Mostrando entradas con la etiqueta Mes: marzo 2017. Mostrar todas las entradas

Estampas de antaño: Las antiguas villavesas (1927-1997)

Recupero una vieja sección del blog en el que se mezclan recuerdos personales y algunos datos históricos. En esta ocasión me detendré en nuestras queridas villavesas. Algunas personas de fuera se suelen sorprender por éste, para ellos, desconocido término localista  nuestro: la villavesa. A través de esta entrada conoceremos el origen del término que hoy seguimos utilizando para referirnos a los autobuses urbanos así como otros interesantes datos sobre el origen y desarrollo de nuestro actual transporte comarcal. Tengo recuerdos muy nítidos de las villavesas a través de las diferentes etapas de mi vida, algunos de los  cuales ya he plasmado, en diferentes pinceladas, en algunas entradas de este blog. Muy cerca de mi casa, a la salida del mi calle, la Travesía del Ave-María, tuve, durante décadas, una parada de la villavesa, “para subir a Pamplona”, como decíamos y seguimos diciendo, estaba justo delante de la casa parroquial de la Iglesia del Ave María y casi enfrente, en el edificio donde estuviera una sucursal del Banco Central, al lado de la Clínica Menni estaba la otra parada, en la que me bajaba habitualmente. La villavesa  continuaba luego por la Avenida Marcelo Celayeta y Avenida de Villava. Era la línea 3, como ahora, si bien se corresponde con  la línea circular 3-21. Su denominación, no obstante,  sí que ha ido variando, a lo largo del tiempo, aunque su denominación más prolongada que yo recuerde fue la de San Pedro.

Aquellas antiguas villavesas eran unos autobuses bastante más pequeños que los actuales, pintados de blanco, en la parte superior y de verde oscuro en la parte inferior y bastante ruidosos; Cuando el autobús estaba semiparado, esperando en la parada, temblaba o vibraba todo el vehículo y los que estábamos dentro. Tenía unos empinados escalones de subida,  o al menos a mi me lo parecían, y unos asientos de madera  bastante austeros e incomodos si los comparamos con los estándares de comodidad actuales. Los conductores de entonces, que recuerdo vestían de azul marino, no creo que tuviesen necesidad de ir al gimnasio,  es broma, porque los pobres, ellos, tenían que mover, continuamente, a cada paso,   una palanca de cambios enorme. El motor del vehículo estaba en la parte delantera, como se puede ver en la foto de la derecha, que encabeza la entrada y su potencia no sobrepasaría seguramente los 125 caballos. La mayoría de los autobuses era de la marca Pegaso Comet. No había aire acondicionado como ahora, se podía fumar en el autobús, y a menudo era tal el número de personas que subíamos al vehículo que viajábamos como verdaderas sardinas en lata. Antes de los bonobuses de cartón estaba el billete ordinario. Y por la mañana, antes de las 9, creo recordar podías acceder al billete reducido, que te permitía utilizarlo también en el viaje de vuelta. En los años 70, recuerdo también un billete reducido para otros tres viajes, que tenías que separar y que el conductor te cortaba cada vez que subías. El billete reducido (para 2 y 4 viajes) se puso en marcha en agosto de 1969, tras la creación de la COTUP. Junto a este párrafo podemos ver, a la derecha un billete reducido de color amarillo de dos viajes, fechado el 30 de enero de 1971. A la izquierda dos billetes ordinarios, un billete ordinario de Autobuses Pamplona, de los primeros años 60 y debajo un billete ordinario de la COTUP, de 1976. De vez en cuando se veía en la villavesa algún inspector o revisor que vigilaba que nadie se montase sin pagar por la puerta de atrás.

En los años 50 la villavesa llegó a hacer algunos recorridos por el Casco Antiguo un tanto desconocidos: como aquella  línea que en 1954 se metía por la calle Nueva y salía por la calle Mayor. Si que recuerdo, en cambio, como hace unos pocos años  la línea  14 entraba por la calle Nueva y salía por Santo Domingo. Y por supuesto, y sobre todo, recuerdo la línea 6 que subía desde la Rochapea y atravesaba Santo Domingo (cerca del Ayuntamiento tenía una parada), la plaza Consistorial, la calle Chapitela hasta llegar a la plaza del Castillo, donde había otra parada.  ¿Quien no recuerda el encierro de la villavesa del día 15 de julio?. Según unas fuentes comenzó en 1985, yo creo que de manera más o menos organizada o premeditada sí debió ser en esa fecha, aunque hay fotografías como la que aparece junto  a este párrafo (de la Filmoteca Española) que nos muestran la villavesa interceptada por mozos en la calle Chapitela nada menos que en el año 1962. Todas las villavesas de Pamplona tuvieron, como recordarán muchos lectores, durante cerca de 20 años su estación central en la plaza de la Argentina (o plaza del Vinculo), tal y como señalé en la entrada correspondiente. En efecto, allí tuvieron su punto de partida y de  llegada final, desde 1965 a 1982  nueve autobuses que accedían, desde Sancho el Mayor, Tudela o Cortes de Navarra a tres andenes con dos marquesinas cada uno: no recuerdo todas pero si alguna: San Juan, Estación, Chantrea, imagino que también Milagrosa y el resto de barrios. En la foto de la izquierda (del archivo de La Montañesa) que encabeza la entrada podemos ver hasta 12 autobuses en la plaza. El de aquella época era un sistema totalmente radial frente al que se instauró en 1982, más diametral y con diferentes puntos de convergencia centrales donde se acumulan un montón de paradas: Príncipe de Viana, Merindades, Duque de Ahumada, (sustituido desde el año 2005 por Cortes de Navarra) y Sarasate.   En las primeras décadas del transporte urbano no había apenas marquesinas en la mayoría de las paradas. Estas llegarían, con la reorganización del servicio en 1982. El modelo del arquitecto Manuel Blasco ha estado presente hasta hace unos pocos años en la mayoría de las paradas hasta que se sustituyeron por el actual. Durante buena parte de los años 70 y 80 nos encontramos con un alto número de autobuses muy envejecidos. En 1990, la COTUP pedía al ayuntamiento 120 millones de pesetas y este instaba a la renovación de la flota, renovación que se fue acometiendo en su totalidad a lo largo de esta década  con nuevos autobuses más grandes y modernos, como los que podemos ver en buena parte de las fotos en color de esta entrada. Y aquel blanco y verde oscuro de su carrocería, de los años 60 y  70  dió paso a ese verde Pamplona que hemos visto durante los años 80 y 90, hasta el actual color corporativo de la Mancomunidad, instaurado la pasada década. ¿Qué costaba la villavesa entre los años 60 y 90?. Pues como podemos ver, el precio fue pasando de 1 peseta en los años 60 a 5 en el año 1976,  10 en 1979, 17 en 1981, 23 en 1983, 40 en 1987 y 50 en 1989.

Los autobuses que conectaban Pamplona con algunos pueblos de la Comarca (Burlada, Villava, Barañain, Huarte, Noain, Beriain, Berriozar,etc) pertenecían a La Montañesa y tenían una de sus paradas más importante en la calle Arrieta, donde Escolapios, donde partían las líneas  que iban a Burlada, Villava y Huarte, otra en Yanguas y Miranda, junto al solar de Intendencia, (las que iban a Berriozar) y otra en Navas de Tolosa, cerca del Hotel Tres Reyes (las que iban a Barañain). Alguna otra salía creo desde la vieja estación de autobuses (podían ser las de Noain y/o Beriain). El 15 de agosto de 1984 entraba en funcionamiento el bonobús de cartón de 10 viajes, uno de cuyos ejemplares adjunto a este párrafo. Como curiosidad cabe señalar que en marzo o abril  de 1997,  los comerciantes del Casco Antiguo de Pamplona,   sacaron en colaboración con COTUP, un curioso bonobús especial de 2 viajes, dentro de una campaña promocional  que tenía por título “Para andar por casa” y que también adjunto a este párrafo. Se repartieron más de 40.000 bonobuses de 2 viajes. Es la única iniciativa promocional del transporte público   que yo sepa se ha puesto en marcha por una entidad no institucional en Pamplona.  Luego, en enero de 1998 llegaría la tarjeta monedero o tarjeta chip, expedida por las diferentes cajas de ahorros y en 2009 la tarjeta sin contacto, hasta llegar al abono de 30 días que nace en junio de 2015. De aquellas 9 o 10 líneas de los años 70 o la docena  de los años 80 pasaríamos a las 22 o 23 actuales, extendiéndose el servicio a las nuevas urbanizaciones.

Toca ahora hacer un poco de historia, para hablar, en particular, del origen del término  “villavesa” y en general, del origen del actual transporte urbano comarcal. Hasta los primeros años del pasado siglo la gente viajaba en carretas tiradas por mulas o en coches tirados por caballos, si, como en las diligencias que vemos en las películas del Oeste. Es en 1915 cuando la Montañesa que hacía el recorrido desde Beloso, Burlada, Villava, Huarte por Zubiri hasta Roncesvalles, Erro, Valcarlos, Burguete y otros destinos del norte vende los animales de tiro y se hace con el primer vehículo a motor. La  matrícula del primer autobús de la Montañesa que vemos en la foto adjunta fue NA-101. Posteriormente surgieron otras empresas destinadas al transporte de viajeros entre Pamplona y los pueblos de la Comarca como La Villavesa S.A, empresa domiciliada en Pamplona cuyo origen se remonta a 1927 si bien las primeras concesiones administrativas son de 1929 y 1930 para las líneas a Burlada, Villava y Zizur, ampliando la de Burlada a Huarte en 1950. Fueron su promotores Nazario Unanua, Melchor Gascue y Eusebio Uriz. El primer autobús de la Villavesa fue de 1928 y tenía como matricula NA-1400, los siguientes se compraron en 1930 y a lo largo de 1932 y 1934, todos ellos, hasta siete,  la mayoría de la marca Unic y con una potencia de entre 12 y 17 caballos. En la foto de 1935, propiedad de Melchor Lizarraga, se ve la flota de vehículos de la Villavesa casi al completo frente al cuartel Diego de León. Eran vehículos muy rudimentarios, microbuses (o omnibuses que les llamaban entonces) montados sobre chasis de camioneta, pequeños autobuses. Llevaban, como se puede ver publicidad de algunos comercios locales de entonces como Casa Unzu o Almacenes Azcarate.

Tras la guerra, en los años 40-50, La Villavesa no solo se dedica a transportar viajeros a los pueblos de la Comarca sino que aspira a encargarse del servicio de  transporte urbano, que se adjudica finalmente a su filial Autobuses Pamplona en 1953. Los pamploneses, pese al cambio de nombre de la empresa, seguirían llamando villavesas a los nuevos autobuses de transporte urbano. Autobuses Pamplona hacía servicios a Villava, la Estación del Norte, el barrio de Capuchinos, el Manicomio, Echavacoiz y Zizur Mayor. La sociedad fue dirigida durante muchos años por Fermín Lizarraga Erdozain. En esos años de inicio del transporte urbano, a pesar de lo limitado de aquellos vehículos y de lo deficiente del firme en muchas vías de la ciudad, el tráfico era mucho más fluido, pues no había tantos coches como ahora, ni había tantos semáforos, de hecho, el primero se instaló en 1956, ni tampoco tantos pasos de cebra, por lo que se llegaba relativamente pronto a los destinos.   La ciudad crecía y las necesidades de transporte de viajeros de la capital también. Autobuses Pamplona entró en crisis y acabó desapareciendo en 1969, año en los trabajadores se hicieron  cargo de la empresa creando una cooperativa:  la   COTUP, que dependía, por lo que se refiere a las tarifas y otras cuestionadas relacionadas con el servicio, del Ayuntamiento de Pamplona.   En 1971 la sociedad La Villavesa S.A había transferido sus recorridos interurbanos a La Montañesa, que también se acabó convirtiendo en una cooperativa de los trabajadores. Esta sociedad, además del transporte interurbano en la Comarca, disponía de otras líneas de transporte discrecional. Pamplona se iba convirtiendo poco  a poco  en la cabecera de una gran área metropolitana, por lo que el panorama de las empresas y del servicio del transporte urbano no tardaría  en cambiar.

En julio de 1999 se puso en marcha la nueva red de transporte urbano comarcal, con una sola red, un sistema tarifario integrado, una única imagen y un único servicio,  siendo la Montañesa frente a COTUP, a la que terminaría absorbiendo, la que paradójicamente  se hizo con el servicio, tras ganar el correspondiente concurso en el año 2002. La Montañesa sería absorbida, posteriormente por el grupo Veolia y desde noviembre de 2009 el transporte urbano lo explota la empresa catalana TCC, filial de Moventis. El servicio no ha sido ajeno en este tiempo a los conflictos laborales. Las mayores huelgas del transporte urbano se produjeron en el año 2004, tras la absorción de los trabajadores de la COTUP por la Montañesa  y en diciembre de 2013. Hoy en día la flota de villavesas la integran 140 autobuses, de ellos 52 articulados de 18 metros y 85 convencionales de 12, además de los 3 autobuses de 9 metros que dan servicio  a la línea 14. De aquellas ruidosas y contaminantes villavesas nada queda. Hoy la mayoría son silenciosas, con aire acondicionado, de piso llano, con rampas para minusvalidos, sistemas de pago electrónicos, transbordos gratuitos  y van incorporando sistemas de repostaje más ecológicos como el biodiesel. Y en las paradas del transporte pantallas digitales nos ofrecen información en tiempo real de en cuanto tiempo llegará nuestro autobús. Y es que como se suele decir “los tiempos avanzan que es una barbaridad”.

Fotos: referenciadas en el texto de la entrada. Fuentes: Filmoteca de Navarra. Filmoteca Española. Archivo de La Montañesa. Archivo de la Asociación Casco Antiguo de Pamplona. Martin Sarobe (1968). Foto de Melchor Lizarraga (1935)