.  Además de coches y pisos se han sorteado viajes, motos, cuberterías, baterías de cocina, televisores y un sinfín de premios. Los boletos también han cambiado a lo largo de estos años: desde los sobres pequeñitos con el número en su interior pasando por los triángulos grapados que muchos recordamos hace bastantes años o los boletos tal y como los conocemos hoy en día desde hace más de 20 años. La primera recaudación, en 1945 fue de 380.932 pesetas, el año pasado de 1,6 millones de euros, traducido a pesetas, 265 millones de pesetas, eso si con ese dinero se pagan también los gastos: las compras de regalos, boletos, etc. Este año se han impreso 2,2 millones de boletos (200.000 más que el año pasado) distribuidos en 330.000 premios directos, 550.000 de reuna y 1,3 millones de sorteos. El número de boletos ha disminuido con el paso de los años: entre 1985 y 1997 se llegaron a vender entre 3 y 5 millones de boletos. El resto de fotografías de la entrada están datadas en 1953, la 2ª y en 1976 las dos últimas.

Fotos: Archivo de Cáritas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *