Mostrando entradas con la etiqueta Mes: Febrero 2013. Mostrar todas las entradas

La Avenida de Marcelo Celayeta (1976-1996)

Después de un tiempo sin atender al blog, por circunstancias familiares, vuelvo a este pequeño diario personal de apuntes y recuerdos sobre la Rochapea y la Pamplona que he conocido desde mi infancia. Y vuelvo a esa calle que fue eje principal del barrio de la Rochapea durante la mayor parte de su reciente historia, la avenida de Marcelo Celayeta. La primera de las fotografías es de la zona más cercana a la iglesia del Salvador y a la Travesía del Ave María y data de la segunda mitad de los años setenta. De los establecimientos situados entre esta zona y el cruce del Porrón hemos hablado parcialmente en la entrada referida a la avenida en el año 1967 y en la entrada de los derribos de 1996. También ha habido referencias a los bares de la avenida en la entrada referida  a Cuatro Vientos. Ahora empezaré el recorrido de la avenida, donde lo dejamos, aproximadamente en el desaparecido cine  Amaya y continuaremos por esta acera hasta la zona del Porrón. Luego en función del interés pasaremos indistintamente a un lado o a otro de la avenida.
Junto al fenecido cine Amaya había una calderería, la calderería Aranguren,  hoy situada en la carretera Artica, más adelante estuvo durante buena parte de los años 80 y siguientes,  en esta misma acera la cafetería de la Coro. Donde ahora está la Cafetería la Rocha hubo en los años 70  uno de aquellos  primeros “night clubs” o barras americanas que proliferaron en los barrios de la vieja Pamplona en los albores de esa década, el Bar Caribe. Tras la ronda de los pisos que había en este tramo estaba la oficina de correos de la Rocha, un almacén  de Echeveste y Compañía, un poco más adelante la Bodega donde se fabricaba el pacharan Baines  y los pisos de la 1ª fase del Salvador inaugurados en noviembre de 1960, con alguno de los establecimientos más representativos del barrio, como Casa Feliciano (abierto  desde 1961 y de los pocos que aun permanecen en activo desde entonces), la mercería Isabel,  la droguería Redín, el bar la Senda,  la pescadería Sesma que regentaban los padres de Javier Sadaba y luego él mismo, la carnicería San Miguel que estuvo anteriormente al otro lado de la avenida, una  peluquería de caballeros, regentada por Pedro María Ganuza y la tienda de la Angelines que cerraba este tramo repleto  de comercios. 

Nos detendremos un momento para hablar de Baines. Casa Baines se instaló en la Rochapea en 1844, de la mano de unos emprendores suizo-italianos, los Matossi, dueños también del conocido “Cafe Suizo” de la plaza del Castillo dedicandose inicialmente a la fabricación de aguardientes y licores. Era famoso su “Licor de Chardon” a base de frambuesa. En 1959, tres personas vinculadas familiarmente, Daniel Baines,  José Ibañez y Severino García compraron la nave de los Matossi en Marcelo Celayeta  y comenzaron a fabricar sus licores, entre ellos,  su famoso pacharan. En el año 1998, al quedar la nave fuera de ordenación, Pacharan Baines se traslada de su sede de Marcelo Celayeta  al poligono de Agustinos.

Justo en el cruce de Celayeta y Tirapu  donde existe hoy una pequeña placita con dos arboles y una fuente que vemos en la fotografía teníamos el Bar Rodriguez, una nave de hierros, Asan (que hoy ocupa el Caprabo), y justo al lado donde hoy hay una frutería había una sucursal de la Caja de Ahorros de Navarra. Siguiendo desde el cruce por Bernardino Tirapu, a la vuelta del bar Rodriguez, en un pasaje entre los pisos, hubo durante algunos años un pequeño kiosko de chucherías y  cerca, en Tirapu recuerdo un pequeño dispensario médico donde, ¡oh, terror! nos ponían las inyecciones, de pequeños.

En el otro lado de la avenida y tal como dije en la entrada de los derribos de 1996, tras el caserón de IFA, que en sus últimos años fue objeto de los okupas, estaba la que llamábamos la casa de la Maritxu, un pequeño descampado  al lado, cercado por una valla,  y las casas del Salvador, con el Bar Carcar y la ferretería La Oriental, la carnicería San Miguel, y cerrando este tramo la todavía existente farmacia de Oficialdegui, entre los establecimientos más destacables. A la vuelta, bajo un soportal una cabina telefónica y en la esquina de este rincón hubo primero un estanco y luego y durante los últimos años un pequeño kiosko de prensa y revistas que acaba de cerrar. En este rincón había un par de bancos  que venían muy bien para esperar al autobús cuando llovía.
Atravesamos Bernardino Tirapu y nos situamos justo en el Bar Porrón, en las casas de la Carbonilla, lugar emblemático como pocos de este barrio y que como Cuatro Vientos está lleno de resonancias de todo tipo en la historia de esta ciudad. Al lado de las Casas del Porrón teníamos la escuela de la Carbonilla ( en la foto de J. Cia) que conoció diversos usos a lo largo de su historia: escuela, dispensario médico, nuevamente escuela, sin uso  hasta su actual destino como centro municipal vecinal y de atención a la mujer. Según J.J. Arazuri, a partir de los años 30 se conocía como barrio de la “Carbonilla” a un grupo de casas situadas en el cruce de la entonces carretera de Villava y la vía del Plazaola. Su origen parece estar en que las viviendas fueron construidas con bloques elaborados con carbonilla recogida de los desechos de las calderas de las máquinas de vapor de la Estación del Norte. Durante años se podía comprobar la existencia de dichos bloques en los desconchones de la fachada de las citadas casas, tanto en la del Bar Porron, hasta su rehabilitación, como en la casa que flanqueaba las escuelas de la Carbonilla por su derecha.
Las Escuelas de la Carbonilla se construyeron igualmente durante los años 30, en plena República, en los terrenos ocupados anteriormente por la carpintería Artola. Pretendían ser unas escuelas laicas frente a las religiosas del Ave María. Recuerdo, tras haber terminado el 4º curso de la EGB, antes Enseñanza Primaria, en la escuelas del Ave María haber hecho el 5º curso en la Carbonilla, concretamente en el año 1973-74, antes de pasar a hacer los 3 últimos de la EGB en el Cardenal Ilundain, en las inmediaciones de las Casas de San Pedro. Las Escuelas de la Carbonilla en los tiempos que las conocí estaban practicamente como en la fotografía de J. Cia que data de los años 50: tenía un par de aulas, una en cada planta, en el patio había una especie de cobertizo donde jugamos a la pelota y había varios arboles, los que vemos en la foto y otros dos grandes cerca de la puerta del patio  que tenían un tipo de semilla volatil que llamabamos “pica pica”. De la Carbonilla que dependía del colegio Cardenal Ilundain recuerdo un aula muy amplia en la planta baja, a don  Gabino, a las primeras y jovenes maestras en prácticas, a la portera, una mujer mayor, rubia y sonriente, las primeras actividades extraescolares como las partidas de ajedrez, etc.

Siguiendo por la avenida, tras las escuelas de la Carbonilla había un pequeño descampado, luego un bloque de viviendas muy deterioradas, también de ese primer barrio de la  carbonilla, a continuación la vaquería de Larrayoz, donde yo he visto pastar  las vacas hasta los años 70 y primeros 80, la fabrica de hierros Aldaz Echarri, luego un camino que se introducía por uno de los extremos de las Casas de la 2ª fase del Salvador, un chalet, otro camino que bordeaba las citadas casas,  entre estas y la tapia de la gran fabrica de Matesa, que, por cierto,  pasaría a la historia de este país como uno de los grandes escándalos político económicos de la última etapa del franquismo.
Matesa (Maquinaria Textil del Norte S.A) fue fundada en 1957 por el industrial catalán Juan Vila Reyes. Algunos años antes, la familia Vila había abierto en nuestra ciudad un taller escuela que en 1946 se convertiría en Manufacturas Arga-Sedas.  La empresa, radicada en la Rochapea, se convirtió en una de las más prósperas de los años sesenta, al dedicarse a la exportación de una maquinaria textil sin lanzadera, un sistema revolucionario en la época y con patente francesa rebautizado por la empresa como Iwer. No obstante el escandalo estalló  el 23 de julio de 1969 cuando la Dirección de Aduanas denunció a Matesa por fraude contra el estado. Concretamente la empresa debía al Banco de Crédito Industrial, en el momento de descubrirse el fraude, 10.000 millones de las antiguas pesetas. Matesa había realizado operaciones de autocompra a través de empresas filiales con el fin de cobrar los créditos a la exportación a través del citado banco. Osea que en vez de vender por ejemplo 1.500 telares a la Argentina había vendido 120 quedandose con el crédito correspondiente a la venta de los 1.500 telares. En el escandalo aparecieron salpicados varios ministros del régimen y en aquellos años se habló de una dura pugna entre diferentes corrientes del régimen franquista. 

Matesa fue embargada si bien  la empresa continuó sus actividades industriales, bajo el control de un administrador judicial, hasta marzo de 1983, en que fue subastada por 66.000 pesetas y adjudicada a una sociedad laboral formado por antiguos empleados de la misma, siendo nombrado director general de esta nueva empresa su antiguo propietario Vílá Reyes. Dos años antes 21 de septiembre de 1981 un pavoroso incendio destruyó 900 de los 2.000 telares Iwer que Matesa tenía en sus almacenes, en parte al aire libre y en las traseras de sus edificios. Las pérdidas fueron estimadas en unos 300 millones de las antiguas pesetas. La empresa contaba en 1981 con 143 trabajadores.
  

Pasada Matesa, cruzamos la carretera Artica y nos encontramos con un bloque de naves industriales, entre las que estaba las de Industrias Chalmeta que fueron conocidas por un conflicto laboral que tuvo lugar en las postrimerías del franquismo. En estas naves ha habido diferentes usos:además de Chalmeta talleres textiles como los de Lopez Vicente, almacenes de chucherías como el de Dulce Guay, algún concesionario de automoviles, etc. Posteriormente y tras otro descampado llegamos a las Casas de Gurbindo y entre los hitos más conocidos de esta zona se encuentra otro bar, el conocido  Bar Karpy. Algunos  de los bares que he citado en este blog son como  como faros imperturbables  frente  a las mareas de los a veces profundos cambios urbanísticos, balizas a las que nos podemos asir de vez en cuando  en el neblinoso discurrir del tiempo. En aquella zona teníamos el centro de salud del barrio hasta 1991 en que se abriría el actual de Cruz de Barcacio, antes teníamos que acudir al de  San Jorge y anteriormente al Solchaga.  También en esta zona había un club de jubilados y la famosa biblioteca de San Pedro, abierta en 1970. Tras estas casas de Gurbindo llegamos a la carretera que iba  hacia el pueblo de Ansoain, un gran descampado, el colegio Cardenal Ilundain, otro descampado y por último llegabamos hasta el fin de la avenida con la famosa Casa Nuin que supuso el cese del alcalde Erice en octubre de 1976 por el  gobernador civil de Navarra.

En el colegio Cardenal Ilundain de cuyo primitivo edificio, construido en 1964, hoy no queda ni rastro (se derribó y remodeló por completo en el año 2002), cursé los tres últimos años de la EGB, 6º, 7º y 8º. Recuerdo especialmente a algunos profesores como Jose María   Gracia en 6º o  Javier Donezar en 7º, o una profesora, de la “vieja escuela”,  llamada Doña Socorro. Las escuelas que se ampliaron en su parte posterior precisamente en aquellos años (1974-1977) contaban con un campo de balonmano y futbito, un campo de baloncesto y en su parte trasera un campo de tierra. En 1981 contaba con 1.200 alumnos.
Retrocedemos hasta el cruce del Porrón, para recorrer la avenida por su lado derecho, (en dirección a Capuchinos). Mucho ha cambiado el cruce de Tirapu y Celayeta a tenor de lo que veíamos en la primera fotografía. A finales de los años 90 y primeros de la nueva década  se derribarían algunos viejos bloques de la histórica Rochapea, encajando entre los bloques de viviendas consolidadas las nuevas edificaciones. Partiendo de este punto y así, a vuela pluma en ese primer tramo de la derecha, desde el Porrón recuerdo una pequeña industria relacionada con materiales de construcción, una fabrica de palomitas, diferentes  talleres y negocios relacionados con el automovil, una tienda de piensos, etc.
Posteriormente nos encontramos con una de las primeras nuevas guarderías del barrio, en el cruce que permitía bajar hacia Juslarrocha o Cruz de Barcacio, y más adelante hubo durante muchos años un viejo transformador, como se ve en la foto de Manolo Hernández,  luego en la zona de Matesa las bajeras de Muebles Jakar, Julian Echeverría, los bares Otamendi y Olimpia, Confecciones Molinero, las nuevas edificaciones de los años 70, en cuyas amplias bajeras había entonces grandes tiendas de muebles, algunas oficinas bancarias,  las casas de San Pedro, luego remozadas con ladrillo, negocios de toda la vida como Ciclos Lasa, la tienda Alekine y otros negocios y tiendas, muy pocos de los cuales sobreviven hoy en día hasta llegar al colegio de Capuchinos ( más apropiadamente el Colegio San Antonio que empezaría dando EGB y luego ampliaría a grados superiores), abierto en el año 1964 y cerrado en el verano de 1992, en cuyo interior a finales de los 70 se abrió el cine Ekhiñe que junto al Donibane de San Juan y sus programaciones alternativas serían el germen de los cines Golem. La iglesia de Capuchinos, reformada en el año 1955, pone punto final a este rápido repaso de la Avenida de Marcelo Celayeta.

Fotos de la Carbonilla (1950) de J. Cia y Foto de Marcelo Celayeta (1993) de Manolo Hernández

La iglesia del Salvador (1914-1977)

La Iglesia del Salvador de la que hablamos en la entrada referida a las escuelas del Ave María  cumplirá muy pronto un siglo de vida. El 12 de abril de 1914, a las cuatro y media de la tarde se colocó la primera piedra de la iglesia,  y su inauguración se produjo el 2 de abril de 1916 conjuntamente con  la de las escuelas, cuya primera piedra se puso el 21 de marzo de 1915.  La iglesia, de estilo neogótico, fue construida por el arquitecto Angel Goicoechea, el mismo arquitecto que construyó la iglesia de Obanos y la basílica de Javier. Posteriormente, en 1945, el templo se amplió en su parte posterior y pila bautismal  tal y  como se observa si comparamos las  dos  fotografías de la presente entrada, una de las primeras décadas de vida del templo y la otra de la pasada década. (Vease el tercer ventanal añadido de  la iglesia asi como un tramo posterior, junto al frontal del templo  además de la construcción anexa de la pila bautismal en la fotografía más reciente) Ambas, iglesia y escuelas dependían, en el momento de su construcción,  del párroco de San Lorenzo, D. Marcelo Celayeta y esa dependencia se prolongó hasta el 8 de diciembre de 1937 en que se produjo la segregación de la iglesia del Salvador de la de San Lorenzo. Fue su primer párroco tras la segregación, D. Eusebio Balduz García, que había sido antes párroco de Valtierra. A Eusebio Balduz le siguieron Marcelo Larrainzar, tío del recordado escritor y sacerdote del barrio y de la iglesia (desde 1969 a 1991) Patxi Larrainzar, Felipe Jimenez (o Don Felipe como le llamábamos), Jose María Jimenez, que estuvo durante más de 30 años en la parroquia junto con Patxi, Alfonso Aizpun,  Abel Arrieta y finalmente Cesar González Purroy, quien dirige actualmente la parroquia, desde finales del pasado año 2014. 

Desde 1986, la iglesia es presidida por un retablo del S.XV procedente de Villamayor de Monjardin. Y desde 1992, en su parte lateral, por otro de Orbaiz. En el año 2008 el templo fue sometido a una profunda rehabilitación que costó más de 700.000 euros y que afectó a la cubierta, suelo,  etc. En abril de 2013 se inauguró el nuevo organo cedido unos meses antes por la iglesia anglicana de St. Judes de Plymouth, en Inglaterra. Se puede considerar por antiguedad la quinta parroquia de Pamplona tras las de San Cernin, San Nicolás, San Lorenzo y San Agustín. Ha presidido la vieja Rochapea, con su estilizada torre, desde los albores del siglo XX, como lo atestiguan las decenas de fotografías históricas que se conservan de nuestro barrio fotografiado desde la Muralla o desde sus inmediaciones. 

La iglesia ha sido centro fundamental de la vida del barrio durante buena parte de su reciente historia. Además de la estrecha relación con las escuelas del Ave-María hasta su adscripción a la red pública, la iglesia ha sido escenario de la historia íntima de miles de rochapeanos. Miles de bautizos, confirmaciones, bodas y funerales han llenado el casi siglo de vida de este templo. Y en los años 70 fue epicentro de la convulsa vida del barrio y la ciudad. Escenario de asambleas y encierros de trabajadores, desalojados en más de una ocasión por la policía, la Iglesia del Salvador fue paradigma en nuestra ciudad, tanto en el tardofranquismo como en la transición de un sector eclesial muy comprometido con causas sociales y políticas. 
Junto al templo, en su lado izquierdo, habría que recordar el centro parroquial o como lo llamábamos entonces los chicos del barrio, simplemente “El Centro” situado en el actual parque de Patxi Larrainzar, en los tiempos en los que era una hermosa arboleda, con algunos enormes arboles que parecían querer competir en altura con la torre de la iglesia. “El Centro”, ocupaba una especie de barracón o construcción de planta baja en el que recuerdo haber visto la televisión en tiempos en los que la mayoría  no la teníamos en nuestras casas. Allí veríamos series míticas como “Viaje al fondo del mar” o jugábamos al ajedrez, al parchis o a las damas. Posteriormente, en los años 70, en la arboleda se instalarían unos juegos infantiles. Desde la arboleda y en dirección a las antiguas aulas de las chicas, a la izquierda había junto a la iglesia unos locales que nosotros los llamábamos de los “scouts” y que en realidad servían de lugar de reunión para  una asociación juvenil vinculada a la parroquia. Junto a estas dependencias había una fuente y junto a ella la puerta lateral del Salón de Actos de las Escuelas del Ave María. 

En el lado derecho, como comenté en la entrada del blog centrada en las Escuelas había otra fuente, la puerta de la sacristia, enfrente un patio de gravilla y en dirección a la avenida un patio arbolado con plataneros.  Esto fue así hasta el verano de 1977. También recuerdo que  la parroquia utilizaba unos locales anexos a la oficina de Caja Municipal que había justo enfrente de la iglesia, en la avenida de Marcelo Celayeta, para impartir los cursillos y catequesis previas a la comunión o a la confirmación. La Casa Parroquial, como señalé en la entrada dedicada a los derribos de la avenida, se encontraba cerca de la Travesía del Ave María, en el espacio hoy ocupado por el Colegio Patxi Larrainzar.

La antigua calle El Vergel (1968-1978)

Hay muchos lugares, casas, rincones, calles, puentes que surgen en mi memoria. Y uno de los que mejor recuerdo guardo es ese paseo que arrancaba del puente de San Pedro y acababa en el puente de la Chantrea y que conocemos como el camino o calle del Vergel. A ese camino tengo asociadas indisolublemente imagenes y recuerdos, algunas muy antiguas como aquellas lejanas visitas dominicales, siendo muy niño, a casa de la hermana de mi padre en el barrio de la Magdalena y otros posteriores en el tiempo como los diarios desplazamientos al instituto de bachillerato Padre Moret (Irubide). Recordar aquellas visitas supone rememorar un largo paseo desde casa, por el Camino de los Enamorados que seguía luego, por entre el camino lindante con las piscinas de San Pedro, hasta la arboleda que había al otro lado del camino, flanqueada por una cruz de piedra como la que hay cerca del puente de Santa Engracia, cerca de la avenida de Guipúzcoa, y luego subíamos el puente de San Pedro, un puente por el que entonces (hasta 1995) circulaban los coches y que a menudo por su estrechez te tenías que arrimar al pretil. Aun recuerdo los semáforos situados en los extremos del puente que permitían alternar el paso de vehículos de un lado a otro. Unicamente en verano se peatonalizaba por el inmenso gentio que acudía a las piscinas de San Pedro y Aranzadi.
El puente de San Pedro es probablemente el puente más antiguo de la ciudad. Su origen pudo ser romano pero fue transformado en la Edad Media y adquirió el aspecto que hoy conserva, con sus tres ojos de medio punto. Desde el puente, mirando hacia la derecha se observaba el perfil amurallado de la Vieja Pamplona. No se por qué, pero esas murallas de nuestra ciudad, para la mente de un niño tuvieron siempre un aire de castillo medieval que le retrotraía a imposibles lances y aventuras. Mirando a la izquierda se observaba  la llamada playa de San Pedro, donde los jóvenes acostumbraban a bañarse durante buena parte del pasado siglo. Más allá, al fondo, podíamos ver la presa de San Pedro, construida  durante la Edad Media y que se ha ido deteriorando  con el paso de los años. Desde la zona de la presa se abría el llamado Cauce Molinar sobre el que se levantaba el pequeño puente de Errotazar y que dió servició en siglos pretéritos a diferentes molinos existentes en la vieja Rochapea. Y aun más al fondo se divisaba  el Monasterio Viejo de San Pedro. 

Bajando el puente, a la derecha se intuía una frondosa arboleda con ejemplares de gran tamaño, allí donde, desde 1977, se abrirían  las piscinas municipales de Aranzadi. Justo enfrente del puente encontrábamos la finca Lore Etxea que se extendía hasta la primera vuelta de la calle del Vergel y que vemos en la foto adjunta de J.J. Arazuri del año 1963. Más adelante, y a lo largo del lado izquierdo de la calle, encontrábamos el Instituto Pedagógico para Discapacitados Psíquicos, fundado por Serafín Argaiz en 1948, cuyo edificio hoy abandonado se inauguro en 1957 y el colegio “El Redin”, fundado en 1963 (aunque inaugurado en 1965) por un grupo de personas vinculadas al Opus Dei, entre los que se encontraba Julio Eugui, Félix Azqueta y Miguel Sánchez Ostiz, luego algunas casas de vecinos, antes y después de estas edificaciones el camino que circunvala el meandro de Aranzadi y  más adelante y antes de la Residencia el Vergel hubo en aquellos lejanos años finales de la década de los 60  unos depósitos de  Cervezas El Aguila y la Coca Cola que quizás no muchos recuerden. Justo al comienzo de la  segunda curva de la calle se inauguró en 1973 la Residencia de Pensionistas de la Seguridad Social  “El Vergel”. Las instalaciones habían sido adquiridas dos años antes a los Maristas  que iban a destinar el complejo a residencia de estudiantes y de seminaristas. La residencia amplió sus instalaciones en 1974 dando cabida a 225 ancianos autónomos. En 1978 pasó  a depender del Inserso y en 1990 el centró se transfirió a la administración foral, denominándose simplemente Residencia “El Vergel”, dando cabida tanto a personas autónomas como asistidas, siendo actualmente uno de los centros públicos de referencia de asistencia al mayor. 

En esa recta de la calle El Vergel que desemboca en la Cuesta de la Chantrea encontramos un “aska” que permanece en el lugar desde tiempos inmemoriales, bueno, por lo menos lo puede atestiguar la Pamplona de los últimos 60 años, tal y como se puede comprobar en la fotografía de J.J. Arazuri, que encabeza la entrada y que data del año 1955. En este mismo tramo, cerrado por una larga valla estaban las amplias instalaciones del Colegio de Educación Especial El Molino, fundado en el año 1978 por la Fundación Ciganda Ferrer, sobre las instalaciones de un viejo molino harinero, conocido como molino de la Magdalena y luego Molino de Ciganda que después se convertiría en una pequeña central hidroeléctrica, aprovechando el pequeño salto de agua de una presa de piedra que daba servicio al molino. Termina mi recorrido virtual en dos puentes, uno nuevo, construido en el año 1960, el llamado Puente de la Chantrea y el otro, después del de San Pedro, el más antiguo y uno de los más bellos sobre el río Arga, el puente de la Magdalena, de origen románico, entrada principal a la ciudad antigua para los peregrinos del Camino de Santiago, que sufrió en 1963 unas profundas obras de reforma que le devolvieron a su aspecto original.
Como he señalado al principio, cuando hablaba del puente de San Pedro, en el lado derecho de la calle El Vergel podíamos y podemos disfrutar en toda su magnificiencia de los lienzos de la Muralla, en los tramos de los llamados frentes de Magdalena y Francia, restaurados en profundidad en la primera década del nuevo siglo. Cito como curiosidad que durante algunos años de la década de los 70, hubo en la zona cercana al Redin y lindante con la calle del Vergel y de la Magdalena un camping. ¿Quien lo diría?

Fotos: Fuente del Vergel (1955) y Lore Etxea (1963) : J.J. Arazuri. Pamplona, calles y barrios

Las antiguas piscinas de San Pedro (1944-1996)

Antes de la inauguración de las piscinas de Aranzadi (1978) había en el barrio unas piscinas infantiles que muchos rochapeanos recordamos con cariño, las llamábamos las piscinas de San Pedro. Se inauguraron, al parecer, en el verano de 1944, conoció largas décadas de esplendor a las que acudía la chiquillería del barrio y también de otras zonas de la ciudad y empezaron a decaer a finales de los años 60, seguramente por el crecimiento de los diversos clubs privados que habían nacido a lo largo de esa época.

No obstante en el año 1972 se ampliaron las instalaciones con cabinas, toboganes y otras áreas de juego, como las que se ven en la fotografía. Las piscinas siguieron teniendo problemas de saturación durante la temporada veraniega hasta que la creación del parque de Aranzadi acabó de darle la puntilla. Aun en 1985 hubo un intento de adecentar las instalaciones, con una pequeña mejora en el vaso de la piscina e instalación de diferente mobiliario en el parque pero no fue suficiente para prolongar su agónica existencia.

La creación del parque de la Runa, a finales de la década de los 90, acabaría definitivamente con un rincón de especial significado y recuerdo para los habitantes de la Rocha. Recuerdo las vallas pintadas de amarillo que cerraban las instalaciones que se extendían desde el puente de Errotazar hasta el de San Pedro, tanto por el lado del rio, junto a la playa de San Pedro como por el lado de la estrecha carretera que partiendo del cruce de Enamorados con Errotazar bordeaba las instalaciones y atravesando el puente de San Pedro enlazaba con la carretera del Vergel.