Mostrando entradas con la etiqueta Etiqueta: Rochapea. Mostrar todas las entradas

Peñas y sociedades gastronómicas en el Viejo Pamplona (1913-2003)

Y lo prometido es deuda, tras las sociedades deportivas y de recreo voy a hablar del origen de  las actuales peñas, -algunas de ellas nacieron en el seno de las mencionadas sociedades deportivo recreativas- y de las sociedades gastronómicas. De estas últimas seguro que me dejo alguna, pero intentaré reseñar al menos las más importantes. Seguiré, en el caso de las peñas, un estricto orden cronológico. De las actuales peñas existentes la peña más antigua es La Unica.  Los primeros datos documentados sitúan su origen en  1913, aunque hay quien dice que los primeros intentos de ponerla en marcha se remontan a 1903. El origen de su nombre debió estar en su propia génesis, una única cuadrilla que se dedicaba a marchar de juerga por las calles de la vieja Iruña. Fueron entonces los primeros que incorporaron instrumentos de viento más ruidosos  que las guitarras y bandurrias de otras agrupaciones, vamos que fueron los primeros que sacaron lo que hoy llamaríamos  charangas o fanfarres.  Solían organizar  bailes para sufragar los gastos de  San Fermín. Posteriormente esta iniciativa seria imitada por otras peñas como el Bullicio o La Jarana. Visten pañuelo, faja y cintas de alpargatas verdes y blusón con cuadros pequeños blancos y azules. La segunda peña en antigüedad es El Bullicio Pamplonés que  se fundó en 1933 por iniciativa de una cuadrilla de amigos. La foto que encabeza la entrada es precisamente del año de su fundación. La siguiente pertenece a los años 50. Aparte de la fiesta iban al monte, jugaban al fútbol y también al mus y al dominó. En 1943 se trasladaron a un local en el nº 28 de la calle del Carmen. En 1953 dejaron el local por falta de recursos económicos, reuniéndose desde entonces en el Bar Cordovilla de la calle Navarrería. A mediados de los 70 adquirieron el local de la cafetería-bolera Simons en el nº 22 de Carmen que se convertirá en su sede definitiva. Visten de blanco con el escudo bordado en el pañuelo.
En 1934 se creaba la tercera peña de Pamplona,  el  Muthiko Alaiak si bien su origen se remonta a 1931 pues surgió sobre la base de un grupo de danzas y teatro llamado Zaldiko Maldiko fundado por Ignacio Baleztena  que pretendía recuperar algunas danzas de la tierra antes de su previsible extinción. Su versión de la kalejira del ingurutxo de Leiza con la letra de “Uno de enero, dos de febrero” se hizo  mundialmente conocida así como su “Levantate, pamplonica”. Con la creación de la peña se pretendía ampliar las actividades de Zaldiko, añadiendo además las de San Fermín. El grupo  de danzas y teatro  se reunía  inicialmente en los locales del Circulo Integrista en el nº 33 de la calle Estafeta. Luego utilizaron los locales de Turismo del Paseo de Sarasate y finalmente se instalaron en el último piso del Circulo Carlista en el nº 29 de la plaza del Castillo. Así que para 1934 el Muthiko Alaiak  tenía su sede en este lugar.  A nadie se le oculta el origen carlista de su principal impulsor, Baleztena, Premin de Iruña, y de muchos de sus integrantes en aquel entonces. Junto al Muthiko estaban entonces las citadas La Unica, La Veleta,   San Fermín, (estas dos últimas desaparecerían con la guerra) y el Bullicio. En los años 40 tuvo un gran impulso organizando la primera novillada de las peñas e inaugurando el aeropuerto de Barajas. En la foto que acompaña este párrafo vemos una foto de aquellos primeros danzaris del “Muthiko”.
Por cierto, el pasado año la nieta de uno de los integrantes de la Veleta tiró el chupinazo, ya que a la peña La Veleta, fundada en 1930, se le atribuye el impulso de la indumentaria blanca y roja como atuendo tipico de los sanfermines. Junto a este párrafo una foto de aquellos sanfermines de los años 30 de la peña. Compuesta mayoritariamente por obreros (fontaneros, albañiles, pintores, etc)  fue especialmente castigada por el golpe franquista. Varios miembros de la peña, seis o siete fueron fusilados, y otros igualmente perseguidos o represaliados por su compromiso político. Al termino de la guerra, en 1941 y 1942, quisieron seguir con el nombre pero el régimen no se lo permitió, obligó a dimitir a su junta que habían solicitado al legalización de La veleta al amparo de la nueva ley de asociaciones y tuvieron que cambiar el nombre por La Saeta en febrero de 1942. Su local ha seguido siendo el mismo en los dos casos: Jarauta, 33, aunque parece que en los inicios de la peña estuvo en el nº 79 de San Lorenzo y en el 65 de Descalzos.


En 1945, siendo presidente del Muthiko Jaime Mondragón,  se produjeron unos incidentes con unos falangistas en la plaza del Castillo y el gobernador les cerró el local.  Comenzaron a utilizar varios bares como sede, primero La Fructuosa y luego el Bar García de la calle Mayor hasta que en 1950 arrendaron un local en el nº 89 de esta misma calle. El grupo de danzas que consiguió multitud de éxitos internacionales ensayaba, por aquel entonces en las escuelas de San Francisco. En 1954 tras una nuevas protestas carlistas el gobernador volvió  a clausurar el Muthiko. Posteriormente el Muthiko recaló en el nº 18 de la calle San Francisco donde permanecería durante 8 años hasta 1962, año en  que volvieron a la plaza del Castillo, concretamente al nº 38. En este nuevo emplazamiento permanecerían durante 12 años hasta 1974, fecha en  que se trasladan al tercer piso del nº 14   de la calle Comedias, donde permanecen nada menos que 25 años. Sí, en esta calle estuvieron hasta 1999, año en que se trasladaron a un nuevo local  (compuesto de bajo y primero) de la calle Estafeta, donde antes estuviese  el Self Service Estafeta. El Muthiko organiza desde 1962 conferencias culturales, clases de euskera, viajes,  creó una sección de montaña y otras de fútbol, balonmano y hasta de baloncesto femenino así como la fanfarre. En pelota jugaron por la peña, Retegi, Lajos y los hermanos Aldaz. De ellos es el mérito de recuperar los coros de Santa Agueda o de organizar el Rey de la Faba que vemos en la fotografía adjunta. Visten blusón de cuadros azules pequeños.

La Jarana fue fundada oficialmente en 1940 por varias cuadrillas de pamplonicas de la calle del Carmen. Ya desde estos años salían a la calle por Sanfermin con música y pancarta ocupando su espacio en el tendido del coso pamplonés. En la foto de la izquierda vemos una foto de la peña de 1942. La otra foto, la de la derecha, de Inge Morah recoge una salida de la peña, probablemente de los años cincuenta, tal vez 1954. Otras fuentes sitúan como antecesora de La Jarana  a la Peña El Huevo aunque existen documentos gráficos de 1931 donde aparece una pancarta que dice “La Jarana saluda a Torón”, un diestro navarro de la época. Su primera sede estuvo en la calle San Fermín en el Ensanche, para pasar más tarde a la calle Estafeta, trasladándose en 1982 al nº 16 de la calle Jarauta. Contaban con una sección de fútbol. Llevan pañuelo y faja azul con blusón a cuadros pequeños azules y blancos.Como ya comenté en la anterior entrada dedicado a las sociedades deportivo recreativas, en 1940 nacía el Club Deportivo Oberena. El 20 de enero de 1941 se creaba la peña sanferminera, saliendo por primera vez  a las calles el 7 de julio de ese año. Las fotos que acompañan este párrafo son de 1948, la de la derecha, al final de la calle Estafeta y de los años 50, la de la izquierda. Desde 1954 a 1987 el Labrit fue el lugar de encuentro o sede social de sus socios.  Luego pasarían a su local social de Sebastian Albero, en la Milagrosa si bien hace unos años, en febrero de 2010, se hicieron con un local social en el nº 82 de la calle Jarauta y hace poco tiempo se trasladaron al nº  31 de la calle San Lorenzo, en lo que fue el antiguo restaurante Lanzale. Tras la creación de la peña se crearían también los grupos de danzas, txistu, gaita, rondalla y coros. La peña ha tenido siempre una especial vinculación con el mundo taurino. Visten indumentaria blanca y negra con la insignia verde que procedía del verde de Acción Católica. La peña Aldapa nació en 1947 como club deportivo, constituyéndose la peña en 1958. Tomaron el nombre del bar Aldapa en el que se reunieron al principio. En los años 80 se asentaron en el nº 48 de la calle Jarauta. Tampoco llevan blusón, solo el escudo bordado en el pañuelo.

En 1948 los componentes de los equipos de futbol que formaron el Club Anaitasuna junto con los nuevos socios y otros simpatizantes decidieron formar la Peña Anaitasuna para celebrar juntos los sanfermines. La peña nació como una sección autónoma dentro de la sociedad y se reunió  durante los San Fermines de 1948 en la tasca “La Perrera” de la calle Jarauta. Eran 40 socios. Tras casi un año de preparativos, en junio de 1949, las otras siete peñas que existían en Pamplona le dieron la bienvenida y el visto bueno. La foto que acompaño es de los sanfermines de 1951. En 1953 la peña ubicaba su sede en el 1º piso del nº 35 de la calle Mayor, aunque seguían saliendo desde La Perrera. Tenían unos singulares vecinos de los que hablaré más tarde, pues en la planta baja, con salida al portal de vecinos estaba  la Sociedad Gastronómica  Napardi. El único acto donde las mujeres tenían cierto protagonismo era la presentación de las madrinas de las peñas. Si, parece mentira ahora, que se habla de sanfermines en igualdad, pero hubo un tiempo en que las peñas elegían a sus madrinas. En 1971 la peña recibió un premio del Ministerio por su promoción de los sanfermines. En 1984 se llevó a cabo la reforma del local de la calle Jarauta y hace unos años se trasladaron al nº 14 de  la calle San Francisco, donde compraron el Bar Montón. Llevan el escudo de la peña en el bolsillo de la camisa y un San Fermín sobre el pañuelo rojo.La peña Los del Bronce podía haber sido la peña más antigua, pero nació realmente a mediados del siglo pasado. Al parecer hubo un intento de formar esta peña en 1900 por trabajadores del sector del metal (herreros, chatarreros, broncistas) sin embargo ese intento se difuminó en 1904. Tras los sanfermines de 1949 un grupo de varias cuadrillas decidió rescatar el nombre y crear la peña. Eligieron el blusón de cuadros blancos y azules por ser fácilmente reconocible y ser  la tela  más barata. Como la blusa tapaba la faja decidieron dejar de llevarla. Los blusones inicialmente los llevaban las cuadrillas a los toros pero los de esta peña decidieron llevarla durante todos los actos festivos. Las primeras sedes de la peña estuvieron en el bar Ginés y en el bar Olimpia (actual Nevada). A partir de 1953 la sede se trasladó al bar García de la calle Mayor y luego, entre 1960 y 1962, al Bar Tropical, en el nº 54 de la calle Jarauta. En estos años se constituyó como tal la sociedad deportivo recreativa y se arrendó por 3.500 pts el Bar Telefónicas como sede de la peña. Entre 1967 y 1968 volvieron a cambiar de locales, esta vez al nº 69 de la calle Jarauta. En las fotos vemos la pancarta de 1967 y una foto de dos “broncistas” bailando junto a la pancarta de la peña. En 1971 se creó un grupo de montaña y más tarde un equipo de balonmano que duró solo dos años, también un equipo de fútbol pista y una fanfarre, de la que saldría Jarauta 69, tomando el nombre de la dirección de la peña. En 1979 la peña se asentó definitivamente en el nº 54 de la calle Jarauta, donde ya estuvieran antes, al comienzo de los 60.  En los 80 nacía la sección de rugby y en los 90 acometieron las primeras grandes reformas.

La peña Irrintzi de Iruña se fundó en 1950  de la fusión de dos clubes de fútbol, el Irrintzi y el Iruña. Desde el principio vistieron de negro. En 1953 se separaron el equipo de fútbol Iruña y la peña Irrintzi y se ubicaron en la calle San Agustín. En 1964 por falta de espacio, (y eso que tenían una bajera y dos pisos), se trasladaron al nº 23  de la calle Estafeta. Por problemas con  los vecinos se tuvieron que trasladar  al nº 8 de la calle del Carmen. El local incluía un bar que alquilaron para financiar la peña. Corría el año 1971. Pasaron de ser peña de club deportivo a sociedad cultural y deportiva. Además del fútbol la montaña era posiblemente una de sus actividades más destacables. En los años 90  reformaron el local que vemos en la fotografía. Visten blusón negro.La Peña Alegría de Iruña se fundó en 1952 en el Bar Moto Club por fusión de dos iniciativas juveniles, la peña Imoztarra, con sede en la calle Nueva, fundada en 1947,   y el equipo de fútbol Alegría que se reunía en el Bar Arrizabalaga de la calle San Agustín, si bien sus primeros sanfermines como peña  fueron los del 53. Hasta los años 60 la sede estaba en el bar Or Konpon que se trasladó a la calle Calderería para rebautizarse como Bar Alegría. En 1969 tomaron el nombre definitivo de Peña Alegría de Iruña. En 1973 se inauguró un nuevo local en el nº 8 de la calle Jarauta y tras un atentado con bomba, el 19 de julio de 1978  se trasladaron al nº 61 de la misma calle, donde permanecen actualmente. Su actividad aparte de la sanferminera  era fundamentalmente deportiva: salidas al monte, baloncesto, citas gastronómicas, cursos de cocina, danzas. Desde 1960 impulsan la Operación Patata destinada al asilo de las Hermanitas de los Pobres. Visten blusón verde con cuello, puños y bolsillos rojos. El pañuelo rojo con el escudo bordado y rematado a  lo largo del borde con una cinta verde.

La primera peña de barrio, la más antigua de todas ellas es la Armonía Txantreana. Nació en 1956 e inicialmente se llamaban Alegría Chantreana. Tras cambiar el nombre se integraron en la Unión Deportivo Chantrea. En 1981 la peña se separó de la sociedad y adquirió el Bar Félix que les vió nacer. Además de las actividades sanfermineras, entre 1961 y 1993, tuvo una importante sección de montaña que formó su propio grupo autónomo. La foto que acompaña es de la peña en 1960. Visten totalmente de blanco, salvo el pañuelo bordado con el escudo de la peña. En 1977 nacía la Peña San Juan, por iniciativa de un grupo de jóvenes del barrio. En 1985 se convertían en Peña Donibane. Su primer local estaba en la calle Virgen de Codes (1979). Al crecer en el nº de socios, es una de las que más tiene, compran un local más grande en el nº 6 de la avenida de Barañain, en lo que fue el Burguer y el restaurante Los Kilikis. En el Casco Viejo tenían un local en la plaza Virgen de la O. Posteriormente se trasladaron al Bar 35 de la calle Jarauta (Galtzerdi) y este año han abierto un local en el nº 24 de la calle San Francisco. Desarrollan diversas actividades al margen de las típicamente sanfermineras. Visten de pamplonica con blusón azul claro y pañuelo con el escudo.

 

Durante los años 60 un grupo de personas del barrio de La Milagrosa fundó la peña San Fermín, ubicándose en la travesía de Guelbenzu, pero en el año 1974 se disolvió. En los sanfermines txikitos de 1978 se refundó de la mano de un grupo de jóvenes del barrio, algunos de ellos vinculados al colectivo juvenil Elkar-Artua, reuniéndose en el Bar Atalaya de la calle Tajonar. Posteriormente la peña creció en socios y actividades y se trasladaron al actual local de Manuel de Falla. Tienen otro local en el casco viejo, en el nº 50 de la calle Jarauta. Visten blusón de cuadros negros y blancos.  En los años 30 hubo otra Peña San Fermín, radicada en el Ensanche, con local en la calle Estella. En marzo de 1979 nace, por su parte, la Peña Rotxapea. Nació fruto de la necesidad de los jóvenes del barrio de contar con una peña propia, ya que hasta entonces  se tenían que afiliar a otras peñas del centro. La Unión Cultural y Deportiva Rotxapea  había empezado a preparar su constitución un año antes, en 1978, como una sección propia, sin embargo la peña quiso volar por libre y así lo hizo unos meses después. Su primera sede fue la de la antigua sociedad Gure Txokoa en la Travesía del Ave María, nº 10. La foto recoge una de sus primeras salidas, en los sanfermines de 1979. Desde 1982 están en el nº 1 de la calle Abaurrea Alta. Mantienen un local en el nº 73 de la calle Descalzos que utilizan en las fiestas. También en 1979 nacía la Peña San Jorge, si bien sus primeros sanfermines fueron los del 80. Cambió su nombre a Sanduzelai en 1996. Inicialmente la asociación de vecinos del barrio les cedió un local. Luego pasaron al local donde permanecen  actualmente en la calle Nicasio Landa. Disponen de otro local para sanfermines en la calle Jarauta. Visten blusón de cuadros blancos y negros.

Estas 15 peñas junto a la única peña sanferminera que no es de Pamplona, El Charco constituyen la Federación de Peñas de Pamplona, que hunde sus raíces en la llamada Comisión de Peñas, cuya primera referencia aparece datada en un escrito del 26 de mayo de 1959. El Charco nació en 1974 en el bar Marín de la citada localidad. El 28 de noviembre de 1975 se aprobaron los primeros estatutos y se alquiló una bajera en el nº 8 de la calle Mendikale. Salieron por primera vez en las fiestas en 1977, año al que pertenece también la fotografía adjunta. Desarrollan un montón de actividades a lo largo del año. Visten de blanco con pañuelo y faja azul y blusón a rayas azules y blancas. Cuentan con un local en el nº 75 de la calle Jarauta. Fuera de la Federación de Peñas está la Peña Multizarra creada en 1992 por una cuadrilla de amigos a instancia de Joaquín Baleztena. Dicen que la crearon en el bar  El Marrano de San Nicolás. Tras unos inicios sin sede fija, en 1995 se trasladaron al nº 40 de la calle San Agustín. En el año 2005 inauguraron la sede de la calle Olite manteniendo el local de San Agustín para las fiestas. Actualmente su local se encuentra en el nº 3 de la calle Ciudadela, en lo que fue el bar Ciudadela, inaugurado en el año 2010, si bien este año han abierto otro local en el nº 36 de la calle San Gregorio. Han impulsado desde 1997 un riau riau alternativo en colaboración con las asociaciones de jubilados de Pamplona. Visten blusón de color rojo y pañuelo rojo bordado con el escudo de la peña.

 


Tras repasar las diferentes peñas existentes, haré lo propio con las sociedades gastronómicas. Y si por alguna tengo que empezar  ineludiblemente ineludiblemente lo tengo que hacer por  la decana de las sociedades gastronómicas: el Napardi. Entre los promotores de esta sociedad estuvieron personas como Jose Maria Zamarbide, Nicolás Velasco, Germán Salas a los que habría que añadir otros nombres  como el de los arquitectos Francisco Garraus o Enrique Altarriba. El nombre de la sociedad se le ocurrió a Pepito Aramburu que trabajaba en Casa Baquedano, en la calle San Antón, el logo fue obra de Zamarbide, a la sazón decorador y buen dibujante.   Se inspiraron para su constitución y redacción de los estatutos en la sociedad Istingorrak de San Sebastian. Alquilaron el local, un local de unos 150 m2 en el nº 35 de la calle Mayor,  a D. Enrique Sanz por el que pagaban 550 pesetas al mes. La sociedad se constituyó el 11 de febrero de 1953, en los locales del Club Deportivo Navarra. Entre los miembros de aquella primera junta directiva estaba Miguel Erice como presidente, Luis Irurre como secretario y Alberto Munarriz como contador. A Erice le seguirían luego Germán Salas y Manuel Senosiain. La inauguración de la sede tuvo lugar el 18 de marzo de 1953 y a las 10 de la noche tuvieron la primera cena de confraternización. Las mujeres no podían acceder más que un día, aquel primer año el 25 de julio. Napardi aparte de sus actividades gastronómicas también desarrollaba otras actividades de esparcimiento para sus socios, hacía obras de caridad, especialmente para el asilo del Niño Jesús de la plaza de Recoletas pero también para la institución Cunas, la Casa de Misericordia, etc. Las fotos en blanco y negro recogen algunos de aquellos primeros años de la sociedad, sus actividades gastronómicas, benéficas y la primera vez que entraron las mujeres en la sociedad. Las fotos en color muestran el interior de la sociedad en los años 80 del pasado siglo.

 

Para el aniversario de 1958 contrataron al juvenil del F.C. Barcelona pero el día del partido salió lluvioso y frio y en lugar de beneficios la jornada dió perdidas. En 1958 era presidente  el conocido comerciante de la plaza (concesionario de coches), Babil Oneca. En diciembre de 1960 se iniciaban las gestiones para la compra de los locales donde estaban arrendados, compra que harían realidad algunos años más tarde con un crédito personal de la Caja Municipal, y que quedó inscrita en el Registro en el año 1967. Napardi organizaba en aquellos años carreras, concursos, excursiones, exhibiciones de lucha libre, festivales folklóricos, partidos de fútbol (hubo uno de gordos contra flacos), campeonatos de mus, hizo una cena homenaje al equipo y directiva de Osasuna por su subida a  1ª división  en 1961.  En 1964, las mujeres podían acceder a la sociedad dos días al año, el 6 de enero y el 19 de marzo, aunque en ningún caso podían permanecer entre las 21 horas y las 9 de la mañana. En 1967 se les admitía los domingos y festivos por la tarde, de 7 de la tarde a  12 de la noche. En 1972, siendo presidente, Javier Garaicoechea Urriza compraron el primer piso a la Peña Anaitasuna por 425.000 pesetas que comunicaron con la planta de abajo por una escalera interior, pasando la cocina al fondo del local. Se aumentó el nº de socios a 150.


En 1973, en sanfermines, Napardi recibía un homenaje por parte del Ayuntamiento y las peñas. En 1976 se produjeron varios actos de confraternización entre el Napardi y la Coral de Cámara. En 1978 se creaba la fundación benéfica Napardi. Contrariamente a lo que había sido habitual, presidencias cortas, entre los años 1985 y 2005, con un pequeño paréntesis, fue presidente Jesus Maria Astrain Fabo. En 1986 se instituyó el galardón Gallico de San Cernin, siendo el primer premiado Alfredo Landa y el segundo José Joaquín Arazuri, que aparece en una de las fotografías. Se volvía a plantear la adquisición de un nuevo local más grande barajándose la adquisición de otro en la calle Ansoleaga aunque la normativa municipal no lo permitía en aquel entonces (se había decretado una normativa de saturación hostelera). Las mujeres podían entrar a la sociedad viernes, sábados, domingos y días de fiesta a comer y cenar así como los vísperas de fiesta a cenar. Entre 1987 y 1989 se acometieron obras de mejora no solo en el local sino en todo el edificio dado su deterioro. Se plantearon cuestiones como el traspaso de los derechos de socio a los hijos. Se colaboró con otras entidades como el Ateneo Navarro y los Amigos del Camino de Santiago aunque se suscitó cierta polémica por el uso de los locales por personas o asociaciones ajenas a la entidad, sin que el tema fuese a más, dada realmente la excepcionalidad de aquellos casos. En 1992 se propuso formar un coro de voces. En 1999 se planteó de nuevo la cuestión del local, ya que no se cumplían las normativas MINP exigidas por el Ayuntamiento. En principio se pensó en un local en la misma calle Mayor, pero en marzo de 2000 se desechó su compra aunque la fortuna hizo que estuviera disponible un local de 400 m2 en dos plantas en el nº 2 de Jarauta con interés histórico y arquitectónico. La sociedad vendía en noviembre sus locales de la calle Mayor a la Asociación de Comerciantes del Casco Antiguo y en 2001 se trasladaban a Jarauta inaugurándolos el 19 de mayo, locales que también vemos en alguna de las fotografías de esta entrada. En 2003 cumplieron medio siglo de vida.

 





Otra de las sociedades con más prestigio en la ciudad, tras el Napardi,  es la Sociedad Gastronómica Gazteluleku. Nació en  1980 de la mano de Enrique Salvador, Enrique Altarriba y Kino Sanchez al que se sumaron otros 37 amigos pamploneses. Inicialmente se instalaron en el 2 piso del nº 12 de la plaza del Castillo y que antiguamente fue el Restaurante Maitena y después un asador argentino, posteriormente se pasaron al primer piso. De ese época podemos ver tres fotografías, dos en blanco y negro y una en color,  junto al párrafo anterior. Tras finalizar el contrato de arrendamiento y ante la imposibilidad de renovarlo  tuvieron que cambiar de sede y se trasladaron   en el año 2010 al nº 1 de la calle San Francisco a un local de unos 300 m2. Es famoso su sorbete de limón con cava sanferminero y su participación en la semana del Pincho además de otras actividades gastronómicas y sociales: el concurso del toro más jugoso, la cena de nochebuena para el teléfono de la esperanza, charlas, cursos, visitas o exposiciones, etc. Otra sociedad con solera es la sociedad El Chanclazo, hoy Chanclazo 03. Nació el 16 de abril de 1971 en el frontón Labrit donde se reunieron tres cuadrillas y crearon la sociedad Chanclazo 03. La primera Junta Directiva la presidió don Ignacio Arregui  y fueron Vocales con él, los señores José Luis Oyarzun, Ramón Aguinaga, Luis Alfonso Garciarena, Valentín Gómez, Joaquín Lizarraga, Jesús Echalecu y Miguel Flamarique. La sociedad tuvo su primer domicilio en el nº 52 de la calle Jarauta hasta el año 2003 en que se trasladan al nº 38 de la calle Estafeta, inaugurando los nuevos locales el 28 de noviembre que vemos en la foto de la izquierda.

 

La sociedad Gure Leku ubicada en la calle Jarauta, 12 nació un 29 de noviembre de 1975. Sus socios fundadores provenían del Anaitasuna y el Club Deportivo Navarra. En el momento de la compra el local era un almacén de plátanos. El acceso de las mujeres está permitido pero no en el ámbito de la cocina. Celebran la escalera de San Fermín. Destaca su bóveda de piedra con arcos de medio punto. También en Jarauta está la sociedad Zahategi, fundada en 1981 sobre el antiguo Bar Oyaga, en el nº 92 de la calle. Tiene un patio típico de las calles del casco viejo. En sus paredes cuelgan carteles sobre tauromaquia y motivos pelotazales, reflejando las aficiones de sus miembros. Reformaron el local en el año 2009. Otras sociedades ubicadas en la Jarauta son Jarauta, 79 en el sitio del mismo nombre, fundada en septiembre de 2010 y la sociedad de los Irunshemes, en el nº 74 de Jarauta, fundada en 1917, -su reglamento data de 1931-, y admiten mujeres hasta en la cocina. Esta peña  surgió de una cuadrilla de amigos que  se reunía en el bar Antonio, en la calle San Lorenzo, y antes, como dije al hablar de las sociedades, en la calle San Antón. Junto al párrafo anterior vemos una simpática salida festiva de este alegre grupo con el barril a cuestas y todo.  Poco a poco se les fue uniendo más gente y llegaron a ser 300 socios a finales de los 70. En Descalzos, 63 podemos encontrar la sociedad Biltoki, nacida en agosto de 1979, en lo que fue un redil de ovejas. En su origen primaba la afición por el fútbol, especialmente el seguimiento de los encuentros del Club Deportivo Pamplona.  Otras sociedades que tenemos en lo viejo son El pocico de San Cernin en la calle Nueva, fundada en 1987, todos viejos socios del Club Natación con una planta baja y una bóveda de piedra y ladrillo, donde está el comedor, siete metros bajo el nivel de la calle que vemos junto a este párrafo, en la de la izquierda a Ricardo Aicoa, comerciante de la plaza, Aranai cocinando y con el detalle de la bóveda en la foto de la derecha; El Troncho en la calle Campana; el Txoko Pelotazale fundada en 1978 por un grupo de amigos de la peña el Javi, casi todos pelotaris, de todas las modalidades, en la calle Merced, entre el frontón Labrit y el entonces Euskal Jai, que vemos en el siguiente párrafo; Sutondoa fundada en 2003 por un grupo de amigos que compró el restaurante Orio, en la esquina de Bajada de Javier y Dormitalería que vemos  junto al último párrafo de la entrada, Iruñarri fundada en 1996 en el nº 37 de la calle Tejería, en lo que fue anteriormente una tienda de comestibles.
En el Ensanche tenemos la sociedad Don Saturnino, elegante, muy elegante y acogedora, fundada en 1982, con el impulso de los hermanos Andia en el nº 15 de la calle Navarro Villoslada, muy cerca de la plaza de la Cruz. Destaca su fachada de mármol y su llamador dorado en la puerta. Disponen de barra con camarero y cocinero propio, con menú a elegir pero cualquier socio puede cocinar sus platos. Cuenta con un comedor como el de cualquier restaurante de lujo, que vemos en la fotografía de la izquierda, salón de billar en la planta sótano y mesas para jugar a cartas y saloncito cultural. Parte de la decoración es obra del ex-socio Faustino Aizkorbe. En esta zona, el Ensanche también está la sociedad Aralar Berri, fundada en junio de 1985. Al principio se reunían en el bar Aralar para luego alquilar su propio local en el nº 47 de la calle Aralar, en el local de una antigua pescadería. Llegaron a tener un equipo de fútbol. El Angel de Aralar visita una vez al año la Sociedad.
Otros barrios también tenían sus sociedades gastronómicas: la sociedad Erletoki en Iturrama (1995), en la calle Padre Barace, cuyo  primer presidente fue el joyero Javier Pelegrin; El Mojón en Azpilagaña (2001) en la calle Luis Morondo formado por una quincena de matrimonios; Gau Txori en San Juan (1977) en Mº de Irache; en la Chantrea  tenemos la sociedad Sarasate (1977), en la avenida de Villava en lo que fue sede de la peña Armonía Chantreana y luego el bar La Góndola, llegaron  a tener un equipo de futbito; la Sarteneko (1979) en la calle Santesteban,   y Kaskallueta  (1997), esta última de neto carácter euskaltzale. En Orvina estaba  Mendik Aldean (1983)   una sociedad muy familiar, en Mendillorri, la Sociedad Palacio de Mendillorri (2001) y en La Rochapea Lagun Onak (1978). La Milagrosa es uno de los barrios que junto al Casco Antiguo más sociedades gastronómicas  tiene. Así hace unos años podíamos encontrar, y por orden de aparición, en este barrio las sociedades Larregla (1976) Lagun Zaharrak (1977) impulsada por Pedro Arizaleta, Zabaldi (2001)  Reserva 1940 (1992), La Cabra (1994) y el Txoko del Carnicero (2000)  (en las calles Joaquín Larregla, Rio Urrobi, Manuel de Falla,  Rio Salado, Guelbenzu y Julián Gayarre respectivamente). Del Txoko del Carnicero vemos una instantánea junto  a este párrafo. Zabaldi ofrecía un montón de actividades y contaba con unas instalaciones deportivas muy completas; los de Reserva 1940 eran quintos del 40 y tenían su origen en una cuadrilla de Escolapios; En La cabra impulsada por José Zubillaga pasaron antes por dos bajeras de Berriozar antes de hacerse con el antiguo restaurante Merindad de Sanguesa.   El Txoko del carnicero está amparado por el gremio de carniceros.

Fotos: Archivos de las Peñas Bullicio, Muthiko Alaiak, La Jarana, Ingeth Morah, Oberena,  Anaitasuna, Los de Bronce, Armonia Chantreana, Rochapea, El Charco, Sociedad Gastronómica Napardi, Gazteluleku, Chanclazo, Irunshemes, El pocico de San Cernin, Txoko Pelotazale, Don Saturnino, Sutondoa y El Txoko del carnicero. Las fechas están referenciadas en el texto de la entrada.

Sociedades de recreo y deportivas del Viejo Pamplona (1856-2015)

A principios del siglo XX, las sociedades de recreo más destacadas en la pequeña y provinciana Pamplona eran los Casinos:  el Nuevo Casino de Pamplona o Casino Principal y el Nuevo Casino Eslava.  Me detendré un poco en la historia de estas entidades. El Nuevo Casino de Pamplona nació en 1856 por iniciativa de un grupo de personas que pertenecían a otra sociedad anterior llamada “Los doce Pares”. Conoció varios emplazamientos, antes de su ubicación actual: empezaron en un piso alquilado a D. Leonardo López junto al Teatro Principal para pasar a partir de 1876 a la llamada Casa del Toril, la casa del Café Suizo, y después de varios intentos de conseguir una sede se le alquiló en 1886 al banco Crédito Navarro  un edificio que la citada entidad construía en el nº 44 de la Plaza del Castillo, el edificio que vemos en la fotopostal adjunta de primeros de siglo y que conocemos también por estar ubicado en sus bajos, desde 1888, el emblemático Café Iruña. Al comenzar el siglo XX aparecía como Presidente del Nuevo Casino Manuel Jimeno, Pedro Uranga como vicepresidente,  Francisco Usechi como  secretario y Francisco Seminario como vicesecretario; Más tarde entrarían en la junta del Nuevo Casino Principal  Javier Sagaseta de Ilurdoz o Rafael Aizpun. En 1922 tenía casi medio millar de socios. 

El Casino Eslava se fundó, por su parte,  en el año 1884, estableciéndose inicialmente  en el primer piso del nº 18 del paseo de Sarasate, en cuyo planta baja se hallaba el Café Europa. En 1895, tras atravesar graves dificultades económicas, se disolvió  resurgiendo como Nuevo Casino Eslava en el año 1898. Hasta la construcción de su sede social definitiva en el ángulo sureste de la plaza del Castillo, bajo proyecto Víctor Eusa, (en 1932), el Nuevo Casino Eslava estuvo en otro lugar de la plaza del Castillo con entrada también  por la calle General Moriones, actual Pozoblanco. Junto al anterior párrafo vemos una foto de los años 30 del Casino Eslava.  Fue presidente del Casino Eslava en aquellos primeros años Miguel Cía en la Presidencia  y más tarde Serapio Zozaya  y Martín Aldaz en la vicepresidencia.  También en la plaza del Castillo estaba el Circulo Mercantil, con gente como Pedro Echarri, Pio Gorriz, Cleto Iriarte, Odon Rouzaut en su junta directiva, esto es con algunos conocidos comerciantes de la ciudad, con tiendas en las calles Mayor, Mercaderes y Chapitela.

En aquellos años se celebraban espectáculos públicos en el Teatro Gayarre, la plaza de Toros, el Circo Labarta, situado al final de la Estafeta, hasta su incendio en 1915 (del que vemos un anuncio de una actividad circense del Labarta), el Circo del Ensanche, o los juegos de pelota en la calle San Agustín (propiedad de Vicente Galbete), en la avenida de San Ignacio (en la empresa del Juego Nuevo) o el frontón de Juan Erroz en la Rochapea. Algunos años más tarde a los tradicionales casinos se unirían otras sociedades de recreo como la Peña Dena Ona y la Peña Navarra, ambas en la plaza del Castillo o el Centro Aragonés, con sede en el nº 37 de la calle Mayor, que organizaba fiestas en su salón teatro,  contratando compañías y artistas, realizando conciertos musicales así como bailes y tómbolas en las fechas sanfermineras. Tenía más de 400 socios al comenzar 1920. Más adelante surgirían la Peña Los Irunshemes con domicilio en el nº 24 de Mártires de Cirauqui, (la actual San Antón) y la Sociedad La Sirena, con sede primero en el nº 69 de la calle Jarauta, y luego en el nº 4 de San Agustín, que celebraban animados bailes y amenas veladas y conciertos  los días festivos, en el bar España, cercano a la Estación del Norte y que había sido fundada por un numeroso grupo de jóvenes artesanos pamploneses. 

En 1925 podíamos encontrar además el Club Super Tango en el barrio de la Rochapea con igual propósito que  la anterior, La Marea en el barrio de San Juan, dedicada a la danza juvenil, (estaba cerca del campo de deportes de Osasuna) que en 1925 se traslada a Mártires de Cirauqui, La Cuatrena en el mismo barrio extramural, camino de la Fuente del Hierro, el Club Náutico, en el nº 24 de la calle Descalzos, recreativa y gastronómica a la vez. Había peñas que eran sociedades recreativas como La Artística, Submarino, La Olada (del barrio de san Juan), La Cuatrena, La Ochena, La Sequía, La Cometa, Los del Bronce, Los de siempre, la Peña San Fermín y otras, aunque la historia de las peñas y otras sociedades (gastronómicas p.ej),  de las que hubo y de las que hay, las dejamos para otra ocasión. En esta entrada me centraré en las principales sociedades deportivo recreativas de la ciudad, que repasaré por riguroso orden cronológico.

El 3 de enero de 1915 se fundaba en Pamplona la Asociación de Cazadores y Pescadores de Navarra,  que tenía su sede en el nº 38 de la plaza del Castillo. Contaba con un magnífico campo de tiro en las proximidades de las cocheras del Irati y organizaba anualmente concursos cinegéticos nacionales. Desde los años 50, al menos, tengo constancia de que  su sede estaba en el 1º piso del nº 33 de la calle Estafeta. Eran presidente y vicepresidente de la entidad, en sus inicios, D Pedro Mayo y D. Javier Sagaseta de Ilurdoz. En 1926 tenía 1.300 socios. Una de las primeras sociedades recreativo-deportivas de nuestra ciudad fue el Pamplona Lawn Tennis Club, actual club de Tenis, fundado en 1918 y cuyo primer presidente fue Jesús Jaurrieta Muzquiz.  Tenía su sede y cuatro pistas  en el campo de tiro de pichón y contaba estos años con cerca de 200 socios. La plaza de toros fue el escenario de los primeros encuentros de tenis. Tras un pequeño período en Carlos III, en 1934 se inauguraron sus instalaciones del Soto de Lezkairu, cuyos terrenos adquirió de forma definitiva en 1939. Cuenta actualmente con unos 17.000 socios. 

Otras sociedades deportivas, mayoritariamente futbolísticas,  a lo largo de los años 20, fueron  la Deportiva F.C con sede en el nº 51 de la calle Mayor, el Denak Bat Football Club con domicilio en el Café Kutz, el Club Atlético Lagun Artea de la Magdalena, El Club Atlético La Navarra y las sociedades futbolísticas Club Deportivo Vasconia, con reservado en la pastelería del Café Suizo, La Lucha, El Indarra de San Pedro (y sede en la calle Mayor 12-14), La Navarra FBC, el Club Deportivo Amaya ( no confundir con la Sociedad Deportiva que veremos más adelante) con sede en el nº 76 de la calle Mayor que tenía por objetivo cultivar el deporte sobre todo el fútbol y las excursiones, la Unión Velo Sport Navarro, dedicada al fomento del ciclismo, constituida en marzo de 1922 con sede en La Rochapea, el Club Atlético Aurora, cuyo campo estaba en el Nuevo Ensanche y con sede en el nº 24 de Mártires de Cirauqui, El Club Deportivo Español, el Pamplona F.C que participó en una Copa del Rey allá por 1910, y otras  como El Club Deportivo Iruña (con grupos de espatadantzaris y chistularis y sede en la Bajada de Javier),  La Unión Recreativa, La Estrella, el Deportivo Pamplonés, El Iberia y El Arga de la Magdalena, El Rapid de la Estación, El Europa, El Avión, Ostikoka, La Veloz, El Racing Club, El Avance, La Pirenaica, Miravalles, Recreación, La Flecha, El Deportivo Navarro, El Sporting Club Navarro (con sede en Sarasate, 11), el Infantil Lagun Artea, La Chispa, el Club Deportivo Euzkotarra (en Zapatería, 50), La Polar, Luchana, La Unión Sportiva, Unión Navarra F.C (Ciudadela, 13), entre otros.

Pero evidentemente la más importante sociedad futbolística de la Pamplona de aquellos años (y también de estos) fue el Club Atlético Osasuna.  Osasuna  se fundó el 17 de noviembre de 1920, como consecuencia de la fusión de la Sociedad Sportiva y el New Club. La reunión definitiva se celebró en el Café Kutz. Allí se constituyó el nuevo club que recibió el nombre de Osasuna. En la primera junta estuvieron Joaquín Rasero, primer presidente, primer portero y primer entrenador del Club; Agustín Vizcarra, Felipe Esparza, Eduardo Aizpún, Francisco Altadill y Gerardo Arteaga. Osasuna jugó su primera temporada en el Campo del Ensanche y en el del Hipódromo. Tuvo  su sede social primero en el nº 2 de la calle Pascual Madoz y más tarde en el nº 89 de la calle Mayor, Heroes de Estella (Chapitela), 12 y plaza del Castillo, 3.  Con más de 800 socios en 1922 construyó  su campo de fútbol con 25.000 pesetas de capital en acciones de 100, 25 y 12,50 pesetas. El 21 de mayo de 1922 se inauguraba el campo de San Juan, que vemos a la izquierda,  con un partido ante el Arenas de Getxo, tal y como vemos en el anuncio adjunto. Jugaba entonces Osasuna en la Primera Categoría Regional. Resulta curioso recordar en que en la temporada 1924-25  se contrató como entrenador al alemán Walter Gerbart y que el 19 de abril de 1924 jugó contra el Boca Juniors perdiendo 1-0. En 1928-29 se creó la liga con las tres categorías que conocemos, debutando Osasuna en Tercera División. Osasuna tiene actualmente cerca de 14.000 socios.




El 27 de agosto de 1931 se fundaba la sociedad deportiva Club Natación Pamplona que  cuenta en la actualidad con unos 8.000 socios. Fue su primer presidente Francisco Javier Frutos y se instaló a la altura del Molino de Caparroso,  en terrenos que pertenecían a la Sociedad Irati, y que adquirió de forma definitiva en 1950, a razón de 50 pesetas el m2. El Club evolucionó lentamente, al principio solo había una caseta, un columpio y un trampolín para saltar al agua. En 1932 se aprobaba crear una pista para el juego de las botxas. En 1934 se redactaron las normas de uso y disfrute de las instalaciones. En 1935 se aprobaba el ingreso, como socia, de la primera mujer en el club. En 1937 se declaraba reglamentario,  en el club,  el uso del bañador completo con tirantes,  a ser posible de color azul o negro. Hasta 1939 solo se celebraban pruebas de natación en el río. Tras la guerra se ampliaron sus instalaciones. En 1950 se aprobó la construcción de un embarcadero de cemento y una pista de tenis y se acordó ampliar el número de socios hasta 500 para sufragar la compra de los terrenos. Son celebres sus bailes sociales durante las fiestas de San Fermín que empezaron a organizar en 1951, precisamente como consecuencia de la mala situación económica que tenía el club por aquel entonces. En 1953 se construyó el frontón cubierto y el salón social por poco más de 800.000 pesetas. En 1959 se compraron los primeros terrenos a la familia Goñi al otro lado del río, (y en 1980 tras sucesivas ampliaciones se le comprarían 13.000 m2 más) construyéndose en 1962 el primer puente que comunica las dos orillas del río. En 2006 se renovaban parte de las viejas instalaciones y en 2011 se derribaba la escalera que unía el edificio principal con el parque de la Media Luna. Acompañan  a este párrafo fotos de “Club” (así le llamábamos habitualmente, los que lo frecuentamos en algún momento de nuestra vida) los años 30, 60 y 70. 

La historia del Larraina, sociedad deportivo recreativa,  comienza en 1931 con las primeras conversaciones de un grupo de pamploneses (Iturbe, Lizasoain, Sancena, Ilundain, Berraondo, Lampreave, Andia y San Julian) capitaneados por Nicanor Mendiluce verdadero  alma mater del proyecto que se reunen en el Café Iruña para crear un club deportivo y de ocio. Mendiluce, que fue además su primer presidente, quería crear un club exclusivo de hombres, a semejanza de algunos clubes ingleses de finales del XIX y principios el XX.  Entre los objetivos de sus primeros impulsores estaba el construir un campo de deportes y una piscina. Tan importante fue ésta y la natación en el club que muchos asocian al  Larraina con la piscina y muchos pamploneses se referían al club hablando de “la piscina” Larraina. 

Inicialmente barajaron unos terrenos cercanos al Seminario pero el coste del suelo y la cercanía del vertedero o chirrión municipal les hizo decantarse por un terreno situado en el sitio de Larraina o Trinitarios, cerca de una ermita  que rendía culto a San Roque. Tras la compra de la parcela siguieron reuniéndose, esta vez en el Katiuska, en los bajos del antiguo Olimpia para debatir diferentes aspectos de la obra. El proyecto arquitectónico fue de Joaquín Zarranz y contemplaba la constricción de una piscina, dos frontones, una pista de tenis y un pequeño edificio social en forma de barco, que ha sido su seña de identidad durante muchos años, ampliada posteriormente con gimnasio, vestuarios, pista para bicicletas y otras dotaciones. Construyó el club Rufino Martinicorena, con un presupuesto de 337.000 pesetas, quien había puesto como condición para ejecutar el proyecto que hubiese 300 socios que aportasen 10 pesetas cada uno al mes. El campo de deportes Larraina se constituyó en sociedad deportivo recreativa en 1932 y el 14 de junio de 1933 el proyecto de campo,  se hacía realidad, siendo la pelota, la natación y los saltos de trampolín lo deportes más practicados en el Club. En 1966  se obtuvo la cesión de un terreno colindante para ampliar las instalaciones y en los años 70 se modernizaron las instalaciones. Cuenta con poco más de un millar de socios y hasta el año pasado no se admitían mujeres como socias.

    En 1940 nacía dentro de Acción Católica, con el apoyo del obispo Marcelino Olaechea la Sociedad Deportiva Oberena.  ¿Cómo empezó aquella sociedad?. En el inicio de Oberena tuvo bastante que ver, al parecer, el sacerdote Santo Beguiristiain quien tuvo la feliz idea de unir a los jóvenes de Acción Católica, de las diferentes parroquias pamplonesas, para promover entre la juventud el cultivo del deporte y el folclore. Así, el 12 de diciembre de 1940 se reunían en la sede de Acción Católica de la calle Zapatería, 40 representantes parroquiales de las iglesias de San Saturnino, San Nicolás, San Agustín, San Lorenzo y San Francisco Javier quienes acordaron crear un equipo de fútbol cuyo nombre sería Club Deportivo Oberena. También se acordó crear una peña para salir en las fiestas de San Fermín de ese año. En 1946 se compraron más de 3.650 m2 en la zona del Plan Sur para construir las dos  piscinas que entrarían en funcionamiento entre 1954 y 1955 (y cuya foto de inauguración vemos en la fotografía adjunta). La sede social de la Peña Oberena estuvo, sin embargo,  entre 1954 y 1987 en el Frontón Labrit. En el año 1966 el plan sur detenía la expansión del club. No obstante,  se construyó una pista polideportiva y se dotó a las instalaciones de un bar. En 1984 se decidió ampliar las instalaciones, consiguiendo la cesión de 2.500 m2 por parte del Ayuntamiento pero en 1991 sus instalaciones se vieron afectadas por la construcción  de la calle Blas de la Serna en más de 3.000 m2. La compensación municipal fue para el Arzobispado, propietario de los terrenos, quien a su vez se los vendió al club en 1996. La sociedad cuenta, actualmente, con unos 6.000 socios.
    En agosto de 1946 nacía el Club Deportivo Anaitasuna, de la fusión de dos equipos de fútbol, el Hércules y el Club Academia Mosquera, siendo su primer presidente Antonio Mosquera, que ocupó el cargo desde 1949 a 1956, al que siguió Santiago Hermida, Antonio Aramendia, Jose María Flores, etc. Las primeras reuniones se celebraron en la calle Paulino Caballero aunque enseguida se pasaron al actual bar Anaitasuna de la calle San Gregorio. En 1949 se creaba la peña sanferminera que salía por primera vez a las fiestas. En 1952 el club deportivo y la peña crearon la actual Sociedad Deportivo Recreativa. En 1965 un grupo de socios adquirió el terreno para construir las instalaciones deportivas, poniéndose la primera piedra el 29 de noviembre de 1968, momento que recoge la fotografía de la izquierda, inaugurándose la piscina en 1970 y el actual pabellón el 20 de junio de 1970, momento que recoge también la fotografía, en este caso de la derecha. Las sociedades deportivas de Pamplona se fueron convirtiendo, con el paso del tiempo y sobre todo desde los años 70, en clubes de servicios y fueron ampliando sus instalaciones. Así lo hizo también  la Sociedad Anaitasuna que modernizó sus instalaciones a lo largo de las siguientes décadas. A primeros del siglo XXI compró el bar Montón de la calle San Francisco para alojar la Peña. Cuenta  actualmente con algo más de 8.000 socios.

    El 7 de agosto de 1952 ciento cincuenta vecinos del barrio de la Chantrea fundaban la Unión Deportivo Cultural Chantrea. Se instaló en terrenos cedidos por el Patronato Francisco Franco y contaba, inicialmente, con un frontón, un campo de fútbol y una piscina. La sociedad nacía dos años después del nacimiento del barrio, con un objetivo de promoción de la educación física, dentro de la política e ideario falangista propia del régimen franquista,  tal y como se decía en su momento en algún periódico de la época: “Estas instalaciones, además de servir de solaz para los beneficiarios de estas viviendas, serán el mejor medio para que sus hijos adquieran una perfecta educación física y se fortalezcan con una vida sana y deportiva”. En el año 2009 la sociedad pasó a denominarse UDC Txantrea KKE. Cuenta actualmente con cerca de 5.000 socios. La foto de la izquierda muestra la entrada al club en su 50ª aniversario, en el año 2002. Por otra parte, el 1 de agosto de 1962 se fundaba la Agrupación Deportiva San Juan, sin embargo su origen se remonta un año antes, con la creación de un centro social de vecinos. Fue impulsada por un grupo de vecinos de las llamadas Casas de Eguaras y se instaló al principio en el antiguo centro social San Vicente de Paul para adquirir luego los terrenos donde se ubicaría definitivamente en el extremo noroeste del barrio. La primera piedra se puso el 12 de octubre de 1965. El primer acto de la Agrupación fue un partido de fútbol entre el Eguaras y veteranos de Osasuna. La Agrupación pasó por momentos difíciles durante la década de los 70,  con obras como la de la Variante, y siguió un proceso similar al resto de clubes:  ampliación, modernización y expansión de los servicios. Cuenta con más de 10.000 socios.

    La Ciudad Deportiva Amaya nació en 1965, impulsada, un año antes, por Fernando Millor, socio de la peña Beti Gazte y por Joaquín Reta de la Peña Irrintzi, que fue su primer presidente. En el proyecto inicial contemplaban dos piscinas, una de ellas olímpica, un campo de fútbol, cña asa social, una pista de tenis, una de baile, una pista polideportiva y un parque infantil para unos 1.500-2.000 socios. Para los terrenos se pensó en un finca de 41.000 m2 propiedad del Colegio La Salle en el término de Beloso Bajo que compraron el 3 de junio de 1965. Las primeras gestiones las llevaron a cabo representantes de Beti Gazte e Irrintzi pero pretendían que se integrasen las 15 sociedades recreativas de Pamplona: a saber, Irrintzi, Iruña, Bullicio Pamplonés, Aldapa, Beti Onak, Muthiko Alaiak, La Jarana, Lagun Billera, Alegría de Iruña, Pamplona Club Deportivo, La Única, Los de Bronce, San Antonio, la Asociación de Cazadores y Pescadores y Anaitasuna. Se pretendía que cada sociedad estuviese al frente de una especialidad deportiva. El 11 de septiembre se colocaba la primera piedra de la Ciudad. En Noviembre se le daba el nombre de Amaya aunque previamente  se barajaron otros nombres: Ibaiondo, Denak bat, Iruñabe, Beti Gora, Ibai Eder, Ibar Jai, Josta toki, Toki Eder, Gure leku, Aixkolegi y Carlos III. En 1966 se inauguraba la piscina olímpica y en 1968, fecha en que esta datada la foto postal de la derecha, el estadio de fútbol que sería campo del Iruña y del Pamplona. Las instalaciones sufrirían a lo largo de su historia diferentes inundaciones que provocaron en algunas ocasiones importantes daños. En 1969 se inauguraba el salón social, que vemos en la foto de la izquierda de los años 70. En este salón tendría un gran protagonismo una orquesta, formada tras la inauguración de la Ciudad Deportiva y que sería su orquesta titular, tal y  como del Natación lo fue la Nueva Etapa. Me estoy refiriendo a Los Clan. Durante los años 70 el salón social fue una enorme pista de baile que acogía verbenas todos los fines de semana y festivos del año. Especial relevancia tuvieron las verbenas sanfermineras con estrellas nacionales e internacionales: Albano, Micky, los Bravos, etc. En los años siguientes el Amaya inauguraría nuevas dotaciones y experimentaría sucesivas ampliaciones, hasta prácticamente el día de hoy. Cuenta  actualmente con cerca de 9.000 socios.

    En 1967 se inauguraba el centro deportivo militar General Mola. Un decreto del 21 de mayo de 1964 ponía punto y final a la plaza fuerte militar que era el centro de Pamplona, y de la que hablaré con amplitud en una próxima entrada. Los terrenos militares pasaban a ser propiedad del Ayuntamiento. En la entrada dedicada al primer ensanche ya hablaba del Estadio General Mola, donde están ahora  las casas de los militares, el centro deportivo militar estaba ubicado hasta 1964 en los fosos de la Ciudadela, de hecho  hace cinco años se derribó el frontón de los fosos, vestigio  de aquellas instalaciones. Pues bien, desaparecidos los militares del centro urbano, se construía, en esos años, este club exclusivo para militares y sus familias que es conocido popularmente como las piscinas de los militares, de las cuales vemos dos fotografías. En mayo de 2010 cambiaba su nombre por la actual denominación de Sociedad Deportiva Ciudadela o más propiamente dicho Centro Deportivo Socio Cultural Militar La Ciudadela. No se conoce el número de socios.

    Aunque ya me he referido brevemente a ella al hablar de mi barrio, en algunas entradas del blog, vuelvo a hacerlo en esta. Voy a hablar de la Unión Deportivo Cultural Rochapea. La sociedad se fundó gracias a la iniciativa de la Caja Municipal de Pamplona que junto a los equipos de fútbol Gaztedi y Gure Txokoa hicieron posible el proyecto. En un principio se construyeron dos piscinas, el edificio social y un campo de fútbol, inaugurándola D. Jesús Moreno, su primer presidente,  en 1971. Junto a este párrafo adjunto dos fotos de las primitivas instalaciones, la primera piscina inaugurada junto al edificio social que yo recuerdo haber visto como se construía y la entrada al antiguo edificio social. En 1995 creció incorporando una piscina cubierta y unas pistas de tenis. En el año 2008 se hizo una ampliación de terrenos incorporando un polideportivo cubierto, un spa, unas pistas de squash y de padel, un gimnasio, asadores y un nuevo bar social. Una de las iniciativas más famosas y longevas de la Sociedad es el concurso de paellas que ha superado su 45 edición, pues comenzó igualmente al filo de la década de los 70. La Unión Deportivo Cultural Rochapea es una sociedad pequeña, de barrio y tiene actualmente algo más de 3.000 socios. 

    La Sociedad Deportiva Cultural Echavacoiz surgió, por su parte,  como iniciativa de un grupo de jóvenes del barrio, impulsada por Elina Sacristán y Pablo Cristobal, en el Club Udaberri, en 1973. Desaparecido éste, en 1975 se iniciaron las gestiones para crear la nueva sociedad que en 1976 inauguraba sus instalaciones, que también vemos en fotografía adjunta. Tiene casi 4.000 socios. A pesar de ser verdaderas ciudades deportivas con magnificas instalaciones no he incluido en esta entrada las instalaciones deportivas municipales o dependientes del Gobierno de Navarra como son el Complejo Deportivo Aranzadi, la Ciudad Deportiva San Jorge, el Centro Recreativo Guelbenzu, Larrabide, Aquavox, Aquabide, etc.

    Fotos: Archivos Club Natación, Oberena, Anaitasuna, UDC Txantrea

    Maestros, escuelas, cantinas y colonias en el Viejo Pamplona (1904-1977)

    Prosigo la radiografía de la ciudad de Pamplona del pasado siglo y en esta ocasión y aprovechando la reciente publicación de la biografía de María Ana Sanz me detengo en la enseñanza para dar unas pinceladas de aquellas escuelas del Viejo Pamplona.  Empezaré, partiendo, como hiciera con el capítulo de la sanidad, de mis recuerdos personales para posteriormente realizar un breve repaso histórico de algunas escuelas y otras instituciones asistenciales-educativas entre los años 1904 y 1977. Comencé a ir a  las escuelas del Ave María a los cuatro años,  en septiembre de 1968. Recuerdo que el primer día de colegio solía ser bastante traumático para muchos pequeños, pues era el primer día que se abandonaba el cálido y confortable refugio del hogar pero yo no tengo un recuerdo especialmente duro de aquel día, no recuerdo lloros, eso sí,  siempre me recordaron mis padres, a lo largo de los años, mientras vivieron, una graciosa anécdota: en la primera hora de aquel primer día y en un descuido de la señorita, así las llamábamos entonces a las maestras, aprovechando una inesperada visita en el aula, me levanté del pupitre y me escapé de clase sin que nadie se percatase, presentándome  en casa, que estaba apenas a cincuenta metros de la escuela. Tan pronto como abrió la puerta mi madre   y después de una tremenda regañina me cogió de la mano y me volvió a llevar a la clase de la señorita Ramonita que a la sazón era aquel año la encargada de la clase de párvulos. En aquella clase que lindaba con la de D. Emilio Loitegui nos enseñaron las primeras letras, a leer y escribir. En 1º curso de Primaria, con Conchita Zaldo, comenzamos con los dictados, -la maestra, a veces, escribía el dictado en aquellas largas pizarras negras que cubrían todo el ancho de la clase-, las primeras lecturas, empezaban también a familiarizarnos con las primeras nociones de geografía y  las nociones más básicas de las matemáticas, las tablas de sumar y restar, más adelante vendrían las de multiplicar y dividir.

    De aquellos primeros años recuerdo a D. Emilio Loitegui, en 2º de Primaria, amante de los métodos de la vieja escuela. Por aquel entonces abundaban los castigos físicos  como las tortas en la cara, el palmetazo con la regla de madera en la punta de los dedos, o colocar de rodillas o contra la pared durante largo rato al infractor y es que se decía entonces que “la letra con sangre entra”. Quien, en aquellos años no fue obligado en alguna ocasión a escribir durante el recreo decenas de veces, “no volveré a hablar en clase”, por ejemplo. De aquellos primeros años, recuerdo que al menos en 3º de primaria, en la escuela de las chicas, con la entonces ya anciana, Isabel Ancil, la clase era mixta, si bien las chicas ocupaban una tercera parte del espacio y estaban todas juntas y separadas de los chicos. Esta separación se mantendría que yo recuerde hasta BUP. Muchos son los recuerdos que guardo de aquella primera época de mi infancia en las escuelas del Ave María, por las cuales pasaron, como yo,  muchas generaciones de pamploneses. Me acuerdo de aquel edificio alargado de planta baja que estaba pegado  a las dependencias de la iglesia, con el salón de actos, al fondo,  y cuya apariencia era en septiembre de 1968 muy similar a la que tenía 18 años atrás, como se ve  en la foto de 1950, de J. Cia y un poco menos parecido que el de  52 años atrás,  de 1916, pues entonces tenía algunas aulas menos, justamente la mitad; Me acuerdo de sus largas y brillantes rampas de entrada, como la que se ve en la primera foto por la que nos deslizábamos, desgastando alguno de aquellos pantalones cortos que vestíamos entonces; del sonido del timbre de entrada y salida a clase o al recreo; de los grandes ventanales de unas enormes clases en los que estábamos unos 40 chavales  y que eran calentadas por una estufa de carbón y leña situada en una esquina de la estancia. El último año que permanecí en estas escuelas, antes de pasar a la Carbonilla fue  4º de primaria en  1972-73 con Don Germán Tabar, de profesor, que sería director de la escuela tras D. Daniel Pascual.

    Tras estas notas personales daré algunas pinceladas históricas de estas célebres escuelas. Inauguradas en abril de 1916, fueron dirigidas hasta su fallecimiento por el párroco de San Lorenzo D. Marcelo Celayeta, según el método empleado por Andres Manjón en el Albaicin de Granada para las clases más desfavorecidas (1898). Celayeta tuvo conocimiento de  estas escuelas del Ave Maria y del método de Manjón a través de un amigo de Aoiz, Vicente Diaz. Celayeta  visitó a Manjón y entusiasmado envió luego a Granada a los maestros Gervasio Villanueva y María Marillarena. La Rochapea carecía de escuela entonces, solo había una privada a cargo de una maestra en Errotazar, que precisamente era Maria, y el barrio estaba habitado por hortelanos, ferroviarios y otros oficios surgidos a orillas del Arga. Construida por el arquitecto Angel Goicoechea, la primera piedra de las escuelas se colocó el 21 de marzo de 1915 y se inauguraron el 2 de abril de 1916, junto a la iglesia. Estuvo financiada por aportaciones de particulares. Aparte de su función social, lo más destacable de estas escuelas era el método educativo que empleaba: un método centrado en el alumno en el que se aprendía a través del juego y el canto, una escuela al aire libre, en el que solo el mal tiempo hacía que las clases se dieran en las aulas; (en mis tiempos, en 3º de primaria, con Isabel Ancil (1971-72),  aun se daba  alguna que otra clase al aire libre). Era aquella una escuela activa en la que se escenificaban no solo los contenidos sino también las ideas abstractas. Hasta poco antes de su desaparición (del derribo del edificio de la vieja escuela), se podían observar en el suelo del patio, mapas hechos con ladrillos de colores, círculos, triángulos y pirámides para las clases de geometría y en las paredes exteriores, una larga pizarra negra, mapas y arboles genealógicos para el aprendizaje de la historia y carteles y silabarios para la lectura. En las fotos que encabezan la entrada y estos primeros párrafos, todas ellas de Roldán pueden contemplarse algunas imagenes de la escuela de aquellos primeros años, con las pizarras,  mapas, silabarios y arboles genealógicos mencionados. En las fotos posteriores de J. Cia se ven los edificios de las escuelas de los chicos y de las chicas en los años 50.

    La música ocupaba también un papel importante en la actividad educativa del Ave María, contando desde sus inicios con un profesor de música, D. Gregorio Alegría. Pronto se  crearía la Banda de las Escuelas del Ave María. Se dice que Celayeta compró los instrumentos a una banda militar de Milán que se había disuelto en 1920. Pero no solo la música era importante en la actividad educativa. Junto a la música cabría recordar las funciones de teatro y las proyecciones de cine que se alternaban los domingos en la programación del salón de actos. Daban clase esos años en estas escuelas Fortunato Pérez, Luis Arbizu, Asunción Cano, Gabriel Larequi, Dolores Zuasti, Rosario Echague, María Yoldi, Soledad Garaicoechea y el conocido Gurmensindo Bravo (quien no se acuerda de aquellas veladas matinales suyas antes del encierro en los Sanfermines). Fallecido Celayeta, a partir de 1932 le sustituyó en la dirección Marcelo Larrainzar, sobrino de aquel. En 1935 la escuelas contaban ya con 11 aulas, 5 de niños y 5 de niñas y una mixta, la del párvulos, al frente de las cuales había 11 maestros más el maestro de música y la de corte y confección para las niñas. Las escuelas estaban dirigidas por un patronato del que formaba parte también el Ayuntamiento, junto a la administración educativa, el arzobispado y la parroquia. En 1957 se transformó en dos escuelas graduadas, una de niños y otra de niñas, con cuatro grados, de 1º a 4º de primaria más párvulos con tres secciones. En 1966 se convirtieron las escuelas en un centro público al crear la Escuela Graduada del Ave María con dirección y 11 unidades, cuatro de chicos y cuatro de chicas (las chicas estaban, como he comentado,  en un edificio aparte) cerca de la actual calle Carriquiri. Posteriormente, en 1977, se derribó el viejo e histórico edificio de las escuelas de los chicos, la de las chicas aun resistiría una década larga más, desapareciendo como tal el colegio en el año 2010, tras el traslado de su alumnado al Colegio Publico Rochapea en el Paseo de los Enamorados.

    En aquel tiempo junto a las escuelas del Ave-María recuerdo en mi barrio otras escuelas como las de la Carbonilla, construida en los años 30, en plena República, en los terrenos que ocupara anteriormente la carpintería Artola, cerca del cruce de Bernardino Tirapu y Marcelo Celayeta y que vemos en la fotografía de los años 50 de J. Cia. Pretendían ser unas escuelas laicas frente a las religiosas del Ave María. Ahí estuve durante  el curso 1973-74, haciendo  5º de primaria con Don Gabino, que a su vez era hermano de Don Joaquín, maestro del Ave María. Recuerdo que ese  fue el primer año en que tuvimos las primeras  maestras en prácticas, jóvenes inexpertas que se tenían que enfrentar a un alborotado y alborotador publico infantil; también recuerdo la escuela de Lavaderos, junto al Camino de los Enamorados (creo que era de primaria), el colegio de las Hermanas de Nuestra Señora de la Compasión junto al cruce de Bernardino Tirapu y el camino de los Enamorados (femenino, regentado por religiosas y con un amplio ciclo educativo, de primaria hasta bachillerato), las Mercedarias de la Caridad de Joaquín Beunza (de párvulos y primaria), los Capuchinos de la Avenida de Villava (de primaria y secundaria, entonces llamada EGB), el Redin en el Vergel y el colegio Cardenal Ilundain, donde cursé entre 1974 y 1977, 6º, 7º y 8º de EGB. De aquel colegio recuerdo nombres de profesores como Jose María Gracia (en 6º),  Javier Donezar (en 7º), Navallas (en 8º), Doña Socorro, etc. Sería prolijo recordar  colegios de otros barrios aunque sin ánimo de exhaustividad podría citar, sin temor a equivocarme, os siguientes: en la Chantrea Federico Mayo, Mariana Sanz o los privados, algunos de ellos religiosos,  Esclavas del Sagrado Corazón en la Avenida de Villava, Colegio de María Auxiliadora, junto a la parroquia de San José o las Jesuitinas en un extremo del barrio, y junto a estas el Irabia, sin olvidar las escuelas municipales de la Magdalena, en la calle del mismo nombre;  en San Jorge recuerdo que había unas escuelas donde está actualmente un centro de Tasubinsa, cerca del río. En la Milagrosa recuerdo que estaban el colegio de Santa Catalina, Victor Pradera (inaugurado en 1952  que vemos en sendas fotos de Cía junto a este párrafo) y José Vila. De San Juan, he visto fotos de escuelas antiguas de los años 20 o 30, que reproduzco más adelante, aunque no logro ubicarlas, y  recuerdo también el colegio religioso de Nuestra Señora del Huerto (fundado en diciembre de 1951 por las religiosas argentinas Hijas de María Santísima del Huerto), el José María Huarte, casi enfrente del Instituto Ermitagaña o el Cardenal Larraona (1970) de la avenida Pio XII. De los colegios del centro de Pamplona (Casco y Ensanche) hablaré más adelante.

    Cuando estaba en la escuelas del Ave María todavía se oía hablar de las cantinas escolares, aunque como tal, con la filosofía que nacieron en su momento, hacía años que habían desaparecido, siendo sustituidas  por los comedores escolares, aunque igualmente las llamásemos cantinas.  Las cantinas escolares fueron un tipo de institución benéfica financiada por el Ayuntamiento,  Diputación y particulares  que nació  a principios del siglo XX, concretamente  en las escuelas de San Francisco el 14 de marzo de 1908 extendiéndose luego  a otras escuelas y que tenía como objetivo paliar el hambre en los niños, proporcionando alimentos gratuitos a los niños necesitados a lo largo del curso escolar. Fue pionera en España siendo solo precedida por las de Madrid, León y San Sebastián. La principal promotora de esta iniciativa fue María Ana Sanz, directora de la Escuela Normal de Maestras, de la que he hablado en la anterior entrada. La comida de las cantinas consistía en un primer plato en el que se alternaban a lo largo de la semana legumbres, arroz y sopa y, de segundo, tocino, bacalao o patatas guisadas con carne. El número de niños asistidos que fue de 124 el primer año pasó  a 240 el segundo, llegando un momento en que no se podían cubrir todas las necesidades. Por ello,  la Junta Provincial de Instrucción impulsó, posteriormente,  la creación de una segunda cantina en las escuelas de la calle Compañía, teniendo que regular, además, las condiciones de admisión de los niños ya que había más demanda que oferta. Tenían preferencia para asistir a las cantinas los huérfanos,  hijos de viud@s sin recursos, o de matrimonios obreros de escaso jornal aunque también se tenía en cuenta la disposición del alumno: puntualidad, aplicación y buen comportamiento. En 1925 el coste de sostenimiento de ambas cantinas: la de San Francisco y Compañía ascendía a 10.000 pesetas y los ingresos no alcanzaban a cubrir los gastos, siendo necesaria la movilización de personas, colectivos e instituciones: becerradas por parte de las peñas, fiestas literarias por parte de antiguas alumnas de la Normal, rifas por parte de los niños, etc, actividades que se mantendrían durante largo tiempo. En las fotos que acompañan a este párrafo, vemos en la la 1ª,  la cantina del Asilo de la Sagrada Familia en la calle Dormitalería (durante los primeros años 50) y en la 2ª, de Galle, y publicada en los libros de Arazuri, “Pamplona, calles y barrios”, se anuncia la rifa del cuto, en las inmediaciones del Mercado de Santo Domingo,   rifa que vemos también en otra foto de las escuelas de San Francisco de 1958.

    En 1954 se establecía el Servicio Escolar de Alimentación con el fin principal de establecer el complemento alimenticio en los centros escolares, además de impulsar los comedores escolares. Dicho complemento consistía en leche, mantequilla y queso, estos últimos de forma alterna. La cantidad diaria de leche por niño era de 250 cl. Se instauró experimentalmente en las escuelas de Víctor Pradera extendiéndose en marzo de 1955 al resto. En 1956 casi 40.000 niños se beneficiaban de este complemento. La mejora de las condiciones de vida de España hizo que estos complementos alimenticios desaparecieran pero imagino, no obstante, que aquella práctica de darnos un botellín de leche después de comer en las escuelas del Ave María fue un residuo de aquella  política asistencial del régimen. Como he comentado las cantinas que nacieron con una finalidad asistencial fueron evolucionando a lo largo del tiempo y respondiendo más a necesidades educativas o familiares que a otra cosa. Un servicio escolar que no llegué a conocer pero que existió desde los años 20 a los años 60 fue el ropero escolar, institución benéfica creada en las escuelas de primaria para facilitar ropa y calzado a los niños necesitados, especialmente en invierno. El primero se creo en 1925 por iniciativa también de María Ana Sanz. En la década de los años 50 había 72 roperos en centros públicos, de los cuales veremos en una fotografía posterior el de San Francisco y 25 privados. En 1960 descendieron a 56 los roperos escolares desapareciendo prácticamente a lo largo de esa década. Estos servicios se nutrieron en las primeras décadas del siglo por las llamadas mutualidades escolares, desapareciendo también casi por completo en los años 60.

    También en aquellos años del Ave María oía hablar de las colonias, las colonias escolares de verano, aunque yo nunca estuve en ninguna, pues pasaba todos los veranos con los abuelos en su casa del pueblo. Las colonias escolares formaban parte de la obra social de Caja de Ahorros de Navarra. La colonia San Miguel Excelsis de Zudaire, abierta durante 4 meses al año,  empezó a funcionar en 1934 y estaba enclavada en la vertiente sur de la sierra de Urbasa. La colonia Blanca de Navarra de Fuenterrabía, estaba situada junto al mar, comenzó a funcionar en 1935 y permanecía abierta durante 5 meses al año. Entre  1934 y 1989 habían pasado por las colonias escolares de verano más de 60.000 niños navarros, de entre 8 y 13 años, a razón de entre 1.500 y 2.200 niños por año, 250 cada 25 días en sucesivas tandas, de junio a septiembre. Los niños debían tener residencia en Navarra y ser de “humilde condición”, es decir que careciesen de medios económicos para sufragarse unas reparadoras vacaciones veraniegas. Hacían excursiones, ejercicios gimnásticos, tomaban baños de mar en la playa o de agua dulce en la piscina, juegos, actividades infantiles, unido todo ello a una alimentación sana y abundante que les hacía ganar peso. Las colonias contaban con asistencia médica, maestras nacionales, capellán, etc. De ambas colonias dejo algunas fotografías, la de blanco y negro de los años 40 y las de color de los años 60. Hubo una tercera colonia asumida por la Caja entre 1961 y 1971 que tenía su sede en Biurrun-Olcoz, era la colonia escolar “Fundación Ondarra”, ubicado sobre el antiguo sanatorio tuberculoso infantil construido en 1944.

    Había  a primeros de siglo en el Casco Antiguo de Pamplona varios establecimientos municipales de  primaria repartidos por diferentes casas y calles, establecimientos que desaparecerían, en su mayor parte, cuando se terminó de construir  en 1905, el magnífico edificio de tres plantas de las Escuelas de San Francisco, con 17 aulas graduadas donde se agrupaban a los niños por edades y conocimientos similares. En estas escuelas, como hemos visto, se instituyó la primera cantina así como también el primer ropero escolar. También tenía su sede aquí el Servicio Medico Escolar como recordaba en la entrada de los galenos y boticas. Las escuelas tuvieron otros muchos usos además de los educativos a lo largo de su historia: sede de los danzaris, escuela de cantores, de artes y oficios,  exhibición de películas, sede del gabinete de censura de películas, talla de quintos, belenistas, censo electoral, asociación fotográfica, boy scouts, La Pamplonesa, examenes de conducir, euskera para adultos. A finales de los 70 tenía más de 800 alumnos reduciéndose a poco más de un centenar en los años siguientes. Hoy agrupa a más de 400 alumnos. En San Francisco también estaban, además, las Escuelas Anejas de las Escuelas de magisterio para la formación práctica y orientación de los nuevos maestros y maestras.

    Estaban también en el centro de Pamplona los colegios privados, religiosos, de las Madres Dominicas (internado de primera enseñanza de la calle Jarauta) y  Ursulinas (1889) de la calle Sandoval, ambas para la instrucción de las niñas; de los Padres Escolapios (1892) situado en la casa del Paseo de Valencia que albergó anteriormente la Fonda Europa, con chicos de primera y segunda enseñanza, preparación para el Comercio y escuela gratuita de niños que en 1932 se trasladarían a la calle Olite, junto a la plaza de toros; los Hermanos Maristas, también en Sarasate, aunque antes estuvieron en Navarrería y Eslava que pasaran luego a Yanguas y Miranda (1908) y Navas de Tolosa (1916) (con internado de primera y segunda enseñanza y preparación para el Comercio) antes de pasar en 1952 a la avenida de Galicia;  o el colegio privado de los Hermanos Huarte fundado en 1847 en el nº 96 de la calle Mayor, con gran prestigio (el más antiguo y acreditado de la ciudad) e importante asistencia de alumnos de primera y segunda enseñanza. En los años 20, tenemos además las Teresianas de la calle Mayor (primera enseñanza e internado), las concepcionistas de Navas de Tolosa (párvulos), las Hijas de la Caridad de Dormitalería (párvulos de la Sagrada Familia en La Casita) y de Recoletas (párvulos del Asilo del Niño Jesús), Las Hijas de María Inmaculada del Servicio Domestico (en Tejería hasta pasar en 1927 a su edificio situado entre Amaya y Roncesvalles) o las Escuelas del Ave María (gratuitas de párvulos y primera enseñanza), a las que me he referido anteriormente.

    En 1925 había dos grandes grupos escolares públicos en el centro de Pamplona: el de la plaza de San Francisco y el de Compañía, con escuelas de párvulos y de niños y de niñas. Había escuelas nocturnas de adultos en estos dos grupos escolares y en el del Ave María. Asistían a las escuelas públicas de Pamplona en estos años unos 2.077 alumnos de los cuales 797 eran niños y 1.280 niñas y párvulos. Aparecían dados de alta como colegios de enseñanza privados en estos años, aunque imagino que tenía más de academia que de colegio , los de Ezequiel Armendariz en Zapatería, Hermanas Ezquerro  y Romualdo Pejenaute en Estafeta y Concepción Oquendo en Rochapea. A partir de 1927 se inauguran las Escuelas Profesionales Salesianas de María Auxiliadora en la calle Aralar, gracias al apoyo de la familia Arostegui, con alumnos internos, externos y mediopensionistas. Enseñaban cerrajería artística, mecánica, carpintería, ebanistería, sastrería y zapatería. El 8 de enero de 1928 se inauguró en el barrio de la Magdalena el grupo escolar municipal a cargo de Maria del Camino Ijurra, que vemos en la fotografía adjunta previendose otra escuela municipal en el barrio del Mochuelo y posteriormente otra en San Juan (foto del párrafo anterior). En estos años se habilita una escuela especial para sirvientes y obreros en el convento de las Adoratrices y otra escuela nocturna en el colegio de la Ursulinas. La Asociación cultural “Los amigos del euskera” solicitaban al Ayuntamiento un local para establecer una escuela de lengua vasca. A lo largo de las siguientes décadas se instalaron otros centros religiosos como el del Santo Angel, en la calle  Media Luna, los Jesuitas (1946) primero en la calle Mayor, luego Arrieta, Media Luna hasta su actual sede en Bergamin desde 1951, Carmelitas de la Enseñanza en la calle San Fermín,  Carmelitas de la Caridad en Padre Calatayud, Padres Paules y Misioneras del Sagrado Corazón en La Milagrosa, etc.

    Fotos referenciadas en el texto de la entrada y pies de foto.

    Imagenes del ayer. Selección: La Rochapea en los años 20

    Inauguro dentro de esta sección de Imagenes del ayer, un apartado de fotografías seleccionadas por su interés, valor histórico-urbanístico-gráfico, y escaso conocimiento por parte de la ciudadanía. En esta magnífica fotografía de Luis Rouzaut, recogida en el magnífico libro de Saga Editorial, cuya búsqueda y compra recomiendo vivamente, se puede contemplar una panorámica de la Rochapea de los años 20, en primer plano el camino viejo de Santa Engracia antes de que se convirtiese en 1937, en la calle Joaquín Beunza. En la foto de una calidad excepcional para la época, tomada, probablemente, desde la muralla del Paseo de Ronda, en el tramo situado entre el Portal Nuevo y el puente de Curtidores aunque tampoco pudiera descartarse su toma desde un punto elevado más cercano, en la misma Rochapea (¿La Fábrica del Gas?) vemos un paisaje urbano irreconocible, en algunos tramos, si lo comparamos con su apariencia actual.
    En esta foto podemos descubrir, a la izquierda, el puente de Santa Engracia, y sobre él, algunas casas cercanas a la actual rotonda de Cuatro Vientos y más hacia arriba, en la parte superior izquierda de la foto, el enorme caserón del Asilo de las Hermanitas de los Pobres. En el centro de la foto se puede observar el viejo camino de Santa Engracia, sin la mayoría de los referentes urbanísticos que muchos conocimos y que describí en la entrada dedicada a la calle Joaquín Beunza. Destaca sobre todo el núcleo de construcciones más cercano al puente de Santa Engracia y un grupo de casas en la parte inferior. Sobre este camino, en la parte superior, sobresale la recién construida Iglesia del Salvador (puesta la primera piedra en abril de 1914 y terminada de construir en abril de 1916) y la entonces llamada carretera a Villava, posteriormente llamada de Marcelo Celayeta. A lo largo de esta carretera se descubren algunas construcciones, que serían derribadas hace tan solo 20 años, en el año 1996. En paralelo a la carretera a Villava discurre el viejo Camino de los Enamorados, en cuyas inmediaciones se encontraba la casa y fabrica de curtidos y charoles de Bernardo Echamendi. Huertas en la vega del rio y campos de cultivo a lo largo y ancho de esta zona de la Rochapea completan esta bella fotografía de la Rochapea de hace un siglo.

    Foto: Luis Rouzaut. Del Libro “Luis Rouzaut, Optico de profesión…y cronista de la vida navarra a principios del siglo XX. Saga Editorial. 2010. Pág. 14.

    Estampas de antaño: las viejas barberías y peluquerías

    Rebuscando en el fondo de mi memoria recupero la imagen y los recuerdos de aquellas viejas barberías y peluquerías que llenaban las calles de nuestra ciudad hace varias décadas, como la que encabeza esta entrada, la peluquería Garralda de la calle Estafeta, en los años 30, hoy convertida en una moderna cervecería. Y lo hago desde los ojos de un niño que, de vez en cuando, conminado por mi severa madre consideraba que tenía el pelo muy largo ¡esas greñas!, y acudía al sillón del barbero. Para mí, barbero y peluquero eran lo mismo, eran sinónimos, si bien en la época en la que acudí habían descendido considerablemente los afeitados y el grueso de los servicios se centraba en el corte de pelo. En mi caso acudía a la peluquería del El Salvador, regentada por Pedro Mari Ganuza, (desde mediados de los 90 la regentan Gregorio y Sergio, que la han convertido en una peluquería de diseño ultrapremiada y que vemos en la última de las fotografías de la entrada, a la derecha del semáforo, junto a la mercería Angelines). 

    Recuerdo que, junto a él, había otro peluquero, algo más mayor o al menos lo parecía y un poco entrado en carnes, hasta tal punto que en nuestra simple y un poco esquemática mente infantil les llamábamos “el gordo y el flaco”. La peluquería, llevaba apenas un rotulo impreso en el cristal superior que decía “peluquería” y  tenía tres paños de cristal translucido, en el centro, el de la puerta. Al entrar te encontrabas, a ambos lados, con varias sillas de formica donde esperar el turno, y en en el lado derecho, además, un perchero de pared, y, justo al lado, una mesa baja con tebeos y revistas, (de Mortadelo y Filemón, el Capitán Trueno…) o revistas del corazón como “Hola” o “Semana” y en la época de la transición algún “Interviu”. Enfrente estaban lo dos sillones típicos de los barberos, giratorios, que se podían subir y bajar, con sus reposacodos y su reposapies de metal, como los que vemos en la foto de la peluquería de Paco Bator, en la Chantrea. Y al sentarte en el sillón  tenías delante un espejo que ocupaba, prácticamente, toda la pared y sobre una repisa de madera, con cajones, todo el instrumental del peluquero: peines, tijeras, la navaja  de afeitar, brochas, la máquina eléctrica, cepillos, secador y un montón de productos cosméticos, entre los que destacaba el penetrante y refrescante olor a Floid. 

    Ir a la peluquería podía suponer que estuvieses allí, esperando, un par de horas mínimo hasta que te tocase el turno. Lo pasabas leyendo y para cuando te tocaba ya habías visto todos los tebeos y pasado todas y cada una de las páginas de las revistas en las que aparecían los artistas de la época: Julio Iglesias, Raphael, Karina, etc. Me llamaba la atención lo mucho que hablaban los peluqueros. Daban conversación  a todo tipo de personas y probablemente, por su conocimiento del personal, sabían a quien tenían que hablarle de fútbol, del tiempo, de la caza o lo que se terciase (todo menos política), al menos durante  la época franquista. Y también sabían escuchar: y escuchaban las historias y los problemas de sus clientes. En nuestra infancia los peinados estaban muy limitados: en los 60 el típico peinado a lo romano, con flequillo y en los 70 el peinado a raya. Te cortaban con  peine y tijera, la máquina eléctrica se dejaba para las patillas y la navaja para apurar (siempre, no se como se las arreglaban pero por mucho cuidado que ponían siempre te pegaban un buen corte, junto a la orejilla). 

    Los jóvenes de aquellos años comenzaron a dejarse el pelo largo, como marcaba la moda y los ídolos musicales, y esto menguó parte de la clientela de esas viejas peluquerías. Los peinados muy cortos dejaron de llevarse y con las maquinillas desechables la gente comenzó a afeitarse en casa. Incluso comenzó a cortarse el pelo, en casa, con los nuevos y sofisticados aparatos que se comercializaban, que facilitaban mucho el trabajo y permitían, además, ahorrarte unos duros. En 1981, un corte de pelo sencillo te costaba no menos de veinte duros (100 pesetas). En los 70 y 80 cerraron muchas viejas barberías de caballeros. Las peluquerías de señoras, muchas de ellas en primeros pisos, nunca sintieron la crisis, consecuencia de  los cambios estéticos, usos y costumbres que afectaron a las de los hombres. Frente a las antiguas peluquerías de caballeros comenzaron a proliferar, luego, las peluquerías unisex, algunas de las cuales comenzaron posteriormente a innovar, convirtiéndose  en peluquerías de diseño. Ha pasado el tiempo, y han vuelto algo las barbas y su cuidado, lo que ha hecho que algunas peluquerías unisex comiencen a recuperar los servicios de barbería. Es el signo de los tiempos.


    Fotos: Foto de la peluquería Garralda (Roisin), Foto de la Peluquería Bator de la Chantrea del libro de su hijo, Juan Pedro Bator “El hombre que siempre estuvo allí”.

    Estampas de antaño: las carbonerías y las viejas serrerías

    Hubo un tiempo en que en las casas había lo que se llamaba la cocina económica. Aquellas cocinas funcionaban con carbón y leña. La estufas de las primeras escuelas a las que acudí, las del Ave María, tenían, en un extremo de las aulas, una estufa cilíndrica que se alimentaba con carbón y leña. Incluso  algunas de las calderas de las primeras calefacciones de los pisos funcionaban con carbón y leña. Así pues no era extraño, que durante los primeros 60 o 70 años del siglo XX, en Pamplona, hubiese un número importante de carbonerías y serrerías en, practicamente casi todos los barrios de la ciudad. A las serrerías llegaban los troncos, sin cortar, en camiones. En la serrería o aserradero se serraban longitudinalmente primero y, luego, en pequeños trozos para su consumo doméstico, para que sirvieran de combustible a cocinas, estufas y calefacciones. Recuerdo, vagamente, a mi padre trayendo, en una carretilla, unos sacos de leña de la Serrería Villegas, que estaba junto al camino de los Enamorados,  para guardarla en un habitáculo que había construido sobre la terraza, como provisión para el invierno. De aquella época recuerdo la serrería Isturiz en la zona de Buztintxuri-Unzutxiki, la de Gil Hermanos, junto a la Avenida Villava, la  ya citada de Villegas, y alguna otra más recóndita, como la que había en el camino viejo de Artica, en la trasera de la residencia de las Hermanitas de los Pobres. No he encontrado fotos de serrerías de aquellos años en Pamplona (espero poder encontrar pronto alguna), por lo que he colocado en su lugar, para ilustrar la entrada, una foto de una serrería de una capital española, en los años 50-60. Casualmente, hace unos días, vi una serrería en el lado derecho de la carretera Artica, en el tramo que hay desde la rotonda con la calle Hermanos Noain a la subida al pueblo, pero esa, desde luego, es bastante reciente.

    Junto a las serrerías no puedo dejar de citar las viejas carbonerías, de las que, igualmente, muchos recordarán alguna en su barrio o en otro barrio de la ciudad (yo recuerdo, sin ir más lejos, algunas en el Casco Antiguo, una en la calle San Francisco donde ahora está Texartu). En mi barrio, la carbonería más cercana la teníamos en la Avenida de Marcelo Celayeta, retranqueada respecto al edificio más cercano, que era la casa donde estaba la tienda de las Hermanas Amezqueta. Era una pequeña nave, bastante oscura, en la que no recuerdo haber entrado jamás. De lo que si tengo un lejano recuerdo es de la apariencia del carbonero, tiznada la cara y sus brazos de negro, que descargaba con esfuerzo, (entonces no había ascensor en la casa), el saco de carbón sobre otro de plástico que teníamos preparado en la cocina y que guardaría luego mi padre junto a la leña. Aquella carbonería tenia un depósito al aire libre de carbón que vislumbraba, a veces, tras el chalet del estanco de mi calle. Algo más lejos, entre el viejo camino del Plazaola y las primeras instalaciones de la Unión Deportiva Rochapea estaban los depósitos de carbón de la Compañía General de Carbones, título que aparecía señalizado con grandes letras a lo largo de las tapias exteriores del recinto y, con cuyo nombre, mi padre, bromeando, gustaba de hacer los típicos juegos de palabras. Las serrerías y carbonerías forman parte ya de nuestros viejos recuerdos,  oficios u ocupaciones muy disminuidos hoy en día, o en vías de desaparición, y es que primero, el gas butano sustituiría  a la cocina económica y el gasoleo se convertiría en el principal combustible de las nuevas calefacciones, hasta la introducción masiva del gas natural hace ya unas cuantas décadas.

    La Pamplona actual: Paseo de los Enamorados y la calle del Vergel (2015)

    Prosigo con esta entrada la sección “Imagenes, paseos y rincones de la Pamplona actual”. Hace unos días, tras estos pasados sanfermines, y aprovechando unas minivacaciones, cogí mi cámara de fotos, salí de casa temprano y, durante varios días, me dediqué a pasear por algunos rincones del Viejo Pamplona, para ver y documentar gráficamente que queda de aquellas imagenes del pasado  y como ha cambiado nuestra ciudad en estos últimos años. En este blog aunque me centre, de forma preeminente, en el pasado, también quiero hablar del Pamplona de hoy, porque el presente de nuestra ciudad es heredero del pasado y,  como en nuestras propias vidas, conviene saber quienes somos,  de donde venimos y adonde vamos. Pues bien hoy voy a recorrer con ustedes el Paseo de los Enamorados y la Calle Vergel, lugares que ya visité en las entradas del blog El Paseo de los Enamorados (1971-1999) y La antigua calle El Vergel (1968-78). En próximas entradas recorreré otros paseos e itinerarios de los barrios, parques y murallas de Pamplona.
    Comienzo mi paseo en el cruce del antiguo Camino de los Enamorados con la actual calle  Río Arga. Desde aquí y hasta la nueva calle Joaquin Beunza, compruebo como se ha mantenido practicamente intacto el tramo de calle que existía antiguamente. Tan solo las nuevas construcciones de mi derecha, entre las que sobrevive un bloque de finales de los 50 debidamente rehabilitado, me advierten del cambio.  A la izquierda, y tras el semicirculo de viviendas de la antigua calle Abaurrea descubro las antiguas  y nuevas ampliaciones de la Clínica Padre Menni, regentada por las Hermanas Hospitalarias. A partir de  Joaquín Beunza, el Paseo de los Enamorados deja de ser una calle con tráfico y se adentra a través de un camino peatonal en el Parque del mismo nombre, cruzándolo en diagonal, por su parte norte (durante un tiempo fue llamado Parque del Conde de Gages, pero ante las protestas vecinales, al Ayuntamiento no le quedó otro remedió que dar su brazo a torcer y recuperar  el viejo y entrañable topónimo de la zona y llamarle Parque de los Enamorados). A mi izquierda un enorme bloque de viviendas cierra el parque por el norte,  detrás del cual atraviesa, ahora, la entonces inconclusa calle Abaurrea.  El parque de los Enamorados se terminó de construir por completo, a finales de 1999, si bien desde el 1996 ya se apuntaba su diseño, con la construcción de todos los bloques de viviendas que le irían delimitando después. El parque se construyó sobre lo que llamábamos la campa de la Compasión, de la que ya hablé, con detalle, en El Paseo de los Enamorados (1971-1999)

    Atravieso la calle Bernardino Tirapu, hoy avenida central de la nueva Rochapea que, en aquellos años 70 y 80, era  un camino pedregoso y estrecho, de una gravilla blanca, sin urbanizar durante buena parte de su recorrido,  que empezaba  en  la Estación del Empalme y haciendo un arco desembocaba en las casas de la Rochapea Vieja, más cercanas al  rio y al puente del Plazaola. Durante 40 años surcó el Plazaola la vieja Rochapea campestre y ese arco, entre campos y huertas, bufando como solo aquellas viejas locomotoras de vapor podían hacer. Hoy el punto de encuentro  más reconocible entre  ese ayer y este hoy está en el cruce del Paseo de los Enamorados y la calle Bernardino Tirapu:  es el colegio de la Compasión, fundado en 1959, que hoy aparece ampliado con un polideportivo cubierto, donde antes estuviese el taller garaje de Doria, y con unas pistas polideportivas de fútbol y baloncesto, en la antigua campa anexa existente. Su desnivel  respecto del Camino de los Enamorados se ha sorteado mediante una especie de gradas de cemento tal y como se puede ver en la fotografía. Posteriormente,  diviso la calle Juslarocha,  que tras la construcción de las nuevas urbanizaciones se prolonga hasta la calle Río Arga; las casas de San Antonio, con sus inconfundibles escaleras de sube y baja, la calle Santa Alodia, el centro cívico Juslarrocha, un grupo de viviendas de los años 60-70, la calle Santa Nunila y el edificio de las antiguas escuelas de Lavaderos, ocupadas actualmente por el área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Pamplona. Ya he comentado que el Paseo de los Enamorados alterna tramos de calle con tráfico con otros peatonales. A la altura de la calle Santa Alodia  el Paseo vuelve a convertirse en una calle con tráfico y justo en este punto arranca  otro de los viales más importantes,  actualmente, del barrio, la calle Ochagavía. 


    Miro hacia la   derecha del Paseo, hoy ocupado por altos y modernos bloques de pisos -aunque existe todavía alguna parcela sin construir-, que llegan, practicamente, hasta la nueva calle Rio Arga, junto al parque de la Runa, y que antiguamente estaba ocupado por diversas fincas con huertos y arboles frutales, la serrería de Villegas, algún viejo bloque de casas de los años 40 y 50, grandes descampados  y las antiguas fábricas de Calzados López e Ingranasa.  En este lado descubro, por este orden, y desde Bernardino Tirapu, el Paseo Anelier, la prolongación de la calle Juslarrocha y  las calles Carmen Baroja Nessi,  Isaba, Errotazar y Parque de la Runa. En terrenos donde antes había una campa y parte de la fábrica de Ingranasa se erige hoy el nuevo Colegio Público Rochapea, a donde se trasladaron los alumnos de las antiguas escuelas del Ave María en el año 2010, momento en que el viejo centro y su nombre dejaron de existir, tras 94 años de historia.  (No tenía demasiado sentido trasladar un colegio con su nombre que estaba irremisiblemente vinculado a un origen, una historia y una localización muy concretas, junto a la iglesia del Salvador o del Ave María, como la llamaban muchos rochapeanos). Junto a estas nuevas escuelas hay un paseo, que sorprendentemente le han denominado, también, de los Enamorados aunque el itinerario tradicional del Paseo prosiga su curso hasta el inicio del parque de la Runa.

    Llego hasta el inicio de este parque. Ya no existe el viejo camino entre los arboles hasta el puente de San Pedro, ni el viejo puentecillo de Errotazar, ni el viejo canal junto a las viviendas (el antiguo “cauce molinar” que diera lugar siglos atrás a molinos históricos en la antigua Rochapea como  el molino del papel o de la pólvora). No hay rastro de las viejas piscinas de San Pedro, tan solo unos bancos de piedra y unos juegos infantiles ocupan su lugar. En su parte más cercana al vial del parque de la Runa unos feos, pero probablemente necesarios muros de contención, construidos después de las catastróficas inundaciones de junio de 2013,  intentarán frenar al río en sus próximas crecidas. Sólo dos hitos me recuerdan vagamente el lugar que conociera décadas atrás, la presa  y el viejo puente románico de San Pedro. El río, en este lugar, aparece casi oculto por abundante vegetación; en su lecho, sobre unas isletas,  crecen numerosos arbustos de gran porte. A partir de este punto, y durante unos metros y momentos, el camino se me hace irreconocible. Allá donde estaba la finca y la casa Lore Etxea está ahora la entrada al complejo deportivo municipal Aranzadi, el viejo camino que bajaba desde el puente de San Pedro se pierde bajo el nuevo puente del Vergel para desde allí ascender por una pequeña senda escalonada al antiguo camino del Portal de Francia. También, si se quiere,   puede uno subir una pequeña cuesta y girar hacia la calle del Vergel, que es lo que hago yo en este paseo.

    Esta calle, pese al tiempo transcurrido, y a excepción del  carácter de vía rápida que adquirió, con la apertura del puente del Vergel, es probablemente una de las zonas que menos transformaciones ha experimentado. Continua sigue siendo una vía, relativamente estrecha, de dos carriles, encajonada entre las murallas del Redin y Aranzadi. Tal y como viéramos en otro tiempo, en esta calle descubrimos el antiguo Instituto Pedagógico para Discapacitados Psíquicos, hoy un edificio cerrado y abandonado, el colegio del Redin con algunas modificaciones estéticas y pequeñas ampliaciones, las casas, las mismas casas que había hace más de 30 años, la Residencia El Vergel, el “aska” que ya veíamos en una foto de Arazuri de 1955, las instalaciones cerradas por una larga valla del Colegio de Educación Especial El Molino y en el lado derecho los lienzos de la Muralla de los frentes de la Magdalena y Francia, restaurados a comienzos del siglo actual. No soy una persona que no sepa aceptar o asumir los cambios. No soy de los que piensan que  cualquier tiempo pasado  fue mejor. La ciudad evoluciona y cambia y casi siempre a mejor. Sin embargo a veces los cambios son tan profundos y radicales,  como los que sufrió mi barrio en las últimas décadas,  que te dejan sin referencias visuales a los que asirte, a los que enganchar tus recuerdos. Por eso, de vez en cuando, se agradece que exista algún rincón en tu ciudad que permanezca casi inmutable, como éste, como recuerdo de lo que fuimos y vivimos. Al fin y al cabo es el escenario de nuestra propia vida.

    Salgo de la calle del Vergel y me encamino hacia el puente de la Chantrea. Si algo me llama poderosamente la atención es lo afortunados que somos en esta ciudad por las increíbles zonas verdes y arbolados que tenemos. Es un orgullo y una gozada de la que no todas las ciudades pueden presumir. Desde el puente de la Chantrea observo, a mano izquierda,  el viejo puente románico de la Magdalena y a mi derecha el antiguo molino de Ciganda, que hoy forma parte del Colegio de Educación Especial el Molino. A mi izquierda la antigua campa de Irubide aparece llena de arboles. El instituto en el que pase cuatro años de mi vida permanece igual que entonces, sin apenas cambios más allá de las dotaciones anexas que fue incorporando en las últimas décadas. Allí donde estaba el Bar Irubide parte el nuevo camino de Alemanes. Atravieso el Arga por la pasarela de Alemanes, cruzo el meandro de Aranzadi, sin apenas detenerme (otro día le dedicaré un capítulo completo) y finalizo mi paseo enfrente del Monasterio Viejo de San Pedro, estrenando la recientemente colocada pasarela de Errotazar, de todo lo que descrito da buena muestra este amplio reportaje fotográfico.

     

    Estampas de antaño: los viejos ultramarinos (1966-1996)

    Los que hayan nacido a partir de los años 60 del pasado siglo recordarán como en los barrios y en el centro de Pamplona,  muy cerca de casa, teníamos las tiendas de ultramarinos, también llamadas en épocas anteriores “Coloniales”, pues de allí, de las “colonias”, “allende los mares” venían algunos de los productos que se vendían en estos establecimientos. En mi caso recuerdo la tienda de ultramarinos de las Hermanas Amezqueta, en la avenida de Marcelo Celayeta, que vemos en la foto adjunta que encabeza esta entrada, poco antes de su derribo en 1996. ¿Cuando la abrieron?. No lo recuerdo, solo sé que cuando era niño ya estaban las hermanas Amezqueta a cargo de la tienda: eran cuatro hermanas si bien yo recuerdo sobre todo a dos de ellas: la Chunchi y la Maribel.  
    Pues bien, si traigo a colación este recuerdo es porque creo que muchas personas de mi edad,- ¡cambien, por favor, el nombre de la tienda!-, recordarán las imagenes, olores y sabores que  voy a rescatar de entre las brumas de aquellos tiempos pasados. Los viejos ultramarinos eran, por lo general lugares frescos y sombríos, en los que solía haber casi siempre un gato remoloneando por allí, en los que había muchas estanterías y un largo mostrador y en los que se mezclaban una sinfonía de olores, colores y sabores: las grandes latas de atún en escabeche,  la caja redonda de madera, -como la que vemos en la foto de la derecha-,   en la que aparecían perfectamente ordenados los arenques con sus vientres dorados, algunos encurtidos metidos en unos frascos anchos como cebolletas y pepinillos, las cajas de fruta y verduras, que en el caso de las Amezqueta estaban colocadas al inicio de la tienda (y que procedían, en muchos casos,  de la huerta que tenían al final de la carretera de San Jorge). 
    En aquellos establecimientos se vendía practicamente de todo: el pan (me acuerdo de los grandes cestos de pan que dejaban, en  su reparto, el panadero a las tiendas), la leche (recuerdo las bolsas de leche de Kaiku y Copeleche, con fábrica en la Rochapea), todo tipo de conservas perfectamente alineadas en los estantes como las que vemos en la foto, bebidas (alcohólicas y refrescos), quesos y productos de charcutería (chorizos, fiambres,  sobre todo  jamón de york), me acuerdo de la máquina cortadora cortando estos productos, de las cajas de pastas y dulces que llegaban de vez en cuando, generalmente magdalenas, palmeras y españoletas, toda una tentación para los más chicos, los productos de limpieza, sobre todo las lejías, que se encontraban casi a ras del suelo, bien apartadas de los productos de alimentación, y como no, aquella vieja e inconfundible balanza mecánica que presidía los mostradores de este tipo de tiendas, tal y como la que vemos en la fotografía. También me suelo acordar  de aquella típica coletilla que dirigía la dependienta a mi madre cuando hacía la compra: ¡¿Más?!, que nunca supe si  era una pregunta o algún tipo de afirmación imperativa.  

    Durante muchos años a estas tiendas acudían la mayor parte de los vecinos del barrio para hacer la compra diaria. No había  entonces ni super ni hipers. Llegaba la clienta y hacía cola hasta esperar su turno y de paso, la clientela, se ponía al día. Y es que en los barrios hacíamos vida  de pueblo, no como ahora que casi nadie conoce nada sobre nadie, ni siquiera en tu propio portal. Nos hemos convertido en una sociedad mucho más individualista. Muchos de aquellos pequeños establecimientos, bastantes de ellos nacidos en los años 50, se fueron uniendo para resistir el embate de los super  e hipers: primero en  la Cooperativa San Miguel  Excelsis, que luego se agruparía en la, geográficamente más amplia, Secuc y  más adelante se integraría en el grupo cordobés Coviran. 

    Plazas y calles de ayer y de hoy: la Avenida Marcelo Celayeta (1895-2005)

    Repasamos en esta ocasión la evolución histórica de esta famosa avenida, principal eje del barrio de la Rochapea durante buena parte del siglo XX, a través de sus fotografías más representativas, al tiempo que vemos la evolución del barrio. En una de las fotos más antiguas que tenemos sobre el lugar, una foto de Julio Altadill de 1895, y que aparece junto al siguiente párrafo,  podemos ver lo que debió ser la avenida a finales de siglo XIX, tan solo un camino, el llamado Camino y luego Carretera a Villava, flanqueado por una larga hilera de arboles, al igual que vemos casi en paralelo el camino de los Enamorados. Por cierto acabo de ver hace unos días una de las fotos más antiguas que se conservan, del año 1860, tomada desde los corrales de Santo Domingo y en el que se puede ver parte de la vieja Rochapea. Tal y como nos recuerdan algunos historiadores locales la instalación de la estación del Norte en Pamplona, allá por el año 1860, provocó que junto a la tradicional actividad fábril de la histórica calle Errotazar surgiera un nucleo de actividad en torno a la Estación, sobre todo, al norte con la Tejería Mecánica y al sur con la azucarera de Carlos Eugui y otras industrias, de forma que esa Rochapea naciente de primeros del siglo XX empezó a crecer en torno al nucleo de Cuatro Vientos y de la Estación en convivencia con la vieja Rochapea más cercana al Arga. Ambas zonas, la de Errotazar y la de Cuatro vientos estaban comunicadas por otro eje fabril y poblacional importante como era la calle Joaquín Beunza. 
    Las ortofotos de 1929 que he consultado y unas pocas fotografías de 1916 y  los años 20 nos permiten reconstruir como era la avenida de Marcelo Celayeta entonces. En los años 20, además de la iglesia del Salvador y de las cercanas escuelas del Ave María podíamos contemplar un nucleo de casas en el cruce de Cuatro Vientos, junto a él, la vieja calle de las Provincias, la calleja de casas junto a las escuelas del Ave María, enfrente, al otro lado de la avenida, algunas viejas construcciones de una sola planta, y algunos caserones sueltos tanto a un lado como a otro de la avenida ( casa de la Marichu, las Bodegas de Pacharan Baines, etc), luego las casas de la carbonilla, la vaquería de Larrayoz. En tiempos, la carretera estaba flanqueada por grandes arboles que irían desapareciendo a medida que el camino se convertía en avenida y se fue urbanizando con nuevas construcciones. Las fotos que encabezan la entrada muestran la iglesia del Salvador recien contruida (la foto de la izquierda, es de Aquilino Garcia Dean, data de 1916 y se conserva en el Archivo Municipal de Pamplona), con una calle, la carretera  a Villava, semiescondida entre arboles y postes de luz. Esa casa de piedra, que se observa un poco más adelante de la iglesia, se derribó a finales del siglo XX, tal vez un poco antes de la ola de derribos de 1996. La siguiente foto, de los años 20, que reproduje en la página de Facebook está tomada desde la torre de la iglesia y permite atisbar una inusual perspectiva de la carretera a Villava, el Paseo de los Enamorados y la calle Joaquín Beunza.

    Entre las primeras construcciones, poco tiempo después  de la guerra, debieron estar algunos bloques de  las casas de Oscoz (hay un bloque interno bastante antiguo, que data de 1915 y  está hoy fuera de ordenación); en 1951 se inauguró junto a ellas el cine Amaya; un año antes, en 1950 se abría un poco más hacia atrás, hacia Cuatro Vientos, la clínica del Padre Menni; en 1959 se terminaban de construir los nuevos nuevos bloques del Ave Maria alineados con el viejo ramal del Irati que salía de la Estación del Empalme hacia la avenida Guipuzcoa y la Estación del Norte; en esos años también se construyeron las casas de la primera y segunda fase de la Cooperativa de Viviendas El Salvador (hubo una tercera fase más tardía de construcción de viviendas, en aquella zona, ya en los años 70, creo que no eran de la Cooperativa, cerca de las piscinas de la UDC Rochapea). La Avenida recibe el actual nombre de Marcelo Celayeta, por acuerdo de pleno,  desde el año 1951. Las fotos que acompañan este párrafo son del cruce de Bernardino Tirapu y Celayeta (el famoso cruce del Porrón) mirando hacia Pamplona, con las casas de la 1ª fase del Salvador a la derecha y el Colegio de la Compasión al fondo, a la izquierda de la foto. La segunda del mismo lugar (y de Manolo Hernández, está tomada desde Bernardino Tirapu pero en dirección opuesta hacia las casas de la Carbonilla y el viejo camino del Plazaola, en un frio día de invierno).

    En la zona del Porrón estaban, desde los años 30, las escuelas y el barrio de la Carbonilla, y un poco más adelante la vaquería de Larrayoz. Luego algunas casas unifamiliares dispersas, algún viejo bloque de viviendas y naves con talleres, aproximadamente desde los años 50. Sería a finales de esta década y principios de los años 60 cuando el barrio empezó a dejar de ser un nucleo eminentemente rural, con una población y edificación dispersa a convertirse en el abigarrado barrio obrero-industrial que conocimos los que nacimos en el lugar. Matesa se construyó a finales de los 50, el nuevo colegio del Cardenal Ilundain lo hizo en 1964, fruto del desarrollo del barrio aquellos años, La mayor parte de los edificios de la Avenida Marcelo Celayeta se construyeron, insisto, a finales de los 50 y primeros años 60. A finales de los 60 y primeros 70 se derribarían algunas de aquellas viejas construcciones más cercanas al tramo de Cuatro Vientos (que vemos en la fotografía adjunta de Arazuri, de 1967, cómparese con la foto moderna adjunta en donde solo se mantiene, como única referencia, la nave de la iglesia de la clínica de las Hermanas Hospitalarias) y algunas, en otras, en diferentes tramos de la avenida (sobre todo en los años 70 y  cerca del Cardenal Ilundain y de las casas del Bar Karpy) y en 1996 se produce la gran transformación de la avenida, desapareciendo buena parte de las construcciones más antiguas de aquellos primeros núcleos de la avenida de primeros de siglo, víctimas del progreso y la renovación urbanística y que vemos en las siguientes fotos (alguna foto de antes de los derribos, de los años 80 y primeros 90 (Casa Parroquial, cruce de Cuatro Vientos (foto de Manolo Hernández)) y otras de después, ya en pleno proceso de derribo y que ya han sido publicadas en diferentes entradas de este blog).

    La Pamplona actual: el nuevo camino del Plazaola (2014)

    Aun teniéndolo muy cerca de casa, hacía mucho tiempo, muchos años, que no había vuelto a pasear por el viejo camino del Plazaola. Entre el cuidado de mis ancianos  padres y el trabajo, la verdad, no había tenido demasiado tiempo para recorrer, de nuevo, esta vieja senda tan familiar y llena de recuerdos y de la que hablé en la entrada “Siguiendo la vía del tren y el viejo camino del Plazaola (1966-1996). Asi es que, aprovechando un día de estas pasadas vacaciones, cogí la cámara de fotos y me dispuse a plasmar la nueva cara del viejo camino del Pazaola que en esta entrada título “el nuevo camino del Plazaola.
    Pasada la actual plaza y/o rotonda  del Virrey Armendariz (que vemos en la foto de la derecha) se iniciaba entonces el camino en otro tiempo lleno de piedras, recuerdo del viejo lecho de la vía del histórico ferrocarril del Plazaola. En la  parte derecha de la citada plaza, (ver foto izquierda de este párrafo), aun queda un viejo edificio que yo recuerdo estaba ahí desde mi niñez y que ha sido casi siempre habitado por familias de etnia gitana. Pero volvamos al camino.  Lo primero que recuerdo de este camino es que antiguamente uno de los dos cerros o mogotes estaba cortado por el lecho de la antigua vía y  hoy ese flanco izquierdo ya no existe. En su lugar tenemos los dos grandes cerros a ambos lados del actual trazado ferroviario, comunicados por un puente peatonal. Desde esta atalaya la panorámica es completa, tal y como vemos en las dos fotos que acompañan al primer párrafo de esta entrada. Mirando hacia atrás, dejamos la vieja y nueva Rochapea (la del Salvador, los pisos de Oscoz, el Ave María, etc asi como la nueva Rochapea, la de las construcciones iniciadas de  1986 en adelante). Mirando hacia adelante y hasta el limite del horizonte podemos ver el tramo de la antigua vía, hoy un  camino cementado, con unos bonitos faroles en sus bordes. Al lado izquierdo, allí donde estaba la fábrica de Perfil en Frío se encuentra, desde la avenida de Guipuzcoa hasta el limite con la actual vía ferroviaria,  las nuevas construcciones de Buztintxuri I lindantes con el viejo enclave de Santa Engracia. Hay una zona cercana a la vía en la que no se ha construido nada, se dice que porque, probablemente,  los terrenos puedan tener algún tipo de contaminación industrial.
    Un poco más adelante, en el cerro de la izquierda, mirando hacia San Cristobal nos encontramos actualmente con el Parque de los Aromas. En otro tiempo estos cerros eran terrenos agrícolas al igual que los suelos colindantes. Pasados estos cerros y en dirección a Berriozar, nos encontramos hoy en día, en ese lado, el enclave conocido como Nuevo Artica, un nuevo núcleo de población situado en aquellas  explanadas vacías al final de las cuales, muy cerca de la Avenida Guipúzcoa, se encontraban hace años fábricas como la de La Casera, Bendibérica, el antiguo edificio de las Hermanitas de los Pobres, etc.

    En el lado derecho del camino  cementado descubrimos la nueva Ciudad Deportiva Artica en la zona que antes conociéramos como Soto o Prado de Artica. A medio camino del camino, valga la redundancia,  nos encontramos con otro puente peatonal que comunica Nuevo Artica y la Ciudad Deportiva. Justo en el límite con la Variante Norte hallamos un pequeño hito o monumento en homenaje a la antigua vía del Plazaola, se trata de un pequeño tramo de vía con la imagen de un túnel sobre una placa de cemento al fondo, tal y como vemos en la foto adjunta. Tras la Variante Norte, que atravesamos por debajo,  nos encaminamos al antiguo cruce de caminos donde continua el viejo camino del Plazaola, esta vez sin urbanizar,  como lo conocimos durante décadas  hasta el límite con Berriozar, tal y como lo vemos en la segunda fotografía de este párrafo. Completan el reportaje fotográfico de esta entrada cuatro fotografías más: en primer lugar una foto del cerro que se encuentra frente al Parque de los Aromas, en segundo lugar una panorámica del puente que comunica Nuevo Artica y la Ciudad Deportiva y en tercer lugar  un detalle de la citada Ciudad Deportiva, tomada de regreso al barrio, de regreso a casa.