Plazas y calles de ayer y hoy: El Portal Nuevo (1900-1970)

Siguiendo la estela de la evolución de las calles, plazas y parques de nuestra ciudad y con una clara intención  de ver la evolución fotográfica de algunos de esos rincones entrañables, me centro, en esta ocasión, en un lugar de especial significado para mi. Tras el derribo de los antiguos portales del recinto amurallado, de los cuales sólo queda, desgraciadamente, el Portal de Francia (¡que bello lugar y que resonancias me trae) el gran portal por antonomasia, de entrada a la ciudad ha sido para mi, desde niño el Portal Nuevo. Era la gran puerta de entrada a la ciudad de arriba, a Pamplona, para los de abajo, los de la Rocha. Por ahí subía siempre nuestra villavesa, la 3. En mi casa, seguramente, por cercanía con los vecinos jardines, le llamábamos, familiarmente,  el Portal de la Taconera, ya sé que equivocadamente porque el portal de la Taconera es otro, es el que estaba al final de la calle Navas de Tolosa, junto a Antoniutti. Este Portal conocido como Portal Nuevo, fue antiguamente la Puerta o Puerta Nueva de Santa Engracia, que por reducción de su nombre se quedó en Puerta o Portal Nuevo. Fue construido en la segunda mitad del siglo XVI, probablemente en torno a 1583 u 84. Fue casi destruido en el sitio de Pamplona de 1823 y cerrado al tránsito durante más de tres años reabriéndose en 1826.

En la foto de la izquierda vemos el Portal Nuevo en el año 1900, antes de su ensanchamiento, donde, como podéis comprobar, apenas podía pasar por él un carruaje. La foto aparece en el libro de J.J. Arazuri, “Pamplona, antaño”. En junio de 1905, siendo alcalde Daniel Irujo, se permitió a Pamplona ensanchar los Portales de sus murallas. Las obras se iniciaron en mayo de 1906 y acabaron casi un año más tarde. Vemos en la foto de la derecha que aparece, igualmente, en el citado libro,   como quedó tras la reforma, en el año 1908. Muy pocos años después del ensanchamiento del Portal, a partir de 1911, bajo este puente o pasarela del Portal Nuevo pasaría el Irati,  aquel romántico tren, tranvía a su paso por la ciudad, que enlazaba desde su estación en el Rincón de la Aduana con la Estación del Norte, tal y como podemos ver en una postal, de 1913, de Viuda de Eusebio Rubio encabezando la entrada. Podemos ver, asimismo y a continuación, el Portal Nuevo desde tres perspectivas diferentes, todas ellas datadas en los años 30, dos tomadas desde el lado derecho del portal según se sube desde La Rocha, (una desde el mirador de Vistabella (del año 1933) y otra desde los Jardines (del año 1931) y la tercera de Rafael Bozano, datada en 1930, tomada desde la plaza de la Virgen de la O, antes de que se rellenase el baluarte de Gonzaga para crear el citado mirador de Vistabella. Compruebese, al mirar estas fotos y las que siguen a continuación, después de  la gran reforma de 1950, como con el actual portal construido en 1950, según diseño de Victor Eusa y ejecución de los Hermanos Salanueva, se niveló el desnivel  que existía entre la muralla de Ronda, junto a la plaza de la Virgen de la O y el antiguo portal,  tal y como se observa, claramente en la última foto de la siguiente relación de instantáneas, foto que data de 1958. El Portal se hizo con un marcado estilo historicista, con sus dos torres almenadas. Un escudo imperial del Portal de la Rochapea derribado en 1915 luce en el Portal Nuevo.

En las fotos que adjunto a continuación, podemos ver el nuevo Portal, tras la reforma de 1950, más o menos  con la misma apariencia que tiene hoy en día, pero el valor de este reportaje fotográfico no lo dan ya los grandes cambios, que no los hay,  sino los pequeños cambios que observaremos, si miramos con atención cada una de esas fotos. Son fotos que corresponden al período de años que van de 1957 a 1969. Nos damos cuenta del paso del tiempo por los cambios en los modelos de los vehículos, en los autobuses, en la vestimenta de la gente, en el mobiliario urbano cercano (un tipo de farola más antiguo es sustituido  por otro), en el crecimiento urbanístico de los barrios extramuros. La primera postal de García Garrabella, está tomada desde el paseo de los jardines de la Taconera, al poco tiempo de la inauguración del nuevo Portal y nos muestra un solitario autobús (probablemente  alguna de aquellas primitivas villavesas) y algunos peatones bajando a la Rocha en un día bastante luminoso. La segunda postal, más frontal y cercana al Portal, de mediados de los 50, nos muestra las primitivas farolas, colocadas a ambos lados del gran arco. La tercera postal, de Ediciones Arribas, de 1957 nos muestra unos camiones un tanto antediluvianos, unas farolas tipo Munich que habían sustituido a las instaladas en la inauguración del portal, un seat 600, y algunas casas más en el barrio de la Rochapea, antes de su gran despegue urbanístico de comienzos de los 60 y la cuarta postal, en color es de 1960, nuevamente con la villavesa, circulando, pintada en blanco y verde. En una de las torres almenadas ondeban, entonces, las banderas de Pamplona y España

.

El portal no sufrión modificaciones hasta final de siglo. A finales de los 90 se habilitó uno de los dos portones, el más cercano a la acera, como pasadizo para los peatones que, hasta entonces, se jugaban, nos jugábamos el físico, para pasar por la acera estrechísima que había bajo el gran arco. En el año 2009, el Ayuntamiento  restauraba el Portal Nuevo y los restos del baluarte de Gonzaga, recuperando varios metros, (en algunos tramos hasta cuatro), de la muralla original, semienterrada, junto a la Cuesta de La Reina. Para finalizar les dejo otra relación de fotografías de los años 60 y primeros 70: la primera de Ediciones Vaquero de 1962, la segunda de los primeros años 70 y la tercera también de los años 60, concretamente de su primera mitad. Por último, la foto de la derecha que encabeza la entrada, en color corresponde al año 1969.

Fotos referenciadas, siempre que ha sido posible, en el texto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*